Sitio oficial
 

«El castigo que Glencore aceptó para la recompra de Reficar fue de US$246 millones»: Álvaro Uribe

Bogotá, 4 de mayo de 2016 (CD).
  • "El país necesitaba la Refinería para agregar valor al poco petróleo nacional, para procesar petróleo extranjero y agregar valor para el país, industrializando ese petróleo, y para aprovechar la situación geográfica de Cartagena".
  • "En Davos, le dije al Presidente de Glencore, usted cumple con esto o se tiene que ir del país, pero no solamente con su contrato de petróleo, sino con todos los contratos que tiene en Colombia".
  • "Fue agregación de obra lo que hizo el gobierno nuestro, lo veíamos imposible en el 2002, ya posible en los años 2008 y 2009 y termina nuestro gobierno con un costo aproximado a los 3 mil 900 millones de dólares".
  • "¿Si se estaba ante unos hechos tan graves, culpas graves, dolo, delitos, por qué no se activó a tiempo el tribunal y se le pidió medidas cautelares?".
  • "Por un lado se dice que la refinería que está prácticamente lista es una maravilla, no he escuchado un concepto distinto, y por otro lado la demanda acusa el constructor CB&I de ser un bandido. Entonces para mí es una contradicción, entonces el bandido hizo una refinería maravillosa. Yo creo que eso hay que aclararlo porque nos puede hacer daño en la demanda".
  • "Aquí nos han pedido esta noche que apoyemos la demanda, cuando yo la leo yo digo, hay que apoyarla, pero el Presidente de la República dijo en Santa Marta que no, volvió al cuento el pecado original, que esto venía mal por falta de planeación inicial ¿Entonces en que estamos doctor Echeverry? Nos tocará a nosotros seguir todos los días diciendo por qué el pecado original, que hoy le explicó el senador (Iván) Duque y me ha tocado aquí mucho repetirlo.
  • "Toda la demanda está diciendo que CB&I es corrupto, hay que buscar cuáles son, quiénes son los otros corruptos"

 

 

Texto de la intervención del expresidente y Senador, Álvaro Uribe Vélez, en el debate de control político de la Plenaria de Senado sobre Reficar.

 

“Voy a hacer unas referencias a estos puntos:

 

Porqué la Refinería; los nombramientos en el gobierno que presidí; cómo y porqué Glencore; adiciones durante esos dos gobiernos; el caso de Propilco; improvisaciones, falta de planeación, engaño de CB&I; el contrato de costos reembolsables; interventoría; tribunal de arbitramento; contradicciones; corrupción, además de CB&I; el contrato de estabilidad y la recompra de Ecopetrol.

 

¿Por qué hacer la Refinería?

 

Me propuse yo, responderle a todas las regiones colombianas con necesidades aplazadas; recuerdo que una de mis tristezas fue no haber podido hacer la central hidroeléctrica de Río Seco en el Pacífico, que usted pedía, pero ese Ministro de Minas a quien hoy han mencionado tanto, acordó con ustedes llevar la línea de interconexión al Pacífico caucano.

 

Me contaba, recordaba el senador Guillermo Santos hoy, cómo nos propusimos adelantar unas obras históricamente reclamadas y olvidadas en el Tolima, para agregarle al Túnel de la Línea, a las dobles calzadas, la carretera del sur, Ataco- Planadas, el distrito de riego del Triángulo del Tolima.

 

Hidrosogamoso en Santander; las dobles calzadas de Bogotá al Llano, a Boyacá, al Caribe, al Pacífico, con la solución de uno de los problemas más delicados que ha tenido la ingeniería colombiana, el pleito con Comsa, que hace parte de las más de 20 disputas legales con inversionistas que con ética, con ajuste a la moral y con participación de opinión pública resolvió, para bien de la Nación, el gobierno nuestro.

 

El país necesitaba la Refinería, por capacidad de refinación, por temas ambientales.

 

Quiero recordar algunos de los aquí presentes la gran discusión de la época por el alto contenido de azufre de nuestros combustibles, inclusive era necesario importar diésel con bajo contenido en azufre.

 

El país necesitaba la Refinería para el tema de materia primas industriales, algunos de mis antecesores en el uso de la palabra se refirió hoy, no solamente a los empleos creados en Cartagena durante la construcción, sino también a la perspectivas industriales en Mamonal, que ojalá renazcan, porque el sector de Acoplásticos le prometió a los gobiernos que presidí la instalación de 14 fábricas en Mamonal, fundamentales para el empleo de Cartagena, a consecuencia de la instalación de la Refinería.

 

El país necesitaba la Refinería para agregar valor al poco petróleo nacional, para procesar petróleo extranjero y agregar valor para el país, industrializando ese petróleo, y para aprovechar la situación geográfica de Cartagena.

 

Hoy se ha mencionado el Canal de Panamá en su expansión, simplemente para recordar el costo de esa  expansión y compararlo con  el costo de la Refinería, pero se ha omitido algo que yo quiero agregar, la Refinería de Cartagena con la ampliación del Canal de Panamá, cobra una importancia estratégica mundial.

 

Los nombramientos: hablaban los romanos de la Culpa in eligendo y laCulpa in Vigilando. Yo nombré a estos ministros y a estos funcionarios sin conocer su filiación política, por sus hojas de vida. Luis Ernesto Mejía Castro, que había sido viceministro, tenía una gran reputación, preparación, solvencia moral y ética; lo reemplacé con Hernán Martínez, que tenía el prestigio de haber conducido por mucho tiempo y de haberlo hecho bien a Carbocol.

 

Nombre al doctor Isaac Yanovich en Ecopetrol por su transparencia, gracias a él se pudo hacer lo que ningún gobierno había podido hacer en Ecopetrol, llevar las modificaciones de la convención colectiva al punto de que le permitieran la sostenibilidad del futuro a la empresa que estaba en entredicho.

 

Y nombramos al doctor Javier Gutiérrez que venía precedido de una gran gestión que el país aplaudía en ISA, y de esa junta directiva no voy a hablar sino de una sola persona reconocida por el país por su transparencia: Fabio Echeverry Correa.

 

¿Cómo y por qué Glencore?

 

Si ustedes me preguntaran, en consonancia con lo que usted acaba de decir ¿considera el gobierno que usted presidía que era bueno para el país hacer la Refinería y que habría sido útil que la hiciera solamente el Estado desde el punto de vista económico y social? Les diría, sí, no hay duda.

 

Pero ya lo dijo el senador Iván Duque, nuestra situación fiscal era dramática. Yo recuerdo que para sacar adelante la refinería teníamos una discusión permanente con la (Unión Sindical Obrera de la Industria del Petróleo) USO, con el Ministerio de Hacienda y con el Ministerio de Minas. El Ministerio de Hacienda decía, no puedo, porque si se van a dedicar las utilidades de Ecopetrol a financiar la refinería me aumentan el déficit fiscal; la situación fiscal no nos permitía que Ecopetrol sólo acometiera esa obra.

 

Yo creí que con lo dicho por el Senador Duque, no habría que repetir esta noche lo que llevó a la escogencia de Glencore. Tal vez no se ha dicho, el gobierno de Venezuela, del fallecido presidente (Hugo) Chávez nos propuso en esa época que se hiciera la sociedad con Pedevesa, yo discretamente le dije que no, lo que hicimos con Venezuela fue el gasoducto y el acuerdo de gas que Venezuela ha quedado mal.

 

Y entonces se abrió un proceso y hubo tres consultores que dijeron cuáles eran las empresas elegibles, esos tres consultores son: Sumatoria, Posse Herrera Ruiz y ABN Amro Bank;  son firmas reconocidas, honorables.  Y entonces ese proceso permitió hacer dos ruedas de negocios en Nueva York y Londres, visitar 38 compañías, 11 manifestaron interés, cuatro entraron al cuarto de datos, fueron declaradas elegibles con el concepto de estos tres consultores y participaron finalmente de los elegibles en la propuesta económica solamente dos, o sea que Glencore había sido declarado elegible y por eso pudo pasar de la primera etapa a la propuesta económica.

 

En la primera ronda ni Glencore ni Petrobras cumplieron con el mínimo y en la segunda Glencore ganó por 40 millones de dólares.

 

¿Entonces por qué después hubo la recompra a Glencore? Los ministros me expresan que Glencore está incumpliendo, estamos en plena crisis financiera internacional.

 

Yo recuerdo que en una vista de 12 horas a Davos, donde tuvimos alrededor de 20 reuniones con inversionistas, me cuide tener testigos y le pedí al canciller Jaime Bermúdez, al ministro Luis Guillermo Plata y a la señora secretaria de la Presidencia que estuvieran en esa reunión, y le dije al Presidente de Glencore: usted le cumple a Ecopetrol en los compromisos acordados o la indemniza debidamente. Le dije, yo soy un convencido de la necesidad del sector privado, pero lo hacemos con patriotismo, no por negociados y le agregué: usted cumple con esto o se tiene que ir del país, pero no solamente con su contrato de petróleo, sino con todos los contratos que tiene en Colombia. Vino, a los pocos días me informaron que había hecho un acuerdo con Ecopetrol que tenían para el final.

 

Les voy a decir cuánto fue el castigo a Glecore. Glencore pagó 656 millones de dólares, el capital de trabajo que le correspondía a su 51 por ciento era de 135 millones 150 mil dólares, pagó un total de 791 millones 550 mil dólares. Y Ecopetrol le compró a Glencore por 544 millones 967 mil dólares, el castigo de Glencore fue de 246 millones 583 mil dólares. Yo le hice la exigencia, pero no participé en la negociación que llevó a estas cifra, simplemente di fe de que lo había hecho el equipo de Ecopetrol y el equipo de ministros. 

 

Es bueno recordar esta cifra: el castigo que Glencore aceptó para la recompra por parte de Ecopetrol fue de 246 millones 583 mil dólares.

 

Adiciones durante nuestro gobierno.

 

Sí, nosotros adicionamos capacidad, conversión, nosotros no podíamos, no nos pareció bien trabajar con una conversión del 80, 84 por ciento, había que llegar mínimo al 90.  Agregamos también posibilidades de integración con propileno para las materias primas y posibilitar todo ese desarrollo industrial que se llama ‘cadena back’, en el downstream, que dicen los anglicistas, y también para integrar la refinería con la de Barranca.

 

Si ustedes me dicen ¿y por qué eso no hizo eso desde el principio? Yo asumo la responsabilidad política.

 

Nosotros empezamos el proyecto con enormes limitaciones y temores por la situación fiscal del país. Y a medida que fue llegando la inversión, se fue creando confianza, se le dio mejor futuro a Ecopetrol etcétera, se hicieron estas adiciones.

 

Yo diría que allí hay que entender que fue agregación de obra lo que hizo el gobierno nuestro, lo veíamos imposible en el 2002, ya posible en los años 2008 y 2009 y termina nuestro gobierno con un costo aproximado a los 3 mil 900 millones de dólares.

 

La planta de Propilco.

 

A mí particularmente no me gustan que le compren esas plantas al sector privado, yo creo que estas actividades necesitan dinero del sector privado, si se requiere que el sector privado haga aporte ¿para qué se le compra? 

 

La explicación que me dieron los compañeros de gobierno, esta noche al oír aquí a algunos distinguidos voceros de otros partidos, que piensan muy diferente a como yo pienso, pero coincido, mis compañeros de gobierno dijeron: ‘como se va a hacer esto de propileno, es necesario que esa ventaja la aproveche el mismo Ecopetrol teniendo a Propilco’.

 

Esa negociación tuvo banca de inversión, Ecopetrol exigió que tuviera mínimo un 11 por ciento de tasa de retorno y porque daba esa tasa de retorno la compraron.

 

Veo que, quisiera habérselo explicado muy respetuosamente a la senadora Daira Galvis, quien hoy objetó esa negociación, y yo creo que lo que dijeron unos distinguidos senadores, que piensan muy distinto a como yo pienso, y que se oponen a la venta de Propilco, que yo creo que en este momento no se debe vender, yo creo que le aclararía a la senadora Galvis porque el Gobierno tuvo razón en comprarla, no obstante, mi tendencia a decir: no le compren al sector privado, más bien que el sector privado invierta más.

 

El tema de las improvisaciones, de la falta de planeación.

 

Yo creo que esas adiciones que se hicieron en el gobierno nuestro no fueron improvisaciones, necesidades que inicialmente no se pudieron atender. Yo le rogaría entender eso al senador (José David) Name, que nos acompañó en todo el proceso, y que aquí fue el ponente del tema de la capitalización de Ecopetrol, que no lo vendimos. Una cosa es enajenar, entrar ese dinero al presupuesto y llevarlo al gasto público, otra cosa es capitalizarlo.

 

Y entonces viene un tema de falta de planeación, esa planeación se le entregó a CB&I y se la entregó Glencore, pero también contaba el senador (Iván) Duque hoy como Glencore adelantó una consultoría para asignarle a CB&I ese contrato.

 

He leído en las últimas horas el informe de Jacobs y dice lo siguiente: que a medida que se fue adelantado la planeación aparecían ampliaciones de cantidades de obra que se aprobaban, pero dice que la Reficar cometió el enorme error, porque el presupuesto estaba muy apretado, de autorizar esas mayores cantidades de obras pero mantener el presupuesto, esto es muy importante, en la suma inicialmente contratada. Y a Jacobs le parece eso malo, a mí me parece que trabajar con criterio de presupuesto apretado en el Estado es necesario, con el criterio de escasez de recursos; yo creo el Estado hay que manejarlo no solamente con transparencia sino con avaricia. Yo ahí discrepo de Jacobs, que en la administración del gobierno nuestro y en el gobierno actual hubiera mantenido apretado  el presupuesto inicial hasta donde pudo, a mí me parece bien.

 

Enseguida viene el tema de los costos reembolsables.

 

El senador Iván Duque contó hoy cómo eso no apareció tarde; inicialmente el contrato tenía una parte de costos reembolsable y otra parte de llave en mano.

 

Contralor (Edgardo Maya), muy respetuosamente, el país ha tenido contratos de costos responsables, reembolsables, los contratos por administración son muy similares a los costos reembolsables. El contratista administrador tiene que ir realizando una obra, el dueño de la obra va pagando a medida que el interventor da el visto bueno y cobra una prima, ahí hay unos costos que se reembolsan. Yo rogaría muy respetuosamente no entrar a descalificar ese contrato que porque no ha existido.

 

Pero es que además lo recomendaron Pathfinder, Nexidea, Linklaters, también serias, sumamente serias, pero hay esto que no se ha dicho hoy: recomendaron que eso le ahorraría a Ecopetrol 900 millones de dólares. Ustedes se imaginan si ante una recomendación de ahorro de 900 millones de dólares, hoy se dijera lo contrario, que el gobierno nuestro no aceptó el cambio.

 

¿Qué responderíamos si nos dicen ‘cómo así que ustedes  tenían la oportunidad de hacer un cambio de la modalidad contractual que les ahorraba 900 millones de dólares y no lo hicieron?

 

Ahora, hay un punto que lo vi en la demanda que también he procurado estudiarla. En la demanda de Ecopetrol a CB&I, que CB&I indujo también ese contrato. Si allí hay una participación de CB&I y es dolosa, eso es un delito. Estamos en presencia es de un delito para llevar a quien lo hubiera hecho a la cárcel. Pero para nuestro Gobierno lo determinante fueron esos tres consultores y el ahorro de 900 millones de dólares.

 

Y entonces dice la firma esta Jacobs, 'ese contrato necesitaba más controles'. Y entonces este punto nos lleva a preguntarnos por la interventoría. Cuando yo veo el contrato con Foster Wheeler, yo lo veo como una interventoría, tenía que ejercer los controles propios frente al constructor que era CB&I.

 

Entonces Jacobs dice que Foster Wheeler no pudo cumplir debidamente su tarea que porque Ecopetrol, Reficar, pusieron a los funcionarios de Foster Wheeler en una especie de sometimiento a los funcionarios de Ecopetrol y de Reficar. Tema importante de conocer, yo solamente conozco de eso, lo que he leído en Jacobs. Pero cualquiera hubiera sido la integración entre funcionarios de Foster Wheeler y funcionarios de Ecopetrol, tenían que cumplir con los contratos, una tarea de interventoría. Y creo que no fue tan mala porque gracias a eso -hoy lo confirmó aquí el Gobierno, sus voceros- desde el 2011 el Gobierno actual empezó a detectar dificultades ¿Y quién estaba haciendo ese control? Foster Wheeler. Y me pregunto, ¿por qué hasta ahora solamente el tribunal de arbitramento si desde 2011 empezaron a detectar esas dificultades? Y me pregunto por lo siguiente porque las dificultades que encontraron y que aparecen hoy resumidas en la demanda, son dificultades de extrema gravedad. Eso me llevó a revisar el viejo concepto del Código Civil, la división de las culpas.

 

El Código Civil dice que la culpa grave consiste en no manejar los negocios ajenos como al menos los manejan los negligentes.

 

Cuando yo leo la demanda y los hechos que invoca Ecopetrol, digo: Ecopetrol está acusando a CB&I de culpa grave que es dolo y por ende es delito. Entonces, si estamos ante una culpa grave, cuyos elementos se empezaron a identificar desde 2011 ¿por qué ahora el tribunal?

 

Ecopetrol había dicho que se dedicó a compilar las dificultades para preparar la demanda, y que no se atrevió en ese momento proponer el tribunal de arbitramento, no se atrevía a demandar en ese momento a CB&I, que porque CB&I abandonaría la obra. ¡Perdón! Estábamos ante delitos. ¿Por qué lo digo yo? Por mi lectura, que los invito a que la hagan a quienes no la han hecho, de la demanda ante el tribunal de arbitramento.

 

Y empecé a investigar si las normas arbitrales en alguna parte dicen que había que suspender la obra mientras operaba el tribunal de arbitramento; no lo dicen en ninguna parte, ni las normas arbitrales del derecho interno colombiano ni las que rigen la Cámara de Comercio Internacional basada en Nueva York, porque la demanda de este tribunal es ante Colombia y ante la Cámara Internacional de Comercio.

 

Pero lo que sí dice el estatuto de la Cámara Internacional de Comercio en el artículo 28 es que el tribunal puede tomar medidas cautelares.

 

Entonces yo me pregunto: ¿si se estaba ante unos hechos tan graves, culpas graves, dolo, delitos, por qué no se activó a tiempo el tribunal y se le pidió medidas cautelares?

 

Que no podían porque entonces CB&I suspendería el proyecto. Que exploraron la posibilidad de tener otro contratista, como Vector que nos dijo que costaba más.

 

Y entonces yo pregunto: ¿qué alternativa pudo existir, la que no existía a principios de los años 2000? Yo creo que a principios de los años 2000 Ecopetrol no tenía manera técnica, de conocimientos, para adelantar una obra de esta envergadura; pero ya cuando aparecen estos problemas con CB&I, yo creo que si CB&I hubiera abandonado el proyecto, no solamente Ecopetrol le habría pedido perseguir con toda la determinación para cobrarle lo que le tenía que cobrar, además penalmente a sus funcionarios, sino que Ecopetrol habría podido reemplazarla, lo que no se habría podido hacer en el año 2002, al menos un reemplazo transitorio.

 

Es que en esas fallas hay errores muy graves, errores de ingeniería, errores de compra, errores de engaños, que inducían a Reficar a tomar determinadas decisiones bajo un engaño, eso lo dice la demanda.

 

Y quiero hacer una referencia a lo laboral, muy respetuosamente con los dirigentes de la (Unión Sindical Obrera) USO. Algunos les tocó una tarea muy difícil, fue el presidente López Michelsen quien se atrevió a denunciar la convención de la USO y por una huelga tuvo que retroceder, volvieron a la vieja convención y salió el gerente de entonces de Ecopetrol, el doctor Villarreal. Con la dirección transparente y firme de Isaac Yanovich  pudimos llegar hasta la Corte Suprema y revisar la convención de Ecopetrol, que en el tema pensional y otros le devolvía sostenibilidad en el futuro a la empresa.

 

Y también recuerdo mucha oposición del sindicato a que se desmembrara la Refinería de Cartagena y a que esa Refinería de Cartagena fuera mixta.

 

Creo que en el tema laboral hay que dividirlo en tres aspectos: el aspecto de productividad; el aspecto de huelga; y lo que pudo ser el impacto de vías de hecho.

 

Jacobs dice que la productividad era muy baja, que la productividad de los trabajadores colombianos muy baja ¡Yo la excuso! Hoy hay que trabajar con lo que se está llamando la triple cuenta, que las empresas tiene que contabilizar sus utilidades, su contribución al medio ambiente y que no haya externalidades negativas, como podría ser el tema ambiental que denunciaron esta noche, pero yo creo que aquí había una externalidad positiva, la externalidades de la preparación de los trabajadores.

 

Si la baja productividad durante la ejecución de la obra se compensa por la experiencia que adquirieron los trabajadores colombianos en la construcción de esa obra, el país compensó.

 

La huelga: es un derecho, me preocupa el costo que se hubiera podido derivar de vías de hecho, que se ha especulado mucho de vandalismo, con cifras, yo no conozco ninguna cifra, simplemente las que leo y no me atrevo a mencionarlas, pero eso hay que estudiarlo.

 

Veo contradicciones. Por un lado se dice que la refinería que está prácticamente lista es una maravilla, no he escuchado un concepto distinto, y por otro lado la demanda acusa el constructor CB&I de ser un bandido. Entonces para mí es una contradicción, entonces el bandido hizo una refinería maravillosa. Yo creo que eso hay que aclararlo porque nos puede hacer daño en la demanda.

 

Que vale el dinero, sin embargo se le reclaman 2 mil millones de dólares. Ministro (Mauricio Cárdenas); doctor Juan Carlos) Echeverry, presidente de Ecopetrol, creo que esto que les voy a decir puede ayudar: el hecho de que la refinería hoy valiera lo que está cobrando CB&I no excluye a la empresa de sus abusos, de su culpa grave y de su dolo, la refinería habría tenido que costar mucho menos y sería igual de buena.

 

Yo creo que eso lo tiene que clarificar el país porque nos hace daño ante un tribunal internacional que por un lado se diga que es una refinería magnífica y por el otro lado se diga que la hizo un bandido.

 

Veo otra contradicción: aquí nos han pedido esta noche que apoyemos la demanda, cuando yo la leo yo digo, hay que apoyarla, pero el Presidente de la República dijo en Santa Marta que no, volvió al cuento el pecado original, que esto venía mal por falta de planeación inicial ¿Entonces en que estamos doctor Echeverry? Nos tocará a nosotros seguir todos los días diciendo por qué el pecado original, que hoy le explicó el senador (Iván) Duque y me ha tocado aquí mucho repetirlo.

Me preocupa el tema, señor Contralor y lo digo respetuosamente, que solamente puede haber en los días que vienen un avalúo de la Contraloría.

 

Respetuosamente sugeriría, como congresista, que la Contraloría vinculara un peritazgo externo y que mirara desde dos aproximaciones cuánto vale esa Refinería, desde la aproximación de pagar la obra ítem por ítem y desde la aproximación de redescontar flujos futuros.

 

Esta mañana decía yo: ¿hay que redescontarlos a cuántos años? y me decían: hasta 35 años, me decía un consultor internacional, por el mal precio del petróleo, sin embargo veo que ahora dijeron que esa Refinería se recuperaba en ocho años, entonces, no parecería que es tan mala

 

Pienso que acá hay una acusación de corrupción, que es a CB&I, pero yo creo que al país no le pueden quedar dudas sobre la corrupción. Si hay más personas involucradas en corrupción hay que llegar a dar.

 

Yo procuraba asumir la responsabilidad por lo que me tocó asumir, pero yo sí pido que no quede esto como un nubarrón ante la historia. Toda la demanda está diciendo que CB&I es corrupto, hay que buscar cuáles son, quiénes son los otros corruptos.

 

A mi buen amigo el senador Luis Fernando Duque le quiero hacer esta aclaración: el contrato de estabilidad no fue por el precio que usted dijo, fue por 5 billones 770 mil 904 millones. La tasa de cambio ese día estaba, óigase presidente, a mil 824 pesos, eso aseguraba la estabilidad tributaria para una inversión de 3 mil 163 millones de dólares. Yo estoy de acuerdo con esos contratos de estabilidad, sin ellos era muy difícil que se hicieran inversiones en Colombia, pero es que además aquí se lo dimos a una entidad que ya era ciento por ciento estatal, porque es en 2010, y ya había ocurrido la recompra de Ecopetrol a Glencore, entonces le estábamos dando simplemente esa garantía de estabilidad tributaria a una empresa del Estado, creo que es bueno, porque además le permitía acceder a los mercados financieros con más solvencia, con más posibilidades de éxito.

 

Finalmente esta cifra sobre planeación.

 

El director de Ecopetrol dijo hoy, el presidente de Ecopetrol, el exministro Echeverry, que inicialmente el ritmo de obra arrancó muy bien y que después él protestó porque observó una gran lentitud, un gran retraso frente al cronograma de obra.

 

En efecto, en 2010 el avance físico llevaba retraso frente a lo planeado, en 2011 ya se mostraba un atraso porque tenía, en lo que estaba previsto, un 53.7 de avance físico y ya el planeado era del 65, o sea, que ya se empezaba a notar un gran retraso.

 

¿Esto lo saco de dónde? del informe de gestión y sin embargo en ese año se le autorizaron 3 mil 500 millones de dólares de crédito.

 

Y los precios de Refinería y los Conpes.

 

Pregunten por las refinerías de Cartagena, de Venezuela, cuántos años tienen ¿Ustedes saben cuánto valía el Bolívar en esa época? Cómo era de barato una refinerías de esas en dólare, y además de muy poca complejidad. Esta Refinería es una Refinería de muy alta complejidad. Alguien dijo hoy aquí que el petróleo, el producto que salía de esa refinería es inoloro.

 

Los Conpes.

 

Son indicativos en la medida que al aplicarlos no se viole la ley.

 

Gracias señor presidente”.

 

(FIN)