Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Un salto cuántico

Español
Columnista: 
Carlos Salas Silva
Fecha: 
14 de Diciembre de 2017

Los recientes acontecimientos políticos que conciernen al Centro Democrático significan un salto cuántico, un cambio de estado fundamental con sus inevitables perturbaciones momentáneas. No tengo duda de que muy pronto nos acomodaremos a esta situación y sacaremos provecho de sus múltiples ventajas.

 

Desde hacía meses estábamos ansiosos por tener un candidato con un programa de gobierno claro. Ahora lo tenemos y de las mejores condiciones. Lo que nos corresponde es rodearlo, apoyarlo y protegerlo. Los riesgos que significan visibilizarse como el más seguro ganador en las elecciones de mayo no son para desestimarlos.

 

La inmensa labor realizada por Álvaro Uribe, los congresistas y el propio partido se va a sentir al llegar la hora de las definiciones. Estamos a tan solo tres meses de las elecciones parlamentarias en las que iremos con lista abierta, medida que respaldo porque pone una talanquera al fraude que se avecina y va a exigir un mayor esfuerzo de los aspirantes a ocupar una curul en el Senado en los próximos cuatro años para conquistar cada valioso voto. Quienes aspiran a repetir tienen todas las ventajas y obtendrán los sufragios necesarios para salir elegidos y los millones de votos que obtendrá Álvaro Uribe servirán para aumentar considerablemente la participación del Centro Democrático que, junto a los de la coalición del NO, se harán mayoría. No es otra cosa lo que necesitamos con urgencia ante la arremetida de una izquierda que no va a tener ningún reparo para condenarnos a un destino peor que el de la misma Venezuela.

 

Nos la vamos a jugar por llevar a la presidencia a un joven talentoso y lleno de virtudes. Iván Duque posee el perfil de todo un estadista, tiene la garra, el deseo y el compromiso para hacer de nuestra querida patria lo que siempre hemos soñado, una Colombia prospera, una Colombia creativa, una Colombia solidaria, una Colombia sin pobreza, una Colombia grande y digna en la que reine la legalidad. Recuperar la esperanza y animarnos a sacar adelante el proyecto de vida que nos una como nación, luego de dos periodos desastrosos que dejan un país adolorido, arruinado económica y moralmente, entregado a los criminales y en donde la corrupción reina, es lo que nos impulsará para que en un tiempo record retomemos el rumbo de una economia con crecimientos de más del 5% con la que podremos enfrentar los grandes retos que nos plantea el presente para lograr un futuro mejor.

 

Hago un llamado a quienes queremos este país y sufrimos al verlo tan golpeado, a unirnos para lograr unas mayorías en senado y cámara y ganar en primera vuelta la presidencia. La unión es la mejor estrategia para enfrentar el fraude que ya tomó ventaja mientras estábamos enfrascados en discusiones que ya quedaron atrás ¡gracias a Dios!. Ya tenemos las listas al congreso y un candidato para la presidencia, lo que queda por delante es trabajar, trabajar y trabajar siguiendo el ejemplo del líder indiscutible del Centro Democrático, Álvaro Uribe.

 

Estemos a la altura de nuestro compromiso histórico y saquemos adelante este bello proyecto, el de salvar a Colombia para entregar a las nuevas generaciones un país del que nos sintamos orgullosos y no esta especie de republica cocalera en la que Juan Manuel Santos y las FARC lo están convirtiendo.

 

Entusiasmo y mucho valor se requiere para emprender esta etapa fundamental en la larga lucha que hemos venido librando desde que en un nefasto 7 de agosto un traidor, bribón y ladrón se hizo al poder para desgracia de muchos y beneficio de unos pocos corruptos y enmermelados.

 

Este salto cuántico nos coloca en una situación ventajosa que tenemos que aprovechar al máximo. 

 

Periódico Debate