INSTALACIÓN DEL CONGRESO DE SEGURIDAD PRIVADA
Septiembre 29 de 2003 (Bogotá – Cundinamarca)

Compatriotas:

Qué bueno empezar esta semana con esta reunión.
Cuando miro a esta plazoleta y a esta tribuna, veo un puñado
de compatriotas ejemplares que han hecho todos los esfuerzos y
se han expuesto a todos los sacrificios para ayudar a dar a los
colombianos la garantía del primero de los derechos humanos:
el derecho de la sociedad a la seguridad.

Muy apreciados guardas de seguridad, nuestra
gratitud. Destaco hoy la tarea de ustedes como una tarea ejemplar
ante la Nación.
A esta hora, miles de candidatos a alcaldías, centenares
de candidatos a gobernaciones, más de 56 mil listas a concejos
municipales, miles de listas a asambleas, empiezan un nuevo día
de campaña electoral en una democracia alegre, ampliamente
plural, en una democracia sin talanqueras, gracias al orden que
se está recuperando en la Nación.

Ese orden lo debemos fundamentalmente al
sacrificio de la Fuerza Pública, a su padecimiento, a su abnegación para
pagar todos los precios en la tarea de enfrentar a los violentos
y de dar garantías al pueblo. Ese orden lo debemos a la
Fiscalía, comprometida con la Constitución y con
la ley, con el bienestar de los colombianos, aquí representada
por su titular (Luis Camilo Osorio).

Ese orden lo debemos al pueblo, que quiere
una Nación con
debate, una Nación con diferentes expresiones de política,
pero una Nación con orden, una Nación sin violencia.
Y buena parte de ese orden lo debemos a la tarea abnegada y patriótica
de los guardas de la seguridad privada de la Patria.

¡Qué fuera sin ustedes, 200
mil compatriotas, que abnegadamente trabajan en la seguridad
privada! Nuestra inmensa
gratitud, cuenten con todo nuestro apoyo.

La Superintendencia está dirigida por unas manos pulcras,
por un patriota eximio, transparente, Hernan Sanín Posada,
que además no ejerce el poder sino la responsabilidad. En
Colombia hoy no necesitamos vanidades de poder, en Colombia necesitamos
entrega al cumplimiento del deber y de las responsabilidades.

El doctor Sanín Posada es un hombre ajeno a los brillos,
a los destellos del poder, es un hombre sin vanidades de poder,
es un hombre dedicado al cumplimiento del deber. Y además
cumple ese deber sin maltratos, lo que busca de transparencia en
el Superintendencia, jamás lo ha llevado a maltratarlos
a ustedes.

He venido encontrando, desde la semana
pasada cuando asistimos al Congreso Latinoamericano de Empresas
de Vigilancia, que hay
una relación fraterna, responsable, entre las compañías
de seguridad y el doctor Sanín Posada. Que ellas han visto
en la tarea del doctor Sanín Posada, una tarea útil
a la Patria, contra nadie, simplemente a favor de la transparencia.

Lo destaco, porque nadie se ha sentido
maltratado y en cambio todo el mundo ha seguido el liderazgo
del doctor Sanín Posada
para contribuir a la transparencia. Es una manera de hacer el cambio
sin maltratar, es una manera de hacer el cambio sin vanidades de
poder, es una manera de hacer el cambio con compromiso con la Patria
y liderando a todos los que en él tienen que intervenir.
Celebro, pues, esa buena relación en procura de la transparencia,
entre todas las empresas de seguridad privada y la Superintendencia,
en buena hora dirigida por el doctor Sanín Posada.

Sé que hay preocupaciones en los empresarios y en los guardas
de la seguridad privada. Con los empresarios, examinamos algunos
puntos la semana anterior, ya se dio el paso de aclarar que el
IVA no se cobra sobre todos los ingresos de la empresa, sino sobre
la parte de los ingresos que se computa como de administración,
imprevistos y de utilidad. Eso quedó claro en la ley y es
un paso importante.

Las empresas contribuyen con 16 mil millones
(de pesos) al SENA. El SENA ha venido reglamentando un tema bastante útil para
los colombianos que consiste en que aquellas empresas que no estén
patrocinando aprendices, por cada 20 trabajadores tienen que pagar
un aprendiz.

Ha habido una discusión con las empresas de seguridad privada
y la presencia del SENA hoy aquí, en cabeza de su Director
(Dario Montoya), indica que van a llegar a un acuerdo. Confío
que rápidamente se llegue a ese acuerdo.

Y hay preocupación en los guardas
de la seguridad privada por las normas laborales y de seguridad
social.

Primero, la seguridad social es ineludible.
Todos los guardas de seguridad privada en Colombia tienen que
estar afiliados a la
seguridad social, en salud, con cobertura no sólo individual
sino con cobertura familiar. En riesgos profesionales, en pensiones,
no solamente en la pensión por edad y servicio, sino también
en la pensión por invalidez y en la pensión por sobrevivencia
en favor de los familiares cuando ocurra al afiliado algo fatal.

Nosotros estamos comprometidos a luchar
para que todos los colombianos tengan la seguridad social. Hace
pocos días se firmaron
los decretos que mejoran la seguridad social de la Fuerza Pública,
que mejoran el acceso de los sacrificados de la Fuerza Pública
a la pensión de incapacidad, que facilita el acceso de los
familiares de la Fuerza Pública a la pensión de sobrevivencia.
Y para mitigar el costoso impacto, los generales y los altos oficiales
dieron ejemplo llevando sobre sus hombros la pesada carga de aumentar
ellos las cotizaciones.

Este año Colombia se apresta a aumentar un millón
de ciudadanos en el régimen subsidiado de salud. Es un buen
paso, pero nos queda faltando mucho, tenemos que continuarlo. Y
es de gran importancia que todos los guardas de la seguridad privada
estén afiliados a la seguridad social.

Las reformas pensionales en Colombia respetan
dos cosas: respetan los derechos adquiridos y las expectativas
próximas. Entonces,
estén tranquilos en esa materia, las reformas que nosotros
hemos venido animando apuntan, no en la dirección de privar
a los colombianos de la seguridad social, sino de asegurarla para
todos.

La Patria ya tiene un millón de pensionados. Ese número
crece en un 7 por ciento cada año. Mientras la Nación
le gira a los departamentos y a los municipios 14 billones (de
pesos) de transferencias, generalmente dedicadas a educación
y a salud, el cheque de la Nación para pago de pensiones
vale 9.8 billones (de pesos). Al ritmo que crece el costo de las
pensiones, dentro de poco tiempo superará la cuenta de educación
y de salud.

Me encuentro –ayer en Santa Marta-
con alcaldes de varias ciudades y municipios que tienen atrasos
hasta de 24 meses con
sus pensionados. Justamente, es lo que no queremos que siga ocurriendo
en Colombia ni en la empresa privada ni en el Estado.

Y por eso hemos pedido en el referendo
que se eliminen los regímenes
privilegiados de pensiones que no tienen que ver con ustedes sino
con los privilegiados, porque ustedes son unos guardas, colombianos
de corazón grande, colombianos de infinito valor civil,
pero que no han contado con privilegios. Desmontar los privilegios
pensionales a los congresistas, al Presidente de la República,
a los magistrados de las altas cortes, a Ecopetrol, a esas entidades,
es una necesidad para que Colombia garantice las pensiones de los
pobres, donde justamente se ubica la gran mayoría de los
guardas de seguridad privada.

La reforma laboral extendió los horarios, pero no amplió la
jornada de trabajo. La jornada de trabajo sigue con la misma cantidad
de horas, lo que pasa es que –si y lo tengo que reconocer
porque yo no les puedo decir mentiras- para que haya empleo para
más colombianos, la jornada ordinaria puede empezar a las
5 de la mañana y puede terminar a las 10 de la noche, a
objeto de tener más gente dentro de la jornada ordinaria,
pero sin que ello quiera decir que cuando se excedan las 8 horas,
se pierde el derecho a las horas extras.

El tope de la jornada de 48 horas no se
afectó. Todo lo
que sea trabajo en exceso debe ser pagado como horas extras y es
muy bueno aclararlo ante ustedes. Yo confío en la sensibilidad
social, en el cumplimiento a la ley –en los empresarios-
de la seguridad social y confío que todos los días
va haber mejor seguridad social para quienes trabajan en estas
empresas.

Confiamos, doctor Hernán, que la Superintendencia finalmente
pueda ajustar a las empresas que siguen prestando los servicios
de manera pirata, para que todas se ajusten a la ley, todas cumplan
con sus obligaciones con sus trabajadores. Porque si bien tenemos
200 mil guardas en empresas organizadas, a las cuales pertenece
este gran grupo de colombianos reunido en la mañana de hoy,
hay otro tanto en empresas informales que debemos formalizar, entre
otras cosas para garantizar la transparencia de la actividad y
el cumplimiento con las normas laborales y sociales.

REFERENDO

Quiero invitarlos a votar el referendo.
Colombia ha hecho un gran esfuerzo en soldados e infantes campesinos,
en brigadas móviles.
Ha hecho un gran esfuerzo llevando la Policía a 170 municipios
que no la tenían, pero falta mucho.

Gran cantidad de corregimientos reclaman
Policía, todavía
no hemos copado todo el territorio. Cuando nos esforzamos en unas áreas,
los violentos aprovechan y siguen haciendo de las suyas como en
Florencia (Caquetá) al amanecer de ayer.

La culebra sigue viva, le hemos quitado
oxígeno y la hemos
desalojado de muchos sitios de la Patria, pero sigue haciendo daño
en lugares de la geografía. ¡Necesitamos derrotar
la culebra y por eso tenemos que seguir avanzando en seguridad!
El camino no lo podemos dejar en la mitad, el camino lo tenemos
que recorrer completico, para devolverle a Colombia el orden y
la tranquilidad. Eso implica sacrificios, que hacen ustedes y que
hace la Fuerza Pública y eso implica costos, que tenemos
que absorber.

Hemos creado 500 mil cupos educativos,
pero todavía hay
millón y medio de niños colombianos en las calles
sin educación.

Hemos creado 65 mil cupos universitarios, pero en este Gobierno
solamente debemos llegar a 400 mil.

El SENA pasa este año de millón 100 mil estudiantes
a millón 900 mil, pero tiene que llegar a una meta mucho
más ambiciosa.

Hemos bajado en dos puntos el desempleo,
pero eso no es significativo, tenemos que bajarlo mucho más. Hemos avanzado creciendo
el microcrédito en un billón de pesos, pero son más
los colombianos que dicen: ‘todavía no hemos recibido
microcrédito’. Entonces la pregunta es: ¿para
qué la platica del Estado?, ¿para la corrupción
y la politiquería o para poder mejorar la seguridad y la
inversión social?

El pueblo nos ha dado el mandato de derrotar
la corrupción
y de derrotar la politiquería y de aumentar la seguridad
y de aumentar la inversión social. Por eso el referendo,
en esa dirección va el referendo.

Pido que ustedes hagan una gran discusión en sus casas,
en sus empresas y si su conciencia se los permite, nos ayuden no
solamente votando el referendo sino convenciendo a sus familiares,
a sus señoras, a sus esposos, a sus novias, a sus novios,
a sus hijos, a sus compañeros de trabajo, sobre la bondad
del referendo.

Cada uno de ustedes queda hoy nombrado
como jefe de debate del referendo, y ustedes, que no acostumbran
desbaratar los quórum,
ustedes que no aluden responsabilidades, ustedes que no le sacan
el cuerpo a las dificultades, se convierten desde hoy, ustedes
200 mil compatriotas de la seguridad privada, en abanderados del
referendo. Con el esfuerzo de ustedes, esta responsabilidad la
vamos a sacar triunfante y este paso difícil de la Patria
lo vamos a superar.

Referendo para que los corruptos no puedan
volver al Estado ni por nombramiento ni por elección ni
por contrato.

Referendo para que los senadores, representantes,
diputados y concejales voten en público, para que el pueblo sepa cómo
votaron.

Ayer me decía alguien en Santa Marta: ‘Presidente, ¿y
los va a poner a votar en público la extradición
otros temas delicados?’ Yo contestaba: por Dios, si les da
miedo que no se hagan elegir, en Colombia aquel que sienta miedo
de asumir responsabilidades públicas, que no se haga elegir.

Otro me decía: ‘Presidente, ¿entonces con
el voto público se acabaron los secretos?’ Y le dije:
se acabaron, solamente quedan para las confesiones en las iglesias
y para los tratos de amor. Para las responsabilidades públicas
se acabaron los secretos y se acabaron los temores y en eso de
falta de temores, sí que saben ustedes, los guardas de seguridad
privada, que han superado todos los temores, que cada mañana
dejan el temor y el miedo en la casa para servir bien a Colombia.

Y vamos a apoyar el referendo para que
se acaben los suplentes. Yo no veo que ustedes puedan tener suplentes
en su trabajo, a ustedes
les toca trabajar muchos días con enfermedades, a ustedes
les toca muchos días salir a trabajar en medio del sacrificio.
Entonces que se acabe eso de que cuando un congresista tiene pereza
o se le pegaron las cobijas a un diputado o a un concejal, llaman
al suplente a que asista por él y así excusan el
cumplimiento del deber.

Los que se hagan elegir, a cumplir con
el deber sin suplentes. Porque además las suplencias han
servido para trampas.

En 1998 elegimos 267 congresistas y en
ese cuatrienio asistieron 500. Muchos van al Congreso a conseguirse
una pensión de
9, 11 millones (de pesos) asistiendo 6 meses. Esa es una defraudación
al pueblo colombiano.

Y el cuarto punto del referendo para que
los colombianos en audiencia pública discutamos año tras año el presupuesto.
Ese punto es concordante con el punto 11. Mientras el 11 elimina
los auxilios parlamentarios y los sanciona severamente, el 4 dice
que el pueblo en audiencia pública, emitirá siempre
su concepto antes de que un concejo, una asamblea o el Congreso
le de aprobación definitiva al presupuesto.

Eso es bueno. Hoy no hemos podido hacer
un Consejo Comunitario con ustedes, pero quedó en deuda. Prográmelo doctor
Sanín, porque tenemos que abordar un avión a las
9:30 de la mañana para viajar a los Estados Unidos, a repetir
en Naciones Unidas y en la capital norteamericana que el primero
de los derechos humanos de los colombianos es el derecho a recuperar
la seguridad.

Vamos a hacer ese Consejo Comunitario con
ustedes, para que la práctica nos enseñe cómo serán
las audiencias comunitarias, para que el pueblo se pronuncie
responsablemente
sobre los proyectos de presupuesto.

Mientras más informado esté el pueblo, más
difícil es engañarlo. Mientras el pueblo mejor conozca
los alcances del presupuesto, sus limitaciones, más responsabilidad
se asigna a la selección de prioridades.

Y el quinto punto se refiere a que el Congreso
no maneje los servicios administrativos, a que el Congreso legisle.
Que el contrato para
el mantenimiento de los edificios, para toda la parte administrativa,
se haga con una entidad independiente. Cuando los congresistas
directamente manejan eso, sus compañeros del Congreso sienten
inhibiciones para controlar a las mesas directivas. Ahora, cuando
no sea la mesa directiva sino un organismo independiente, se facilitará y
se estimulará el control.

El punto sexto reduce el tamaño del Congreso, no tan radicalmente
como lo propuse en calidad de candidato. Confieso que propuse un
Congreso unicameral de 160 congresistas y no tuve fuerza para que
eso se aprobara. Incluso muchos de los congresistas que acompañaron
mi elección presidencial, me dijeron: ‘Presidente,
acompañamos su propuesta de reforma al Congreso pero que
se mantengan dos cámaras’. No fue aprobado el proyecto
tal cual lo propuse, pero hay un gran avance, un gran avance porque
se reduce el Congreso y se congela.

Hoy con 44 millones de habitantes ya deberíamos tener 320
congresistas, porque la norma actual hace que el número
de integrantes de la Cámara crezca en proporción
a la población. El referendo propone reducir ese número
a 218 y congelarlo, que no pueda crecer en adelante en función
de la población. Pero además, como lo prevé el
mismo artículo sexto, se mantienen garantías para
las minorías. Una de las garantías para las minorías
es que se preservan 4 curules para comunidades negras, indígenas
y para los compatriotas que viven en el extranjero.

El punto séptimo endurece las causales de pérdida
de investidura. Que no solamente pueda perder la investidura el
congresista, que también la pierda el diputado o el concejal,
que se pierda no solamente por faltas de ausencia en la plenaria,
sino en las comisiones, porque muchos van a la plenaria, los vemos
en Señal Colombia en las plenarias, pero no asisten a las
comisiones donde se realiza la mayor parte del trabajo. El referendo
dice: el que no vaya a la comisión también pierde
la investidura.

Y pierde la investidura el que tramite auxilios parlamentarios,
auxilios en los concejos o en las asambleas o el que haga fraude
electoral o el que cometa otros delitos electorales.

Como la Constitución se aplica de inmediato, salvo en los
puntos donde ella provea por aplazamientos, si el referendo se
aprueba el sábado 25 de octubre, delitos electorales como
la trashumancia o la compra de votos, que se cometan en las elecciones
del domingo 26, serán castigados de acuerdo con el referendo
constitucional aprobado la víspera y en consecuencia, los
responsables de esos delitos perderán la investidura.

El artículo 8 elimina los regímenes
privilegiados de pensiones.

¿Ustedes creen que hay derecho, que cuando el año
entrante se agotan las reservas para pagarles a los pensionados
del Seguro, el 83 por ciento de ellos pobres?, ¿ustedes
creen que hay derecho que cuando apenas llevamos al programa Revivir
100 mil ancianos pobres y son 700 mil en Colombia?, ¿ustedes
creen que hay derecho que cuando hay miles de colombianos pobres
sin beneficios pensionales, mantengamos privilegios pensionales?

Por eso este artículo elimina los regímenes privilegios
de pensiones, le quita a los congresistas el privilegio en el sistema
pensional, a los ex presidentes. Yo seré el primer ex Presidente
sin privilegios pensionales, con privilegios pensionales saldría
en agosto de 2006 con 54 años de edad y una pensión
de 17 millones de pesos. Al aprobarse el artículo del referendo,
debo cotizar hasta que cumpla 62 años, ajustar el número
mínimo de semanas de cotización, y aspirar a jubilarme
máximo con una pensión de 25 salarios mínimos.

¡Qué bueno salvar a Ecopetrol a futuro, quitando
los privilegios pensionales!, ¡qué bueno que podamos
traer un billón de pesos de Ecopetrol a la inversión
social, una vez eliminemos los privilegios pensionales en Ecopetrol!

Los maestros han protestado, pero les quiero
decir esto, el ministro Juan Luis Londoño -q.e.p.d.- vino a mi oficina y me dijo: ‘Presidente,
la eliminación de los privilegios hay que aprobarla ya en
el referendo pero hay que aplazarla hasta el 2007 en su aplicación,
porque hay maestros, la inmensa mayoría de los actuales,
que se jubilan antes del 2007 y no es justo cambiarles las reglas
en la víspera’.

Repito al oído de los maestros de mi Patria: eliminamos
los privilegios pensionales pero les damos la posibilidad de que
se jubilen antes del 2007 con el actual régimen. Y el nuevo
régimen no tiene tanto privilegio pero es equitativo. Entonces
pregunto: ¿por qué se nos oponen los maestros?

Y el artículo noveno elimina las contralorías, lleva
esa platica a educación. ¡Qué bueno que al
eliminar contralorías politiqueras, 200 mil millones (de
pesos) vayan a educación!

Alguien dice: si le quitan la contraloría a Pasto, eso
es echar para atrás la descentralización. No. Lo
que necesita Pasto no es una contraloría politiquera, lo
que necesita Pasto para profundizar la descentralización,
es mejor financiación de la educación.

Lo que en el mundo se ha discutido como
punto esencial de profundización
de la descentralización, no es que exista una contraloría
descentralizada y politiquera, sino que puedan las autoridades
locales, con un esquema legal más apropiado y con mejores
recursos, atender temas tan sensibles como la educación
y la salud.

Y el punto 11, al cual ya me referí, es el que castiga
severamente los auxilios parlamentarios, también en las
asambleas y en los concejos.

Y el punto 12 es el que dice que el ahorro
de las contralorías
va a la educación.

Y el punto 13 es un avance importante en
regalías. En Colombia
buena parte del Fondo Nacional de Regalías la hemos dilapidado.

A mí me han mostrado los alcaldes, en ciertos municipios
de la Patria, una acera y me dicen: ‘Presidente, mire qué adoquinado
tan bonito, lo hicimos con el Fondo de Regalías’.
Y les pregunto: ¿y cuántos niños tienen sin
educación?: ‘2 mil, Presidente’. Y les digo: ¿entonces
qué es primero?, la platica de las regalías, si el
referendo se aprueba, va para educación. Vayan buscando
otra plata para poner estos adoquines, que están muy bonitos,
pero primero la educación de los pobres.

Me preguntaban en una emisora de Cartagena
hace 8 días:
el referendo de los ricos contra los pobres. ¡Dejen esos
embustes, dejen esa desorientación! Los ricos no necesitan
educación, ellos tienen la posibilidad de ir a colegios
privados aquí o en el extranjero. El millón y medio
de niños que falta por educación en Colombia pertenece
a los estratos pobres.

El punto del Fondo Nacional de Regalías es bueno pero incompleto,
porque solamente estamos tratando el Fondo Nacional y habrá que
pensar en el futuro cómo se interviene de mejor manera las
regalías territoriales.

Cuando digo ‘bueno pero incompleto’, aprovecho para
decir a ustedes: que el referendo es un paso correcto pero no es
milagrero, el referendo no va resolver todo, pero después
del referendo tendremos que seguir el proceso reformista, continuar
ese proceso sin el referendo, es muy difícil. ¡He
de ver!

Si ganamos el referendo el Congreso va
a respetar el proceso reformista, si perdemos el referendo he
de ver a aquella tendencia de congresistas
que quiere el cambio y que está trabajando con el Gobierno
en el cambio, no va a tener posibilidades de seguir con las reformas.

Perder el referendo es tanto como perder
la oportunidad de un Congreso transformado que, con el Gobierno
y el respaldo del pueblo,
adelante las grandes transformaciones. Si perdemos el referendo
el sector que no quiere las reformas, el sector que quiere ventajas
pensionales, el sector que quiere auxilios, va a sentirse nuevamente
campeón. Por eso he dicho que para ganar la gobernabilidad
en el proceso reformista, es muy importante poder contar con la
aprobación del referendo.

El punto 14 congela gastos de funcionamiento.
Yo encontré la
Nación quebrada y todavía no la hemos sacado de la
ruina.

La encontré con un déficit en el sector central
del 6 por ciento. Me decían: ‘Presidente, no se preocupe
que eso se rebaja, ahí están las utilidades del Seguro’. ¡¿Cuáles?!
El año pasado hubo que inyectarle 500 mil millones (de pesos)
del Presupuesto Nacional para que no se cerrara.

‘Presidente, no se preocupe, ahí están las
utilidades de Telecom que le reducen el déficit’. ¡¿Cuáles?!
Si la Ministra de Comunicaciones (Martha Helena Pinto de De Hart)
aquí presente y el Presidente de Telecom no hubieran adelantado
la reforma de Telecom, estaríamos girándole 500 mil
millones (de pesos) del presupuesto nacional. La única entidad
seria que sigue transfiriéndole utilidades al presupuesto
es Ecopetrol.

Pero además de ese déficit, encontramos a la Nación
copada de endeudamiento y manejar ese tema sí que es difícil,
porque algunos dicen: ‘Presidente, es que el referendo lo
impone el Fondo Monetario’. ¡No, por Dios, no! El referendo
lo propuse a mis compatriotas cuando era candidato y tenía
el uno por ciento de las encuestas y qué le iba a importar
al Fondo Monetario un candidato con el uno por ciento de las encuestas.
Ni siquiera sabía el Fondo Monetario que había por
allí un candidato de la provincia con el uno por ciento
de las encuestas proponiendo un referendo.

Y otros dicen: ‘que nieguen la deuda externa’. ¡Por
Dios, eso sería el peor paso para Colombia! La mitad de
la deuda del Estado colombiano es con colombianos. Ustedes tienen
buena parte de su platica en el Estado colombiano, porque las reservas
de ustedes en sus cuentas de pensiones, muchas, están otorgadas
en préstamo al Estado colombiano.

Si nosotros cometemos la patanería, la irresponsabilidad,
de maltratar el pago de la deuda, a los primeros que hacemos daño
es a ustedes y este país que necesita derrotar el desempleo,
requiere inversión. Y un país que niegue la deuda,
es un país que se hace a la desconfianza de los inversionistas.

Estamos renegociando la deuda a la manera
colombiana, construyendo confianza, diciendo: estamos buscando
cómo mejoramos la
economía pero nos tienen que ayudar. Y por eso estamos buscando
que los vencimientos de corto plazo, con altas tasas de interés,
los podamos sustituir por bonos con vencimiento de más largo
plazo y con más bajas tasas de interés.

A mi me dijeron: ‘Presidente, para resolver el problema
del déficit usted tiene una solución: IVA de 16 por
ciento a todo, a la educación, a la salud, a los servicios
públicos’. Por su puesto, la descartamos. Otros me
dijeron: ‘Presidente, tiene otra solución, impuesto
a los trabajadores, elimine la exención a las rentas de
trabajo, a los salarios’. Lo descartamos. Apenas les pedimos
un pequeño sacrificio que se aprobó en la reforma
tributaria del año pasado.

¿Entonces qué estamos haciendo? Los sectores más
pudientes de Colombia pagaron el impuesto al patrimonio para la
seguridad. Nos alcanzó para el año pasado, para este
año y un poquito para el año entrante. Pero esa seguridad
hay que sostenerla.

¿Qué estamos haciendo?: aprobamos
una reforma tributaria moderada.

¿Qué estamos haciendo?: estamos reformando la administración
pública, empezando por la Presidencia, que tendrá que
ahorrar más del 30 por ciento en este cuatrienio. Pero eso
es bueno, pero no suficiente. Por eso necesitamos el referendo.

Hemos pedido congelar los gastos de funcionamiento
dos años. ¿Cuál
es la objeción?: los salarios.

Primero, no se congelan los salarios del
sector privado. Los salarios de ustedes, guardas de seguridad,
no se congelan, ustedes son trabajadores
del sector privado. En diciembre, el Gobierno expedirá el
nuevo decreto de aumento del salario mínimo para ustedes
y para todos los colombianos.

En el Estado se congelan algunos, no todos.
Quienes están
por debajo de dos salarios mínimos, no se les congela. En
la Nación por debajo de dos salarios mínimos está el
71 por ciento. Al 29 por ciento que está por encima si se
le congela, dos años.

A muchos no se les ha hecho el aumento
este año esperando
el referendo. Entonces, si el referendo se aprueba, prácticamente
ya habrán acumulado un año de congelación,
les faltará otro, el sacrificio será menor.

Siempre es mejor pagarle cumplidito a los
empleados públicos
a que a la Nación le llegue a ocurrir lo que ha ocurrido
a muchos municipios: no les pagan, les demoran hasta 24 meses en
el pago de algunas primas.

La Nación ha venido año tras año ajustando
el salario de los empleados públicos y pagándoles
cumplidamente. Además ahí hay unas salvaguardas,
por ejemplo: si la inflación llegare a ser superior a la
del año pasado, la diferencia inflacionaria no se congela.

A los maestros quiero decirles que sí, que a muchos maestros
se les va a congelar dos añitos, porque ganan por encima
de dos salarios mínimos. Pero oigan los beneficios que han
tenido los maestros en este Gobierno: se les aplazó hasta
el 2007 el desmonte del régimen privilegiado de pensiones.
La inmensa mayoría de los actuales, se pueden jubilar con
las viejas reglas.

Segundo –para que ustedes les digan a los maestros amigos
y a los niñitos de ustedes para que en el colegio les expongan
estos a los maestros-: se les salvó el Fondo Prestacional
del Magisterio.

¿Ustedes saben cuánto tiene que pagar el Estado
como empleador de los maestros, como patrono de los maestros el
año entrante al Fondo que le paga las prestaciones a los
maestros?: 654 mil millones (de pesos), mucho más que los
que los maestros ahorran.

Tercero, no se congela el escalafón. Los maestros pueden
seguir ascendiendo en el escalafón y eso les aumenta el
salario.

Cuarto, este referendo en todos sus artículos defiende
la educación. Y quinto, el ahorro de los maestros en estos
dos años es en su propio beneficio, porque esa platica se
lleva al monto de reservas para pagar sus pensiones. Todo lo que
ahorre un maestro en estos dos años, se acumula en las reservas
para pagarles las pensiones, una vez cumpla los otros requisitos
de pensión.

Este referendo necesita ser votado en cada
uno de los puntos. Hay que votar cada pregunta, en cada pregunta
hay que votar el ‘Sí’ o
el ‘No’. Cada pregunta necesita 6 millones 290 mil
votos aproximadamente.

¿Cuántos votos puede conseguir cada uno de ustedes?
A ver, ¿quién dice 10, quién dice 8, más
de 10 cada uno, quien dice 20 votos cada uno? Bueno, se ven más
manos arriba, una responsabilidad grande. Guarden en mente esto:
o seguimos con la seguridad o no seguimos.

Para seguir con la seguridad necesitamos
el referendo y otras normas porque si no, no hay con qué financiarla o dejamos
que la platica se la lleve la corrupción o la politiquería.

El referendo es un camino para trasladarla
a inversión
social, seguramente no va a ser suficiente, habrá que hacer
muchas otras cosas. Por eso digo el referendo no es milagrero.

Compromiso final: ayúdennos en ese proceso de integración
de la seguridad privada con la Policía, para que ustedes
nos ayuden mucho en el cuidado de los espacios públicos,
ayúdennos en eso. Que ustedes no cuiden solamente el almacén
o el edificio de la oficina o la fábrica, sino que cuiden
el espacio público adyacente, para que en esta Patria todo
el mundo pueda vivir feliz.

¿Quiénes de ustedes son mamás o papás?:
a los hijitos un mensaje, queremos trabajar para que la nueva generación
de colombianos pueda vivir feliz en esta Patria. Las generaciones
hoy maduras no hemos tenido un día sin actos de terror.
Por eso, para que la nueva generación pueda vivir feliz
en Colombia, aplaudimos y convocamos el sacrificio de ustedes,
el de la Fuerza Pública.

Muchas gracias. Este pueblo bogotano es
muy inteligente, muy agudo. Cuando la bomba del Nogal este pueblo
nos dio ejemplo con aquella
consigna: ‘Colombia llora pero no se rinde’.

Ayer, en la tristeza de Florencia, repetíamos en el corazón
esa consigna. Aquí vamos a trabajar hasta que rindamos el
terrorismo, hasta que le quitemos la última gota de oxígeno
a la culebra, ustedes son nuestros aliados en esa causa de la Patria.

Muchas gracias a ustedes.

Deja una respuesta