ENTREGA DE RECURSOS PARA IMPULSAR LA CONSTRUCCIÓN DE VIS

 

ENTREGA
DE RECURSOS PARA IMPULSAR LA CONSTRUCCIÓN DE VIS

Febrero
25 de 2003 (Bogotá- Cundinamarca)

Compatriotas:

Estamos muy tristes por el fallecimiento
en ese accidente, que todos conocemos, del señor ministro de Protección,
doctor Juan Luis Londoño y sus acompañantes.

Cómo estuviera de contento el doctor Juan Luis presenciando,
conociendo este acto, porque su empeño era dedicarnos a
la generación de empleo, a reactivar la economía
y el tejido social de la Nación. Este acto que sea un homenaje
a él, que sea una reafirmación de la voluntad de
reactivar la economía, el empleo y el tejido social de la
Nación como él lo estaba soñando.

Por su puesto que no falta a cada momento
un dolor de cabeza, ahora la destrucción terrorista del Consulado de Colombia
en Caracas, etcétera. Pero el país es superior, la
voluntad del país, de salir adelante, es infinita. Esta
reunión de ustedes aquí, hoy, para una cosa tan concreta
y tan importante, así lo confirma.

Mi invitación, pues, es que saquemos adelante esta Patria
en materia de seguridad, en materia de reforma del Estado, en materia
de lucha anticlientelista, en materia de derrota de la corrupción,
en materia de reactivación económica y reactivación
social.

Déjenme referir a los tres grandes temas del Estado para
buscar, en la medida de lo posible, su gran concurso –distinguidas
alcaldesas y distinguidos alcaldes-: la seguridad, el cambio de
la política del Estado y la reactivación económica
y social.

Seguridad Democrática

Cuando hay un proyecto de seguridad para
defender un grupito o para defender una elite o para defender
un partido o para defender
los amigos de un gobierno, ese proyecto no es legítimo.

Cuando hay un proyecto de seguridad, democrático, como
el nuestro, para defender a todos los colombianos, independientemente
de sus creencias religiosas, políticas, ideológicas,
independientemente de su estatus económico o social, independientemente
de que sean afectos o desafectos al Gobierno y ese proyecto tiene
tanta decisión de derrotar la violencia como de recuperar
los derechos humanos, ese proyecto es legítimo.

Por eso quiero aprovechar esta reunión tan importante,
en medio de este momento difícil de la Patria para invitarlos
a ustedes a que todos los días nos ayuden en esa tarea.

Reforma del Estado

Hay que derrotar la corrupción –queridos alcaldes-,
el decreto 2170 es un buen paso en esa dirección. Vengo
a invitarlos a varias cosas concretas para derrotar la corrupción.

Una, apliquen el pre-pliego. No vendan
formularios de pliegos de condiciones sin haber agotado la etapa
de pre-pliego, como lo
dice el decreto. Que se publique el pre-pliego, que lo conozca
ampliamente la opinión para garantizar que lo que resulte,
finalmente como pliego, está soportado en toda la transparencia.

No adjudiquen contratos pre-permitiendo
la audiencia pública,
convoquen la audiencia pública. Esas audiencias, muchas
veces son contestatarias, largas, difíciles, se cuestionan,
pero son necesarias. Son necesarias para enseñorear en la
Patria la transparencia a través de la participación
popular.

No tengan contratos sin veedurías comunitarias, en algunas
ocasiones esas veedurías molestan al funcionario pero son
necesarias. Y el interés nuestro no puede ser, evitarnos
nosotros, como mandatarios, las molestias. No, el interés
nuestro tiene que ser derrotar la corrupción. Esas veedurías
comunitarias son necesarias.

Prepárense a entrar en el portal del Estado para que todas
sus compras, todos sus contratos, estén en el portal de
la Nación. Eso es una necesidad.

Y hay que cambiar la manera de orientar
el Gobierno, son muy escasos. El Congreso nos ayudó con una serie de reformas muy importantes
en un momento muy difícil de la vida nacional.

Administrar esta pobreza y esta desigualdad,
con una chequera tan delgadita es muy difícil. Un déficit del 4.2
por ciento, los mercados cerrados, tasas de interés internacionales
altas, pero ahí vamos corrigiendo esas dificultades, el
conjunto de reformas del Congreso es bien importante.

Por ejemplo, ahora estamos aplicando la
reforma administrativa de la Nación, que es la ley 617 pero aplicada en el campo
nacional, que a ustedes les tocó vivir y lo tenemos que
hacer con todo rigor.

Por su puesto, estamos aplicando el retén social, se excluyen
del despido la madre cabeza de familia sin alternativa económica,
el próximo a jubilarse y el discapacitado. Y aquellos que
salgan porque se comprime la entidad, van a salir con una bonificación
que se les paga durante un año a cambio de que estudien.
Eso es bueno.

Cuando yo llegué a la Presidencia me mostraron una reforma
tributaria proyectada para derramarle un IVA del 16 por ciento
a todo. Si va a pagar una matrícula educativa, un muchacho
de universidad de 500 mil pesos al mes, entonces cóbrele
otros 80 mil de IVA. Paga una tarifa de energía de 100 mil
pesos, otros 16 mil de IVA. Una cuenta de medicina de 100 mil pesos,
otros 16 mil de IVA. Eso se negó.

La reforma tributaria por supuesto, va
a llegar a cobrarle a todo, pero con tarifa del 7 y con tarifa
del 2, que es muy distinto al
16 y es buena. Pero para el déficit fiscal de la Nación
eso no es suficiente, entonces hemos tenido que aprobar la reforma
pensional, la reforma administrativa, está en juego el referendo.

El referendo trae grandes ahorros para
la Nación, sin duda
alguna. Esta congelación de dos años ayuda mucho.
Esta congelación de dos años va a representar 2,9
billones de pesos. Y además reduce la base, porque dentro
de dos años, la base para los aumento, hoy está aquí (señala
abajo), si se aprueba el referendo dentro de dos años la
base seguirá acá (señala el mismo lugar).
Eso va a producir un efecto estructural muy importante.

Y la platica que ustedes se ahorran en
los municipios y que los gobernadores se ahorren en los departamentos ¿para dónde
va? A los fondos de pensiones del sector salud, de los maestros.
Le he dicho a los maestros: no se enojen con el referendo, ayuden
que el ahorro es platica que va para poder asegurar el pago de
las pensiones de ustedes, eso va a ayudar mucho. Cuando ese ahorro
es para pagar pensiones de maestros, del sector salud, ayuda mucho.

Y tiene criterio social: no se somete al
congelamiento a aquellos salarios y pensiones por debajo de dos
salarios mínimos
mensuales. Y tiene criterio social: si se llegare a disparar la
inflación, hay un seguro contra inflación consagrado
en el mismo referendo. Y tiene criterio social: para los salarios
y pensiones por encima de 25 salarios mínimos legales, la
congelación no es de dos años sino de cuatro.

Por supuesto que Ecopetrol, Telecom, muchas
entidades están
en contra de un punto del referendo que elimina los regímenes
privilegiados de pensiones. ¡Hay que eliminarlos!

El 87 por ciento de los colombianos jubilados
tiene pensiones por debajo de dos salarios mínimos legales
mensuales. Esas hay que defenderlas.

Entonces hay que escoger entre los regímenes privilegios
o las pensiones de la base. Yo le he dicho a Ecopetrol, a Telecom:
el Gobierno nuestro no está en un plan de privatización
a ultranzas. Nosotros queremos salvar el Seguro Social, queremos
salvar a Ecopetrol que maneja una actividad esencial y estratégica
del Estado, pero esas empresas tienen que ser sostenibles. No hay
presupuesto nacional que alcance transfiriéndole ese platal,
cada año al Seguro Social.

Entonces, para que sean sostenibles y cumplan
una labor social como empresas del Estado, tienen que ahorrar.
Y ahí es donde
entramos en contradicción entre el Estado burocrático
y derrochador y el Estado sostenible y el Estado social. Si queremos
Estado sostenible y el Estado social tenemos que eliminar el Estado
burocrático y derrochador.

Por eso hay que eliminar los regímenes privilegiados de
pensiones, se eliminan en un plazo prudente –año 2007-.
Eso elimina el régimen privilegiado del Congreso, de la
Presidencia de la República y la Presidencia de la República
anticipando su eficacia, para dar ejemplo y poder defender el referendo
ante mis compatriotas, yo seré el primer ex presidente de
Colombia que se jubilará con el régimen ordinario
de pensiones.

Yo creo que lo de las personerías es un ahorrito para todos
ustedes, para educación –bien importante. Lo de las
contralorías en los departamentos, en el distrito, también.

Y yo le pregunto a un alcalde: ¿cuánto te vale la
personería al año? y dice: ‘no me vale sino
40 millones’. Las menudas son las que hay que cuidar, la
gruesa se cuida sola. Pero aquí hay que sumar la menuda
allí, la menuda allá y la menuda allá, porque
con ese conjunto de menudas que no hemos cuidado es que hemos desangrado
el presupuesto.

Lo que han dicho los gerentes: ‘no le paren bolas, firmen
ese pliego de peticiones, firmen esa convención colectiva
de trabajo que eso no vale la pena’, y a los dos años
vuelven a decir los mismo y tenemos esa cantidad de empresas del
Estado quebradas porque en su momento no se le ha puesto atención.
Y que eso no vale la pena, que firme ese contrato por 40 millones
y que haga ese gastico por 20 y de ‘no vale la pena’ en ‘no
vale la pena’ valió la quiebra del Estado.

Entonces, todas esas reformas hay que hacerlas
queridos alcaldes. He pedido que la batalla por el referendo
sea una batalla patriótica,
una campaña cívica, argumental, donde no solamente
defendamos este referendo sino que creemos doctrina para los referendos
del futuro, que esto no sea una refriega entre colombianos sino
un debate argumental, constructivo, con altura, sin estigmatizar
y el Gobierno en eso, tiene que dar ejemplo. Ustedes son unos asociados
muy importantes.

¿Para qué esa reforma del Estado?: hay que escoger
entre estos, casi 100 mil millones que nos gastamos hoy o seguir
gastando en burocracia y en clientelismo. El país tiene
que escoger.

¿Que vamos a acabar el Estado? No. ¿Que vamos es
a bajar el Estado burocrático y clientelista? Sí.
El Estado tiene que escoger si se sigue derrochando la platica
en entidades innecesarias, en burocracias innecesarias y en clientelismo
o se ahorra para llevarse esa platica a la educación, a
la vivienda, a la infraestructura, etcétera.

Yo pienso que estas reformas, bien hechecitas,
persistiendo, nos tiene que ayudar a recomponer el Estado. Para
acabar con ese Estado
gigante en lo clientelista y construir un estado fuerte en lo social
que hoy es muy débil.

Este acto de hoy da la oportunidad a esa
reflexión. Este
programa de hoy vale 96 mil millones de pesos. Los municipios ponen
36 mil, la Nación 60 mil. Hay que escoger: esos 60 mil en
burocracia o en vivienda. Y al pueblo colombiano hay que explicarle
muy claramente eso.

Ustedes son unos socios estratégicos para esta tarea pedagógica
por el referendo y no hay cosa que ponga una administración
a trabajar con más ganas, que la posibilidad de tener otro
año. Los que estén quedaditos, gánense los
votos en estos meses que faltan para el referendo.

Cuando una administración está terminando, la gente
es muy dada –cuando uno está en ella- a echarse y
a echarse, ‘no, ya esto se terminó’.

Yo recuerdo que los últimos tres meses en la gobernación
de Antioquia dijimos: en tres meses hay que hacer otros tres años
de gobernación. Eso hay que darle con las espuelas entre
el costillar y con los bríos hasta la última hora.
Entonces, denle muy duro en estos días, consíganse
la opinión.

Pídanle a San Marcos que les ayude a cuadrar a los que
están bravos en el municipio con ustedes. Hay que tener
mucha paciencia, pónganse a cuadrar a los que están
bravos, conversen con ellos. Si ustedes han cometido errores, hay
que rectificar. He dicho: en el momento en que me equivoque –uno
es muy vanidoso y muy resistido a aceptar equivocaciones-, hay
que bregar a superar esa vanidad y a corregir errores.

Hagan ahora un proceso de paz con su pueblo, con sus electores.
Esos son los procesos de paz que necesita Colombia. Se pide mucho
de los otros, pero los que se necesitan son estos procesos de paz.

¡Eh!, los otros, ¿peinar los moños al terrorismo?,
estamos cansados de eso. Aquí hay que hacer es procesos
de paz entre los actores legítimos de la democracia: el
elector, el elegido, el gobernante, el gobernado. Eso es lo que
legitima la democracia y le da sostenibilidad.

Reactivación económica y
social

Lo que pasó en tasa de cambio en el segundo semestre del
año anterior fue muy bueno, le dio un oxígeno al
precio del café, le ayudó a la agricultura, a las
exportaciones, en un momento muy difícil, pasó ese
dólar de 2.400 pesos a 2.900, porque se desamarró.
Ahora hay que mantenerlo quietecito, que ni se quede rezagado ni
que se dispare. Hablaba con los alcaldes del Huila hace 15 días –y
por acá el de Garzón-, siempre les ayudó en
el precio del café allá y en todo el país.

Estamos haciendo la tarea para que el esfuerzo
que tiene que hacer el Banco de la República para que la inflación no
se dispare, que sería lo peor, para que ese esfuerzo no
nos vaya a afectar la tasa interna de interés, para ayudar
a reactivar esta economía.

Le hemos entregado a Bogotá reservas presupuestales por
986 millones de dólares para su transmilenio, a Cali 241
y vamos con transmilenio –con la ayuda Dios- en Bucaramanga,
en Cartagena, en Barranquilla, en Pereira, en el Valle de Aburrá.
Eso tiene que ayudar a reactivar. Es bien importante lo de microcrédito.

En el área de vías. Creo que en el momento en que
empiece el señor Ministro de obras (Andrés Uriel
Gallego) a mostrar las vías en concreto, con toda esa intensa
incorporación de mano de obra, eso va a ayudar mucho.

Algunos me han dicho: ‘bueno, pero es que mil kilómetros
este año y en todo el periodo cinco mil es muy poco’.
Es muy poco pero si eso se logra hacer, es un avance serio, considerable,
importante.

Tenemos mucha fe en eso, Alemania generó mucho empleo después
de la Segunda Guerra Mundial haciendo las autopistas en concreto
y además, duran toda la vía. Un país que tiene
mala cultura y escasez crítica de recursos para mantenimiento
con esas vías en concreto, mejora muchísimo.

Las Siete Herramientas de construcción
de Equidad:

La revolución educativa, que la ha venido trabajando la
Ministra (de Educación, Cecilia María Vélez)
con los secretarios de educación a ver cómo cumplimos
esas metas.

La protección a la seguridad social. La tarea de Juan Luis
Londoño, vamos a ver cómo se puede continuar y cumplir
las metas de reformar el régimen subsidiado, él dejó prácticamente
los acuerdos listos, faltaba el decreto. Poder incrementar este
año en 300 mil los afiliados, eliminar las entidades de
régimen subsidiado con ánimo de lucro, reducir los
costos administrativos, eliminar esos factores de intermediación
que con razón, tanto los ha incomodado a ustedes.

El manejo social del campo. Vamos a ver
si por ejemplo, programas como el de maíz en áreas de renovación de
café, nos ayuda a ir recuperando zonas agropecuarias. El
Gobierno ha recibido críticas en algunos sectores porque
prohibimos la importación de leche, pero las 18 mil toneladas
que se importaron el año pasado hicieron mucho daño
en las zonas productoras. Yo iba a Nariño y me decían: ‘es
que ya no tenemos quién nos compre la leche’-.

El manejo social de los servicios públicos. Es muy difícil,
en este momento está el ministro de Minas (Luis Ernesto
Mejía) en una mesa de diálogo en Montería.
Una mesa de diálogo entre la empresa Electrocosta y los
usuarios, tema muy difícil. Está previsto que para
los estratos 1 y 2, no va a crecer la tarifa por encima de inflación.

Y nos hemos propuesto impulsar esas mesas
de diálogo porque
el país necesita tanto empresas de servicios públicos
del Estado, como privadas y necesita equidad con los usuarios.
Todas esas contradicciones, no se puede permitir que se conviertan
en antagónicas, hay que estarlas limando permanentemente
a ver cómo ajustamos.

El País de Propietarios. Es fundamental el microcrédito
y la vivienda. El paso que ustedes están dando es muy importante.

Hay que aprovechar bien los recursos que
les da la reforma tributaria. La reforma tributaria avanzó a favor de los departamentos
muchísimo, hago eso por ustedes. Aumentó esa sobretasa
a la gasolina, los congresistas aprobaron –en la reforma-
el artículo ese de incremento del IVA a la telefonía
móvil, eso nos va a ayudar a hacer obras de infraestructura
deportiva en sitios estratégicos, neurálgicos. Yo
sueño el día que estemos construyendo la unidad deportiva
en el corazón de la zona tugurial de Cartagena, con los
dos accesos.

Y un 25 por ciento de ese recaudo se delega
a ustedes, a los gobernadores, para que con ustedes, hagan la
concertación sobre cómo
lo van a aplicar en deporte y en cultura.

En la reforma tributaria hay 18 normas
de estímulo muy
importantes. La número 18, justamente, se relaciona con
el tema de obras, porque se permite una sobre tasa a los peajes,
del cinco por ciento, para las obras ambientales de las respectivas
regiones.

Eso le va a dar a la Ciénaga Grande de Santa Marta la posibilidad
de contar con 1.500, 1.800 millones de pesos al año, plata
que no teníamos, con eso se van a poder mejorar los canales
para la comunicación de la Ciénaga con el río
Magdalena.

Es bien importante para esta tarea las
corporaciones ambientales. Hay que eliminarles totalmente el
exceso de gastos de funcionamiento.
Que eliminen esa consultoría, Ministra (de Ambiente, Cecilia
Rodríguez) déjelas si quiera 10 años sin contratos
de consultoría, que se gasten esa platica en lo que necesitan
los municipios, en saneamiento básico. ¡Qué bueno!
que se incorporen ahora a este programa para ayudarles en la arborización,
en la parte verde de estos proyectos de vivienda.

Vamos a aplicar bien la facultad que nos
da la norma de reforma administrativa para reducir los costos
de las corporaciones ambientales.
Ustedes eligen buena parte de los integrantes a esos consejos directivos. ¡Pilas,
a reducir costos! Porque en muchas partes del país la platica
de esas corporaciones se ha ido en burocracia o en contratos de
consultoría y eso no es lo que necesitamos.

Por eso celebro hoy que las corporaciones
estén participando
en estos proyectos.

Quiero felicitarlos a todos ustedes, las
cifras son elocuentes. Un programa, en medio de esta escasez
de recursos de 96 mil millones,
tiene que ayudar a reactivar la economía. De los 178 municipios, ¿cuántos
por primera vez reciben subsidio del Estado?

Cecilia Rodríguez. Ministra de Ambiente,
Vivienda y Desarrollo Territorial: 123.

Presidente de la República: 123,
eso es muy importante.

Y se aplicó –lo que llamamos en el manifiesto democrático-
la séptima herramienta de equidad, que es la calida de vida
urbana. Ofusca mucho ver, que históricamente a los pobres
del país los han metido en unos hornitos crematorios, unas
cajitas chiquiticas, con un techito bajitico. Uno pasa por Caucasia
y ve eso y dice: ¡por Dios!, no, hay que darle a los pobres
de Colombia respeto a su dignidad, calidad de vida, por eso los
felicito a ustedes en cabeza del campeón, el alcalde de
Ocaña. El país lo aplaude.

En alguna ciudad, que recorrí en campaña, hicimos
un recorrido por una parte tugurial cuatro horas y encontrábamos
tugurios apretaditos y apretaditos y apretaditos y una callecita
estrechita y solamente dos pequeños parques y lo que me
pedían era: ‘si gana la Presidencia, dénos
subsidios para poder convertir estos tugurios en casitas de material’.

Les dije: pero hagan un reloteo, qué ganan ustedes con
tener unas casitas con material bien apretadas, sin zonas verdes,
con esta densificación tan alta sin espacios para calidad
de vida, ¿dónde van a salir sus niñitos a
divertirse, a esparcirse? Eso es bien importante.

Es preferible empezar los proyectos, con
una urbanización
amable, generosa, en lugar de empezarlos por la casa. Finalmente
las paredes dan tiempo, dan plazo, uno puede empezar por un modulito
chiquito. Pero si uno empieza el proyecto con avaricia, en las
características de los espacios públicos, eso se
quedó sin corregir para el resto de la vida.

O sea que, hoy, este acto le da una señal al país,
vamos a cambiar la moda en vivienda social, la gran responsabilidad
la tiene ustedes que ha dado el ejemplo. Que la vivienda social
para los colombianos tenga calidad de vida. Nada de seguir metiendo
a los pobres del país en hornos crematorios, que haya calidad
de vida, que tengan parquecitos, espacios públicos, senderos,
donde caminar, tener donde jugar fútbol, por donde desplazarse
en la bicicleta, etcétera. Ese es un gran compromiso.

La meta de este Gobierno es sacar adelante,
mínimo 400
mil viviendas sociales.

Este año con presupuesto nacional, debemos resolver 29.417
soluciones, van 14.266. Con cajas de compensación 36.151,
van 11.726. Caja de Vivienda Militar, 3.425, van 1.183. El Fondo
Nacional de Ahorro 7.800, van 1.952. Banco Agrario no ha empezado
y Banco Agrario debe resolver 29.700 soluciones de mejoramiento
rural. Y la verdad es que no le tenemos apropiados sino para 10
mil, nos falta para las otras 19.700, estamos buscando los recursos.
Les quiero hablar a ustedes con toda franqueza.

Si pudiéramos cumplir esto, cumpliríamos con 106.493
en el año, porque la meta es que en el cuatrienio mínimo
sean 400 mil pero con calidad de vida.

Y una cuñita final: microcrédito. Creo que la evolución
que ha tenido el programa es importante, ¿por que?: porque
muchas ciudades que no tenían costumbre de microcrédito
ya están entrando, es importante registrar lo que pasó en
Sincelejo y lo que pasó el sábado anterior en Riohacha.
Por ejemplo, en la Costa Caribe tenemos a la Fundación Mario
Santodomingo, ayudando en microcrédito para que despegue
el programa.

Lo otro que se ha definido es que los aportes
de los departamentos y municipios, donde ellos puedan aportar
para fondear el programa,
como el caso del IDEA en Antioquia, magnífico; donde no
puedan aportar para eso, que entonces el aporte sea para el Fondo
de Garantías. Eso nos ha permitido ir pasando el apoyo del
Fondo de Garantías del 50 al 70 por ciento el crédito.
Entonces ya, resuelto el problema de garantías, se facilita
mucho avanzar en el crédito.

Acérquense al IFI o al viceministro de Desarrollo, Carlos
Alberto Zarruck, a ver si podemos mostrar una gran revolución
en materia de microcrédito en el país.

Muchas gracias a todos ustedes.

Deja una respuesta