VISITA A CHITA LUEGO DE ATENTADO TERRORISTA

Septiembre 11 de 2003 (Chita – Boyacá)

Compatriotas:

Un saludo con nuestro afecto
a los familiares de las víctimas.
Vengo a reiterar a ustedes nuestra decisión de derrotar
la violencia, de que ustedes sientan el Estado comprometido con
ustedes.

Ocho ciudadanos asesinados,
15 heridos. Quiero agradecer inmensamente a Mireya, la directora
del Centro
de Salud y al equipo de salud
que está allá, un saludo lleno de afecto, a todos
nuestra gratitud.

Treinta y cuatro viviendas,
ocho de ellas destrucción total,
estiman las pérdidas aproximadamente en 2.200 millones de
pesos. Lo físico, viviendas, todo eso se repone, pero las
vidas ¡por Dios!, el dolor de los hogares.

Quiero que la Policía en Chita, que acaba de llegar después
de 12 de ausencia, se comprometa a tratar esta comunidad con inmenso
cariño, a aplicarse a fondo para cuidar bien esta comunidad
y para desterrar definitivamente de aquí la violencia.

Y queremos saludar muy
afectuosamente al gobernador, Rafael Romero, agradecerle su presencia
y decirle
que no vamos a dejar sola a
Boyacá ni a su norte ni a Chita.

La comunidad nos ha reclamado
aquí varios temas, en esta
hora de dolor, Gobernador y en coordinación con el Ministro
(del Interior y Justicia) Fernando Londoño y con el Director
de la Red de Solidaridad (Luis Alfonso Hoyos) les vamos a ayudar.

Quiero referirme a algunos de esos temas: cuenten con una ambulancia,
ese problema hay que arreglarlo.

Tienen una enorme preocupación por el puente Pinzón,
ese puente ya lo deberíamos tener construido, ya está empezando
la construcción. El informe que tengo de Invías es
que se comprometieron a entregarlo en tres meses. Ya se hizo todo
el proceso de adjudicación, de formalización del
contrato, de estudio de suelos, de diseño y estaban próximos
a empezar la primera fase, la de cimentación. Confío
que la comunidad vea el proceso de cimentación en marcha
en los próximos días. Ese puente, con la ayuda de
Dios, la comunidad lo va a tener en no muchos meses.

Voy a llamar a la Ministra
de Comunicaciones (Martha Pinto de De Hart) a ver Telecom cómo les puede mejorar el servicio.
Entiendo que aquí había una torre de comunicaciones
en Jericó y que esa torre la voló la guerrilla y
entonces afectó sensiblemente las comunicaciones del área.
Ya con la presencia de la Fuerza Pública nos vamos a dar
a la tarea de reponer esas torres y de devolverle las comunicaciones
a Chita.

Voy a examinar cómo,
con la Red de Solidaridad, en ayuda de los recursos del Ministerio
del Interior
y de Justicia, podemos
reconstruir las 34 casas. Vamos a darnos a esa tarea.

Gobernador, toda nuestra
solidaridad en esta hora de dolor, pero tenga la certeza que
con la protección
de Dios, en el camino de derrotar a la violencia, vamos a seguir
adelante.

Ayer hablaba con el Fiscal
General de Italia y él me decía
que cuando Italia estuvo amenazada por las mafias de la violencia,
algunos ciudadanos atemorizados querían que el pueblo y
el Gobierno se arrodillaran ante esos grupos. Y el Fiscal dice:
lo único que nos sacó adelante fue la firmeza, persistimos
hasta derrotarlos.

En España, hasta hace dos años y medio, permanentemente
un atentado terrorista pero no se afligieron, no les dio moridera,
no echaron para atrás, el Presidente Aznar mantuvo toda
la firmeza y todos los días se siente más el aire
de recuperación de la paz en España.

El camino de la paz no
es contemplar a los violentos, el camino es derrotarlos. Aquí cobardemente
no les queda sino la trampa terrorista, la presencia de ellos
la hemos desterrado y la vamos
a desterrar totalmente.

No creo que exista en el mundo un campesinado mas firme que ustedes.
Ustedes tuvieron la primera resistencia antiterrorista en Colombia.
Chita tiene que ser hoy de nuevo la primera resistencia antiterrorista
en Colombia.

Todos los colombianos nos hemos sentido muy orgullosos de ustedes
porque ustedes nos han dado ejemplo. En medio de esta ola de dolor,
les digo: firmeza, vamos a derrotar a los terroristas.

Nuestro deber es proteger
al pueblo colombiano y mediante Dios, nuestra decisión de autoridad para protegerlo no tiene reversa.
La Fuerza Pública, las instituciones estatales, jamás
los abandonarán a ustedes, como estuvieron abandonados en
los últimos 12 años.

Yo veo este dolor de mis
compatriotas, siento este dolor del campesinado boyacense y me
pregunto: ¿a dónde están
los actos de solidaridad, siquiera las expresiones de solidaridad,
de tantos hablantinosos de derechos humanos?

¡Por Dios!, ¿habrá un
compromiso mayor que el de exigir el rescate de los derechos
humanos para que no sigan
sacrificando, maltratando estas comunidades?

A mi me preocupa mucho
esto. Me preocupa y no me preocupa, porque la decisión nuestra es firme, total, la decisión
nuestra es con el pueblo colombiano, víctima de estos terroristas
y la decisión nuestra va hasta las últimas consecuencias,
hasta acabar con el último de los terroristas que maltratan
este suelo de la Patria.

Mi compromiso es con ustedes,
no con aquellos que han vivido defendiendo y consintiendo a los
terroristas.
A ellos se les está acabando
su luna de miel.

Mi compromiso es con ustedes,
no importa qué digan los
patrocinadores de los defensores de los terroristas. El compromiso
es con la democracia.

Además, aquí hay una cosa clara: cuando los gobiernos
son corruptos, son débiles, entonces inmediatamente se echan
para atrás cuando alguien les vocifera. Cuando los gobiernos
como el nuestro están guiados por una energía infinita
de transparencia, por una voluntad inagotable de amor a Colombia
y de compromiso con el pueblo, tienen la autoridad moral para exigir
que al pueblo colombiano se le respete.

Cualquiera que sea la dimensión de la bulla de los defensores
del terrorismo, nosotros, con la autoridad moral de amar a Colombia,
de defender esta democracia, de haber procedido en estos 13 meses
de Gobierno con respeto a los derechos humanos, de tener como primera
prioridad en nuestra mente la derrota de todas las expresiones
de la corrupción, con la autoridad moral que eso nos da,
desoímos a los defensores del terrorismo, desoímos
a los patrocinadores de los defensores del terrorismo y desoímos
a los que están engañados porque conocen a Colombia
a través de informaciones desviadas por el terrorismo, pero
no han venido a Chita a constatar el sufrimiento del campesinado
colombiano, víctima de estas acciones del terrorismo.

Tengan ustedes pues, nuevamente la certeza de nuestro compromiso.

A los gobiernos corruptos
se les debilita muy fácil, a
los gobiernos corruptos se les asusta muy fácil, a los gobiernos
limpios, transparentes, cualquier dificultad los reafirma en sus
convicciones y en sus designios.

Este Gobierno limpio y
transparente, este Gobierno con sentido democrático y con profundo afecto a Colombia, no tiene marcha
atrás en la decisión de protegerlos a ustedes.

Hagan llegar nuestra voz
de solidaridad a todos los familiares de las víctimas y con la coordinación del Gobernador,
del Ministro del Interior y de la Red de Solidaridad y la coordinación
local del personero y de la directora del centro de salud, vamos
a procurar que ustedes no se sientan solos y que las ayudas materiales
también puedan ayudar a mejorar la situación que
vive el municipio.

Nuestro saludo pues con
cariño y todas nuestras expresiones
de solidaridad desde el fondo del alma. Nos debemos es a ustedes
querido pueblo campesino de Boyacá.

A todos muchas gracias en esta hora de dolor.

Deja una respuesta