Palabras del Presidente Álvaro Uribe durante la
entrega de incentivos a bachilleres de Bucaramanga


Noviembre 18 de 2009 (Bucaramanga)
 

“Quiero saludarlos muy afectuosamente. Por fortuna tiene Colombia programas como éste, sobre todo en un momento de tantas dificultades de la economía mundial. Agradezco al equipo de Acción Social, encabezado por Diego Molano, por la doctora Rita Combariza, por la doctora Magdalena, por este esfuerzo tan grande.

Agradezco al Alcalde de Bucaramanga por la manera como se ha integrado a estos programas y por su muy buena iniciativa, la ‘Universidad del Pueblo’, que es admirable.

Por eso da mucho gusto que un proyecto educativo como ese, se pueda apoyar en el Sena, que ha hecho una gran revolución en este Gobierno. Y me decía el señor Alcalde que ha aplicado muy bien nuestra reforma tributaria de 2002, que les dice a las cooperativas que en lugar de pagar impuestos dediquen un 20 por ciento de sus excedentes a educación.

En el caso de Bucaramanga, el señor Alcalde, para financiar la Universidad del Pueblo, ha obtenido que las cooperativas dediquen el 20 por ciento de sus excedentes a la Universidad del Pueblo.

Quiero destacar lo siguiente: Familias en Acción no es un regalo. Familias en Acción en un apoyo para estudiar. ¿Por qué? porque en la medida en que las nuevas generaciones estudien, ellos van a salir adelante. Van a sacar adelante sus familias y van a sacar adelante al país.

Hemos procurado llegarles a las familias más pobres de Colombia con Familias en Acción, para que sus hijitos, al estudiar, puedan sacar adelante sus familias, reivindicarlas; para que los hijos de los pobres no tengan que ser pobres porque sus padres fueron pobres; para que tengan esa gran posibilidad de la democracia, que es la movilidad social.

Y celebro los pasos que ha dado Familias en Acción. Esto de hoy es muy interesante. Qué bueno que el país lo capte en su exacta dimensión. En siete ciudades colombianas, para lograr el propósito de que los niños de Familias en Acción completen todo el ciclo escolar, se ha introducido el ensayo de darles un apoyo adicional a los jóvenes de décimo y a los jóvenes que se gradúan en once.

Además del apoyo que reciben sus familias cada dos meses, hay un apoyo especial en estas siete ciudades colombianas para aquellos jóvenes que terminan décimo, con la condición de que hagan once, se les da un apoyo adicional de 130 mil pesos. Y para aquellos jóvenes que terminan once, que se gradúan como bachilleres, un apoyo adicional de 300 mil pesos.

Todo esto ha ayudado. Esto se suma a esfuerzos grandes. En este Gobierno aumentamos las transferencias a los departamentos y a los municipios para educación. Además este año estamos girando 30 mil pesos para gratuidad educativa en cada ciudad y en cada municipio de Colombia, lo que garantiza la gratuidad para cinco millones y medio de niños. Además hay esfuerzos de los alcaldes. Pongo como ejemplo al alcalde de Bucaramanga. Y además está Familias en Acción.

Ustedes saben que la gracia no es entrar al colegio sino permanecer en el colegio. Y que la gracia mayor es graduarse. Nada ganamos con que un niño entre al colegio y a los pocos años abandone el colegio. Nuestro esfuerzo tiene que ser completo: que ese niño entre al colegio, que termine la básica, que se gradúe en el bachillerato; que entre a una técnica, a una tecnología, que se gradúe; que ingrese a la universidad, que se gradúe. El ciclo educativo completo. Ese tiene que ser nuestro objetivo, y eso es lo que va transformar a Colombia.

Destaco desde Bucaramanga, ante todos nuestros compatriotas, lo siguiente: nosotros este año empezamos con pesimismo. Creímos que la crisis de la economía iba a aumentar la cantidad de niños que abandonan los colegios. Pero todos estos programas han logrado evitar el agravamiento de ese problema, que se llama la deserción.

Hace un año el 6 por ciento de los estudiantes de básica y de bachillerato abandonaban antes de graduarse. Hoy el 5 por ciento. O sea que hemos venido combatiendo exitosamente la deserción.

Y este estímulo ayuda. Porque cuando un muchacho termina décimo y sabe que tiene este estímulo, y que además su familia va aseguir recibiendo el apoyo de Familias en Acción, ese muchacho piensa en hacer once.

Y cuando termina once y sabe que está la Universidad del Pueblo, que está el Sena, que están las otras universidades, que además va a tener un estímulo de 300 mil pesos, que puede contar con unos créditos de largo plazo y de baja tasa de interés del Icetex, que crece la universidad pública, ese muchacho se esfuerza. No queda conforme con graduarse en once sino que toma la decisión de ir al Sena, de estudiar una técnica, una tecnología, de ingresar a una universidad y de graduarse.

Esto tiene una razón de ser: nosotros logramos una sociedad sin pobreza a partir de una sociedad educada. Nosotros logramos una sociedad equitativa si empezamos con la primera escala de la equidad. La primera escala de la equidad consiste en dar oportunidades de buena educación para todos. Nosotros logramos un país con prosperidad colectiva si hacemos esta Revolución Educativa.

Celebro, pues, que en Santander tengamos más de cien mil Familias en Acción y en Bucaramanga 19 mil. Y celebro que ya tengamos seis mil familias en la Red Juntos en Bucaramanga.

Son familias que además de recibir el beneficio de Familias en Acción, se les debe garantizar que los hijos reciban el apoyo de los restaurantes escolares de Bienestar Familiar, que los hijos puedan ingresar al Sena, que participen en Banca de Oportunidades, que tengan régimen subsidiado de salud, que puedan acceder a subsidios de vivienda, que ingresen los hijos a la Universidad del Pueblo.

¿Qué es Juntos? Juntos es un programa mediante el cual todas las herramientas sociales, las que venían y las que hemos agregado, recaen en unas familias para que esas familias puedan superar completamente la pobreza.

He pensado, apreciados compatriotas de Bucaramanga, que Colombia necesita seguridad, necesita inversión y necesita esta política social.

Miren la relación: en un país con terrorismo, con narcotráfico, con secuestros, con masacres, no hay inversión. Y si no hay inversión, el Estado no puede obtener los recursos para pagar Familias en Acción. Si no hay inversión, a la Alcaldía no le llegan los recursos de sus tributos para pagar la Universidad del Pueblo. Si no hay inversión, no tenemos con qué pagar al Sena, no tenemos con qué pagar a Bienestar Familiar.

Quiero en esta tarde de noviembre, inolvidable, de Bucaramanga, con el ensayo de este gran programa de promoción a los estudiantes de décimo y de undécimo en Familias en Acción, invitarlos a ustedes a una reflexión: el país necesita seguridad, promoción de la inversión y política social. Van de la mano. Son inseparables.

Hoy cuando llegaba al aeropuerto de Palonegro, me contaba el Viceministro de Educación, Gabriel Burgos, la atrocidad de aquella batalla. Una batalla de quince días a machete. Es una de las guerras civiles, de las tantas violencias que ha tenido Colombia.

En dos siglos nuestra Patria no ha tenido sino 47 años de paz. Justamente por no haber tenido paz, por no haber tenido seguridad, por haber dedicado tanta energía a la violencia, el país se atrasó mucho en prosperidad.

Si me permitieran una reflexión para este siglo XXI, que ya esta próxima a concluir la primera década, este siglo tiene que ser el desquite, el siglo de la prosperidad, del avance y de la prosperidad social de Colombia. Para lograrlo tiene que ser un siglo con seguridad, tiene que ser un siglo con paz, un siglo con prosperidad.

Qué buena esta reunión, en lugar de que los jóvenes estén por ahí atraídos por el narcotráfico, por los ‘jíbaros’, por aquellos que los incitan al consumo y a la distribución de droga. Con todos los padres de familia, con las mamás de Colombia, tenemos que ganar esa batalla contra las drogas ilícitas.

Confío que el Congreso de la República apruebe en los próximos días, de manera definitiva, el acto legislativo, la reforma constitucional que nos permitirá ilegalizar el consumo de drogas.

Hoy es muy dañino lo que ocurre: se sitúan unos distribuidores de droga alrededor de un colegio, y van distribuyendo dosis mínima tras dosis mínima, y como la dosis mínima no es penalizable, entonces nada les pasa. La Policía los captura y los tiene que poner en libertad, porque les encuentran una dosis mínima, una dosis personal.

En adelante, si aprobamos ese acto legislativo, reformamos las leyes, proceso en el cual estamos, si hay una persona enferma, adicta, la tratamos. Pero si hay un ‘jíbaro’ que está seduciendo a los jóvenes, involucrándolos en la distribución de droga, está enganchando a los jóvenes en el delito, ese ‘jíbaro’, así solamente se le sorprenda con una dosis personal, deberá ser llevado a la cárcel.

Familias en Acción de Bucaramanga, muchas felicitaciones. Con la ayuda de Dios, Colombia sigue con el programa Familias en Acción. Y todos los días lo debemos mejorar y ampliar, para que los jóvenes de Colombia, de los sectores más pobres, puedan garantizar la prosperidad de sus personas, de sus familias y del país entero.

Muchas felicitaciones a los niños de décimo y a quienes se han graduado en undécimo, y gracias a Familias en Acción”.  

Deja una respuesta