Sitio oficial
 

GRADUACIÓN DE 237 PERSONAS CON DISCAPACIDAD DEL SENA
Mayo 10 de 2005 (Bogotá – Cundinamarca)

Compatriotas:

¡Que acto tan emocionante! Qué bueno
que después de este largo puente, del Día
de la Madre, esta semana laboral empiece con este
acto tan emocionante.

Les voy a hacer algunas
confesiones. En la vida política, muchas
veces, se habla de la discapacidad, pero pocas
veces se hace algo al respecto.

Recuerdo, en mi aspiración a la Presidencia
de la República, con el noble apoyo de Jairo
Clopatofsky –hoy aquí presente-, escucharlo
a él, con angustia, referirse a programas
para responderle a los discapacitados de la Patria.

¿Y por qué siento alguna emoción
hoy?: porque este acto, que se posibilita gracias
a este acuerdo entre la Fundación San Felipe
Neri y el SENA, nos permite pasar del mensaje a
la práctica, del discurso a la realización.
Nos permite decir: algo estamos ya haciendo, en
la práctica, por los discapacitados de la
Patria.

Pero este acto se posibilita
por otra cosa, porque estos compatriotas que
han sufrido una lesión
congénita o en el curso de la vida, estos
compatriotas la ha superado ampliamente con su
voluntad.

Para ellos, con tatas limitaciones,
con tanto sacrificio –como lo decía el Padre
en su intervención y el estudiante- muchos
empiezan su jornada antes de que se sienta, se
vea la primera luz del día, se anticipan
al sol en cada madrugada, tienen que tomar muchas
horas de bus y sin embargo, con tantas dificultades,
nos dan hoy este ejemplo.

Este es un ejemplo para
que nos preocupemos en la práctica por
los cuatro millones de discapacitados de Colombia.

Jairo, yo empiezo a ver
que hay algunas cositas que van marchando. En
primer lugar, este ejemplo
de acá. Este programa que va a capacitar
a más de dos mil discapacitados de Bogotá.
El convenio es para 2.175 discapacitados de Bogotá,
que empezó y hoy estamos graduando los primeros
237. Eso es lo importante.

Si ustedes recorren hoy
los aeropuertos de Colombia –Jairo
acompáñeme, Moreno de Caro me ha
acompañado a muchos- encontramos las asociaciones
de discapacitados haciendo unos oficios bien importantes,
trabajando en el aseo de los aeropuertos de Colombia
para dar un país mejor presentado, un país
de mejor apariencia, un país atractivo al
turista.

Y en todas las construcciones
públicas
estamos exigiendo que se cumpla la ley en cuanto
a lo que esta impone y exige para dar facilidad
a los colombianos que han tenido alguna disminución
de su capacidad.

¡Yo los felicito! ¡Qué bueno!
que en esta concepción del Estado Comunitario,
donde el SENA ha pasado de ser un emporio de burocracia
a ser un instituto verdadero de formación,
estemos trabajando por todos los sectores de la
Patria.

¡Qué bueno!, un día estar
graduando a los muchachos de Jóvenes Rurales,
108 mil se graduarán este año. Jóvenes
Rurales, muchachos bachilleres, que no tenían
oportunidad de acceder al trabajo, no tenían
oportunidad de acceder a la universidad.

¡Qué bueno! asistir hace dos semanas,
al norte de Zipaquirá en el Municipio de
Nemocón, a otra graduación de comunidades
rurales del SENA.

¡Y qué bueno, hoy, asistir a está respuesta
concreta a favor de la discapacidad colombiana!

Es importante, no sólo cumplir la meta
de llegar a cuatro millones de colombianos atendidos
por el SENA, sino que esa meta reivindique, de
verdad, a la sociedad colombiana. Cualificar esa
meta. Que en esa meta estén los campesinos,
estén los muchachos urbanos con riesgo de
entrar en la delincuencia o en la vagancia. Que
en esa meta estén los compañeros,
compatriotas, que han perdido algo de su capacidad. ¡Que
bueno este esfuerzo!

Y quiero resaltar los convenios,
porque algunos dicen que es un proceso de privatización
del SENA. Es que la sociedad colombiana no puede
vivir en medio de discursos sectarios, tiene que
ser solidaria, tiene que unirse para prestar servicios.

Miren, acudo a la localidad
de Ciudad Bolívar
de Bogotá, en el sur, y allí hay
un curso del SENA para más de 2.200 muchachos,
buena parte de ellos reinsertados. Ese edificio
estaba inutilizado –de propiedad de los Salesianos-,
cuando el Gobierno empezó dijeron: ‘Presidente,
si ustedes quieren llegar a Ciudad Bolívar – Bogotá,
tienen que construir un edificio que vale 25 mil
millones de peso’. Nosotros dijimos: ‘¡hombre,
ahorremos en edificios!, vamos a buscar las buenas
edificaciones que hay disponibles’ y ahí encontró el
doctor Darío Montoya (Director Nacional
del SENA) y Patria Smart (directora del SENA Bogotá)
ese edificio de los Salesianos. Hicieron un convenio
con los Salesianos, se ahorraron los 25 mil millones
de pesos del edificio, pusieron el edificio Salesiano
a funcionar y están en ese proceso de capacitación
permanente.

En Nemocón, un edificio excelente de la
Fundación del Padre Javier de Nicoló,
inutilizado. En lugar de irse el SENA a construir
un edificio allá, hizo un convenio con ellos
y allá fuimos a la primera graduación
hace dos semanas.

¡Qué bueno! encontrar esta Fundación
San Felipe Neri, con estas instalaciones y especialmente,
con ese equipo humano de directivos –encabezado
por el Padre Ramírez Giraldo-, de pedagogos,
de instructores, ¡qué bueno!

Yo le preguntaba al Padre –por favor, confírmele
a mis compatriotas en altavoz lo que me dijo-: ¿antes
de este convenio con el SENA, qué porcentaje
de utilización tenían ustedes acá?
Gracias a este convenio la Fundación San
Felipe Neri ha pasado de una utilización
del 10 por ciento de estas instalaciones, a una
utilización del ciento por ciento.

Entonces, cuando hay un
propósito de solidaridad
y no se descansa en ese propósito de solidaridad,
vamos encontrando cómo juntamos esfuerzos
para producir entre todos un mejor resultado para
esta Patria.

Patricia ¿cuando empezó el Gobierno,
cuántos colombianos en el año 2002 –por
ejemplo- se capacitaban en Bogotá por parte
del SENA?

Patria Smart. Directora
SENA Bogotá:
170
mil en el 2002.

Presidente de la
República:
¿Y este
año?

Directora SENA Bogotá: 570 mil.

Presidente de la
República:
¡Qué bueno!
protocolizar esa cifra. Un salto de 400 mil en
Bogotá por parte del SENA. Pasar de capacitar
170 mil a capacitar 570 mil.

¡Y qué bueno! registrar esta cifra
hoy, que estamos graduando los primeros 237 compatriotas
de estos cursos especiales para compatriotas con
alguna disminución de capacidad.

Pero no nos vamos a quedar
ahí. ¡Ese
SENA hay que revolucionarlo todos los días!
Que cada día, en el cual despunte el sol,
sea una nueva revolución en el SENA para
transformar este país.

Porque en la medida que
todos los colombianos tengan oportunidad de acceso
a la educación,
de acceso a la formación técnica,
en esa medida vamos a construir un país
de igualdad de oportunidades que se da a través
del acceso a la educación. Un país
más democrático, un país más
fraterno, un país más feliz.

Yo creo que ustedes hoy
están un poquito
más felices de lo que estaban antes de empezar
este curso, pero tienen que seguir. Ustedes son
un ejemplo para nosotros por su tenacidad, por
su empeño. ¡Sigan, sigan dándonos
ese ejemplo! En la vida uno no puede descansar
de trabajar y de estudiar. El descanso del trabajo
es el estudio y el descanso del estudio es el trabajo
y así vamos a construir una Patria feliz,
una Patria justa.

Yo los felicito de todo
corazón. Un aplauso
a los graduandos. Un aplauso a la Fundación
San Felipe Neri. Un aplauso al SENA.

Una pregunta final, ¿es posible que el
SENA, constantemente, le de a estos jóvenes
que hoy se han graduado acceso a los cursos?

Darío Montoya, director Nacional del SENA: Presidente, debo anotarle que este es un convenio
muy bonito y muy amplio, pero es uno más
de los que hemos firmado con diferentes organizaciones
en todo el país que atienden población
con discapacidad, con personas con discapacidad
visual, auditiva.

Tenemos diversos convenios
de formación
que han implicado en algunos casos algo que parecía
difícil: es tener de a dos instructores.
Por ejemplo, tenemos que tener el traductor y el
instructor técnico, digamos. Y por su puesto,
uno de los retos que ya se abordo con los discapacitados
visuales y con los auditivos, es que puedan continuar
en programas de formación técnica
del SENA en los centros del SENA.

Con ellos tuvimos una conversación antes
de este evento, con algunos de los alumnos, para
ver cómo facilitar ese tema de que puedan
continuar en los programas de formación
superior del SENA.

Presidente de la
República:
muy bien, muchas gracias y felicitaciones a los
graduandos.

Deja una respuesta