ENTREVISTA DEL PRESIDENTE CON CARACOL RADIO
Diciembre 24 de 2006

Gustavo Gómez, coordinador Hoy X Hoy, fin de Semana: Es un placer saludar al Presidente de los colombianos en este día Navidad, en que el Presidente está, como todos los días, recorriendo el país, reuniéndose con todos los colombianos en todas partes, va para Puerto Santander, Norte de Santander.

Presidente, muy buenos días.

Álvaro Uribe Vélez, presidente de la República: Buenos días Gustavo, quiero saludarlos, desearles Feliz Navidad a ustedes, a todos los compatriotas que nos escuchan.

En efecto, voy aquí dirigiéndome a Puerto Santander, en Norte de Santander, para celebrar esta Navidad con la comunidad de allí, con la apertura de una sucursal del Banco de las Oportunidades, en este caso del Banco Agrario con la nueva modalidad de Corresponsales No Bancarios y para celebrar la Navidad allí, también con los soldados y policías que cuidan esa región de la Patria.

G.G.: Ayer hablábamos con el comandante de las Fuerzas Militares (general Fredy Padilla de León), estaba saludando a todos sus hombres en los extremos del país, estaba también saludando a los hombres del Batallón Colombia en el Sinaí. Y hoy tenemos pues, muy temprano, la triste noticia de estos 14 militares que murieron en La Julia, en el Meta.

Quisiera escuchar, Presidente, un saludo suyo para las familias de estos militares y los detalles sobre ese ataque que enluta a una cantidad de familias en Colombia.

Presidente de la República: Nos duele inmensamente y por eso hay que acabar con la coca que sigue financiando a estos terroristas.

Primero, hacemos llegar toda nuestra solidaridad a esas familias de estos héroes de la Patria. Afortunadamente, en medio del dolor, estos héroes de la Patria tienen hoy la gratitud de la Nación. Esta mañana se trasladaron allá los generales Padilla de León y Montoya (Mario, comandante del Ejército), yo acabo de hablar con el General Navia, el comandante de esa operación, para atender estas familias con todas las normas de seguridad social.

Allá quedan todavía unos grupos grandes de las Farc que estamos combatiendo, ya se recuperó La Julia que era un asentamiento de las Farc. Ellos habían intentado tomarse La Julia, el Ejército les hizo frente, se impidió, hemos estado bombardeando, hemos estado ametrallando desde el aire, las operaciones militares continúan.

No me hago presente hoy en La Julia porque tengo este compromiso con la Banca de las Oportunidades y con los soldados y los policías en otra área del país, donde estamos rescatando la seguridad de Norte de Santander, allá en Puerto Santander.

(Se corta la comunicación)

G.G.: ¿Presidente, en este momento dónde está, está sobrevolando qué zona de Colombia?

Presidente de la República: Tengo que aterrizar en Cúcuta y seguir allí a Puerto Santander que queda cerca de Cúcuta. Allí vamos, primero, a abrir una sucursal no bancaria del Banco Agrario para apoyar la red Banca de Oportunidades, a entregar los primeros créditos allí en Puerto Santander y después vamos a comer natilla y buñuelo con los soldados y los policías, a celebrar con ellos la Navidad y a leer la última parte de la Novena.

G.G.: Presidente, le preguntábamos cuando se cortó la señal, por el estado de nuestras relaciones con Ecuador en estas fechas de Navidad y la posibilidad de que usted asista a la posesión del Presidente electo. ¿En qué va eso, Presidente?

Presidente de la República: Ustedes saben que nosotros tenemos un problema muy grave de coca.

Cuando nos producen hechos como los de ayer, en una región donde hemos recuperado La Julia, pensaban retomarla, eso se dio a diez kilómetros, donde todavía las Farc –a pesar de lo que la hemos debilitado- siguen tan fuerte, porque todos estos grupos terroristas se financian con coca. Con coca se financian las Farc, con coca el ELN, con coca se han financiado los paramilitares, esas bandas criminales que hay ahora –criminales ordinarios que estamos combatiendo-, todos se financian con coca. Entonces a nosotros no nos queda más camino que eliminar toda esa coca.

Inclusive alguien me decía ayer: ‘Presidente, dígale al Ecuador claramente que este es un asunto de soberanía, que Colombia solamente está fumigando en territorio colombiano’. Yo he sido muy prudente, como son países hermanos, yo no me he puesto simplemente a alegar, de manera intransigente, el principio de soberanía –que es importante tenerlo en cuenta-. Vamos a insistir en las explicaciones al Ecuador con toda paciencia, con todo comedimiento.

Por ejemplo, me decían: ‘lo que pasa es que la brisa se lleva el glifosato para territorio del Ecuador’. Primero, eso se fumiga muy bajo, casi a ras de tierra. Segundo, el reglamento impide que cuando haya determinado nivel de brisa de fumigue. Entonces, la altura y la mínima brisa –que es con la cual se puede fumigar- impide que haya una volatilidad, que haya una derivación de la mezcla que se aplica hacia el territorio de la hermana República ecuatoriana.

Nosotros vamos a seguir insistiendo, con toda paciencia. Insistiendo haciendo una pregunta que es válida: ¿por qué si allá y aquí se utilizan millones de galones de glifosato para agricultura comercial y eso no se objeta, por qué entonces cuando se utiliza para eliminar la coca, que financia el terrorismo…?

Yo ahí invito a una reflexión: la relación entre coca, terrorismo y los soldados que nos asesinan. Si las Farc no tuviera esa financiación de la coca, ya le habríamos acabado ese poder, como el que utilizó ayer para asesinarnos allá en el oriente colombiano los 17 integrantes de la Fuerza Pública.

Vamos a seguir un diálogo paciente, una explicación paciente, siempre basada en argumentos y vamos a ver cómo terminamos, ahora con la fumigación de estas hectáreas que hay en esas zonas colombianas de Putumayo y Nariño, insistimos en la erradicación manual, desde que haya seguridad para nuestros soldados y policías y para los erradicadores.

G.G.: Presidente, precisamente sobre las fechas de la fumigación, hay un par de versiones que quisiera confrontar con usted para llegar a un punto muy claro. ¿Se va a fumigar durante seis días más o se va a fumigar hasta que se acabe con las 10 mil hectáreas de las que nos hablaba ayer el comandante de las Fuerzas Militares en Caracol Radio?

Presidente de la República: Son entre más o menos 10.200, 13 mil hectáreas, eso ha sido un crecimiento pasmoso, uno queda muy afligido con ese crecimiento de esos sembradíos de coca allí.

Nosotros intentamos, este año, erradicarlo manualmente. Ustedes saben que tuvimos éxito en la erradicación manual, nosotros erradicamos este año, en el país, 43 mil hectáreas manualmente, en el área de frontera 8 mil. ¿Por qué no pudimos erradicar más en el área de frontera?: porque con explosivos terroristas nos asesinaban a los soldados, a los policías y a los erradicadores y de manera totalmente a la mansalva, explosivos terroristas enterrados debajo de la tierra, en los propios cultivos de coca.

Entonces, vamos a hacer el esfuerzo ahora de eliminar toda esa coca, enseguida vamos a hacer el esfuerzo de erradicar manualmente y de buscar condiciones para la seguridad de nuestra Fuerza Pública y de nuestros erradicadores.

El día de hoy tengo esta tristeza por los soldados que nos han asesinado, es un día bien importante para la reflexión de los colombianos. En Puerto Santander vamos a darle el agradecimiento a la Fuerza Pública, a decirle a los colombianos que Colombia tiene que ser un país sin guerrilla, sin paramilitares, sin narcotráfico, sin corrupción. Que el camino del país es reestablecer totalmente la institucionalidad. Que nadie puede dormir tranquilo en una zona donde haya guerrilla ni dormir tranquilo en una zona donde haya que apelar a paramilitares para defenderse, que el único camino es de la institucionalidad.

Esa es una reflexión allí, apenas leamos la Novena que corresponda hoy 24 de

Diciembre, con los soldados y policías y brindemos con ellos, ojalá haya una copa de vino y un buñuelo y natilla.

La otra reflexión es que la política de seguridad hay que llevarla de la mano de la política social. Aquí me acompaña el gerente del Banco Agrario (José Fernando Bautista), hoy instalaremos allí una pequeña caseta, en una droguería, que es la nueva modalidad de sucursales bancarias en nuestra Banca de Oportunidades.

Antes, una sucursal bancaria exigía un altísimo costo de instalación, comprar un edificio o alquilarlo muy caro, en fin, eso costaba como 82 millones y sostenerla al año, costaba 280 millones. El Corresponsal No Bancario cuesta 15 millones (de pesos) instalarlo y sostenerlo, al año, 7 millones (de pesos).

Entonces, antes era una oficina muy grande, con muchos muebles, cuadros, tapetes, escritorios y muy poca comunicación, había que comunicarse casi por cacho, hoy es una pequeña caseta. La de Puerto Santander va ser en una droguería y el propio dueño de la droguería es el que la atiende, pero dotada con toda la potencia de las comunicaciones modernas.

Entonces para prestarle allí a la ciudadanía todos los servicios financieros e ir incorporando los sectores más pobres al crédito, a la Banca de Oportunidades. La meta del Gobierno es llegarle a 5 millones de familias pobres de Colombia con microcrédito y por eso estamos empujando con toda el alma Banca de Oportunidades.

Le voy a decir a los nortesantandereanos que me ayuden hoy, para que esta idea sea un buen regalo de Navidad para todos los colombianos.

Yanelda Jaimes, periodista Caracol Radio: Presidente, para precisar una cifra en relación con lo de La Julia, ¿fueron 14 ó 17 los militares que murieron?

Presidente de la República: Yo tuve las dos informaciones. Espero hablar más tarde con el General Montoya y el General Padilla De León, el comandante general, quienes están volando a La Macarena, entonces esperemos que ellos me puedan confirmar. Porque el General Navas estaba en el campo de operaciones, con muchas dificultades de comunicación, pude hablar esta mañana muy precariamente con él.

G.G.: Presidente, su esposa, sus hijos, ¿dónde van a pasar la Navidad, qué van a hacer ellos?

Presidente de la República: Ellos están en la casa de Rionegro, yo aspiro llegar allá esta noche, después de Puerto Santander y pasar la Navidad esta noche en la casa, con la familia y mañana estar allá y el 26 regresar aquí a la oficina.

G.G.: Bueno y hubo también fiesta con los ministros el viernes en la hacienda…

Presidente de la República: Sí, Alicia Arango (secretaria Privada) les dijo que aprovecharan que eran las únicas tres horas del año, entonces ahí, siempre se cantó y se recitó y se oyó música.

G.G.: ¿Ah, usted se echó su recitada, Presidente?

Presidente de la República: Me eché mi recitada.

G.G.: ¿Qué les recitó ese día a los ministros?

Presidente de la República: No, tanta cosa que no se imagina, muchísimas cosas.

Y.J.: ¿Presidente, esta noche cuál va a ser la cena, qué tiene preparado?

Presidente de la República: Esta noche pues, esas cositas de allá de Antioquia y lo común también con todas las regiones de la Patria: el buñuelo, la natilla, el manjar blanco y seguramente por ahí le revuelvo una arepita tostada con queso molido antioqueño.

G.G.: Presidente nos alegra mucho que esté visitando a los soldados, que esté –de alguna manera- respaldando a toda esta gente que está trabajando en este fin de año, nos place mucho tenerlo en Caracol, quería únicamente preguntarle una cosita, ya para despedirlo, y que tiene que ver con la esperanza de muchas familias que están a esta hora reunidas, que esperan el regreso de su gente que está secuestrada, que está privada de la libertad. Usted abrió una ventanita la semana pasada para la posibilidad de que hubiera un acuerdo con las Farc en el tema de la gente que está retenida, ¿eso en qué va, Presidente?

Presidente de la República: Hemos ayudado mucho. Esto se mantuvo relativamente en secreto, pero lo conté hace 15 días.

Hace unas semanas el Comisionado (Luis Carlos Restrepo) fue a Francia, habló ampliamente con el Gobierno francés, le dijo de mi parte que nosotros necesitábamos un gesto de buena fe de las Farc y que lo que no podíamos era hacer un acuerdo humanitario, en una zona de encuentro, en medio de ataques terroristas. Además repitió que, de salir alguien de la cárcel, no puede salir a volver a delinquir. Eso sería muy grave para la institucionalidad colombiana.

A los días vino una misión europea, esa misión europea nos dijo que las Farc iba a entregar una persona muy importante de los secuestrados, como gesto de buena fe. Me gusta mucho poder decir esto a todo el país: la Fuerza Pública y el Ministerio de Defensa crearon todas las condiciones para que eso se diera y resultó que las Farc engañaron a los europeos, al fin de cuentas les dijeron que no, que había sido un mal entendido.

El Gobierno seguirá por todos los medios, si hay un acuerdo humanitario en las condiciones dichas, el Gobierno está listo. Si no, seguiremos buscando como lo rescatamos. En esa actividad hemos estado.

Déjeme decirle a todos los colombianos que hagamos del 2007 un año de respeto al derecho a la vida.

Si bien hemos bajado mucho el homicidio, venimos de casi 30 mil y –ví la cifra ayer-, 16.200, 16.300, todavía es una cifra muy alta. Eso hay que reducirlo sustancialmente.

Entonces hay que acabar con ese fenómeno contracultural que lleva a crear condiciones sociales de impunidad frente al asesinato. ¿Por qué? Tal vez ese crecimiento de los grupos terroristas en Colombia creó en mucho sector de la ciudadanía una actitud más de justificación de los crímenes, que de repudio de los crímenes.

Uno oía decir: ‘que asesinaron a fulano’, en lugar de reaccionar con toda dureza, repudiar el asesinato, se buscaban justificaciones: ‘Ah, que lo asesinaron porque era mafioso’, ‘que lo asesinaron porque debía una plata’, ‘que lo asesinaron porque era auxiliar de los paramilitares’, ‘que lo asesinaron porque era auxiliar de la guerrilla’, ‘que lo asesinaron porque estaba bailando con la mujer de un duro’, se dice en el lenguaje…, es muy grave porque se van creando es condiciones de impunidad y no de rechazo al crimen.

Por eso vamos a hacer un gran esfuerzo en el año 2007, le vamos a pedir a todas las instituciones de la vida pública, de la vida privada, de los medios de comunicación, a la Fuerza Pública, a la justicia, todas las agencias del gobierno, alcaldías, gobernaciones, Gobierno Nacional, que hagamos una gran campaña de sensibilización de los colombianos por el respeto al derecho a la vida. Hay que respetarlo por igual al inocente que aquel que ha cometido delitos.

Colombia si algo tiene que erradicar es la justicia privada, Colombia si algo tiene que erradicar es el terrorismo, Colombia si algo tiene que erradicar es la mentalidad que muchas veces, al justificar un crimen, crea condiciones de impunidad.

Al desearles a ustedes Feliz Navidad y Feliz Año, los invito a que nos ayuden en esta gran reivindicación por el derecho a la vida a la cual deberíamos aplicarnos en el año 2007.

Y.J.: Una última pregunta Presidente sobre este mismo tema. Ante la falta de confianza que no hay entre las partes, por la seguridad de cada una de las partes en un momento dado que se de una reunión en Colombia, se ha ventilado mucho que pueda ser en un país neutral afuera en el exterior ese primer contacto, ¿regálele esa noticia a los colombianos?

Presidente de la República: Nosotros no tenemos en eso problemas, pero me parece muy importante haber podido aclarar que lo que nos dijeron ahora, que ya las Farc le había aceptado a los europeos y que iba a liberar una persona muy importante, porque esta semana había un mal entendido en Colombia que la Fuerza Pública lo había impedido. Mentiras. La Fuerza Pública creó todas las condiciones para que eso se diera y fueron estos bandidos de las Farc los que terminaron engañando a los europeos. ¡Bendito sea mi Dios! Hasta los europeos, que están haciendo esta tarea humanitaria, son víctimas del engaño de estos bandidos.

Por eso a Dios rogando y con el mazo dando. Por eso hoy vamos a Puerto Santander a crear esa coalición que se llama política social y política de seguridad. Por un lado Banca de Oportunidades y por otro lado, apoyo a la Fuerza Pública. Porque estos bandidos tan ricos, con esos ingresos que perciben de la droga, son unos bandidos déspotas frente a los sentimientos de los colombianos. No parece que les pegara, no parece que asimilaran el dolor de tantas familias colombianas por esos secuestrados, pero a nosotros si nos duele. Por eso, le dimos a los europeos toda la carta blanca para que avanzaran, ellos cuentan con ello y la Fuerza Pública sigue, desesperadamente pero con talento, buscando el rescate de los secuestrados.

G.G.: Presidente, en esa fiesta de la que hablamos, donde estaban todos los ministros, ¿todos los invitados están confirmados para seguir con usted el año entrante o habrá cambios anunciados en estos días de posibles modificaciones en el Gabinete?

Presidente de la República: Usted sabe Gustavo que yo de la idea de continuidad en cargos públicos, porque uno tiene que darle a la gente dos opciones: o la opción de que esté en un cargo público, a la espera de que un acontecimiento político lo haga remover. Entonces, la gente allí, por el miedo de lo que pueda pasar con la política, por la expectativa frente a las vicisitudes de la política, no le aplica toda la concentración, toda la intensidad a cumplir el programa de Gobierno. Lo otro es decir: hay que cumplir el programa de Gobierno y garantizar para ello estabilidad, estabilidad frente a las vicisitudes de la política. Esa ha sido mi norma.

Como prefiero el cumplimiento a los programas de Gobierno, que estar ajustando el gabinete a las vicisitudes de la política, por eso desde hace mucho rato he tomado la decisión que lo mejor es dar continuidad.

G.G.: Presidente, hacen fila aquí los periodistas deportivos para que le haga una pregunta que los hace a ellos muy felices el 24 del diciembre, el tema del Mundial. ¿Sigue usted firme con la idea, 2014?

Presidente de la República: Hay que buscarlo y hay que hacer una aclaración: nosotros no somos rivales de Brasil, lo que pasa es que Colombia tiene derecho, como todo país, a aspirar, a buscar esa sede.

Hace cuatro años me dijeron: ‘Presidente, desista de los Centroamericanos y del Caribe que no hay dinero’, ‘desista de los Bolivarianos que no hay dinero’, ‘desista de los Nacionales que no hay dinero’, ahí logramos financiarlos y nos salió muy bien y ahora, con la ayuda de Dios, vamos a salir bien en los Nacionales de San Andrés y Providencia y nos aprestamos para que los Suramericanos de Medellín 2010 sean un éxito.

El deporte une, el deporte y el turismo congregan a la gente alrededor de la alegría, eso es muy importante. Por eso deseo que los colombianos en esta temporada de Navidad y Año Nuevo hagan turismo, millones de colombianos porque eso alegra a los que van en el bus haciendo turismo, a los que van en el carrito familiar, a los que están trabajando en el restaurante que encuentran empleo y mejoran las ventas, al que tiene el montadero de llantas en la carretera, a la señora que vende hamacas en San Jacinto, eso alegra a todo el mundo. Turismo y deporte son las actividades de la alegría y de la unidad comunitaria.

¡Qué bueno! que este país, en lugar de que lo miren por los terroristas, lo miraran por su capacidad de organización deportiva. Por eso nuestro deseo de hacer este mundial que se sumaría a una serie de eventos internacionales que estamos promoviendo.

El año entrante: Bogotá, capital mundial del libro. Cartagena, será la ciudad donde se reunirá la Convención Mundial de Turismo. Medellín, ciudad de la reunión de las academias de la Lengua Española, se va a expedir en Medellín, por parte de las academias la nueva gramática de nuestra lengua. Cartagena, Congreso Mundial de la Lengua Española.

Entonces Colombia, con todos esos eventos, le muestra al mundo lo que es.

A mí me dice mucho visitante: ‘una cosa es una mala noticia en el extranjero y otra cosa es venir a Colombia’. Cuando la gente viene a Colombia se llena de felicidad y de esperanza en este país que está de moda. No podemos olvidar que la gente no quería invertir en Colombia. Hace 5 años a los inversionistas internacionales les decían: ‘no, no inviertan todavía, esperen a ver si las Farc se toma el poder a ver cómo va a ser el gobierno de las Farc’.

Este año Colombia tiene la inversión extranjera per cápita más grande de la región. O sea, que en medio de la tristeza hay mucho motivo de optimismo y si podemos hacer un campeonato mundial de fútbol, para que el mundo vuelque sus ojos sobre la belleza de nuestro país, la calidad de nuestra gente, su calidez, su hospitalidad, su capacidad de organización, pues hagámoslo, con todo optimismo. ¿La plata?: para eso tiene que a haber.

G.G.: Presidente y a pesar de la buena intención del ministro Palacio, el partido de la definición del salario mínimo no se pudo ganar, ¿qué va a pasar ahí, cuándo habrá salario mínimo para los colombianos, el anuncio se hace cuándo?

Presidente de la República: Pues a mi me dio mucha tristeza que se hubiera presentado en el sector de los trabajadores una división, sobre la cual no quiero comentar por respeto. Vamos a mirar, se está estudiando la decisión final del Gobierno.

Hay cosas buenas en favor del aumento del salario mínimo: la baja inflación y el incremento de productividad y el buen comportamiento de la economía.

Hay cosas que también se convierten en la otra cara de la moneda que también hay que ponderar con mucho cuidado. Hay unos sectores muy afectados por la reevaluación: flores, bananos, algún confeccionistas, esta revaluación ha golpeado muchos exportadores. Y además el sector empresarial, de acuerdo con las últimas normas que en buena hora se aprobaron en el Congreso, deben, por su propia cuenta, pagar medio punto más de cotización para salud y medio punto más de cotización para pensiones y esa carga se va a hacer toda por cuenta del sector empleador.

Entonces, tenemos que ponderar muy bien esta semana los aspectos positivos y los aspectos que en alguna forma producen reflexiones, para dar un salario mínimo de acuerdo con todas estas condiciones.

G.G.: Presidente, pues le deseo una Feliz Navidad a usted, a doña Lina, a los muchachos, que la pasen muy bien, que estén en un ambiente de recogimiento, que estén recargados, tomando energías para el trabajo que se les viene encima y salúdeme, de parte de Caracol Radio, a todos los soldados con los que se va a reunir.

Presidente de la República: Muchas gracias a ustedes, a sus familias, por intermedio de ustedes al periodismo colombiano, Feliz Navidad y Feliz Año. Y que todos hagamos de 2007 un gran año para Colombia, muchas gracias.

Deja una respuesta