EL PUEBLO ES EL GRAN COMBATIENTE DE LA DEMOCRACIA

Discurso del Presidente de la República al abrir la jornada electoral por el Referendo

EL PUEBLO ES EL GRAN COMBATIENTE DE LA DEMOCRACIA

Bogotá, 25 oct. (SNE).- Un nuevo llamado para que los colombianos acudan masivamente a las urnas a votar el Referendo contra la corrupción y la politiquería hizo hoy el presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez.

El Jefe de Estado reiteró que el pueblo es “el gran combatiente de la democracia” y que dos las decisiones que mueven al Gobierno Nacional son: frente al debate popular, el respeto por las ideas ajenas, solidaridad, apelación exclusiva a los argumentos. Y frente a los terroristas, la de derrotarlos a las buenas o a las malas.

“Democracia, más democracia. Autoridad, más autoridad. Orden, más orden. Para que haya más y más libertad y más y más justicia social. Son los valores que guían nuestra tarea”, dijo el Mandatario al abrir la jornada electoral por el Referendo en todo el país. Estas son sus palabras:

“Los saludo en el alborozo de la fiesta democrática.

Hace días una niña me preguntó: ‘Presidente, ¿usted por qué propuso el Referendo?’ y le dije: ‘Lo propuse cuando estaban muy bajas las encuestas a mi favor siendo candidato a la Presidencia, desvelado porque una serie de reformas elementales no había sido posible incorporarlas. Por ejemplo, no había sido posible que se definiera en la Constitución que los corruptos no puedan volver al Estado, ni por nombramiento, ni por elección, ni por contrato. Por ejemplo, no había sido posible obligar a los congresistas, a los diputados, a los concejales a votar públicamente para evitar que el voto secreto se siga utilizando de escondite en la corrupción, porque en la Constitución de 1991 hubo avances importantes, como la eliminación de los suplentes, pero la primera contrarreforma del Congreso fue redimirlos. Y se ha utilizado esa figura para defraudar al pueblo’.

Colombia tiene 600 mil ancianos pobres. Apenas vamos a poder atender ahora a 125 mil, y sin embargo, suplentes, por estar seis meses en el Congreso, han salido con pensiones de nueve a once millones.

El Referendo no es milagroso pero es un paso contra la corrupción, contra la politiquería. Es un paso para ayudarnos a fortalecer el orden público, para ayudarnos a que, en medio de estas enormes dificultades fiscales de la Nación, podamos mejorar la educación para los pobres, las inversiones que necesita nuestra Patria para construir una Nación más justa.

En la madrugada de hoy fueron asesinados cuatro policías en Jambaló, Cauca; un cabo del Ejército en Ibagué; otro policía en Silvia, Cauca; a esta hora, millones de colombianos quieren apoyar que el país siga en un proceso de recuperar el orden público. Pensemos en esos soldados, en esos policías que están exponiendo su vida para liberar a Colombia de la tragedia del terrorismo. Pensemos en quienes han sufrido los embates del terrorismo en Bogotá, en todas partes; en los esfuerzos que hay que hacer para que Colombia no siga con esa pesadilla. Pensemos en el millón y medio de niños colombianos que todavía no han tenido acceso a la educación. Invito a los padres de familia, a los estudiantes, a volcarse hacia las urnas, a participar activamente.

El pueblo es el gran combatiente de la democracia. El pueblo tiene que estar volcado hacia las urnas.

Esta campaña ha tenido cosas muy bellas. Primero, ha demostrado claramente que nuestro concepto de seguridad es democrático. Hace tres años, se presentaron 43 mil candidatos, ahora hay 76 mil inscritos. A medida que ha habido señales de mejoría del orden público, también ha crecido el interés de participación en la democracia.

Nuestras instituciones han protegido por igual a todos los candidatos, independientemente de sus orientaciones ideológicas, independientemente de sus acuerdos o desacuerdos con el Gobierno.

Democracia, más democracia. Autoridad, más autoridad. Orden, más orden. Para que haya más y más libertad y más y más justicia social. Son los valores que guían nuestra tarea.

Hoy los colombianos acuden a las urnas a decir si aprueban o no una reforma constitucional de gran importancia. Hoy los colombianos no proceden como electores de candidatos, hoy proceden mis compatriotas a cumplir la bella tarea de constituyentes. Hoy no van a pensar en promesas, hoy piensan en unos textos exactos que, de aprobarse, estarán incorporados automáticamente como parte integrante de nuestra Constitución.

Colombia, con la oportunidad de hoy, ha tenido solamente en dos ocasiones la posibilidad de que su pueblo actúe como constituyente. La primera, en 1957, cuando el pueblo aprobó 14 artículos constitucionales que incorporaron los derechos políticos de la mujer y que, a semejanza del Referendo actual, le dieron toda la importancia a la educación.

Compatriotas, quiero repetir las dos actitudes que nos mueven. Frente a los terroristas, una única decisión: derrotarlos a las buenas o a las malas. Frente al debate popular, otra decisión: respeto a la idea ajena, solidaridad, apelación exclusiva a los argumentos.

Hemos querido contribuir para que este debate construya una Colombia con más deliberación creativa y con menos odio personal; con más apelación a los argumentos y con menos rencilla. Construyamos democracia. Participemos. Alcalde, muchas gracias. Registradora, muchas gracias. Consejeros electorales, muchas gracias.

Compatriotas, nuestro sitio hoy está en las urnas. Los saludo en el alborozo de la democracia”.

Deja una respuesta

EL PUEBLO ES EL GRAN COMBATIENTE DE LA DEMOCRACIA

Octubre 25 de 2003 (Bogotá – Cundinamarca)

 

El Jefe de Estado reiteró que el pueblo es “el gran combatiente de la democracia” y que dos las decisiones que mueven al Gobierno Nacional son: frente al debate popular, el respeto por las ideas ajenas, solidaridad, apelación exclusiva a los argumentos. Y frente a los terroristas, la de derrotarlos a las buenas o a las malas.

 

“Democracia, más democracia. Autoridad, más autoridad. Orden, más orden. Para que haya más y más libertad y más y más justicia social. Son los valores que guían nuestra tarea”, dijo el Mandatario al abrir la jornada electoral por el Referendo en todo el país. Estas son sus palabras:

 

“Los saludo en el alborozo de la fiesta democrática.

 

Hace días una niña me preguntó: ‘Presidente, ¿usted por qué propuso el Referendo?’ y le dije: ‘Lo propuse cuando estaban muy bajas las encuestas a mi favor siendo candidato a la Presidencia, desvelado porque una serie de reformas elementales no había sido posible incorporarlas. Por ejemplo, no había sido posible que se definiera en la Constitución que los corruptos no puedan volver al Estado, ni por nombramiento, ni por elección, ni por contrato. Por ejemplo, no había sido posible obligar a los congresistas, a los diputados, a los concejales a votar públicamente para evitar que el voto secreto se siga utilizando de escondite en la corrupción, porque en la Constitución de 1991 hubo avances importantes, como la eliminación de los suplentes, pero la primera contrarreforma del Congreso fue redimirlos. Y se ha utilizado esa figura para defraudar al pueblo’.

 

Colombia tiene 600 mil ancianos pobres. Apenas vamos a poder atender ahora a 125 mil, y sin embargo, suplentes, por estar seis meses en el Congreso, han salido con pensiones de nueve a once millones.

 

El Referendo no es milagroso pero es un paso contra la corrupción, contra la politiquería. Es un paso para ayudarnos a fortalecer el orden público, para ayudarnos a que, en medio de estas enormes dificultades fiscales de la Nación, podamos mejorar la educación para los pobres, las inversiones que necesita nuestra Patria para construir una Nación más justa.

 

En la madrugada de hoy fueron asesinados cuatro policías en Jambaló, Cauca; un cabo del Ejército en Ibagué; otro policía en Silvia, Cauca; a esta hora, millones de colombianos quieren apoyar que el país siga en un proceso de recuperar el orden público. Pensemos en esos soldados, en esos policías que están exponiendo su vida para liberar a Colombia de la tragedia del terrorismo. Pensemos en quienes han sufrido los embates del terrorismo en Bogotá, en todas partes; en los esfuerzos que hay que hacer para que Colombia no siga con esa pesadilla. Pensemos en el millón y medio de niños colombianos que todavía no han tenido acceso a la educación. Invito a los padres de familia, a los estudiantes, a volcarse hacia las urnas, a participar activamente.

 

El pueblo es el gran combatiente de la democracia. El pueblo tiene que estar volcado hacia las urnas.

 

Esta campaña ha tenido cosas muy bellas. Primero, ha demostrado claramente que nuestro concepto de seguridad es democrático. Hace tres años, se presentaron 43 mil candidatos, ahora hay 76 mil inscritos. A medida que ha habido señales de mejoría del orden público, también ha crecido el interés de participación en la democracia.

 

Nuestras instituciones han protegido por igual a todos los candidatos, independientemente de sus orientaciones ideológicas, independientemente de sus acuerdos o desacuerdos con el Gobierno.

 

Democracia, más democracia. Autoridad, más autoridad. Orden, más orden. Para que haya más y más libertad y más y más justicia social. Son los valores que guían nuestra tarea.

 

Hoy los colombianos acuden a las urnas a decir si aprueban o no una reforma constitucional de gran importancia. Hoy los colombianos no proceden como electores de candidatos, hoy proceden mis compatriotas a cumplir la bella tarea de constituyentes. Hoy no van a pensar en promesas, hoy piensan en unos textos exactos que, de aprobarse, estarán incorporados automáticamente como parte integrante de nuestra Constitución.

 

Colombia, con la oportunidad de hoy, ha tenido solamente en dos ocasiones la posibilidad de que su pueblo actúe como constituyente. La primera, en 1957, cuando el pueblo aprobó 14 artículos constitucionales que incorporaron los derechos políticos de la mujer y que, a semejanza del Referendo actual, le dieron toda la importancia a la educación.

 

Compatriotas, quiero repetir las dos actitudes que nos mueven. Frente a los terroristas, una única decisión: derrotarlos a las buenas o a las malas. Frente al debate popular, otra decisión: respeto a la idea ajena, solidaridad, apelación exclusiva a los argumentos.

 

Hemos querido contribuir para que este debate construya una Colombia con más deliberación creativa y con menos odio personal; con más apelación a los argumentos y con menos rencilla. Construyamos democracia. Participemos. Alcalde, muchas gracias.

Registradora, muchas gracias. Consejeros electorales, muchas gracias.

 

Compatriotas, nuestro sitio hoy está en las urnas. Los saludo en el alborozo de la democracia”.