Palabras del Presidente Álvaro Uribe Vélez en la
ceremonia de entrega de los premios Famiempresario del año 2009


Noviembre 17 de 2009 (Medellín)
 

“Quiero felicitarlos de todo corazón.

Este acto de interactuar es un acto público del alma; es el estímulo a esos esfuerzos que hace la pequeña empresa de esta tierra, año tras año, y que se constituye en un gran ejemplo para los colombianos.

Evoco hoy la memoria de todos los que contribuyeron a Interactuar. Evoco hoy la memoria de los doctores Juan Guillermo Restrepo Jaramillo, Julio Ernesto Urrea y Joaquín Urrea. Don Joaquín, fallecido recientemente.

A ellos y a todos los que han contribuido con Interactuar, nuestra gratitud. A todos sus directivos; a su anterior Presidente, la doctora Amalia Arango; a su actual Presidente, el doctor Rafael Arango Fonnegra; a su Junta Directiva; a su Presidente, el doctor Juan Guillermo González; a todos sus integrantes.

Una tarea bellísima. Basta decir que la tarea de Interactuar en materia de crédito lleva hoy a que su cartera en créditos entregados a los microempresarios sea de 79 mil millones de pesos. Eso no parece la cartera de una fundación de microcrédito, sino la cartera de un banco. ¡Admirable, ejemplar, digno del mayor aplauso! ¡Qué gran esfuerzo!

Este año no ha sido un año fácil de la economía. Muy difícil. Por eso me decían los directivos de Interactuar que han dedicado sus esfuerzos no tanto a crecer como a mejorar el acompañamiento a los microempresarios. Entre los años 2002 y 2008 crecimos mucho. Si la memoria no me falla, entre esos años la cartera Interactuar dio un gran salto de 14 mil a 78 mil millones.

Permítanme hacer la mención de 7 puntos fundamentales para el éxito de la microempresa en Colombia:

Capacitación

Primero la capacitación. No hablo de la vocación, porque los compatriotas tienen mayor vocación al emprendimiento que a la subalternidad laboral. Cuando hablo con mis compatriotas encuentro que en cada uno hay una semilla de gran empresario, independientemente de su nivel económico. Aquí la vocación está dada.

Tenemos que avanzar mucho en capacitación. Hay algunas cosas buenas y otras faltantes. El país en estos años ha dado un gran salto educativo, pero reconocemos lo que falta.

Teníamos un 78 por ciento de cobertura en educación básica; estamos llegando al ciento por ciento. En media, Colombia tenía una cobertura del 57 por ciento, hoy es superior al 80 (por ciento). El país, en 2002 graduó 414 mil bachilleres; este año tiene 737 mil bachilleres. Un gran salto.

Teníamos menos de un millón de estudiantes universitarios y nos estamos aproximando a millón 700 mil.

Nosotros apoyábamos 60 mil estudiantes con crédito educativo; estamos pasando de 250 mil y vamos hacia 300 mil.

El país ha avanzado mucho en nutrición infantil, en formación técnica, en calidad de la educación.

Colombia es el país más exigente hoy en materia de exposición de sus estudiantes a las pruebas internacionales de educación y a las pruebas domésticas. En el mundo latinoamericano es el más exigente. Es el país que pone a sus estudiantes a competir en las pruebas internacionales con los estudiantes de los países industrializados.

Vamos a trabajar por algunas cosas que nos faltan.

Por ejemplo, nos hemos propuesto que cada bachiller colombiano, al graduarse como bachiller, tenga la posibilidad de ingresar a la universidad o de ingresar al emprendimiento. Para eso nos hemos propuesto articular la formación técnica con el bachillerato: que cada muchacho, al graduarse de bachiller, haya podido tener una gran orientación, una gran promoción de sus vocaciones técnicas.

Ya tenemos 500 mil jóvenes de los diferentes grados del bachillerato integrados con el Sena. Esta institución ha avanzada mucho. Le daba capacitación a millón 100 mil colombianos, este año le da capacitación a 6 millones y medio de colombianos.

El Sena tenía 41 mil colombianos matriculados en técnicas y tecnologías. Hoy tiene 295 mil y está vinculando otros 250 mil.

Se ha convertido en la institución de enseñanza masiva de inglés. Tiene un millón de estudiantes aprendiendo inglés por Internet, la mayoría de los profesores de San Andrés. La transmisión de Internet hoy desde el archipiélago se hace satelital. Ya hemos contratado un cable submarino para hacer de San Andrés un gran centro de informática.

Por supuesto, tenemos dificultades. Ahora le pregunté yo al doctor Arango Fonnegra cómo van con el centro de capacitación en Bello. Muy amablemente Interactuar cuando lo inauguró nos invitó y allá estuve con algunos de mis compañeros de Gobierno. Pues bien, se me ha quejado el doctor Arango Fonnegra que ha habido dificultades en la integración Interactuar-el Sena, vamos a revisar ese punto porque nos parece bien importante esta tarea de ustedes con el Sena.

Crédito

El segundo tema es el crédito. Yo diría que hemos avanzado. Nosotros nos propusimos en este Gobierno que en la consolidación de todas las entidades de microcrédito que participan de ese gran sistema que se llama Banca de las Oportunidades, en el cual Interactuar está en la vanguardia, pudiéramos llegar a cinco millones de créditos. Vamos a llegar.

Cuando empezó nuestro Gobierno toda la cartera en favor de los microempresarios colombianos era de 734 mil millones. Hoy está en 7 billones 800 mil. Yo diría que es un salto bien importante. Hemos crecido en número de microempresarios, en asignación de créditos, en garantías.

De esos 4 millones y medio que ya han recibido crédito, hay más de millón y medio que lo han recibido por primera vez. Esto es, antes de recibir este crédito solamente tenían acceso al mercado negro de la usura, al ‘gota a gota’, al ‘paga diario’.

Pero tenemos dificultades. Una de las dificultades es la falta de capital de riesgo. Otra de las dificultades es la falta de crédito a quienes apenas están naciendo. Allí hay dos grandes retos.

Yo creo que el Gobierno va a tener que buscar cómo se vincula a mayores esfuerzos de capital de riesgo para que todo no sea crédito y cómo logramos correr mayores riesgos en favor de aquellas empresas que están naciendo.

Y a pesar de que uno ve las cifras buenas, de todas maneras la gran queja de los microempresarios sigue siendo su dependencia del mercado negro de la usura, del ‘gota a gota’, del ‘paga diario’.

Ahora, eso se nota hoy más por lo siguiente: porque como hay más empresarios que están accediendo a la banca formal, entonces aquellos que no han accedido a la banca formal o a instituciones como Interactuar se quejan, y con razón dicen: bueno, pero ya este salió y por qué yo no he salido.

En un país que en los últimos años ha hecho un gran esfuerzo de bancarización. Antes solamente de cada cien colombianos, 37 tenían acceso a un servicio financiero. Hoy, de cada cien, 58 tiene acceso a un servicio financiero.

Uno diría es un gran salto del 37 (por ciento) al 58 (por ciento). Pero todavía el 58 (por ciento) es muy poco.

Nosotros confiamos que los pasos que se vienen preparando, que vamos a dar en los próximos meses, van a constituirse en una gran revolución.

Confiamos, por ejemplo, en que todas la cuentas de dos millones 800 familias pobres, que están en Familias en Acción, estén en el sistema formal de crédito. Que todas reciban los pagos de subsidio allí. Que todas puedan dedicar una parte de ahorro para el siguiente paso después de la educación, que es el emprendimiento.

Y que todas las cuentas de las microempresas colombianas se puedan manejar electrónicamente y las puedan manejar desde un celular.

Estamos en el camino de que salga esa reglamentación. Aquí me acompaña el doctor Carlos Moya, el Presidente Banca de Oportunidades, y el doctor Pedro Luis Villabón, el Director de Banca de Microempresas de Bancóldex, que viene en representación del doctor Gustavo Ardila. Están trabajando con la Superintendencia Financiera y confiamos que en días salga esa reglamentación.

Va a ser muy importante, porque una cuenta electrónica es una cuenta que tiene menos cantidad de trámites y además es una cuenta cuyos movimientos cuestan mucho menos.

Nosotros tenemos afán de que salga esa reglamentación y que el país empiece a ver a sus microempresarios manejando desde su celular sus cuentas, con menos riesgos y con menores costosos.

Yo pienso que eso va ser un gran alivio, de ahí que le tenemos que asignar toda la importancia.

Acompañamiento

La tercera necesidad del microcrédito es el acompañamiento. Yo les he preguntado a los expertos en microfinanzas: ¿ustedes qué prefieren: una garantía formal, una aval o un buen acompañamiento?

Y me dicen: la mejor garantía es un buen acompañamiento.

Cuando un microempresario llega a una institución financiera, así no lleve fiador y dice: ‘No, es que a mí me preparó Interactuar, a mí me acompaña Interactuar. Mientras yo deba voy a tener la compañía de Interactuar’. Eso le da mucha confianza a la institución.

Yo diría que este acceso al crédito microempresarial, fundamentalmente necesita acompañamiento.

Investigación

Se necesita mucha investigación. Es el cuarto punto. El país está haciendo un gran esfuerzo en investigación de vanguardia a través de Colciencias y en investigación tecnológica, con el liderazgo del Sena.

Nosotros empezamos con un presupuesto de Colciencias de 80 mil millones y este año se aproxima a los 400 mil millones. Y, además, grandes estímulos para la investigación en todos los niveles.

Quiero anotar algo y los felicito. En el curso de estos años, entre mis compañeros de Gobierno y yo hemos tenido el privilegio de asistir a este gran acto público de la microempresa, año tras año hemos visto agregación de valor.

Yo le decía allí en la mesa al señor Gobernador (Luis Alfredo Ramos), al doctor Arango Fonnegra y al doctor González Restrepo, que en estos finalistas hay unas empresas muy sofisticadas, de gran agregación de valor, promisorias. Lo celebramos.

Y eso surge de un gran proceso investigativo. La creatividad y la investigación van de la mano, se alimentan mutuamente. Ustedes tienen gran creatividad y con un país que fomente la investigación, esa creatividad es mucho más productiva.

Facilitación

Necesitamos como quinto punto la facilitación a través de normas jurídicas. Nosotros hemos venido trabajando año a año las reformas que el país requiere para ir avanzando en los escalafones de competitividad.

El Foro Económico Mundial ha reconocido que Colombia ha avanzado cinco puntos en competitividad. Y recientemente, otro escalafón de competitividad, que lo registra el Doing Business del Banco Mundial, le ha reconocido a Colombia ser país que está en la delantera del tema durante los últimos tres años.

Hemos pasado del puesto 80 al puesto 37. Y estamos hoy por encima de México, por encima de Brasil, por encima de Chile. Somos el primer país latinoamericano.

Ya empezamos las reformas para que el año entrante, aspiramos, Colombia se pueda ganar nuevamente esta mención del Banco Mundial.

En materia de normatividad, quiero desatacar algunos temas:

Es bien importante que las normas faciliten la creación de empresas. En estas reformas que hemos venido adelantando en el concurso Doing Business del Banco Mundial, Colombia ha podido pasar de una demora de 16 días para crear una pequeña empresa, hoy se pueden agotar los trámites formales en un día.

Queremos que eso que ya se da en algunas colombinas se pueda dar en todas las ciudades colombianas.

También se ha dado una gran simplificación en las reglas contables: reducción de cuatro a tres libros que debe inscribir el microempresario en el registro mercantil, pasando también de cinco estados financieros a dos.

El Decreto 525 de este año, ese Decreto reglamentó la Ley 590 de 2000. Dice lo siguiente: cuando se cree una microempresa, el primer año no paga sino el 25 por ciento de los parafiscales. El segundo año paga el 50 por ciento. El tercer año paga el 75 por ciento y solamente en el cuarto año paga el ciento por ciento.

Hemos creado la figura de las sociedades por acciones simplificadas. Ya está el decreto reglamentario y ya hay un material difundiendo esta figura que puede ayudar muchísimo.

Estamos empeñados en hacer ese tránsito de la informalidad a la formalidad.

La página de Internet del Ministerio de Comercio y Bancóldex refieren ampliamente a todos estos temas.

La microempresa prospera en un país que tenga prosperidad económica. Uno no puede pretender aislar la microempresa de la gran empresa, de la mediana empresa. Yo diría que todas se retroalimentan. Si hay prosperidad en la gran empresa eso jalona mucho a la microempresa, a la media empresa, porque tienen una relación en la cual las unas son proveedoras de las otras, las otras sin fabricantes de partes de las otras, las otras son distribuidoras, etcétera.

Confianza inversionista

Y todo eso se resume en una necesidad que tiene Colombia: confianza inversionista. Nuestro propósito es crear confianza de inversión en nuestro país.

Si ustedes me preguntaran cuáles son los dos objetivos básicos en el manejo económico del actual Gobierno, yo les diría ‘inversión y mercados’. Un país que tenga una alta y sostenida tasa de inversión y un acceso a muchísimos mercados.

Este año muy difícil en la economía, sin embargo vamos a tener una Inversión Extranjera Directa de alrededor de 8 mil, 8 mil 500 millones de dólares.

En el mundo, la Inversión Extranjera Directa este año ha caído en un 44 por ciento. En Colombia ha caído en un diez por ciento. Pero ha caído de un pico muy alto, porque el año pasado tuvimos el año récord, con 10 mil 574 millones de dólares de Inversión Extranjera Directa.

Antes al país llegaban en un año entre 400 y 2.000 millones de dólares. En los últimos años, en un año llegaron 8.500; en otros, 6.500; el año antepasado llegaron 9.028; el año pasado, 10.574, y confiamos que este año no estemos por debajo de 8.000 millones de dólares.

Pero hay otro tema allí bien importante: es sostener esto en el largo plazo. Nada ganamos que la inversión sea flor de un día. El ejemplo chino es elocuente:

Cuando empezó la apertura de China y Deng Xiao Ping dijo: ‘Mire, lo importante no es que el gato sea pardo o negro, sino que cace ratones’. Dijo: ‘Esto hay que abrirlo, porque nosotros no podemos tener una economía socialista empobreciendo la gente’. Y agregó que tenían que integrarla con la economía de mercado.

China empezó hace más de 20 años un proceso de mucha atracción de inversión. Durante todo ese tiempo, han llegado en promedio 60 mil millones de dólares al año a China. Sin embargo apenas ha revindicado de la pobreza a 400 millones de ciudadanos de una población de 1.200 millones.

Eso indica que la inversión tiene que ser sostenida con responsabilidad social. Y no solo externa sino doméstica. El Gobierno nuestro, con la tributación, con la seguridad, ha procurado crear un ambiente de inversión para que Colombia pueda salir adelante.

Los economistas suelen medir la inversión con esta cuenta: de todos los bienes, del valor de los bienes y servicios del país, cuánto se reinvierte.

En Colombia se reinvertían 12, 14 pesos por cada 100 de producción. En los últimos años la inversión ha estado más o menos entre 25 y 28 pesos por cada 100 de producción.

En el primer semestre de este año, en medio de las dificultades de la economía, el país invirtió 25,9 por cada 100 pesos producidos. Una alta tasa de inversión sostenida en el largo plazo es fundamental, con responsabilidad social.

Hace 15 días fue muy grato asistir en Medellín a los 55 años del Sindicato de la Compañía de Empaques, porque allí hemos visto una gran responsabilidad social de la compañía y una gran responsabilidad empresarial del sindicato. Y eso se necesita para que haya una prosperidad perdurable y que distribuya su bienestar hacía toda la ciudadanía.

Mercados

En mercados, que es el octavo punto. Nosotros teníamos un acuerdo con la Comunidad Andina y un acuerdo con México. Ahora tenemos un acuerdo con todos los países de Mercosur, con Chile; estamos profundizando el de México; con tres países centroamericanos. Confiamos que nos apoyen en Canadá en el Congreso el acuerdo ya suscrito con Canadá. Deploramos la demora en la aprobación del acuerdo con los Estados Unidos, en el Congreso norteamericano. Confío que en estas dos semanas podamos cerrar el acuerdo con la Unión Europea. Estamos en la fase final de negociaciones en Bogotá.

Y hemos firmado una serie de acuerdos de gran importancia para promoción de inversiones, para desmonte de la doble tributación. Los inversionistas dicen: bueno, si yo invierto en España y Colombia, por qué en Colombia me cobran impuestos por las inversiones en Colombia y por las que tengo en España, o al revés: en España me cobran por las inversiones en España y por las inversiones en Colombia. Que no me cobren sino por las que tengo en cada país. Hemos venido suscribiendo ese tipo de acuerdo.

Una Patria como la nuestra, con 46 millones de habitantes, no puede depender de unos pocos mercados. Tiene que abrirse a todo el mundo. Para nosotros es muy importante apertura de mercados, en la misma forma que es importante una alta tasa de inversión sostenida en el largo plazo.

Hace unos días tomamos la decisión de hacer un acuerdo con Corea. Me preguntan: ¿pero por qué, si nosotros no tenemos que venderle a Corea hoy? Pero ese acuerdo nos tiene que dar posibilidades de que lleguemos a venderle a Corea. Yo creo mucho en el dinamismo de nuestros ciudadanos.

Hace tres semanas en Brasil, en una reunión en la cual asistieron 300 empresarios colombianos, que hace unos años no querían ir a Brasil por temor, ya están yendo, de maletín en mano, y ya empiezan a vender y a integrarse con la economía brasilera.

Y así lo tendremos que hacer con las economías cercanas como Centroamérica, el Caribe, y con las lejanas como las asiáticas.

Esa es una decisión política de gran importancia. Los coreanos nos quieren. Los coreanos dicen: ‘Colombia fue el único país latinoamericano que nos apoyo en la guerra’. Los coreanos están dispuestos a abrirnos camino en el Asia y allá hay una comunidad numerosa, próspera, con gran capacidad adquisitiva. Allá tenemos que llegar.

Yo creo que a 46 millones de habitantes del dinamismo de los colombianos no les podemos sacrificar esa creatividad manteniéndolos reducidos a unos pocos mercados. Hay que abrirnos a todos los mercados.

Seguridad

Y finalmente, seguridad. Hemos avanzado, pero falta mucho. Sé del problema de las extorsiones en las comunas de Medellín. Con mi coronel Martínez (coronel Luis Eduardo Martínez Guzmán, Comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá) estamos trabajando a ver cómo podemos recuperarle plenamente la seguridad a la ciudad.

Yo le llevo un diario a la seguridad de la ciudad, y después de muchos días ayer fue el primer día de una serie larga en el cual volvió a disminuir el homicidio; ayer disminuyó en cuatro homicidios. Y esta tarde cuando llegué a la ciudad me dijo el coronel Martínez que llevábamos 36 horas sin un homicidio.

Esa maleza de la violencia es muy brava. Por eso hay que golpearla todos los días. Y si bien hay que hacer todos los esfuerzos sociales, los esfuerzos sociales sin autoridad son esfuerzos inocuos, son esfuerzos estériles, son esfuerzos que no producen resultados. Hay que hacer esfuerzos sociales y ejercer autoridad. Entre otras cosas porque -me decía el doctor Arango Fonnegra- es que esa inseguridad hace mucho daño y a los sectores más débiles.

¿Una inseguridad en las comunas a quién extorsiona? Al pequeño empresario. Una pequeña empresa de ustedes prosperando, hay una banda de extorsionistas, no se enfrenta esa banda de extorsionistas, ¿a quién le hace daño? A esa empresa.

La extorsión y esta delincuencia no permite que se fortalezca la tendencia de prosperidad.

Este país ahora, que estamos en las vísperas del Bicentenario, necesita unas reflexiones: una de ellas es por qué otros países progresaron mucho más que nosotros. Y nosotros con gran creatividad en nuestros ciudadanos, con buenos gobiernos, con buenas políticas públicas, con unos ciudadanos bien trabajadores.

Puede haber muchos factores. Yo atribuiría especial importancia a uno: la violencia.

En el siglo XIX solamente tuvimos siete años de paz y en el siglo 20, escasamente 40 años de paz. No hay derecho que en 200 años de vida independiente hayamos tenido apenas 47 años de relativa paz.

Desde los años 1940, Colombia ha tenido una violencia ininterrumpida. Por allá en 1902 terminó la última guerra civil declarada, que se llamó la Guerra de los Mil Días. En realidad fue de 1.128 días. Murieron 100 mil ciudadanos, en un país de menos de 4 millones de habitantes. Al año perdimos a Panamá.

Y el país estuvo en una relativa paz hasta los años 1940. Apareció la violencia partidista. Los mayores aquí recordamos el Frente Nacional que le puso fin. Y todavía no se habían apagado las cenizas, todavía quedaban llamas de esa violencia partidista y apareció la violencia de las guerrillas y crecieron las guerrillas y apareció en reacción la violencia paramilitar, y unos y otros se fusionaron con el narcotráfico, el narcoterrorismo. Y el sufrimiento de nuestra sociedad, lo que todavía no hemos podido superar.

Yo diría que una Colombia con esta creatividad, la creatividad de la cual hacen ustedes gala, la creatividad que ha premiado esta noche Interactuar, es una Colombia que tiene que hacer de esta centuria un siglo del desquite.

Que en esta prospere Colombia lo que no pudo prosperar en las dos anteriores centurias. Y para eso necesita quitar el obstáculo que nos impidió prosperidad: la violencia.

Qué bueno que pudiéramos garantizar un país tranquilo, un país plenamente seguro, para que florezca esa creatividad de la cual ustedes hacen gala.

Y yo diría que hay un elemento fundamental -para no incluir en la enumeración, para aplaudir en el corazón- que es el talento de ustedes y la generosidad y la entrega de entidades como Interactuar, sus fundadores, sus mentores, sus directivos.

Acudo con el mismo gusto de siempre, con mucha emoción, en un año de dificultades de la Patria, a expresarles a ustedes todas las felicitaciones y a Interactuar, toda, toda la gratitud.

Con este empeño de trabajo de ustedes no hay problemas de la economía que resistan. Ahí se irán venciendo todos para bien de las nuevas generaciones.

Muchas gracias”.  

Deja una respuesta