Palabras del Presidente Uribe en la
inauguración de la primera fase del Hotel Royal Decamerón Barú


Diciembre 21 de 2009 (Cartagena)
 

“Doctor Luccio (García, Presidente de Hoteles Royal Decamerón) no tengo palabras para felicitarlo y para agradecer en nombre de todos los colombianos el gran esfuerzo de Decamerón. Esto nos llena de fe en la Patria.

Muchas, muchas gracias.

Lo felicito a usted, a todos sus socios, a los ejecutivos que lo acompañan, por su dinamismo, por su capacidad. Y le agradecemos su fe en Colombia.

Felicito a todos quienes han hecho posible esta obra maravillosa: a los trabajadores, a los ingenieros a los arquitectos. Felicito a la comunidad de Barú por esta gran oportunidad; a usted, señora Alcaldesa (de Cartagena, Judith Pinedo) este sueño histórico, esta dotación de la naturaleza, que es bien escasa en el mundo, empieza a convertirse en una realidad para el tejido social de Cartagena; y a usted señor Gobernador de Bolívar (Jorge Mendoza Diago).

Esta es una muy buena noticia para la Patria. Una Patria que viene haciendo un gran esfuerzo en conseguir confianza a través de la seguridad, de la promoción de la inversión y de la política social.

Esta obra se puede hacer porque hay este bellísimo recurso natural que le entregó el creador a Cartagena y a Colombia, porque hay confianza en Colombia, el espíritu empresarial dirigido por Lucio García.

Esta obra se puede hacer porque la Patria ha recuperado la seguridad bastante. No obstante el largo trecho que falta, en una Patria de 200 años de vida independiente con escasos 47 años de paz, en una Patria en la cual desde 1940 las generaciones vivas no hemos tenido un día completo de paz, la recuperación de la seguridad es un imperativo para todos estos desarrollos, para que este siglo sea un siglo del desquite, de prosperidad colectiva.

Confianza inversionista

Esta obra se puede hacer porque hoy hay confianza para invertir en Colombia.

Tengo que agradecerle al Congreso de la República, que nos ha aprobado nuestro esquema fiscal, financiero de construcción de confianza en Colombia.

Se ha discutido mucho, pero yo creo que esas decisiones empiezan a dar resultados.

Estos hoteles nuevos que se construyen, las inversiones para rejuvenecer viejos hoteles, tienen 30 años de exención de impuesto de renta en Colombia.

Este hotel tiene ese gran estímulo. Me preguntarán a mí ¿Para qué? Para hacer este desarrollo, para competir con el mundo.

Yo le decía ahora al saludar a los niños, a las señoras que trabajan en el hotel, de la comunidad de Barú, les decía: hay una muestrecita aquí, de lo que podemos hacer.

¿Para qué esas exenciones? Para que el mundo se vuelque sobre Colombia; para que deje ingresos en la Patria para poder crear empleos, afiliarlos a la seguridad social, darles régimen contributivo de salud, afiliación a las cajas de compensación, a Bienestar Familiar, al Sena; para que puedan construir reservas pensionales; para que tengan protección contra accidentes de trabajo, contra enfermedades profesionales, para eso, para eso esos incentivos.

Ahora le preguntaba al señor exministro, al doctor Jaime Alberto (Cabal, Presidente de Cotelco) cuántas habitaciones cree que se construyen en nuestro Gobierno en Colombia. Y me decía: 17 mil. Y hay muchas que no van a alcanzar a construirse pero que están en proceso. Un país que tenía menos de 80 mil habitaciones, yo creo que es un buen crecimiento.

Este año en medio de tantas dificultades de la economía, hemos tenido dificultades, muchas dificultades, esa caída de la producción de automotores, especialmente por lo que ha ocurrido en los mercados del vecindario, pero también un país que en el 2002 producía 60 mil vehículos y se subió a producir 240 mil.

Un país que producía 60 mil motos y se subió a medio millón.

Teníamos una caficultura muy envejecida, hemos estado en el proceso de renovarla; además, tres años de un invierno que la destruyó y se nos cae mucho este año, pero hay un buen futuro.

Yo diría que en medio de las dificultades de la economía hay cosas buenas. Yo todavía confío que con la recuperación del último trimestre y dada la caída de los tres primeros, el país puede pasar este año sin saldo negativo en el PIB, lo que sería un gran logro.

Segundo, la tasa de inversión. Si ustedes me preguntaran qué es lo que puede hacer la diferencia en la economía, yo les diría tres cosas: seguridad, lograr acceso a mercados y lograr una elevada tasa de inversión.

Esta Patria nuestra ha pasado de tasas de inversión del 12 – 14 (por ciento) en los últimos años hemos tenido tasas de inversión por encima del 24 (por ciento) el año antepasado el 28, el año pasado el 27 y medio. Este año la tasa de inversión va a ser superior al 25 por ciento.

Un país que tenía una inversión extranjera directa entre 400 y 2 mil millones de dólares, en los últimos años ha tenido 8.500, 6.500, 9.028, 10.574 (millones de dólares) y este año puede ser superior a 8.000 millones de dólares.

Acceso a mercados. Yo creo que estamos haciendo el tránsito de una economía de apertura unilateral a una economía de acceso a mercados, que es lo que nos tiene que ayudar con todo este conjunto de la seguridad, de la inversión, del acceso a mercados, a la prosperidad colectiva de la Patria.

En medio de una situación tan difícil de la economía, uno se pregunta cómo se han logrado en una semana estas dos magnificas inauguraciones en Cartagena.

Hace una semana la zona franca de producción de cemento de Argos y ahora este gran, este es el ancla, esta es la guía del desarrollo de Barú, este bellísimo hotel de Decameron.

Yo creo que hay pocos países del mundo que se dan el lujo, en medio de estas dificultades de la economía, de tener estos proyectos y de ver estos proyectos convertidos en realidad. Todo esto nos aumenta mucho la fe en Colombia.

Ajuste tributario para estimular la inversión

Lo que acaba de hacer el Congreso nos va a ayudar, porque se hizo un ajuste, no una reforma en lo fiscal, que ayuda a consolidar la política tributaria que hemos incorporado en medio de tanta controversia, para estimular la inversión.

¿Qué hizo el Congreso ahora? El Congreso ha prolongado en el tiempo el impuesto al patrimonio para la seguridad. Eso sí que le ayuda a la democracia, a la convivencia democrática, a la construcción de gobernabilidad; eso sí que le ayuda a la cohesión social de la Patria.

Miren apreciados compatriotas, nosotros habríamos podido dedicar estos años solamente a la seguridad, y de pronto la mayoría del país lo entendería, pero por la cohesión social hemos logrado, gracias al impuesto a la Seguridad Democrática que pagan los sectores más pudientes del país, avanzar en seguridad y también en política social.

Que en afiliación a la seguridad social, que Familias en Acción, que en Bienestar Familiar, que en el Sena, que en régimen subsidiado en salud, etcétera.

El impuesto a la Seguridad Democrática que se prolonga, le permitirá a Colombia seguir avanzando en seguridad, nunca a expensas de la política social, con un gran factor de legitimación para la seguridad y para la promoción de la inversión, que es la política social.

Y además hizo unos ajustes el Congreso. Por ejemplo, toda inversión que se hace hoy en Colombia tiene una deducción del 40 por ciento; ustedes invierten 100 pesos pueden deducir de su renta liquida gravable cuarenta; lo redujimos al 30 (por ciento), que le da menos controversia y en estos años probamos que el 30 es un gran incentivo para la inversión.

También se dispuso en la nueva legislación que los estímulos no puedan ser acumulables. Esto es, si hay una zona franca en Cartagena, de las muchas que hay en la ciudad, yo creo que es una de las ciudades que más se ha beneficiado con la nueva legislación de zonas francas, esa zona franca tiene sus propios beneficios y no puede acumular el beneficio por ejemplo de la deducción por inversiones, yo creo que evitar esa acumulación es introducirle una racionalidad a los estímulos que les da mucha solidez.

Tengo fe en eso, apreciados compatriotas.

Avances del sector hotelero

En estos días hemos recibido unos reportes.

Han preguntado ¿San Andrés? –y me lo confirmaban hoy el Presidente de Anato y el Presidente de Cotelco- con un elevadísimo nivel de utilización. Providencia, enormemente mejorado gracias a Decamerón.

Yo tengo gratitud particular con el doctor Luccio, porque en estos años de Gobierno hemos logrado unos grandes acuerdos con él. El primero fue con un bien mostrenco que tenía (la Dirección Nacional de) Estupefacientes en Leticia.

Teníamos el frente amazónico de las Farc apropiado de Leticia. Afortunadamente ya de allá hemos retirado esos bandidos, como habrá de retirarlos de todos los rincones de la Patria.

La comunidad nos estaba pidiendo respuestas, y rapidito hicimos un acuerdo con el doctor Luccio. Tiene hoy, en lo que era ese bien mostrenco, un bellísimo hotel.

Pero allá no están contentos, allá necesitan siquiera 300 habitaciones más como las que hizo en ese hotel, doctor Luccio.

Y usted, con una Patria llena de expectativas, el que es capaz como usted, la gente no le quiere tanto agradecer como sentir que está acreditado para pedirle más.

Entonces en medio de los compatriotas del Amazonas, ahí le va ese requerimiento.

Hicimos otro acuerdo bellísimo que opera muy bien: Providencia. Allá no han construido hotel ¿pero qué han hecho? Hicieron un acuerdo con todos los hoteles de Providencia y los están asesorando.

Esos hoteles han mejorado mucho la presentación, la limpieza, la atención, y tienen un sellito que se llama Decamerón.

Una de las bellezas de la naturaleza del mundo está en Boyacá: ese lago de Tota, en Aquitania (Boyacá), un lago a 3 mil 200, 3 mil 500 metros sobre el nivel del mar, un mar azul en un páramo, y tiene una playa blanca.

Pero esos bandidos de los grupos terroristas eran los turistas de allá, turistas de fusil. De allá también los tenemos retiraditos, y mientras esté este Gobierno allá no les dejamos asomar la cabeza.

Y entonces allá también está trabajando Decamerón. Tiene una asesoría sobre los hoteles de Tota, y ha mejorado muchísimo la calidad, la atención. Muchas gracias doctor Luccio.

Esos son aportes muy, muy importantes para Providencia, para Leticia, para Aquitania allá en la Laguna de Tota, en Boyacá.

Cuando llegamos hoy a Cartagena empezamos a hacer con el señor Gobernador, quien venía con nosotros, con Mateo Restrepo, que dirige la Política Anticíclica, como un inventario.

En medio de tantas dificultades ahí van marchando las cosas.

Infraestructura

Hemos hecho unos esfuerzos presupuestales muy grandes para poder tener las dos dobles calzadas de Cartagena a Barranquilla, por la orilla del mar y por La Cordialidad. Más avanzada la Cordialidad. La orilla del mar ha tenido muchas dificultades, primero por los permisos ambientales, los servicios públicos que coincidan con la franja, el alcantarillado grande de Cartagena, el emisario, entonces todo eso nos ha demorado, pero se ha hecho todo el esfuerzo presupuestal y ahí va tomando velocidad la obra.

Tengo mucha fe que después de adjudicar estas obras tan importantes de la doble calzada de Bogotá a Santa Marta, ahora adjudiquemos todo lo que falta de la Transversal de las Américas, que en el departamento de Bolívar tiene unos trayectos muy significativos como es ese trayecto del Puente de Barranca al sur de Bolívar, para llegar a Cantagallo-San Pablo-Simití (Bolívar), una región del departamento prácticamente incomunicada, donde apenas hemos hecho unos pocos kilómetros.

Estamos en la reparación de la vía de la Depresión Momposina, después de haber hecho el puente, y tenemos previsto en las nuevas licitaciones hacer toda la Depresión Momposina, por lo menos de la carretera que viene de Bogotá a Santa Marta, al Banco (Magdalena) a Tamalameque (Cesar) al puente Botón de Leyva, en Guamal (Magdalena) a Mompós (Bolívar) a Cicuco, a Bodegas y una salida de Talaigua (Bolívar) a Santana (Magdalena) y a La Gloria (Cesar).

En el tercer tramo de la vía de Bogotá a Santa Marta, para el departamento de Bolívar hay un tramo muy importante, que es el tramo de Bosconia (Cesar) a Plato (Magdalena) y al Carmen de Bolívar, en doble calzada, que es la carretera natural para venir del interior del país a Cartagena.

Todo eso está en marcha, yo creo, tengo mucha fe que el país vaya viendo esos avances.

Se que uno de los problemas más graves es el Canal del Dique. La licitación está próxima a ser adjudicada y tenemos todo el compromiso para que esa sea una obra que le ponga freno a la sedimentación de la bahía, que afecta la parte más cerca del continente de la Isla de Barú.

Y llegamos hoy a Cartagena, la ciudad ha sido bella toda la vida, nació bella, la ciudad es como la reina de Colombia, no ha necesitado maquillaje. Cartagena y la reina nacieron lindas, pero así como a la reina le luce ese sombrero, todo lo que se está haciendo en Cartagena le luce.

Y ver uno ese dinamismo hoy en plena crisis del mundo, yo estoy sorprendido.

Con mucha frecuencia vengo a la carrerita, que a una reunión con la alcaldesa, una reunión, la otra. Yo nunca había visto en estos años de Gobierno tantos, tantos, tantos veleros estacionados en la bahía y en las profundidades de la bahía.

Y da mucho gusto saber del desarrollo de la ciudad por todas partes, Hace pocos días acompañamos a don Alberto Araújo en el inicio de obra de esa gran ampliación del Hotel Las Américas.

Y da mucho gusto ver que generalmente el país tiene unas ideas sobre aspectos de pleitos, dificultades de Tierrabomba y Barú, pero el país se tiene que llevar otra idea.

Entonces voy a decir algo que de pronto puede parecer controversial: en términos generales las dos islas están bien protegidas. Creo que hay que hacer unos esfuerzos de control de erosión. Aquí nos ha dado el doctor Luccio un ejemplo, con un terraplen, integrado en las habitaciones e integrado también a bancos de arena: protección y turismo al mismo tiempo.

Entonces uno ve las dos islas en términos generales muy bien protegidas. Yo creo que lo que tiene de riesgos de erosión, está a tiempo de controlarse. Y especialmente tienen algo muy bello, además del mar: es la protección forestal. Están muy bien protegidas en materia forestal ambas islas.

La verdad es que los colombianos tenemos que estar más optimistas sobre estas posibilidades.

Y cuánto me alegra, para la comunidad que vive aquí, en las pequeñas poblaciones de Barú, esta obra.

Ya el doctor Luccio nos dijo: dos mil personas trabajando en el proceso de construcción. Dijo que él va a tener permanentemente más de 400 personas con empleo digno, con salario digno, con afiliación a la seguridad social. Qué bueno

Yo saludaba ahora con un gran optimismo, nacido de la esperanza, a los niñitos hijos de los compatriotas que viven aquí, porque es que todo les abre un gran futuro.

Doctor Luccio, usted va a tener aquí 350 habitaciones. Yo aquí veo muchos colombianos importantes, que entre todos ellos rapidamente pueden sumarle a esto otras 1.700 (habitaciones) para que sean más de 2 mil (habitaciones.

Esta Patria nuestra tiene que ser un país prospero, con equidad social, desarrollar todas estas riquezas que nos dio la naturaleza, darle oportunidad a las nuevas generaciones.

Doctor Luccio, usted quiere mucho Colombia, Oscar (Rueda García, Viceministro de Turismo) me ha dicho que usted quiere la ciudadanía colombiana. Hay una ley que faculta al Presidente de la República a eximir de requisitos a aquellos ciudadanos extranjeros que quieran la ciudadanía colombiana y que le hayan servido a Colombia.

Será un gran honor para nosotros entregarle a usted la carta de ciudadanía de Colombia sin requisitos, porque usted los ha cumplido con creces, usted le ha servido mucho a Colombia.

A todos muchas gracias, y que no sea muy tarde cuando podamos ver las replicas de lo que hoy se inaugura aquí, podamos ver 2 mil habitaciones de esta calidad, generando empleo para bien de los colombianos.

Muchas gracias a todos”.  

Deja una respuesta