Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Las Convivir

Español
Columnista: 
Natalia Bedoya
Fecha: 
25 de Septiembre de 2018

Por: Natalia Bedoya

 

Quizás el peor error de mi generación es no conocer la historia y permitir la construcción de imaginarios colectivos creados por dementes que relatan su versión de acuerdo a su conveniencia.

 

Como en muchos casos, alrededor de las Cooperativas de Vigilancia y Seguridad Privada creadas en 1994, existen diferentes versiones que rayan algunas con el realismo mágico en el que viven sus interlocutores.

 

A los colombianos durante años se nos ha querido vender la errónea idea de que el creador de las CONVIVIR fue el Expresidente Álvaro Uribe, y que las mismas fueron la antesala para el crecimiento del paramilitarismo.

 

El punto de partida, es quizás el que muchos aún recuerdan, el debate de falacias que protagonizó Gustavo Petro en el año 2007, en donde acusó al entonces Presidente Uribe, de conformar las Convivir para favorecer paramilitares. Irresponsable e infundadas acusaciones, pero que hoy nos sirve para evidenciar sus mitos.

 

Primer MITO: Que Álvaro Uribe haya creado las CONVIVIR.

 

Empecemos por el origen, las CONVIVIR fueron creadas en 1994, mediante el decreto ley 356, durante la Presidencia de César Gaviria y Rafael Pardo como Ministro de Defensa. Se extendieron por todo el país y empezaron a funcionar en el gobierno de Ernesto Samper, con el respaldo de su Ministro de Defensa Fernando Botero Zea. ¡Irrefutable!

 

Segundo MITO: Que Álvaro Uribe haya favorecido paramilitares con las CONVIVIR.

 

Retomando el debate de falacias de Gustavo Petro en el 2007, el hoy Senador acusó al Expresidente Uribe de ser el responsable de la autorización de las Convivir, donde tuvieron injerencia paramilitares, entre ellas “Horizonte” de Salvatorio Mancuso,“Siete Cueros” de Chepe Barrera y Deyavanc de Julian Bolivar.

 

Álvaro Uribe fue gobernador de Antioquia entre 1995  a 1997. Según documentos de la época, la gobernación expedía la respectiva personería jurídica de las Convivir, y era la Superintendencia la encargada de otorgar las respectivas licencia de funcionamiento con previo concepto militar del comandante de la brigada. Además de ejercer control y vigilancia.

 

Si bien es cierto que la Gobernación de Antioquia otorgó la respectiva autorización de la personería jurídica de las Convivir Siete Cueros y Deyavanc en Antioquia, vale la pena conocer ciertas precisiones que convierten en MITO irrefutable las apreciaciones del Senador Gustavo Petro. 

 

Primero, en cuanto a la Convivir Deyavanc, el señor Julián Bolívar,  no figuraba en los documentos cuando el entonces gobernador otorgó la personería jurídica. Según declaraciones del Superintendente de Vigilancia de la época, en el documento de creación figuraba como Representante legal, Gonzalo Giraldo Salazar y Elkin de Jesús Vélez; en ningún acápite del documento, figuraba Rodrigo Alzate, alias Julián Bolívar, quien seguramente participó posterior al año 1997, pues fue en 1999 cuando se canceló la  personería jurídica de Deyavanc.

 

En cuanto a la Convivir Siete Cueros, en 1995 la gobernación de Antioquia otorgó Personería Jurídica, la misma fecha en que la Superintendencia le otorgó licencia de funcionamiento, ambas con previo concepto favorable del comandante de la Cuarta Brigada del Ejército, y fue el mismo gobernador de Antioquia de la época, Álvaro Uribe, quien canceló en el año 1997, su personería jurídica, por encontrar irregularidades.

 

Y es tan impropia como asombrosa la acusación de Gustavo Petro en cuanto a la Convivir Horizonte, pues esta operaba en el Departamento de Córdoba, por lo que jurídicamente es imposible que haya sido el entonces gobernador de Antioquia quien haya otorgado la respectiva personería.

 

Basta con indagar un poco la historia para entender lo infundadas que son las acusaciones de Gustavo Petro hacia Álvaro Uribe. Mi generación tiene la tarea de conocer la historia y destruir los imaginarios colectivos creados por hombres desquiciados, que pretenden  contarnos la historia a su manera.