Colombia para nadie es una amenaza;
la amenaza son las Farc: Presidente Álvaro Uribe

Abril 23 de 2008

En entrevista concedida el pasado martes, 22 de abril, a la emisora Radio Atalaya de Guayaquil (Ecuador), el Presidente Álvaro Uribe Vélez reiteró que Colombia para nadie es una amenaza y que la amenaza es el grupo terrorista de las Farc.

“Nosotros para nadie somos amenaza. Este es un Estado democrático, sin trayectoria belicista. La amenaza es el grupo terrorista de las Farc. La amenaza es el narcotráfico, que gira alrededor de esos grupos, porque ese narcotráfico no tiene barreras éticas, morales; ese narcotráfico desprecia totalmente la Ley; ese narcotráfico es farsante; ese terrorismo de las Farc es farsante”, expresó el Jefe de Estado.

Agregó que el terrorismo no tiene fronteras y dijo que en la medida en que Colombia enfrente exitosamente la amenaza terrorista de las Farc, “ese éxito le sirve a Colombia y a Ecuador”.

También se refirió a los fundamentos y avances de la política de Seguridad Democrática, a los objetivos del Gobierno y a la división entre izquierda y derecha que se le quiere imponer a América Latina, división a la que calificó de “polarizante, obsoleta e inaplicable”.

El siguiente es el texto completo de la entrevista:

Radio Atalaya: Está con nosotros, a través de las ondas telefónicas, el señor Presidente constitucional de la hermana República de Colombia, el doctor Álvaro Uribe Vélez.  Señor Presidente, muy buenos días, muchas gracias por esta deferencia para Radio Atalaya.

Presidente Álvaro Uribe Vélez: Muy buenos días a todos ustedes en Radio Atalaya y un saludo muy respetuoso al hermano pueblo ecuatoriano.

Radio Atalaya: Señor Presidente, lo dejamos con sus primeras palabras, que yo creo que van a ser tendientes a reestablecer, de una vez por todas, el profundo lazo de hermandad, fomentado por El Libertador, por sus generales y por sus delegados, que existe entre Ecuador y Colombia que, al fin y al cabo, durante unos años fuimos un solo país y que, lamentablemente, se separó por las ambiciones personales y oligarquías locales y que produjeron que la Gran Colombia, que podría ser en este momento una entidad geopolítica de gran peso en América Latina y, por qué no decirlo, del mundo, se fraccione en cuatro países.

Señor Presidente, los micrófonos de Atalaya son todos suyos.

Presidente Álvaro Uribe Vélez: Muchas gracias, de todas maneras estoy a la disposición de las preguntas que ustedes quieran formular.

Mi comentario inicial es un comentario de saludo, de expresión de afecto al pueblo ecuatoriano. Nosotros estamos unidos en la historia, en el presente y en el futuro. Esta amenaza terrorista que Colombia ha tenido de parte del grupo de las Farc, en la medida que Colombia la enfrente exitosamente, ese éxito le sirve a Colombia y a Ecuador, y que el terrorismo no tiene fronteras.

Es importante definir por qué el Gobierno de Colombia señala a estos delincuentes de terroristas y por qué creemos que combatirlos beneficia no solamente a Colombia, sino también a Ecuador.

Son terroristas porque, a diferencia de grupos armados insurgentes que hubo en América Latina, que combatían dictaduras, estos de aquí lo que hacen es maltratar una democracia.

Son terroristas por sus acciones: minas antipersonas, asesinato de mujeres embarazadas, asesinatos de niños, carros bombas como el del Club El Nogal, el de la Universidad Militar.

Son terroristas porque se financian, como primera fuente, del narcotráfico y su segunda fuente es el secuestro. Son terroristas por el secuestro; son los secuestradores de Ingrid Betancourt, de todo este grupo de personas que están hoy cautivos, en manos de ese grupo secuestrador de las Farc en Colombia. En los últimos 10 años las Farc no han devuelto 750 personas de los que ha secuestrado.

Por todo esto son terroristas.

¿Por qué combatirlos beneficia no solamente a Colombia sino a Ecuador? Porque ustedes saben que ellos le han hecho daño al Ecuador, ellos han cometido secuestros en Ecuador, delitos de narcotráfico en Ecuador, delitos de transporte de explosivos en Ecuador.

Veamos el tema del tráfico de drogas en la frontera.

Yo estuve el sábado en la frontera, en un Consejo Comunitario, y observé de los colombianos entusiasmo, confianza por la manera como se viene recuperando allí el orden público, como se viene avanzando en política social, en infraestructura. Pero todavía nos quedan problemas.

¿Qué ha hecho las Farc? Las Farc han estimulado la siembra de drogas ilícitas en el territorio de Colombia; ha estimulado la oposición a las fumigaciones. De hecho, nosotros suspendimos las fumigaciones hace más de un año, por pedido del Gobierno ecuatoriano, para evitar dificultades con el Gobierno ecuatoriano.

Y las Farc estimulan la siembra en Colombia, pero hace los negocios en territorio ecuatoriano. Y le causa todo el daño y todos los riesgos al Ecuador al hacer esos negocios de droga, también en territorio ecuatoriano.

Así como las Farc se han apropiado ilícitamente de riqueza en Colombia, también es muy importante investigar la apropiación ilícita de las Farc de riqueza en Ecuador.

Y miren cosas como las que hemos vivido: nosotros en esos 10 kilómetros de territorio colombiano, contados a partir de la línea de frontera, tomamos hace más de un año la decisión de no fumigar, sino de erradicar manualmente las matas de coca.

¿Saben qué ha pasado? Una de las cosas que ocurrió en febrero: Las Farc, desde territorio ecuatoriano, instaló explosivos en territorio colombiano, los activó desde territorio ecuatoriano y asesinó integrantes de la Fuerza Pública colombiana que estaban cuidando a los erradicadores de droga y asesinó,  también, a los erradicadores de droga.

Esto es, hay un grupo terrorista que ha hecho inmenso daño durante 40 años. Ese mismo grupo generó una reacción igualmente perversa, la reacción paramilitar, que venimos desmontando en Colombia, y ese grupo le hace daño a Colombia  y amenaza con hacerles un enorme daño a los países vecinos. Por eso, la determinación total de Colombia, de derrotar estos grupos terroristas.

Radio Atalaya: Usted ha sentido que aquella especie de declaración oficial que se dio acá en el Ecuador, de que no se iba a seguir contestando a Colombia, es decir, que no se iba a seguir con esta guerra verbal que han mantenido en alguna medida el Gobierno colombiano y el Gobierno ecuatoriano, ¿se ha cumplido?

Presidente Álvaro Uribe Vélez: A ver queridos amigos, yo no me voy a referir al tema, porque cualquier cosa que yo pueda decir sobre el tema podría tener algo de imprudencia.

Yo solamente quiero referirme a tres temas que son los siguientes: nuestro afecto, nuestros lazos con el pueblo ecuatoriano; la razón de nuestra lucha contra las Farc y lo que estamos haciendo en Colombia.

Porque es que también veo alguna prevención frente al modelo que estamos impulsando en Colombia; alguna prevención ideológica.

Yo creo que estamos en el derecho y en la obligación de explicarlo a los pueblos hermanos del continente. Nosotros hemos buscado construir confianza en Colombia. Y esa confianza la estamos soportando en tres pilares: en el pilar de seguridad, seguridad con democracia, eso es lo que marca la diferencia, la diferencia con otros estados Latinoamericanos que quisieron tener seguridades de dictadura; aquí, seguridad desde democracia.

El segundo pilar para esa confianza es inversión, pero con responsabilidad social. Y responsabilidad social es transparencia en las relaciones con el Estado, solidaridad en las relaciones con la comunidad y fraternidad en las relaciones con los trabajadores.

Y el tercer tema es el tema de cohesión social, porque sin seguridad y sin inversión es imposible obtener los recursos para poder superar la pobreza y para poder construir equidad. Eso es lo que estamos trabajando en Colombia.

De hecho el país ha venido, gracias a esta tarea, superando tantos años durante los cuales no se invertía. Ya hemos logrado una tasa de inversión del 28 por ciento; hemos tenido tres años consecutivos de un buen nivel de inversión extranjera; hemos logrado reducir el desempleo en 10 puntos, a pesar de que sigue alto; hemos logrado reducir la pobreza en casi 20 puntos. Unos problemas que van a tomar tiempo en resolverse, pero que vamos haciendo un gran esfuerzo.

Si a Colombia le va bien, le va bien a los vecinos. Si al Ecuador le va bien, le va bien a los vecinos. Nosotros tenemos unas relaciones mutuas, mutuamente determinantes.

Nosotros, en Colombia, añoramos que le vaya bien al Ecuador, porque eso determina que le vaya bien a Colombia. Y estoy seguro que ustedes también piensan que si a Colombia le va bien, eso determina que le vaya bien al Ecuador, por nuestros profundos vínculos.

(Inaudible) con las acciones del Gobierno colombiano, expresar estos conceptos y ser muy prudente en cualquier punto que tenga que ver con temas de relaciones con el Gobierno ecuatoriano.

Radio Atalaya: Señor Presidente, sí, usted dice muy bien que el progreso acompañe a Colombia, acompañe a Ecuador. Muy bien, perfecta la idea. ¿Pero cómo nos puede ir bien, cuando hay una guerra verbal que podría desencadenar en otras consecuencias gravísimas? Ayer el Presidente de la República del Ecuador decía que va a fortalecer a sus Fuerzas Armadas y que va a comprar armamento, para seguramente enfrentar a esa descomunal máquina de guerra que tiene Colombia, según se ha aseverado en algunos foros.

Esta situación a nosotros nos preocupa mucho más, porque no se puede progresar cuando el dinero con el que se puede atender los problemas sociales se los dedica al armamentismo.

Presidente Álvaro Uribe Vélez: No, mire, yo no quiero hacer comentarios para reaccionar a estos comentarios. Mi única respuesta es una respuesta de afecto al pueblo ecuatoriano.

Yo creo que con lo que le voy a decir, que procuro ser totalmente respetuoso de la prudencia, es suficiente para que el pueblo ecuatoriano entienda, y lo digo con toda solidaridad y con todo afecto por el pueblo ecuatoriano: Colombia no ha sido un país belicista; Colombia no es un país belicista ni será un país belicista.

Cosa distinta es que Colombia, cuando tomó la decisión de elegirme a mí en 2002, una decisión autónoma, una decisión de rebeldía del pueblo colombiano contra el terrorismo, esa decisión de elegirme a mí estaba sustentada en la decisión del pueblo colombiano, de quitarse la pesadilla de 40, 50 años de terrorismo. Eso es lo que estamos procurando.

Entonces, nosotros para nadie somos amenaza. Este es un Estado democrático, sin trayectoria belicista. La amenaza es el grupo terrorista de las Farc. La amenaza es el narcotráfico, que gira alrededor de esos grupos, porque ese narcotráfico no tiene barreras éticas, morales; ese narcotráfico desprecia totalmente la Ley; ese narcotráfico es farsante; ese terrorismo de las Farc es farsante. De pronto tratan de acomodarse en un país, pero el día que tengan la mínima contrariedad, también maltratan a ese país, maltratan a sus instituciones, maltratan a su Gobierno. O sea que nosotros no tenemos ninguna carrera armamentista frente a vecinos.

Nosotros lo que hemos hecho es simplemente mejorar nuestras Fuerzas Armadas para que Colombia recupere la institucionalidad democrática. Hace seis años en Colombia, qué pasaba: muchas regiones estaban en poder de guerrilla o paramilitares. En muchas regiones los colombianos pensaban que no había salida institucional; que tenían o que irse del país o que someterse a la guerrilla o que someterse a los paramilitares o cada quien defenderse por su cuenta.

Hoy hemos recuperado confianza. Hoy la gente confía en las fuerzas institucionales; hoy la gente confía en nuestras instituciones democráticas. Hay una gran recuperación de confianza.

Uno de los factores que ha contribuido a esa recuperación de confianza es el proceso de recuperar nuestras Fuerzas Armadas. Porque nosotros teníamos que escoger entre seguir el camino de que este país fuera totalmente destruido por guerrilla y paramilitares, por las fuerzas terroristas, o rectificar y reacomodarnos, reasumir el camino del fortalecimiento institucional.

Y este último, que ha sido el objeto de nuestra decisión, es un camino que va dando buenos resultados. Y en Colombia, en la medida que se fortalezcan las instituciones democráticas, eso crea tranquilidad en la región, eso tiene que ser un motivo de sensación de equilibrio y de sensación de solidez institucional para toda la región y para todos nuestros vecinos.

Radio Atalaya: La consultora mexicana Mitolsky acaba de publicar los resultados de una encuesta sobre la popularidad y grado de aceptabilidad que tienen los mandatarios de América Latina. Encabeza el grupo, precisamente usted, Presidente Uribe, con el 84 por ciento de aprobación. Y luego viene Rafael Correa, con el 62 por ciento. Continúan otros presidentes entre el 50 y 60.

Con el respeto que se merece usted, los oyentes y el país, se afirma que,  muchas veces, las acciones gubernamentales apuntan a fortalecer una imagen o minimizar los problemas internos.

Yo pienso que aquí, en el caso de Ecuador y Colombia, hubo un hecho excepcional que no tenemos para qué repetirlo, que tiene que ver con la muerte de ‘Reyes’. ¿Pero hasta dónde podemos nosotros pensar que acciones políticas internacionales de mandatarios fortalecerían las imágenes y el grado de aprobación de estos mandatarios?

Presidente Álvaro Uribe Vélez: Querido amigo, yo le quiero decir una cosa: Yo trabajo todos los días con el pueblo. Este Gobierno se llama un Gobierno Comunitario. Por ejemplo, los lunes tengo en las regiones de Colombia un Consejo de Seguridad que se divide en dos partes: primero se oyen todas las críticas de la comunidad y después se toman decisiones con autoridades regionales, la Fuerza Pública.

Los sábados tengo los consejos comunitarios en las regiones, donde propiamente la gente no va a alabar, sino a presentar sus problemas.

El último sábado fue en la región fronteriza con la hermana Ecuador, en la región del Putumayo.

Aquí hay un trabajo comunitario todos los días. Pero el Gobierno nuestro respeta las encuestas, pero no depende de ellas.

Yo llevo una carrera política muy larga. Yo fui elegido por prima vez concejal, yo creo que por allá en el año 1974. Yo llevo una carrera política muy larga, queridos amigos, y es sabido que lo primero es buscar responderle bien al legítimo interés público.

Uno muchas veces tiene que contradecir las encuestas en aras del bien público. Los líderes muchas veces tienen que navegar contra la corriente en aras del bien público.

Ustedes saben que el Gobierno actual de Colombia ha tenido, en ocasiones,  que navegar contra la corriente imperante en América Latina.

Esa es una prueba clara a ustedes de que este no es un Gobierno haciendo cosas por encuestas ni dejándolas de hacer por encuestas. Este es un Gobierno que solamente busca el bien común. Y se lo digo porque muchas veces me ha tocado contrariar las encuestas.

Vea, le voy a dar ejemplos. Estábamos a pocos días de la elección del Congreso en Colombia en 2006 y de la reelección presidencial, que como se dio, pudo no darse, y a mí me dijeron lo siguiente:

‘Usted está negociando el TLC con los Estados Unidos. Pero la encuesta es mala. Aplace la negociación para después de elecciones, para que no le vaya a ir mal en elecciones’. Y dije yo: ‘¿Cómo así?’ Y me dijeron: ‘Sí, es que el 56 por ciento de los colombianos rechaza el TLC y apenas el 28 por ciento lo aprueba’. Dije: ‘No señores, justamente hay que llegar a elecciones con las cartas sobre la mesa’.

Y en lugar de haber aplazado el cierre de la negociación para después de elecciones; en lugar de haberme atemorizado ante la encuesta, lo que hicimos fue anticipar, acelerar la negociación, para darles claridad absoluta a los electores, para que la gente supiera llegar a elecciones y al llegar a elecciones contara con todas las materias puestas sobre la mesa. Hicimos una gran pedagogía.

A mí me ha tocado emprender tareas con total oposición de las encuestas. Cuando yo hablaba de seguridad democrática en Colombia, eso tenía una mínima aprobación.

Todos los analistas decían: ‘Uribe no gana, porque en Colombia los proyectos de seguridad nunca han ganado’. Y, entonces, llegaba yo al 6 por ciento de las encuestas y decían: ‘Ya tocó techo. Está perdido’. Llegaba al 8 por ciento, lo mismo.

No se preocupen que este es un Gobierno de opinión, respetuoso de las encuestas, pero un Gobierno que no está dirigido por las encuestas.

Radio Atalaya: Quisiera preguntarle sobre lo siguiente, en este caso específico del TLC con Estados Unidos y que hoy por hoy está un poquito empantanado, ¿usted ha podido charlar con los candidatos a la Presidencia norteamericana, que hoy, por ejemplo, tienen una gran, hoy los demócratas, sobre todo, que son los que están en una posición más difícil, hoy tienen una contienda muy dura en Pensilvania (martes 22 de abril), usted ha podido dialogar con ellos o con gente muy allegada a ellos en el caso del señor Obama o de la señora Clinton, Presidente Uribe?

Presidente Álvaro Uribe Vélez: Alguna vez en el Congreso hablé con la senadora (Hillary) Clinton, hablé también con el señor senador (John) McCain. Con el señor senador Barack Obama no he hablado, pero nosotros hemos tenido un diálogo intenso con los Estados Unidos, siempre buscando una aproximación bipartidista hacia Colombia.

El Plan Colombia empezó con la administración demócrata del Presidente Clinton y ha continuado con la administración republicana del Presidente Bush.

Cuando los republicanos eran mayoría en el Congreso norteamericano, nosotros hablábamos con los republicanos y con los demócratas.

Y ahora que los demócratas son mayoría en el Congreso norteamericano, nosotros hablábamos con los demócratas y con los republicanos.

Colombia ha venido recibiendo en estos días muchísimas visitas de los Estados Unidos. Una semana viene la Representante Comercial de Estados Unidos, Susan Schwab; otra semana viene el Secretario de Comercio, Carlos Gutiérrez; otra semana viene la señora Secretaria del Trabajo, Elaine Chao etcétera.

Y siempre vienen con una delegación parlamentaria bipartidista, porque les hemos pedido que conozcan a Colombia. Nosotros no ocultamos problemas. Colombia todavía tiene muchos problemas, nadie los niega, pero yo creo que vamos por un buen camino.

Y nosotros les decimos a estos congresistas de los Estados Unidos lo que le digo hoy al hermano pueblo ecuatoriano, a través de Radio Atalaya de Guayaquil y de esta entrevista que tan gentilmente ustedes me permiten adelantar: Colombia tiene muchos problemas, pero Colombia va también por buenos caminos. Y nosotros amanecemos todos los días con la determinación de resolver problemas. Y así como reconocemos nuestros problemas, también pedimos al mundo, a la comunidad internacional, que acepte los avances que Colombia va teniendo.

Este era un país de tres mil secuestros al año. El año pasado hubo 270; todavía muchos. Pero ya se concentran en regiones remotas, no en las grandes ciudades.

Este era un país de 35 mil homicidios al año. Aquí asesinaban 68 personas por cada 100 mil habitantes.

En el Consejo de Seguridad de ayer (lunes 21 de abril) veíamos que todavía el asesinato es muy alto. Pero este año ojalá se sitúe ya por debajo de 30.

Aquí las Farc destruyeron 200 municipios en pocos años. En los últimos tiempos no ha podido destruir uno solo.

El paramilitarismo en Colombia lo hemos demolido. Colombia ya no tiene hoy organizaciones privadas criminales creadas con el propósito de combatir a otros criminales.

Hemos recuperado el monopolio del Estado para combatir criminales. Lo que veía ayer en alguna parte del país es que las guerrillas y algunas bandas criminales donde hay antiguos paramilitares, ya no pelean entre ellos, sino por la coca; pero lo que ocurre normalmente es que hoy se unen alrededor del negocio de la coca.

Por ejemplo, qué vi yo en el Putumayo el sábado. La guerrilla produce coca y las bandas criminales del narcotráfico la comercializan.

Es lo mismo que vi ayer en una región norte de Colombia, en el departamento del Cesar. La guerrilla produce coca en el Catatumbo, en la serranía del San Lucas, y las bandas criminales del narcotráfico son las que comercializan la coca.

Entonces, la recuperación del monopolio estatal para combatir todos estos grupos terroristas es un logro muy importante de Colombia.

Seguiremos en nuestra tarea con toda la buena fe, reconociendo nuestros problemas, pero trabajando todos los días para que el país salga adelante. Y yo creo que todo lo que logre Colombia en progreso frente al terrorismo, es una gran prevención para que el Ecuador no tenga que sufrir estos problemas.

Radio Atalaya: Yo quiero retomar una frase que usted dijo al principio y que,  mire usted lo que es la vida, lo afortunadamente para el pueblo ecuatoriano, nosotros no hemos vivido la tragedia de Colombia de tener 40 ó 50 años de esta guerra que comenzó, creo yo, por ideales, y que derivó luego en el negocio que usted ya ha mencionado.

Pero, justamente, esa suerte de Ecuador de no haber vivido un conflicto como ese, hace que nosotros, muchas veces, no entendamos lo que es pelear contra la guerrilla. Por ejemplo, en Europa, los gobiernos de España y Francia, que en algunas ocasiones el uno ha sido socialista y el otro ha sido de derecha o viceversa, han colaborado totalmente, porque ambos han sentido lo que es luchar contra la banda terrorista Eta.

Por ejemplo, la República Federal Alemana, que estuvo mucho tiempo gobernado por socialistas, colaboró con la democracia cristiana en Italia, porque tenían que enfrentar al Ejército Rojo, a las Brigadas Rojas y a todas estas cosas.

O sea, no es que nosotros queramos tener guerrilla para poder entender lo que es luchar contra ella, pero quizás esa suerte que hemos tenido y que Perú no la tuvo y que por eso el Presidente García y los presidentes peruanos son muy pocos tolerantes con el concepto de la guerrilla, porque ellos tuvieron una banda de locos lunáticos, los de Sendero Luminoso, quien ha vivido estas cosas, entiende lo que son; entiende lo que implican; entiende lo que es que le pongan bombas todos los días y maten gente; entienden lo que es que hayan 700 ó 1.200 personas secuestradas por año.

Y, quizás, para haber entendido mejor las cosas habría habido que vivirlas, pero, perdóneme que le sea franco, no las queremos vivir, tenemos mucha suerte que no nos haya pasado esto, pero comprendemos lo que vive el pueblo colombiano y la prueba más es lo que dijo Carlos Cortés: un Presidente que después de siete años en el poder tiene el 84 por ciento de aceptación de su pueblo, es porque algo tiene que estar haciendo bien, digo yo, ¿no?

Presidente Álvaro Uribe Vélez: Lo que usted ha dicho, salvo lo último que es generosidad, lo que usted ha dicho es muy pertinente. Quiero, simplemente,  agregarle algo: cuando uno revisa las legislaciones europeas de la posguerra, en esas democracias de la Europa occidental, casi todas definen como terrorismo la acción violenta o la amenaza de violencia, por razones ideológicas, políticas y religiosas. Y uno pregunta por qué y dicen: ‘Porque tenemos una democracia pluralista que no podemos permitir que la ataquen; lo mismo puede decir Colombia.

Algo también bien importante: uno no puede pensar que la seguridad es un patrimonio de la derecha y que la protección a estos grupos es un deber de la izquierda.

Bastante diluidas en las democracias quedan esas fronteras entre izquierda y derecha. Bastante diluidas. O sino vea lo que ha pasado en Italia. Y uno se pone a ver, de pronto en América Latina, algunos gobiernos que posan de izquierda, llegan a unos niveles de concentración de poder que son propios de la derecha. O sea que estamos equivocados en conceptos, queremos polarizar a América Latina en una división entre izquierda y derecha, bastante poco sustentable cuando hay una democracia que opera.

Yo creo que mejor que esa división polarizante, obsoleta, inaplicable hoy, es pensar en una América Latina comprometida con cinco valores democráticos, que los necesita todo el mundo, llámese de izquierda o de derecha: seguridad para todos. En Colombia hoy la seguridad es para todos, amigos del Gobierno, adversarios del Gobierno. Lea la prensa colombiana, vea la televisión colombiana, que hay plenas libertades y hay mucho artículo y mucho programa en contra del Presidente de la República; aquí hay plenas libertades. Seguridad para todos, plenas libertades, lucha por la cohesión social, lucha por la transparencia y respeto a las diferentes instituciones que conforman el Estado y que tienen que colaborar armónicamente.

Yo creo que esos son valores democráticos más importantes que estancar la discusión en un fenómeno de obsolescencia histórica, de división entre izquierda y derecha, que puede hacer mucho daño.

Yo no creo que buscar la inversión internacional en un país sea de derecha. He citado este ejemplo: si Cuba no tuviera ese obstáculo de la Ley Borton-Helms, ¿cuánta más inversión internacional estaría llegando a Cuba? Según eso sería de derecha.

Yo no creo que crear confianza inversionista sea de derecha. Eso es una necesidad. Yo no creo que buscar el mercado de los Estados Unidos sea de derecha.

Es que, por ejemplo, un país con tan poco petróleo como Colombia, que aquello que produce tiene que competir muy duramente con otros productores en el mercado internacional, un país como Colombia necesita tratados de comercio, no por razones ideológicas, no por fundamentalismos ideológicos, sino por la realidad de su oferta económica.

Entonces, pienso que hay que poner mucho cuidado para no crear en América Latina odios y polarizaciones, estados de ánimo incontrolables, con el cuento de que hay unos de izquierda que tienen que atacar a otros que son de derecha o viceversa.

Radio Atalaya: Gracias, señor Presidente Álvaro Uribe Vélez, por estar con nosotros. Realmente es un honor poder dialogar con usted, en directo, desde Colombia. Realmente es una entrevista inédita y creo que contribuye muchísimo a las relaciones que siempre han sido magníficas y que deben continuar siendo magníficas entre Ecuador y Colombia. Eso me parece que es lo principal y vuelvo a decir: esta entrevista y este tipo de comunicación entre usted y los ecuatorianos y nuestros mandatarios y los colombianos, realmente ayudan y contribuyen, abonan a mantener ese clima de distensión y de muchísima dinámica en la parte comercial y en la parte diplomática y en la parte afectiva que siempre hemos tenido.

Gracias por estar con nosotros esta mañana, señor Presidente Uribe.

Presidente Álvaro Uribe Vélez: A ustedes inmensa gratitud. Y déjenme decir un punto final: los países necesitan confianza, confianza interna e internacional.

Nosotros, por el terrorismo, teníamos perdida la confianza. Los colombianos, con desconfianza en Colombia; hubo cuatro millones de desplazados. Ustedes sí que sufrieron ese desplazamiento de colombianos hacia el Ecuador. La comunidad internacional sin confianza en Colombia. Los países vecinos pensando: Colombia es un mal vecino.

Entonces, nosotros nos hemos dado a la tarea de recuperar confianza en Colombia, para lo cual la seguridad y los atractivos a la inversión son fundamentales.

Ahora, no son fines en si mismo: la seguridad es un valor democrático causa, es un valor democrático presupuesto, del cual se deriva ese valor democrático consecuencia, que es el ejercicio de las libertades. La inversión es un medio para que con responsabilidad social se pueda superar la pobreza, construir equidad.

Y al saludarlos a ustedes y, por su conducto, a todo el periodismo ecuatoriano y a toda la audiencia ecuatoriana, quiero hacer llegar un mensaje de afecto, de total afecto al pueblo ecuatoriano.

Y agradezco mucho esta entrevista, porque da la oportunidad de expresar unos conceptos, sin incurrir en agresiones personales.

Radio Atalaya: Un placer, señor Presidente, nuevamente agradecerle por la deferencia enorme que ha tenido usted para con Radio Atalaya y nosotros estamos realmente satisfechos de haber podido contribuir, aunque sea con un pequeño granito de arena, para que la hermandad entre Colombia y Ecuador se vuelva a vivir de la manera más plena, como siempre ha sido, a través de mucho más de 200 años de historia en común que tenemos con la hermana República de Colombia.

Señor Presidente, nuevamente muchísimas gracias y pase usted muy buenos días.

Presidente Álvaro Uribe: A ustedes, muchísimas gracias.

Deja una respuesta