Entrevista del Presidente Uribe a Radio Nederland Wereldomroep
Enero 23 de 2008

La Unión Europea ha rechazado de forma tajante la posibilidad de retirar a las FARC de su lista terrorista y reafirmó «todo su apoyo» al presidente colombiano Álvaro Uribe en la lucha contra la violencia en su país y por la liberación de los rehenes de la guerrilla.

A continuación presentamos la entrevista exclusiva que el mandatario colombiano concedió a Radio Nederland Wereldomroep.

José Zepeda.- Señor Presidente, supongo que Usted estará muy satisfecho con esta postura que ha asumido la Unión Europea y concretamente, el señor Javier Solana.
Álvaro Uribe.-
Colombia es una democracia que todos los días gana más respeto en el mundo. Una democracia de libertad, de lucha por la cohesión social, de instituciones independientes, que ha librado una valerosa lucha que está ganando contra los violentos financiados por el narcotráfico. Por eso, esos reiterados apoyos de la Unión Europea y de tantos países nos comprometen más, nos ayudan muchísimo.

J.Z.- Independientemente de todos estos apoyos que pueda recibir su gobierno, cada vez más los analistas llegan a la conclusión de que esto del conflicto colombiano, con los grupos guerrilleros, o como los llame el gobierno, no se va a resolver en el campo de batalla sino en la mesa de negociaciones y con el diálogo.
A.U.-
El gobierno nuestro tiene una política firme de Seguridad Democrática y el país ha mejorado mucho. Hemos reducido los asesinatos a la mitad. Hemos protegido los municipios que antes los destruían. Hemos reducido en un 85 por ciento el secuestro, que es bien importante, y estamos listos también para el día en que estos grupos terroristas quieran negociar. Estamos dispuestos a hacerlo a partir de que abandonen el terrorismo. Debo contarle que desde el gobierno hemos desmantelado los paramilitares y se han desmovilizado en total 46 mil integrantes de estos grupos. Solamente el año pasado se desmovilizaron más de 2700 integrantes de las FARC y en lo transcurrido de este año se han desmovilizado 155. Nosotros creemos que la negociación en una democracia frente al terrorismo no se da a partir del apaciguamiento, de la aceptación del terrorismo, sino a partir del respeto a la democracia y de la acción firme contra el terrorismo.

J.Z.- ¿Qué respuesta tiene para aquellos que aseguran que existe un doble estándar por parte del gobierno, una forma de tratar a las guerrillas de las FARC y el ELN y otra a los paramilitares?
A.U.-
Este es el primer gobierno que ha combatido a los paramilitares. Por eso se desmovilizaron 32 mil y la mayoría de los líderes paramilitares están en la cárcel. En una ley que les da una sentencia reducida, pero les exige compensar crímenes, reparar a las víctimas, que aquellos responsables de delitos atroces no se les permite ser elegidos, como ocurrió en el pasado con muchos guerrilleros. Una ley que, paradójicamente, algunos críticos consideraron suave para los paramilitares pero muchos de esos mismos críticos la consideraron muy duras frente a las guerrillas, cuando los dos cometen atrocidades. Colombia hoy, y lo dice un gobierno que todos los días puede probarlo en los hechos, Colombia hoy ha desmontado, el paramilitarismo, ya no hay bandas privadas criminales combatiendo grupos irregulares. Hemos recuperado el monopolio del Estado para combatir grupos irregulares. Aquellos paramilitares que han reincidido o los que no se han sometido a la ley, que son una minoría, están siendo perseguidos por el estado. Ya no se dedican a combatir guerrillas. Hoy solamente son fugitivos o están en el narcotráfico. Hemos recuperado el monopolio estatal para combatir a los violentos.

J.Z.- Sr. Uribe, ¿está el gobierno en condiciones hoy día de realizar a la brevedad posible ese acuerdo humanitario que no sólo los colombianos sino la comunidad internacional desea tan fervientemente?
A.U.-
Ojalá. Tenemos dos instancias de negociación, la Iglesia Católica y los delegados de tres países europeos, de Francia, España y Suiza. La Iglesia Católica ha propuesto una zona de encuentro, el gobierno la acepta sobre la condición de que no le cree riesgos a la población. Porque en la ocasión anterior, cuando se dio la zona de despeje, la población sufrió mucho, la secuestraban, la obligaban a sembrar droga, la maltrataban con el reclutamiento de los niños. A los niños los drogaban, les producían una excitación emocional para que cometieran crímenes. Por eso la zona de encuentro que aceptamos, propuesta por la Iglesia Católica, para que no le genere riesgo a la población debe ser en área rural, despoblada, sin cuarteles militares o policiales que sea necesario remover. Ayer me preguntaron si habría observadores internacionales. Dije que los aceptábamos. Que si aceptaríamos una fuerza internacional. Dije que no había sido considerado el tema, pero que estábamos dispuestos a considerarlo.

J.Z.- De tal manera que lo que Usted dice en otras palabras Señor Presidente, es que de parte del gobierno de Colombia existe la más absoluta voluntad de llegar a un acuerdo humanitario y de iniciar un proceso de paz siempre y cuando se terminen las acciones terroristas de las FARC.
A.U.-
Así es. Pero déjeme mencionarle estos antecedentes. Este gobierno unilateralmente, como gesto de buena fe, ha liberado a 152 integrantes de las FARC y liberó a Rodrigo Granda, el preso, integrante de las FARC más importante que estaba en la cárcel colombiana se hizo a petición del presidente Zarkozy. Y el país hoy va ganando el desafío contra el terrorismo. El país está hoy más alegre. La tasa de inversión se ha recuperado, el desempleo ha bajado. Estamos en mejores condiciones. Con la ayuda de Dios, a pesar de todo lo que falta, vamos saliendo adelante.

J.Z.- Más allá de la calificación que pueda tener las FARC, aquellas razones que dieron origen al conflicto, el tema de la exclusión, el problema del Estado, ¿se ha solucionado de alguna manera en la Colombia de hoy? ¿Han desaparecido esos graves problemas?
A.U.-
Primero, las FARC irrumpía como un grupo armado ideológico. Yo los conocí siendo estudiante universitario. Hablaban de la dictadura del proletariado, de la lucha de clases como elemento de lucha política, del odio de clases, y en estos 40 años han hecho el tránsito de ser una guerrilla marxista ideológica a ser un grupo financiado por el narcotráfico mercenario y mafioso. Segundo, hablaban de evitar la exclusión social y la profundizaron. Con sus acciones generaron el paramilitarismo como reacción. Produjeron desplazamiento, ahuyentaron la inversión, aumentaron el desempleo. En tercer lugar, reclamaban más democracia y cuando el estado colombiano aprobaba la elección de gobernadores y alcaldes, ellos irrumpían a asesinarlos. Una cosa es el cuento que ellos han echado en Europa, otra es la realidad, que han hecho vivir en Colombia. ¿Por qué son terroristas? Porque atentan contra una democracia. Mire, las otras guerrillas latinoamericanas fueron guerrillas contra dictaduras. Aquí es un grupo violento financiado por el narcotráfico contra una democracia. Porque se financian en drogas ilícitas son terroristas, porque reclutan niños son terroristas. Porque asesinan mujeres embarazadas, ancianos, son terroristas. Ellos no administran justicia y eso sería inaceptable en un estado como el colombiano, que tiene una justicia democrática, independiente del ejecutivo y todos los días más fuerte. Ellos no cumplen el derecho humanitario, que ese sea atenuante de la violencia. Ahora, en Colombia hay muchos problemas por resolver. Pero estamos resolviéndolo con tres objetivos de gobierno: la seguridad desde la democracia, la confianza inversionista de la responsabilidad social, y la cohesión social desde las libertades.

J.Z.- Señor Uribe, créame Usted que una de las principales razones de no incluir el escándalo en nuestra programación es porque lo consideramos ajeno al periodismo serio y responsable, de tal manera que mi pregunta no va por ese lado, pero Ud. sabe perfectamente que el presidente de Venezuela le ha dicho de todo a Usted. ¿Hacia dónde vamos en las relaciones entre Venezuela y Colombia?
A.U.-
Mi única respuesta es un mensaje de afecto y de respeto al hermano pueblo de Venezuela.

Álvaro Uribe Vélez, presidente de Colombia.
*José Zepeda Varas es director del Departamento Español de Radio Nederland.

 

 

Deja una respuesta