FIRMA DEL CONVENIO PARA LA PROMOCIÓN DEL VALLE DEL CAUCA

FIRMA
DEL CONVENIO PARA LA PROMOCIÓN DEL VALLE DEL
CAUCA

Noviembre 2 de 2005 (Bogotá –
Cundinamarca)

Compatriotas:

Este convenio que acaba de firmarse es un experimento
que, sobre bases ciertas, quiere adelantar el Gobierno
Nacional.

A lo largo de estos casi 40 meses
de administración,
hemos tenido la oportunidad de trabajar muy cercanamente
con la Cámara de Comercio de Cali. Conocer las
profundas raíces cívicas, la compenetración
con la problemática y las soluciones caleñas
y vallecaucanas de la Cámara de Comercio. La respetabilidad
ciudadana de que goza la Cámara de Comercio, su
mesura para procurar ayudar en Cali y en el Valle del
Cauca, cualquiera sean las circunstancias, los gobiernos
locales que estén en ejercicio de las funciones
constitucionales y legales.

Además la Cámara de Comercio de Cali ha
venido haciendo una proyección de largo plazo
que le va a ayudar mucho al Valle del Cauca.

La Presidencia de la República tenía para
algunas regiones de Colombia, gerentes. Inicialmente
en este Gobierno nombramos un gerente para Buenaventura,
el doctor Daniel García Arizabaleta, pero esa
gerencia quedó relativamente expósita,
cuando el doctor García asumió la Presidencia
de Coldeportes.

Las regiones colombianas reclaman
gerentes presidenciales. La figura no es fácil, porque se justifica en
la medida que son tantos departamentos y tantos municipios
y que, a pesar de la descentralización en Colombia,
todos reclaman presencia del Gobierno Nacional.

Pero también tenemos alcaldes de elección
popular, gobernadores de elección popular, instituciones
por las cuales profesamos el mayor respeto y con las
cuales tenemos la más resuelta decisión
de cooperación, como lo hemos demostrado con los
hechos en estos 39 meses de Gobierno.

Por un lado, pues, nos piden gerencias presidenciales
en las regiones, y por otra parte tenemos instituciones
de las regiones que tenemos que respetar y eso requiere
un gran equilibrio.

Hoy por hoy, la Presidencia de
la República solamente
tiene una Gerencia para el departamento Archipiélago
San Andrés, Providencia y Santa Catalina. Y creemos
que lo que estamos firmando hoy es una nueva modalidad
de gerencias que va a ayudar muchísimo.

Ya decía algunos de los méritos de la
Cámara de Comercio de Cali, y por eso hemos pensado
que un buen camino es poner a funcionar una gerencia
presidencial con la Cámara de Comercio de Cali,
para todo lo que tiene que ver de deberes del Gobierno
Nacional con el Valle del Cauca y con la ciudad de Cali.

Esa gerencia presidencial no
puede ni afectar la autonomía
ni las otras tareas y atribuciones de la Cámara
de Comercio. Esa gerencia presidencial no puede afectar
las instituciones que la democracia provee para el departamento
del Valle del Cauca y para la ciudad de Cali.

Esa gerencia presidencial que
generosamente ha aceptado, mediante este convenio,
ejercer la Cámara de Comercio
de Cali, nos va a ayudar dentro de la mayor armonía
a vigilar para que el Gobierno Nacional cumpla al Valle
del Cauca y a Cali.

Yo lo entiendo de una manera
muy simple: hay mil tareas que tiene que cumplir el
Gobierno Nacional en el Valle
del Cauca y en Cali. El doctor Julián Domínguez
acaba de referirse de manera puntual, precisa, a unas
de esas tareas. Eso demuestra la magnitud de las responsabilidades
del Gobierno Nacional con el departamento del Valle del
Cauca y con Cali.

Entonces, ¿cómo entendemos esta gerencia?
Es una acción permanente de la Cámara de
Comercio para estar concertando con el Gobierno Nacional
y para fiscalizar al Gobierno Nacional, a cada uno de
sus integrantes, a fin de que las acciones con el departamento
del Valle del Cauca y con la ciudad de Cali avancen diligentemente.

Por supuesto, hay control político. El mayor órgano
de control político que define la Constitución
colombiana es el parlamento, y a fe que lo ha hecho de
manera excelente para responder por los deberes frente
a Cali y frente al Valle del Cauca.

Al asumir la doctora Claudia
Blum de Barberi, la Presidencia del Senado y por ende
del Congreso de la República,
ha puesto en movimiento, con sus compañeros de
bancada vallecaucana, una tarea persistente, como tiene
que ser.

No fue flor de un día, no fue una convocatoria
para un discurso. Ha sido una tarea que por su persistencia
aplaudo, dirigida por la doctora Claudia Blum y acompañada
por toda su bancada parlamentaria de Cali y el Valle
del Cauca, para hacerle control político a la
agenda que compromete al Gobierno Nacional con el departamento
y con la ciudad.

La verdad es que analizando esta
grata experiencia con la Cámara de Comercio de Cali, pensé: ¿por
qué no hacemos el ensayo con el Valle del Cauca
y con Cartagena de firmar convenios de sendas gerencias
con sus cámaras de comercio? Me parece bien importante
que hayamos puesto esto en práctica, que hayamos
firmado hoy este convenio.

¿Qué tiene que hacer el Gobierno Nacional?
El Gobierno Nacional tiene que saber que este convenio
habilita a la Cámara de Comercio de Cali para
hacer una fiscalización, autorizada y pedida por
el mismo Gobierno Nacional, para que el Gobierno Nacional
cumpla su tarea frente a Cali y frente al departamento.

La Cámara de Comercio, que ha aceptado hacer
esta gerencia, tiene que ayudarnos de oficina pública
en oficina pública, con el recorderis, con el
acoso, con la llamada de atención en privado,
cuando toque con la llamada de atención en público.

Y eso, estoy seguro, porque conozco
la personalidad del doctor Julián Domínguez, su manera
de actuar, porque conozco a su Junta Directiva y porque
también conozco la manera constructiva como procede
la bancada parlamentaria vallecaucana, se va a hacer
todo dentro de la armonía, y que finalmente sus
resultados van a ser de apoyo al Valle del Cauca, de
apoyo a Cali.

Tenemos unos compromisos de corto
y de largo plazo. Yo les he venido diciendo a mis compatriotas
que hay
que combinar en Colombia la visión de largo plazo,
con el trabajo de corto plazo. Hay que trabajar todos
los días pero tener un norte. Por eso estamos
construyendo esa visión de largo plazo que se
llama Colombia 2019, y hemos pedido que el esfuerzo que
se está haciendo en el Valle del Cauca se incorpore
como uno de los anexos regionales a esa visión
de largo plazo.

Pero si una visión de largo plazo no está estimulada
por un trabajo de todos los días que vaya ganando
metas parciales, esa visión en lugar de estimular
ilusiones, se torna en frustraciones. Por eso hay que
tener un norte, saber para dónde vamos. No puede
faltar ni la visión de largo plazo, pero tampoco
nos puede faltar la diligencia del trabajo diario como
condición para poder alcanzarla.

En ambas cosas nos tiene que
ayudar la Cámara
de Comercio de Cali. Yo los invitaría a que trabajemos
con una disposición de urgencia y con una actitud
de paciencia. Hay que estar a toda hora empujando, con
diligencia, con disposición de urgencia, pero
también tener paciencia porque los trámites
en el Estado son engorrosos, las dificultades en el Estado
son muchas, las limitaciones del presupuesto en el Estado
son severas.

Por ejemplo, yo veía ahora algunos temas. El
tema del Jarillón. Nosotros tenemos unos subsidios
previstos, pero nos faltan otros. Yo le pedí,
el viernes que estuve en el Valle del Cauca, pasamos
en un bus cerca del Jarillón por el puente Juanchito,
ahí me mostró el Gobernador: “Mire
ahí está el problema del Jarillón”.
Inmediatamente llamé a la Ministra de Vivienda.
Hoy no tenemos todos los subsidios.

¿Qué tenemos que buscar? Tenemos que buscar
una vigencia presupuestal de 2007 para poder completar
todos los subsidios para el tema del Jarillón.
Me parece bien importante tener el lote. Yo definiría
tres cosas y le rogaría a Any que esto haga parte
de los Consejos Comunitarios porque me gustaría,
doctor Julián, que en el ejercicio de esta gerencia
también estén muy coordinados con los Consejos
Comunitarios.

Sobre el tema del Jarillón de Cali diría
que se necesitan tres cosas: El lote, que ya ha anunciado
la Alcaldía que lo aporta, la instalación
de infraestructura que debe hacerla Emcali. Si estamos
recuperando la empresa, en eso tiene que mostrar su recuperación.

Le he pedido al doctor Juan Lozano,
quien es mi vocero permanente ante Emcali, que, por
favor, Emcali asuma
la responsabilidad de esa infraestructura. Y tercero,
Any, los subsidios. Doctor Julián, no los tenemos
completos. Ahí tenemos que hacer una gestión,
le ruego hacerla, ejerzan esa gerencia, yo estoy al pie.

La señora Ministra de vivienda, de pronto nos
toca por esa emergencia y, ante la insuficiencia de subsidios,
apelar a una vigencia presupuestal del año 2007.

En el tema de giros al MIO no
hay problema. El Ministerio de Hacienda ha estado cumplido.
Lo que falta por girar
este año está en trámites, pero
creo que allí no se han presentado atrasos. Nosotros
hemos tenido toda la diligencia para que las ciudades
que se han comprometido con este Gobierno a adelantar
los programas de transporte masivo, reciban los recursos
cumplidamente.

En el tema de la doble calzada
Buga-Buenaventura, yo diría: lo importante es empezar. Aquí está el
Ministro. Yo diría que en la sociedad moderna
la gente se ha vuelto muy incrédula del discurso.
Yo estoy enormemente preocupado porque me tengo que ir
mañana a la Cumbre de las Américas a Mar
del Plata. Eso la verdad es que… No digo nada porque
estos muchachos sacan.

La otra vez que hablé de turismo presidencial,
ahí mismo lo sacaron. Bueno, ustedes saben por
qué no quiero ir, pero también es una vaina
no ir. Es la representación del país.

Yo le decía a Alicia Arango (Secretaria Privada
de la Presidencia de la República) –yo llegué a
la una de la mañana de un Consejo de Seguridad
en Ipiales, donde tenemos una situación bastante
difícil en Nariño, que hay que superarla–,
le decía a Alicia Arango: ¿a qué hora
voy a ir yo a la zona de inundaciones? ¿A qué hora
voy a ir yo a la zona de inundaciones?

Una vergüenza, esas inundaciones en la Costa Norte,
la agenda de hoy y mañana no me deja, alcanzaré a
ir en la mañana del domingo: venirme de Mar del
Plata el sábado, para irme el domingo para allá.

La verdad es que el contacto
con mis compatriotas me ha hecho, me ha convencido,
que la gente está muy
incrédula del discurso. La gente está muy
incrédula de la declaración.

Si yo le mando un mensaje desde
aquí a los de
Providencia o a aquellos compatriotas que están
allá inundados en La Mojana, ellos no creen. Ellos
quieren ver es que están llegando los recursos,
que se están contratando las obras, que tenemos
el banquito de materiales en Providencia, para que la
gente pueda reparar las casitas. Que se va a hacer la
contratación para poder reparar los edificios
públicos, las escuelas, las unidades deportivas.

Temas históricamente aplazados,
como el MIO, la gente empieza a creer porque ve la
obra. La doble
calzada a Buenaventura, la gente va a creer en el momento
que empiece a ver funcionando la obra.

Y esto no es una ocurrencia mía. Yo creo que
la literatura política cambió inmensamente
en el mundo desde la elección de (Ronald) Reagan.
La elección de Reagan produjo lo que yo llamaría
la nueva generación de escritores de liderazgo
y de administración.

Y la verdad es que en el tema de credibilidad son necesarias
las metas parciales. Hoy no surge la credibilidad del
discurso. La credibilidad, por ejemplo, en un gran proyecto
surge de que la gente palpe metas parciales. Es fundamental
el tema de las metas parciales.

Por ejemplo, la credibilidad
del Plan (Visión)
Colombia 2019, eso no va a surgir del librito. Surge
en la medida que vayamos haciendo evaluaciones parciales
y los compatriotas vena avances.

Yo creo que la gente ya puede
creer en el MIO porque ve avances. Creo que los resultados
de Emcali le dan
credibilidad a la gente porque hay avances. Si la gente
ve que le están manejando bien la platica del
Fondo de Solidaridad en Emcali, la gente finalmente cree
en eso, que dio bastante trabajo implementarlo.

Lo mismo tenemos que hacer en
la doble calzada a Buenaventura. La gente va a creer
cuando empecemos la ejecución
de la obra.

Muchas gracias.

Deja una respuesta