Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

El gobierno del poquito

Español
Columnista: 
Juan Gómez Martínez
Fecha: 
14 de Diciembre de 2017

Este desgobierno de Juanpa (como le gusta que le digamos) se ha mantenido y ha gobernado por un poquito. Pongamos unos ejemplos: perdió el plebiscito por un poquito y lo ganó con un poquito de violación de la Constitución o un poquito de robo. Perdió en la segunda vuelta de las elecciones de 2014 por un poquito y puso el poquito de votos que le faltaron en un apagón en la Costa. Ahora pierde en el Senado la votación por las circunscripciones especiales para las Farc por un poquito y con una interpretación tramposa de las cifras quiere ganar.

 

La ley quinta, la que reglamenta el Congreso, dice que en el trámite de leyes especiales, como una ley estatutaria y reformas constitucionales, el número de votos necesarios para su aprobación es la mitad del número de congresistas, Senado o Cámara, más un voto. El número de senadores no ha cambiado, pero se argumenta que con un poquito de los enmermelados que están en la cárcel, la mitad necesaria bajó un poquito. Aunque fuera cierto el argumento, un voto no se puede dividir, un voto es un voto, es indivisible. Una juez, violando la lógica, la Constitución, la ley y seguramente hasta la conciencia, si es que la tiene, resolvió que medio voto vale por uno y dijo que el esperpento de 16 curules gratis fue aprobado.

 

Pobre país, pobre congreso, pobre justicia ni matemáticas elementales saben.

 

Para evitar todo este engaño, para recuperar el país del abismo donde nos han llevado, para evitar la entrega de la patria a la subversión, para conservar los bosques y evitar la tala de los mismos para la siembra de coca, para mejorar la economía, para recuperar la justicia, para mejorar el Poder Legislativo y para salir de este gobierno corrupto, entregado a la subversión y al narcotráfico, hay que votar por un candidato sin tacha, con capacidad para gobernar, con conocimiento del país y sus necesidades.

 

El Centro Democrático ya seleccionó a quien nos va a representar en el camino a la presidencia y con él estamos y por él haremos campaña para luego acatar las reglas que se han acordado con otros líderes políticos y llevar a la presidencia al mejor candidato para enderezar el rumbo equivocado por el que nos conduce este incapaz que tenemos para vergüenza de Colombia.

 

Otra cosa: el número único de emergencias se creó para que la gente no tuviera que buscar a quién llamar en caso de una emergencia, cualquiera que ella sea.

 

Se llama único porque solo llamando a ese número se puede comunicar con los bomberos en caso de incendio u otra calamidad. Se puede comunicar con quien puede suministrar una ambulancia, cuando se presenta un maltrato infantil, cuando hay una riña, con el tránsito por un accidente. Se puede comunicar con el CTI de la Fiscalía o con cualquier organismo de seguridad o emergencia que se necesite. Este servicio se montó para que la gente no tenga que aprenderse una cantidad enorme de números cuando se presente cualquier caso de urgencia. Ahora les dio por montar un sinnúmero de números únicos de emergencias. Casi que habrá que publicar un directorio telefónico de números únicos de emergencias. Absurdo sí, pero a eso hemos llegado.

 

En la oficina del número único, debe haber funcionarios de todas las entidades que se entiendan con esos temas: bomberos, investigadores, policías, CTI, hospitales, etc.

 

El Colombiano