Entrevista del Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, a la FM de RCN
Octubre 28 de 2008

Periodista Vicky Dávila, directora de noticias de la FM de RCN: Presidente, buenos días.

Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez: Vicky, muy buenos días.

La FM de RCN: Presidente, gracias por estar con nosotros. ¿Va a ir a la cita al resguardo La María de Piendamó, allí en el Cauca, con los indígenas?

Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez: Bueno, no me ha dejado ni saludarla, Vicky, a usted, a sus compañeros, a los compatriotas oyentes de RCN.

El Gobierno ha dialogado todos estos años con el pueblo colombiano. Creo que eso nadie lo puede negar. El Vicepresidente ha tenido un diálogo intenso con el Comité Regional Indígena del Cauca. Yo he participado en varias ocasiones en diálogo con ellos. ¿Y qué le digo, Vicky? Lo que el Gobierno no puede permitir es violencia, que se ha dado en muchas ocasiones allá. El Gobierno no puede permitir bloqueos. Esa costumbre de bloquear a Popayán y bloquear las carreteras en este Gobierno se acabó. Y el Gobierno ha tenido toda la voluntad de dialogar.

Mire, el domingo se había propuesto que el encuentro para dialogar se llevara a cabo en el auditorio de la Escuela de Aviación Marco Fidel Suárez. Se dijo que no. Esa Escuela es cómoda, porque el avión llega allí, porque no hay que salir a las calles de la ciudad de Cali, no se le crea trauma a la ciudad de Cali.

Después entonces se definió el auditorio de Telepacífico, donde caben 300 personas. Allá llegamos. Mis compañeros de Gobierno y yo estuvimos allí alrededor de las 10:20 de la mañana. Después empezaron una serie de llamadas: que unos iban, que otros no iban, que los que querían venir entonces tenían miedo de que después tomaran retaliaciones. Nos dijeron que entonces fuéramos al Concejo de Cali. La Seguridad de la Presidencia me dijo: ‘Mire, Presidente, la seguridad la hemos definido es aquí en Telepacífico, porque necesitamos seguridad para el Gobierno y para los indígenas, para todos los que van a participar en la reunión’.

El Concejo de Cali es contiguo a la plaza donde están reunidos. Allá hay dos cercos: un cerco de la Policía y otro cerco de la guardia indígena. Solamente que haya un choque, eso afecta mucho la imagen del país. ¿Qué tal la noticia? ¿El diálogo que iba a sostener una representación indígena con el Presidente de Colombia, lo que se dio fue un choque entre personas indígenas que protestaban y la Fuerza Pública? ¿Qué tal un indígena herido? ¿Qué tal alguien del Gobierno herido?

Bueno, vino toda esa discusión. Se les ofreció que inclusive tuviéramos un inicial diálogo a través de medios electrónicos. Y uno veía que había un sector que hablaba de diálogos sin querer. Pero entonces el esfuerzo era como para que el Presidente quedara mal. Eso les queda muy difícil, porque es que este Presidente ha dialogado con el pueblo colombiano a lo largo de estos seis años.

En la tarde, ya con algún desespero y ruborizado, porque no queda bien que se piense que no queremos ese diálogo, le dije al general Buitrago: General, no sé que va a hacer usted, pero camine vámonos para el Concejo. Y nos fuimos para el Concejo de Cali. Allá tampoco llegaron, cuando habían pedido el Concejo de Cali. Lo habían pedido.

En ese momento, el Ministro del Interior y el Gobernador del Cauca salieron para la tarima, ahí en la plaza contigua. Y cuando iban a llegar allá, algunos gritaban: ¡mátenlos! ¿Ve usted el nivel de exacerbación que había allá?

Y enseguida salgo de allá, entonces regresaron y nos contaron eso, y dije: bueno, vámonos para la plaza. Y nos fuimos yendo para la plaza, y dije: voy a acordarme que soy el Presidente de Colombia, a proceder con toda ponderación. No hubo manera de llegar a la tribuna de ellos. Empezaron ellos a dar órdenes de que se fueran. Los periodistas hablaban de mucha gente. Yo vi, fahí había un número de personas importantes, pero una décima parte del cálculo que se había hecho. Hay que ser objetivo en esas apreciaciones.

Me subí a un puente, ahí tomé un megáfono, y algunas personas se subieron a hablar a ese puente. A todos se les dio la palabra, se les escuchó, con todo respeto, y se les dio explicaciones. Algunos me gritaron ofensas, y les dije: ¿para qué me ofenden, para qué me gritan insultos? Dénme argumentos.

Algunos me gritaban: “marica”. Primera vez que me dicen a mí “marica” en la vida. Entonces les dije: “Hombre, no me griten marica, no me ofendan, más bien dénme argumentos”. Procuré tener toda la paz, toda la serenidad y responder sólo con argumentos.

Yo tengo que ir el jueves y viernes a la Cumbre Iberoamericana en El Salvador. Inclusive debería estar desde el miércoles por la noche allá. Solamente vamos a salir el jueves. Creo que en este momento tan difícil de la economía mundial, Colombia no se puede aislar. En este momento Colombia no se puede asilar. El sábado tenemos el Consejo Comunitario de Envigado. Es un Consejo bien importante que se ha venido posponiendo. He dicho que estaría dispuesto, si lo tienen a bien, a dialogar el domingo.

Entonces anoche le decía al Padre De Roux: para que no haya malos entendidos, simplemente díganos, Padre, cuál es el sitio que aceptan ellos. Yo voy el domingo. Eso sí necesitamos, la Seguridad de la Presidencia, yo tengo que ser responsable, mirará las condiciones de ese sitio. Pero si me pongo a decir un sitio o el otro, todo lo que diga dicen que no. Porque ahí hay un sector radical que simplemente tiene el diálogo como una apariencia, tiene el diálogo como una cortina de humo, pero ellos no quieren diálogo sino hecho político, en un sector radical, que no deja que los otros dialoguen.

La FM de RCN: Presidente, para continuar con este tema de los indígenas, permítame hacerle una pregunta, después de pronto de las críticas que se le hicieron ayer, después de lo que sucedió en Cali el domingo con los indígenas: ¿usted por qué se dejó sacar de casillas? Muchos dicen: esto irrespeta la investidura presidencial?¿Para qué el Presidente se presta para eso, se pone en eso?

Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez: Nunca me dejé sacar de casillas, Vicky. Nadie puede decir. Yo mantuve total serenidad. A mí me parece que es una imprudencia que alguien diga que me dejé sacar de casillas. ¿Con fundamento en qué lo dices?

La FM de RCN: No, Presidente, pues al verlo a usted con ese megáfono y diciendo también las palabras que le estaban diciendo, repitiéndolas…

Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez: ¿Cree que eso es dejarse sacar de casillas, y con coger un megáfono y en ese puente escuchar durante hora y media, con todo respeto, en medio de esa gritería y de los insultos a las personas que quisieron hablar? Eso es todo lo contrario de dejarse sacarse de casillas. Creo que allí hay que tener una apreciación más objetiva Vicky.

Ahora, una cosa es repetir las ofensas que le lanzan a uno, recibiéndolas para hacer pedagogía, para que cambien las ofensas por los argumentos, y otra cosa es lanzar ofensas. Eso lo hice a propósito. Dije: si lanzo una sola ofensa, maltrato la dignidad presidencial. Creo que respeto la dignidad presidencial, y al mismo tiempo hago la pedagogía y recojo ofensas y digo: hombre, en lugar de estas ofensas, manden argumentos. Con la intención de que cambiaran las ofensas por argumentos fue que hice eso. Pero creo que no hay un solo hecho que permita sustentar tu afirmación de que el Presidente se salió de casillas.

La FM de RCN: En el tema internacional, con respecto a esto de los indígenas, ¿qué ha percibido usted que percibe la comunidad internacional de todas estas marchas? Es muy difícil que internacionalmente entiendan que hay guerrilla infiltrada, que ha pasado lo que sucedió con este uniformado que quedó sin manos, es muy difícil que lo entiendan. Lo que se capta internacionalmente, lo que alcanza a llegar, es que se están violando los derechos de los indígenas.

Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez: Eso es lo que toda la vida se ha dicho, porque al país no se le ha defendido suficientemente. Pero creo que hay un cambio de percepciones. Por ejemplo, la Alta Comisionada de Derechos Humanos, que estaba ayer en Colombia, es la primera en que está informada, y acepta, y no ha sido informada por el Gobierno, sino por la propia Oficina del Alto Comisionado, sobre los avances que aquí se han hecho en favor de los indígenas colombianos. Es que obras son amores y no buenas razones.

¿Violar los derechos humanos de los indígenas es impedir la violencia? No. Lo que pasa es que este país no puede permitir lo del pasado: bloqueos de carreteras, que sitiaron a Popayán, que la cercaron. En este Gobierno eso no se permite. Protesta social pacífica, por supuesto.

Y el Gobierno tiene muchas cosas que decir. Es que Colombia tiene 115 millones de hectáreas, y las comunidades indígenas son propietarias de 30 millones 732 mil hectáreas.

Cauca es un departamento de poco menos de tres millones de hectáreas. Las comunidades indígenas tienen 700 mil. Entonces se dice: pero es que hay mucho páramo, tierra no cultivable. Cuando miramos la tierra cultivable, tienen el 34 por ciento de la tierra cultivable del Cauca. Las comunidades indígenas representan el 3 por ciento de la población de Colombia. El 19 por ciento de la población del Cauca.

Cuando este Gobierno empezó, 600 mil indígenas tenían posibilidades de régimen subsidiado de salud. Hoy hay cupo para 1 millón 81 mil. Nosotros hemos avanzado muchísimo en el programa de seguridad alimentaria con ellos, en el programa Familias Guardabosques, en el programa Familias en Acción.

Estamos haciendo un gran esfuerzo para comprar las tierras que aún faltan, de los viejos pactos de anteriores gobiernos. Hemos invertido en eso 33 mil millones. Y estamos siempre dispuestos que discutir el TLC, a discutirlo. Que el Código Minero, a discutirlo. Que la ley de desarrollo territorial, a discutirla.

Creo que si todos hacemos un esfuerzo, el mundo tiene que reconocer que este país ha sido generoso, respetuoso de la diversidad étnica, que finalmente concurre a conformar la nación colombiana. Este país lo ha sido.

La FM de RCN: Presidente, hay un tema que a usted lo tiene muy preocupado, y es todo esto de las desapariciones de jóvenes en Soacha. Ayer usted le hizo un jalón de orejas muy fuerte a los militares por el tema de los Derechos Humanos. Hoy hemos sabido que la investigación de la Fiscalía y la Procuraduría apunta hacia que los militares están comprometidos en estas desapariciones. Medicina Legal ha entregado un informe y nos sorprende que hable ya de 90 personas, que tienen como un mínimo patrón en estas desapariciones. ¿Qué ha recibido el Gobierno, digamos si ha tenido alguna comunicación con el Fiscal de lo que está pasando al interior de las Fuerzas Militares, o en esta situación de las desapariciones de Soacha?

Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez: El Gobierno la información que tiene es la que dio la semana pasada, la investigación administrativa del Ejército. Se concluyó que había motivos para separar de sus funciones a tres coroneles. Primero, como lo hicimos en el caso Jamundí, el entonces Ministro de Defensa y mi persona, en ese caso tan grave, sucedido ocho días antes de la elección de 2006, dijimos: que esto no lo asuma Justicia Penal Militar sino la justicia ordinaria.

Esto aquí está en manos de la justicia ordinaria. Eso no excluye la investigación administrativa. Las pruebas que recaude la investigación administrativa deben ser trasladadas a la justicia ordinaria, a la Fiscalía y a los jueces. La investigación administrativa ha encontrado esos elementos. Y el Gobierno de inmediato pidió que se aplicaran las decisiones, que se separaran a esos tres coroneles.

Yo asistí ayer a un acto muy importante de la Armada. El Instituto de Normas Técnicas, Icontec, le entregaba a la Armada dos certificaciones de calidad. Y expresé más o menos lo siguiente: esta es una política de seguridad en un país de opinión. Una política de seguridad que respeta al pueblo, muy distinta a las políticas de las dictaduras, que desconocían los intereses populares. Para respetar al pueblo hay que empezar por el respeto a la Constitución, a la Ley, a los Derechos Humanos.

Dije: hemos sido eficaces. No hay duda de que hay eficacia, hay un gran mejoramiento de la seguridad en Colombia. Que queremos ser eficientes, lo demuestran estos certificados de calidad. Queremos tener la eficacia con la mayor austeridad en el uso de los recursos, la eficacia con la mayor prudencia. Queremos tener eficacia con la mayor eficiencia. No hay duda.

Nos queda un tercer punto: la transparencia, que es fundamental. Entonces dije: reconozco en que en toda la alta oficialidad hay un gran sentido de transparencia. Reconozco que en esta fuerza de casi 400 mil hombres, hay un gran compromiso con los Derechos Humanos.

Pero hay lunares muy graves. Porque está bien, uno ve en una página lo siguiente: Colombia, reducción de  homicidios, reducción sustancial de secuestros, reducción de masacres. Colombia avanza en seguridad. Operación Raúl Reyes, operación Martín Caballero, Operación Jaque, el cerco militar humanitario que permite la liberación del doctor Lizcano, etcétera. Pero voltea esa página y encuentra ahí los lunares: que Guaitarilla, que Cajamarca, que Jamundí, que esto de allí de Soacha.

Entonces en eso tenemos que ser totalmente rigurosos, porque una política de seguridad, en un país de opinión, se sostiene, si tiene tres objetivos: es eficaz, es eficiente y es transparente. La transparencia es la adhesión total a los Derechos Humanos. Esos tres elementos son los que le dan a esa política credibilidad, que es sostenibilidad de opinión.

La FM de RCN: Presidente, a propósito de los militares y de la Policía, pues también en esas características que usted ha mencionado nos imaginamos que para usted es muy importante el tema de la verdad. Lo hemos visto quejarse en los últimos dos o tres meses del tema de la verdad con respecto a lo que sucedió en la Operación Jaque y lo que sucedió con los disparos a algunos manifestantes en las marchas indígenas. ¿Está ajustando tuercas en el tema de la verdad dentro de las filas?

Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez: No, lo de la verdad se ha exigido desde la hora cero del Gobierno, desde el principio del Gobierno. Ha sido la gran exigencia cuando Guaitarilla, cuando Cajamarca, en todos los casos, la verdad. Tratamos de dar un ejemplo cuando, en un intento de rescate, fue asesinado el Gobernador titular de Antioquia, Guillermo Gaviria Correa, y el ex Ministro de Defensa, Gilberto Echeverri, y algunos integrantes de la Fuerza Pública que estaban cautivos con ellos.

Recuerdo que recibimos la noticia estando en la inauguración del Batallón de Alta Montaña, en los Farallones de Cali. Inmediatamente abandonamos esa ceremonia, vinimos a la Base Marco Fidel Suárez y volábamos hacia Medellín. Y había una discusión. Estaba Ricardo Galán, hoy Comisionado de Televisión, entonces jefe de Prensa de la Presidencia, los Altos Mandos, la Ministra de Comunicaciones. Y alguien propuso la discusión de qué vamos a decir. Dije: nada, la verdad. Fuimos al sitio donde se presentaron los asesinatos y finalmente salimos en televisión y se dijo exactamente lo que había pasado.

Yo les dije a las Fuerzas Armadas de Colombia ese día: el único camino es decir la verdad. En este operativo fracasamos, estos bandidos de las Farc han asesinado a los secuestrados, y nosotros vamos de decir la verdad.

El Gobierno lo único que ha querido es que se diga la verdad. Además es el momento de la vida nacional cuando más se ha defendido a las Fuerzas Armadas por parte del Gobierno, cuando más apoyo popular han tenido las Fuerzas Armadas.

Yo he estado personalmente comprometido en reivindicar los Derechos Humanos de los soldados y de los policías. Porque a ellos se les ataca por Derechos Humanos, pero no se les defiende sus Derechos Humanos.

Por eso me fui a Cali hace 15 días, cuando los sectores violentos infiltrados en la protesta indígena, hirieron a 32 policías. Uno de ellos perdió dos manos, quedó con trauma ocular, con trauma craneano. Entonces expresé allí: los soldados y los policías son seres humanos, que merecen los Derechos Humanos. Nosotros tenemos que respetarles los Derechos Humanos.

Esta tarde de respeto y apoyo a los Derechos Humanos de los integrantes de la Fuerza Pública, necesita también que esa tarea sea ayudada por ellos mismos, que se diga totalmente la verdad y que todos respeten los Derechos Humanos. Nosotros tenemos unos Altos Comandantes totalmente comprometidos con la transparencia, con los Derechos Humanos. Tenemos un universo, en una gran mayoría, comprometido con esos valores. Pero los lunares, como los que puede darse en el caso Soacha, son muy graves. Por eso la preocupación del Gobierno por el tema.

La FM de RCN: Presidente, hoy Amnistía Internacional ha presentado su informe de 94 páginas, y criticó que su Gobierno distorsione la realidad de la violación de los Derechos Humanos en Colombia y ofrezca una versión optimista. Y también le reprocha Amnistía Internacional a usted que no reconozca la existencia de  un conflicto armado en el país. ¿Qué decir ante esto?

Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez: La verdad es que yo tengo mi opinión. Uno puede reconocer conflictos armados en otras circunstancias. Aquí lo que hay es un desafío terrorista contra una democracia.
En América Latina se habló de conflictos armados cuando había subversivos que insurgían contra dictaduras. Aquí no hay una insurgencia contra una dictadura. Aquí lo que ha habido es un terrorismo narcotraficante contra una democracia. Que se alzaron primero en nombre de las ideas marxistas. Después dijeron que había que ampliar la democracia colombiana. Y a medida que esa democracia se fue ampliando, ellos se convirtieron en sicarios de esa ampliación. Veían la elección de alcaldes, y los asesinaban. La elección de gobernadores, e intentaban asesinarlos. Hablaban de la necesidad de crear justicia social, y lo que hicieron fue producir un gran desplazamiento, crear más pobreza, condiciones de desempleo, generaron la reacción cruel y criminal del paramilitarismo. O sea que han hecho todo el daño. Sus acciones son terroristas.

Amnistía Internacional, basada en Londres, debería mirar la legislación europea. En la legislación europea hay un punto transversal, que es el señalamiento de terrorismo a la acción violenta o a la sola amenaza de violencia, por razones ideológicas, políticas o religiosas. Aquí tenemos una democracia tan respetable como las democracias europeas. Tenemos el derecho de decir que la acción violenta contra esa democracia, no amerita el reconocimiento de un conflicto armado, sino el señalamiento de un desafío terrorista. Pero uno tiene que ir aprendiendo cosas en la vida. Creo que no conviene que yo haga referencias a este informe.

La FM de RCN: ¿Qué opina usted del paro en el que entró María Isabel Rueda?

Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez: No sabía.

La FM de RCN: ¿Sabe que tituló su columna el domingo diciendo: mi curiosidad entra en paro. Manteniendo habilidosamente su indefinición sobre si aspira hacerse reelegir en el 2010 o en el 2014, el Presidente está jugueteando con nosotros. Y al final dice que su curiosidad entra en paro. Que no le vuelve a preguntar.

Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez: No sé, apreciada Vicky, voy a entrar aquí a una reunión muy importante con un grupo de congresistas sobre la ley de reparación de víctimas. Y por eso me voy a despedir, porque quedé de empezar esa reunión a las ocho de la mañana, ya son las ocho y cuarto de la mañana.

La FM de RCN: ¿Sobre la ley de víctimas le puedo preguntar si el Gobierno finalmente va a acceder a que ingresen a ese proyecto de ley, a que salga como ley el tema de también víctimas de los agentes del Estado?

Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez: Voy a escuchar a los parlamentarios y voy a hacer estas referencias. Primero, uno de los grandes aciertos de la seguridad democrática, uno de los intangibles resultados positivos de la seguridad democrática, es que las víctimas reclaman, han perdido el temor a reclamar. Antes las víctimas no reclamaban por temor, o porque encontraban inocuo reclamar. Nadie atendía sus reclamos. Hoy reclaman. El año pasado nosotros produjimos un decreto que permite el acuerdo con las víctimas, el acuerdo administrativo para la reparación. Ya hay 200 mil millones en el presupuesto del año entrante, para avanzar en ese proceso, en medio de estas inmensas dificultades fiscales

Sobre la ley, voy a hacerles los siguientes comentarios a los congresistas:

Primero, el principio de responsabilidad está incorporado a la legislación colombiana. El Estado y sus agentes tienen que responder por las fallas en el servicio. Eso está plasmado en nuestra legislación. Tenemos la justicia contenciosa para ello, los acuerdos internacionales.

Segundo, lo que debe primar en esta ley es el principio de solidaridad: una sociedad colombiana que solidariamente quiere reparar a muchos de sus integrantes que han sido víctimas de esta violencia. Alcance de esa reparación: reparación total no hay, pero allí donde hay un esfuerzo de reparación, ese esfuerzo también puede producir el resultado de anular una expresión de venganza, de anular un germen de odio. La reparación es contraria a que germine el odio, la reparación es contraria a que prospere la venganza.

Voy a sustentar que todo lo que debe hacerse es trabajar basados en el principio de solidaridad, muy respetuosamente al oído del Congreso. Voy a decirles también que a eso hay que ponerle límite en materia fiscal. La situación fiscal es muy difícil, la economía mundial está en unas condiciones muy difíciles, uno no sabe cuánto puede durar esta crisis.

Y me parece que de pronto por hacer bien, hacemos mal. Que si salimos con una ley muy ambiciosa, lo que vamos a hacer es crearles a los gobiernos que nos sucedan la imposibilidad de cumplirla. No habrá recursos con que pagar eso. Hay que ser responsables.

Diría que si vamos a actuar en nombre del principio de solidaridad, creo que hay que reparar exclusivamente en materia pecuniaria, con dinero, a las víctimas de los sectores pobres de la nación.

En este país todo el mundo ha sufrido, es cierto. Pero creo que la reparación pecuniaria, con plata, debe ser solamente para las víctimas de los sectores pobres de la nación. Ese es otro tema que voy a pedir.

En cuanto a lo de los agentes del Estado, los agentes del Estado están sometidos a las normas sobre responsabilidad estatal y al derecho estatal y a la obligación de los agentes de repetición. Esto es, el Estado puede actuar sobre un agente del Estado que dolosamente incurrió en una acción, que obligó al Estado a pagar una indemnización. Eso está consagrado en nuestra legislación.

Incluir a los agentes del Estado en esta normatividad es innecesario, porque la responsabilidad de los agentes del Estado está plasmada en nuestra legislación. Pero además incluir a los agentes del Estado, además de innecesario, es inconveniente.

¿Por qué vamos a poner a los agentes del Estado en el mismo nivel de los criminales? Incluso en el pasado, cuando se habló en Colombia de normas de amnistía, que se quisieron extender a los integrantes de la Fuerza Pública, ellos dijeron: no, señores, nosotros tenemos un sentido de honor. Si alguien de nosotros falla, comete un error, que se vaya para la cárcel. Es maltratar el honor de las Fuerzas Militares ofrecerles amnistía o indultos por delitos que pueden cometer integrantes de las Fuerzas Militares.

Trasladas esas argumentaciones a este debate, diría que no se puede poner en el mismo nivel los hechos que llegaren a cometer individuos aislados de las Fuerzas Militares, con los hechos de los criminales. Y además ponerlo allí, no solo puede ofender el honor de las Fuerzas Militares, sino que puede crear una grave desmotivación. Este es el resumen de las ideas que respetuosamente voy a proponerle a esta comisión del Congreso, que está allá desde hace 20 minutos en la Presidencia.

La FM de RCN: ¿Sabe que me han contado que siguen las visitas a los corteros en el Valle del Cauca, muchas visitas?

Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez: ¿Cuáles visitas, Vicky?

La FM de RCN: Visitas de políticos, Presidente.

Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez: Lo que está haciendo el Gobierno es lo siguiente: repitiendo la tesis de que Colombia necesita fraternidad laboral, las relaciones laborales tienen que ser regidas por la fraternidad, no puede haber odio de clases, ni capitalismo salvaje. Si allá va un político con un discurso incitador de odio de clases, hace un daño tremendo.

Las cooperativas: cuando este Gobierno llegó, encontró 600 mil trabajadores vinculados a través de cooperativas. Nosotros dictamos un decreto, un reglamento constitucional, para exigir que esas cooperativas paguen todas las prestaciones, salarios justos, afiliación a la seguridad social, pago del Sena, de Bienestar Familiar, de las Cajas de Compensación. Ese decreto después lo anuló el Consejo de Estado, diciendo que el Presidente no era competente. Entonces tramitamos las mismas materias a través de la ley. La ley salió aprobada ahora en junio. El proyecto ya es Ley de la República.

El proyecto obliga a las cooperativas a no ser intermediarias laborales. El proyecto obliga a las cooperativas a ser totalmente respetuosas del principio de la remuneración justa, del pago de las prestaciones, de la afiliación a la seguridad social.

Les pregunto a los trabajadores vallecaucanos: ¿ustedes por qué se oponen a las cooperativas? Y me dicen: porque son injustas en la remuneración. Y hacen mucho énfasis en que no todas las cooperativas los tienen bien asegurados en materia de riesgos profesionales. Ellos dicen que la labor de cortar caña engendra una enfermedad profesional en la columna, y que no están bien asegurados.

Les pregunto a los empresarios: ¿ustedes por qué no vinculan directamente a los trabajadores? ¿Por qué en lugar de cortar la caña a través de una tarea laboral, lo hacen a través de un contrato con una cooperativa? Y dicen: porque nosotros necesitamos mecanismos para poder tener productividad y competitividad en el mercado internacional de azúcar.

Auscultados los intereses de ambas partes, ¿qué ha dicho el Gobierno? Por favor, entonces mejoren esas remuneraciones. Ustedes tomen la decisión de un mejoramiento sustancial de la remuneración. Que todo el mundo pueda examinar esa remuneración y ver que es una remuneración equitativa. Y al mismo tiempo, den una garantía de que esas cooperativas afilien a los trabajadores a la seguridad social, y que tengan todo el buen cuidado para que esos accidentes de trabajo, esas enfermedades profesionales, queden debidamente protegidas, que los trabajadores queden debidamente protegidos contra esos riesgos.

Adicionalmente hemos ofrecido que el Gobierno le pedirá a la OIT una supervisión del acuerdo que llegaren a hacer cooperativas, trabajadores e ingenios del Valle del Cauca. El Gobierno ha ofrecido eso, apreciada Vicky, y está dispuesto a cumplirlo. A través de La FM, hago llegar un SOS al Valle del Cauca, a los empleadores, a las cooperativas y a los trabajadores, para que logren rápidamente un acuerdo, porque en el Valle del Cauca hay hambre con la prolongación de este paro. Hay muchas dificultades. Y la reiteración de la oferta de invitar a la OIT, para que sea la supervisora del cumplimiento de ese pacto. Y la invitación para construir fraternidad laboral.

La FM de RCN: Presidente, no me habló de Isaza, ¿de si ya le han podido resolver con las autoridades el tema de si se puede ir a Francia?

Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez: Vicky, todo tema de estos es muy largo. A ver, ustedes saben que hace muchos meses se propuso por parte del Gobierno, yo se los expliqué, que se buscaría una localización humanitaria de los secuestrados, se haría un cerco militar humanitario, y se buscaría que alguien entrara, una vez estuvieran cercados, a buscar la liberación.

Adicionalmente se ofreció que el guerrillero que se escapase, abandonase la guerrilla y trajere consigo a secuestrados, que a ese guerrillero buscaríamos que se fuera para Francia, que gozara de libertad. Ustedes saben que por el secuestro no puede haber amnistía, ni indulto. Se puede buscar un mecanismo humanitario de libertad, como contraprestación a que hayan liberado a los secuestrados.

¿Y por qué Francia? Porque antes de la liberación de la doctora Ingrid Betancourt, con el Gobierno de Francia hablamos de esa posibilidad, y el Gobierno de Francia la aceptó, que los recibiría allí.

Y que además habría el pago de una recompensa.

¿Entonces qué ocurre? Yo habló en la mañana del domingo primero con el doctor Lizcano. Él me cuenta cómo sintieron un cerco militar. Eso no nos extraña, porque nosotros desde hace muchos meses teníamos la ubicación del área. Traíamos tres trabajos: uno de la Policía sobre la misma área, otro del Ejército, y uno tercero de informantes que habían llegado aquí a la Presidencia.

Y las dos Fuerzas, más los informantes, coincidían exactamente en la misma área. Eso lo teníamos bien identificado.

Entonces me dice el doctor Lizcano que ellos sintieron la presencia militar, que no les estaban entrando alimentos, que estaban totalmente rodeados y que en un momento Isaza le dice: yo lo voy a sacar a usted porque usted se va a morir. Y que Isaza toma la decisión de sacarlo, se fugan del grupo, corren el riesgo de que el grupo los mate a ambos, y se encuentran en tempranas horas del domingo con lo que el general Montoya llama un punto de bloqueo del Ejército, uno de los puntos donde estaba situado el Ejército en esa acción de bloqueo.

Yo le digo al doctor Lizcano: vuélvame a pasar el Ministro de Defensa. Le dije: Ministro, lo que me acaba de decir el doctor Lizcano configura esto que habíamos ofrecido, hablen con él. El Ministro me dice: lo mismo nos ha dicho a los mandos y a mí.

Enseguida pedimos hablar con Isaza, me reúno con Isaza, y coincide su versión con la del doctor Lizcano.

Llamamos a Francia, y el Gobierno de Francia dice que los recibe, le agradecemos al Gobierno de Francia.

Y estamos consultando con la Procuraduría y con la Fiscalía, y estudiando a ver cuál es el mecanismo jurídico.

A través de la FM, mi invitación a los guerrilleros que tienen personas secuestradas para que hagan lo mismo, para que abandonen el grupo guerrillero, traigan los secuestrados, los liberen, y el Gobierno busca que puedan disfrutar la libertad, y paga una recompensa. Estamos llamando, invocando una reflexión de los guerrilleros para que hagan eso y podamos liberar a las personas que quedan secuestradas.

Vicky, gracias, me da pena con los parlamentarios, 30 minutos de espera.

 

Deja una respuesta