Entrevistas 2009,

Entrevista del Presidente Álvaro Uribe a La FM de RCN

La FM de RCN: Saludamos a  esta hora al Presidente de los colombianos, el presidente Álvaro Uribe  Vélez.  Presidente, buenos días.

Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez: Vicky, muy  buenos días a usted, muy buenos  días a sus compañeros y muy buenos días a todos los oyentes de La FM.

Pregunta: Presidente, inicialmente quiero  conversar con usted, y para  eso  le hemos pedido esta mañana que nos acompañe… El tema económico  es muy importante  y  afecta a todos  y a cada  uno  de los colombianos. El  Fondo  Monetario  Internacional  ha dicho que en  América Latina  habrá recesión en el 2009. ¿Colombia entrará en recesión económica?

Presidente Uribe: Nosotros tenemos una muy aguda desaceleración, que estamos haciendo todos los esfuerzos para que no sea recesión. El último trimestre del año pasado se redujeron  sustancialmente las exportaciones a  Venezuela, a Ecuador, a los Estados Unidos, y se redujo  el ritmo  de edificaciones en Colombia.

Ahora, diría que eso es una parte negativa. Una parte negativa es que eso va a producir un impacto en los recaudos del Estado, un tema delicado, en el ritmo que traíamos  de creación de empleo  y de formalización  del empleo.

La parte positiva es que  Colombia está en mejor situación que antes para enfrentar esta situación. Y que estamos emprendiendo una política anticíclica, que no improvisamos y que todos los días la estamos enriqueciendo, a ver cómo enfrentamos eficazmente este mal momento de la economía.

Quiero enunciarle los cinco capítulos de la política anticíclica, para mirarlos con ustedes, si lo  tienen a bien.

Pregunta: Permítame, Presidente, antes de que vayamos con esos capítulos, una precisión: ¿podría decir esta mañana que usted no descarta, como mandatario de los colombianos, que pueda caer la economía de Colombia en  recesión?

Presidente Uribe: Yo creo que este tema tan delicado no lo puede manejar el Presidente con noticias periodísticas. Porque así como estamos preocupados por esta desaceleración, también estamos haciendo todos los esfuerzos para que el país recupere un ritmo de crecimiento, para que esto no se convierta en recesión. 

Entonces, en lugar de ponerme a contestar blanco o negro a ese tipo de preguntas, lo que tengo que hacer es estimular una política anticíclica, que tiene el capítulo de infraestructura, el capítulo de protección social, el capítulo de confianza inversionista, el capítulo de financiación del Estado y de los particulares, y el capítulo de los estímulos fiscales.

Hemos vivido, estamos viviendo unos momentos difíciles, pero tenemos una economía mejor preparada. Y estamos haciendo unos esfuerzos grandes para que el país recupere un ritmo de crecimiento.

Pregunta: Hablemos de los capítulos, precisamente cuando lo interrumpí.

Presidente Uribe: Ya los acabo de enunciar, Vicky. Los repito: capítulo de infraestructura,  capítulo de protección social, capítulo de confianza en inversiones, el capítulo de  financiación del Estado y de los particulares generadores de empleo, y el capítulo de los estímulos fiscales. Como son extensos, no quisiera entrar en ellos, sino que, en la medida en que ustedes quisieran formular algunas preguntas…

Pregunta: Me parece bien si empezamos por el tema del gasto público.  Algunos críticos han dicho que el  hecho de que el Gobierno anuncie que aumentará el gasto público, es como  una especie de paños  de agua tibia, por cuanto precisamente un lado flaco en Colombia es el  tema del gasto público. No hay plata. ¿Cómo hacer, si no hay plata, para aumentar el gasto público, Presidente?

Presidente Uribe: Cuando introdujiste esa pregunta, no había podido redondear una idea. Estaba diciendo que, a manera de ejemplo, cuando uno se refiere al tema de la confianza inversionista… El país tenía, cuando empezó este Gobierno, 11 zonas francas. Con la nueva legislación, empezó este año con 41 zonas francas aprobadas. Inicialmente nos  propusimos la meta de aprobar este año 25 zonas francas nuevas. Ayer aprobaron dos. Hace cuatro semanas se habían aprobado cuatro.

Una de las de ayer es una zona franca integrada del sector textil, de 178 millones de dólares, en Cota, Cundinamarca. ¿Qué indica esto? Que a pesar  de este difícil momento de la economía mundial y de la economía colombiana,  Colombia sigue teniendo algo muy importante, que es confianza inversionista.

Usted me pregunta  por el tema  fiscal, ¿cierto?

Pregunta: Sí, señor.

Presidente Uribe: Bueno, entonces vamos al tema fiscal. El país está en mejor situación. ¿Por qué lo  digo? Cuando empezó nuestro Gobierno, la economía tenía… Las estadísticas de la  economía antes se miraban en relación con el tamaño del Producto en 1994. Ahora los porcentajes se infieren en relación con el tamaño del Producto en el año  2000,  2005, 2000.

Y si  tenemos en  cuenta eso, la economía tenía un déficit de más del 6 por ciento. Ese déficit incluye, en el Gobierno Nacional Central, aquello que se declaraba, más lo que ocurrió después de 2003: el agotamiento de las reservas del Seguro Social. El año pasado tuvimos que girar al Seguro Social más de cinco billones, para que les cumpliera a los pensionados con el pago de sus mesadas.

Pues bien, quedémonos ahí: 6 puntos o más porcentuales de déficit del  Gobierno Nacional Central en el año 2002.

Terminamos el año  2008 con un déficit del Gobierno Nacional Central del  2,34. O sea que hay un mejoramiento sustancial, todavía en déficit, pero una enorme reducción.

Y eso nos demuestra que cuando al Gobierno se le decía que cuidado con el gasto  fiscal, etcétera, el Gobierno estaba haciendo mucho más juicioso de lo que leían los analistas en ese momento.

Nosotros hemos reformado 424 instituciones del Estado. Y eso genera un horizonte fiscal más tranquilo.

Por ejemplo, si no hubiéramos hecho la reforma, el fisco cada año tendría la presión de 500 mil millones para pagar las pensiones de Telecom. O aquí llegarían los gerentes de las clínicas del Seguro Social, que se han reformado, que se están  reformando, de no haber hecho la reforma, a pedir un billón de pesos al año. O sea que tenemos un fisco todavía en déficit, pero en una situación sustancialmente mejor a aquella situación en que nos encontrábamos en el año 2002.

Entonces, sí tenemos un espacio para crecer el déficit vía endeudamiento, y poder atender esta emergencia, este momento difícil de la economía.

Además para crecerlo en materia de endeudamiento, nosotros tenemos unos puntos a  favor y un punto  en contra. El punto  en contra, que se ha dificultado el endeudamiento en todo el mundo.  Los puntos a  favor: Colombia tiene buen nombre, porque siempre ha sido buen pagador. Y este Gobierno le ha agregado a esos factores positivos la reducción del índice de endeudamiento.

Cuando nuestro Gobierno empezó, el endeudamiento de Colombia era del 48 por ciento del PIB. Terminamos 2002 con el 22 por ciento del PIB. Cuando el Gobierno empezó, en la deuda pública colombiana el 70 por ciento estaba en moneda extranjera. Hoy por ahí el 27.

Entonces somos menos vulnerables frente al mercado financiero internacional. Tenemos que ser muy responsables con el mercado financiero local.

Ayer colocamos en bonos del Estado colombiano 300 mil millones en TES. Y nos demandó el mercado 900 mil. O  sea que colocamos una tercera parte de lo que nos pidió el mercado. Quiere decir que el Gobierno no está abusando, que el Gobierno está siendo prudente en el endeudamiento. Y que está quedando un margen muy importante de recursos de liquidez para financiar al sector privado.

Nosotros ya  tenemos financiado todo lo que es Estado en el  año 2009. Y estamos buscando cómo financiamos al Estado para el año 2010.

La otra preocupación es no  dejar que se seque la caja de los empleadores, para que los empleadores puedan seguir  generando empleo. Por eso una de las medidas que hemos  tomado es  subir el presupuesto de otorgamiento de crédito del Bancoldex a cinco billones.

Pregunta: Presidente, uno de los puntos clave para la economía de un país, sin lugar a dudas, es el tema del empleo. Usted hace dos días dijo que estaba preocupado con las cifras de empleo, y sobre todo con el futuro del empleo en Colombia. ¿Cuál es la seguridad en materia de empleo que tenemos hoy los colombianos?

Presidente Uribe: Durante este Gobierno se han creado más de dos millones de pesos. Y diría que hemos avanzado en la formalización. Si usted mira cuántos colombianos estaban afiliados a pensiones, a riesgos profesionales, a régimen contributivo de salud, verá que en este Gobierno el crecimiento ha sido muy importante. Ha sido del  42,  del  48 por ciento. Lo mismo en la afiliación a las cajas de compensación, al Sena, y en las empresas que cotizan al Instituto  Colombiano de Bienestar Familiar. 

Hay una cifra importante, del 16 de febrero. El 16 de febrero de cada año los empleadores tienen que hacer las consignaciones en las cuentas de los trabajadores de lo correspondiente al pago de cesantías del año  inmediatamente anterior.

Cuando empezó nuestro gobierno, Colombia tenía dos millones 200 mil trabajadores que se favorecían con el auxilio de cesantías. Este año  se consignó en favor de cinco millones y medio de trabajadores. Lo cual da un gran crecimiento, no solamente en  relación con 2002 sino también un crecimiento de 450 mil trabajadores en relación con el año inmediatamente anterior.

¿Qué ha ocurrido? Mientras el desempleo oscilaba entre el 17 y el 20 por ciento, nosotros lo habíamos  rebajado al  10,5, a un rango entre el  10,5  y el  12,5 ó  13. Ha marcado  ahora el  14,2. Lo  cual nos preocupa. Todavía la economía no muestra que esté  destruyendo empleos, pero sí ha perdido un ritmo de generación de empleo.

Ahora, si usted me pregunta: ¿hay que hacer nuevas normas laborales?, le diría que no. En este momento en el Congreso de la República, en mi concepto hay normas equivocadas en trámite, de uno y de otro lado. 

Unos quieren eliminar la reforma laboral de 2002, con lo cual se le crearía un serio obstáculo al empleo. Y otros quieren, por ejemplo, laboralizar a las madres comunitarias o eliminar los pagos al Sena, a las cajas de compensación y al Bienestar Familiar. Eso haría mucho  daño.

El día que usted laboralice a las madres  comunitarias, ese día equivale a cerrar a Bienestar  Familiar.  Y si usted les quita a los trabajadores colombianos el  beneficio de las cajas de compensación, del Sena y de Bienestar  Familiar, también hace un daño muy grande.

El Gobierno ha dicho: no les creemos obstáculos a los empleadores y no les quitemos beneficios a los trabajadores. Diríamos que eso tiene que ser la norma del momento.

Entonces  usted me dirá: si el gobierno aprecia que en este momento no hay un problema laboral normativo, ¿entonces cuál es la causa del empleo? La causa del empleo en este momento es: el problema de la economía mundial, que está haciendo sus efectos en la economía colombiana.

¿Y cuál  es la respuesta del gobierno? Procurar activar esta economía.

Algunos me dicen: ‘Bueno, pero es que entonces hay que quitarles a los empleadores esa carga de los  parafiscales’.

Por Dios, eso vale cinco billones 400. Y eso se revierte a la economía en beneficios sociales a los trabajadores. En una sociedad donde hay tanta pobreza y tanta inequidad, quitar eso es quitar un factor de superación de pobreza, un factor de construcción de bienestar en  favor de los trabajadores. Es crearle un problema más grave al tejido social de la nación.

No nos podemos olvidar que este Gobierno ha introducido estímulos tributarios.

Hay que recordar lo siguiente: cuando nosotros empezamos, tuvimos que  poner la tarifa de renta en el  38,5. Ahora está en el 33. Ahí hay un gran alivio fiscal para los empleadores.

Las zonas  francas no pagan IVA, las zonas francas no pagan arancel. En las  zonas francas la tarifa de renta no es del 33 sino del 15 por ciento, para citar algunos  ejemplos.

Hemos eliminado el impuesto de remesas, hemos reducido el impuesto de timbre.

Entonces hay unos estímulos tributarios que nos llevan a preguntar: ¿por qué, si hemos introducido esos estímulos tributarios, hay que eliminar el pago de los parafiscales, parafiscales que sostienen al Sena, a las cajas de compensación  y a Bienestar Familiar, instituciones que le traen un gran alivio social a un grueso número de trabajadores de Colombia?

Pregunta: Presidente, usted acaba de citar el tema del empleo. La capital de la República, a propósito de las medidas del pico y placa, prolongado, vive una polémica  abierta. De hecho, Fenalco ha manifestado algunas inquietudes con respecto a los empleos que se  están viendo afectados al  respecto. ¿Cuál es su opinión, Presidente?

Presidente Uribe: Tengo que ser muy prudente sobre el  tema, porque es un tema de incumbencia de la Alcaldía de Bogotá. Y en estos seis, siete años de gobierno, he procurado tener la mayor prudencia, construir el mejor entendimiento con todos los alcaldes y con todos los gobernadores de Colombia, independientemente  del  origen político de su elección.

Yo he hecho comentarios privados y prudentes al señor Alcalde. Hace dos o  tres días, el señor Presidente de Fenalco me dijo que habían emprendido un diálogo con el señor Alcalde y que estaban optimistas. Confío que los  generadores de empleo y el señor Alcalde puedan encontrar la mejor solución en esta difícil coyuntura que vive el país y que vive  la capital de la República.

Porque al fenómeno por el cual usted me pregunta hay que sumarle lo siguiente: cuando empezó el Gobierno, Bogotá tenía 34 kilómetros de Transmilenio. Era alcalde el doctor Antanas Mockus, y nosotros rápidamente hicimos todos los trámites y dimos una  gran financiación de Transmilenio a Bogotá. 

Bogotá en estos años ha pasado de 34 a más de 80 kilómetros de  Transmilenio. Y ahora, con un 70 por ciento de financiación del  Gobierno Nacional, ha emprendido algo que durante la construcción también es muy traumático, que es ese Transmilenio de la 26.

Entonces hay  que poner mucho cuidado para que todos estos factores  sumados no le hagan un gran daño a Bogotá. Confío que el diálogo del señor Alcalde con los generadores de empleo, nos dé buenas soluciones al tema.

Y doy la buena noticia de esa zona franca, de 178 millones de dólares, en el sector hilados-textiles, que ayer se aprobó para Cota, que hace  parte de la conurbación de Bogotá.

Pregunta: Es decir, si estuviera en sus manos, Presidente, ¿usted priorizaría el empleo con respecto al pico y placa todo el día en Bogotá?

Presidente Uribe: Esto es: en este momento lo que priorizo es el diálogo entre el señor Alcalde y los generadores de empleo.

Pregunta: En un momento dado, cuando hubo una gran bonanza en  Colombia, de pronto se dijo que el Gobierno tenía una muy buena gestión, y el Gobierno se jactaba de que había un buen manejo económico, había una bonanza mundial. Ahora que hay crisis, ¿es crisis mundial? ¿Es culpa de la crisis mundial o es culpa de un mal manejo del Gobierno?

Presidente Uribe: Primero, el Gobierno nunca se ha jactado. Además nosotros no hemos vivido esa bonanza que tú dices. Nosotros hemos vivido muchas dificultades. Y hemos logrado unos pocos años de crecimiento económico por encima de lo que ha sido el promedio nacional. Crecimiento económico que esperamos volver a  recuperar.

Lo cierto del caso es esto: el país tenía un endeudamiento del 48 por ciento cuando empezó el Gobierno. Hoy lo tiene el 22. Tenía un déficit fiscal del 4,2. Terminó el año pasado con el 0,1. En el  Gobierno Nacional Central el déficit era del  6 o más. Terminamos el año pasado con el 2,34. 

Cuando empezó el Gobierno, no se había llegado a la necesidad de tener que pagarle al Seguro Social, para que éste, a su vez, les pague a los pensionados. A nosotros nos cayó esa pesadilla. Y les hemos cumplido a los pensionados. El año pasado les giramos más de cinco billones del presupuesto al Seguro  Social.

Cuando empezó el gobierno, el seguro de depósitos valía 400 millones de dólares. Hoy vale más de tres mil millones de dólares.

Cuando empezó el gobierno, las reservas valían 10.600 millones de dólares. Ahora valen 23 mil 600 millones de dólares.

Los bancos  tenían coberturas de 0,39 por cada peso de cartera en mora. Antenoche veíamos, en una tertulia económica de la Presidencia, que hoy  esas coberturas están por encima de 1 con 10.

Hemos hecho una cantidad de reformas estructurales. Otras  economías hoy en la crisis, están desesperadas porque no  hicieron esas reformas  estructurales.

Nosotros, en lugar de confiarnos que porque el mundo estaba en bonanza, sabíamos nuestros problemas, e hicimos reformas laborales, pensionales. Reformamos 424 entidades del  Estado. 

Recuerde las dificultades del gobierno en aquello de la reforma a las transferencias. Y ahora estamos impulsando otras reformas estructurales.

O sea  que el gobierno nunca  se ha sentido en un paraíso. Usted sabe las dificultades que hemos tenido en la vida  económica  y  social, las cargas que hemos  tenido que afrontar.

Nosotros hemos tenido que pasar   de  80 mil millones  al año  en el presupuesto para atender a desplazados, a un presupuesto de más de un billón de pesos al año para atender a desplazados.

Y sumémosle a eso las enormes cargas que tenemos, por ejemplo,  en el tema  de los reinsertados, etcétera.

Pero además hemos  hecho  una política  social bien importante. Ya le contaba lo que ha pasado en aumento de afiliación de trabajadores colombianos a régimen contributivo de salud, a pensiones, a riesgos profesionales, cajas de compensación, Instituto de los Seguros Sociales, Sena, Bienestar  Familiar,  etcétera.

Miremos otro aspecto bien importante. Cuando  empezó el gobierno, Colombia tenía en cobertura de educación básica un 78 por ciento. Hoy tiene 96. Vamos para el ciento por ciento.

Colombia  tenía 980 mil estudiantes universitarios y hoy tenemos más de millón y  medio.

Colombia tenía un millón cien mil estudiantes por año en el Sena, y hoy  tenemos más de seis millones.

Pero  falta mucho, falta mucho.  Mientras uno en esto resuelve  un problemita y le quedan mil. Este  gobierno nunca ha sido jactancioso. Lo que hemos dicho es: uno hace mil esfuerzos en el Estado, obtiene apenas un pequeño logro, por eso tiene que amanecer, al siguiente día hacer otros mil esfuerzos.

Ahora estamos  haciendo el esfuerzo de esta política anticíclica. Y le anuncio dos medidas de vivienda. ¿Quiere que hablemos de las  dos medidas  de vivienda?

Pregunta: Sí, pero antes, Presidente, hablemos de la gasolina. Y le voy a hablar en nombre de toda la gente que utiliza la gasolina en Colombia. ¿Sabe  qué? Hay mucho malestar porque la gente considera que no es justo que en toda parte baje la gasolina, menos en  Colombia. La gente no está contenta con esa medida.

Presidente Uribe: Sí, lo sé, Vicky. Y es una de las cosas por las cuales este gobierno ha sido responsable. Este gobierno ha preferido el bien público, que el aplauso. Le voy a contar el tema con algunas cifras. 

Cuando empezó el gobierno, el petróleo estaba a 22 – 26 dólares en el mercado internacional. Se subió casi 150. Y esta mañana vi que estaba a 52 –
53 en el mercado internacional. 

Nosotros mes a mes tuvimos que subir el precio interno de la gasolina, y sin embargo no alcanzamos a desmontar los subsidios.

Mire: el año pasado el petróleo cayó en el último trimestre. Sin embargo, los colombianos pagaron un precio interno inferior al precio internacional, incluyendo los impuestos, porque ahí está la sobretasa de las alcaldías, la sobretasa de los departamentos, el IVA del Gobierno Nacional.

Incluyendo esos impuestos, los colombianos pagaron en los primeros nueve meses del año un precio inferior al que deberían pagar.

¿Sabe cuánto le costó eso al gobierno? Le costó cuatro billones 896 mil millones.

Subsidios de combustible del año pasado, que estamos pagando este año. Ya le pagamos de esos subsidios casi  800 mil millones a la Refinería de Cartagena.

Cuando empezó a bajarse el petróleo, bajamos un poquito la gasolina, pero no la hemos podido bajar más.

Le cuento esto: nosotros aspirábamos a que el Fondo de Estabilización, que ahorre mientras la gasolina internacionalmente estuviera barata, pudiera ahorrar 200 mil millones al mes. 

Dado que el petróleo no ha estado tan bajo como se esperaba y que el peso colombiano se ha devaluado, lo cual ayuda a las exportaciones pero encarece el combustible, en enero y febrero el país solamente ahorró 340 mil millones.

Los tenemos ahí guardaditos en el  frente de estabilización. El momento en que el petróleo suba más,  nosotros, antes  de  subirles a la gasolina a los colombianos,  nos gastaríamos eso con los colombianos, se están ahorrando en  esos  340 mil millones. O sea que esa es una medida de responsabilidad.

Además quiero hacer esta pregunta.  Siempre se dijo que subsidiar el precio de la gasolina era pagar un subsidio regresivo. Y una reflexión: nosotros qué ganamos con bajar ahora el precio de la gasolina, si no baja el precio de la tarifa  de taxi, si no baja el precio de la tarifa del bus, si no baja el precio de la tarifa del transporte de carga.

Entonces le haríamos una muy poca contribución al pueblo colombiano. Estaríamos perdiendo la posibilidad de tener ese Fondo de Estabilización. Y eso no se vería en costo de vida.

Creo que lo prudente es esperar cómo sigue evolucionando el precio del petróleo. Porque aunque los pronósticos la gente los recibe con mucho escepticismo, hay personas que, con fundamento en las decisiones de la Opep, anticipan que el petróleo puede llegar nuevamente a situarse entre 60 y 70 dólares.

La verdad es  que en el último mes y medio ha pasado  de 37 dólares a 53. Y este año el dólar en Colombia ha pasado de 1.900, ayer estaba otra vez a 2.400 pesos. 

Entonces, con el petróleo subiendo y con una tendencia que hemos tenido de devaluación, que les ayuda a los exportadores, lo anoto,  pero que encarece el precio interno de la gasolina, creo que no sea prudente en este momento bajar el precio de la gasolina.

Pregunta: Presidente, en algún momento escuchamos  al Ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, diciendo que la economía en Colombia estaba blindada, cuando empezó a conocerse  todo lo de la crisis económica mundial. Hoy se va a conocer la cifra del PIB en el último trimestre del 2008. Y muchos dicen que va a estar por debajo del  tres. Es decir, va a estar por debajo de lo previsto. ¿Usted cree, Presidente, que se adelantó el gobierno, previendo que la economía prácticamente va a demostrar en sus cifras que no estaba tan bien como planteaba el Ministro de Hacienda?

Presidente Uribe: No. Una cosa es la desaceleración de la dinámica económica, y otra cosa son los fundamentos de esa economía. La desaceleración se ha presentado. Tuvimos un muy mal último trimestre. Enero y febrero no han sido buenos.

En los informes que he tenido esta semana del propio gobierno, indica que, dado el último trimestre, es muy posible que lo que el Dane diga hoy sea un crecimiento de la economía colombiana, el año pasado, por debajo del tres. Nosotros habríamos querido mucho más.

Recuerde lo que nos ocurrió. Hubo momentos en que el petróleo estuvo a 150 dólares. Se encareció enormemente el costo de los insumos agropecuarios, el costo de los alimentos, perdimos 174 mil hectáreas de cosechas en Colombia por  el invierno.

Este gobierno, que había recuperado la producción de café de 10 millones y medio de sacos a doce millones y medio de sacos,  ha visto una gran reducción en la producción de café, que está impactando mucho el Producto agropecuario. ¿Por qué?  Por el exceso de lluvias, que en muchas partes tumbó la florescencia,  y nos ha dejado sin producción. Y la falta  de producción ha hecho que se encarezca muchísimo el  precio internacional del café.

Además nosotros estábamos en un programa social de gran importancia, que es la renovación cafetera. Usted le ayuda al pequeño campesino a renovar el café, y eso lo deja en la hectárea que está renovando, él tiene que esperar dos años sin producción, mientras el nuevo arbolito o el arbolito zoqueado vuelven a  producir.

Si a  eso se le suman las lluvias, vemos como resultado una caída entre el 23 y el 30 por ciento en la producción de café. 

Entonces hay muy buen crecimiento que en palma africana, que en cacao,  hubo  buen  crecimiento en maíz, que en caucho, que en otros productos, pero hay una enorme caída en el café, que no nos deja ver los esfuerzos en el sector agropecuario. Mal último  trimestre, malos enero y febrero.

Algunos indicadores del Estado: endeudamiento, déficit, reservas internacionales, seguro de depósito, coberturas del sector financiero, eso está bien. Vamos a ver cómo, con la política de reactivación, y lo que está pasando en la economía mundial, somos capaces de defender esta economía y somos capaces de recuperar el dinamismo de la economía colombiana.

Pregunta: Presidente, usted dice: mal el último trimestre, entre otros, además de febrero y de enero.  Cuando hace  referencia al último  trimestre, le pregunto: ¿pudo influir la caída de las ‘pirámides’ en la economía formal del país?

Presidente Uribe: Eso no está bien medido, porque sorpresivamente el final de diciembre fue bueno en el sur del país. Informes que tengo, por ejemplo, del Alcalde  de Pasto. Y allí los almacenes de cadena siguen con un alto ritmo, pero de todas maneras hubo muchos ciudadanos que estaban involucrados en esas ‘pirámides’, y eso tiene que haber hecho  daño. Creo que hubo una elevación excesiva de las tasas de interés, tuvimos ese problema de inflación de alimentos, de inflación de costos de fertilizantes y de esta pérdida de dinámica exportadora. 

En nuestro gobierno habíamos pasado en  Colombia  de exportar 11.600 millones  de dólares, a exportar  el año  pasado 37.650 millones  de dólares.  Un crecimiento enorme. Pero ahora vemos bastante decaídas las exportaciones  a los Estados Unidos, a Europa, a Venezuela y a  Ecuador. Todo eso  influye.

Por eso el interés del gobierno en activar estos cinco capítulos de lo que llamamos la política anticíclica, a los cuales ya me pude referir.

Pregunta: Nosotros lo hemos llamado esta mañana para hablar del tema económico. Permítame usted preguntarle cómo le  fue con las Cortes, cómo le fue con la Corte ayer en esa reunión, y el tema de la extradición.

Presidente Uribe: Este gobierno ha extraditado a cerca de mil personas. El tema de la extradición es  un tema  muy delicado, un tema de orden público, un tema también de relaciones internacionales. Lo que tiene que hacer el gobierno es tener un diálogo muy respetuoso con las Cortes. Yo lo he buscado siempre a lo largo de estos años de gobierno.

Ayer tuvimos una reunión con el señor Presidente encargado de la  Corte Suprema de Justicia, el honorable magistrado Javier Zapata, y con el honorable magistrado Leonidas Bustos, de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia. Se examinó el tema, con todo el respeto por la Corte, con toda la prudencia. El gobierno presentó sus inquietudes, con toda la  franqueza y con todo el respeto. Se sigue en el examen del tema, y se hablará con los países requirentes.

Entonces es un tema sobre el cual el gobierno no puede incurrir en olvidos, en indiferencia, en omisiones. Pero tampoco el gobierno puede ir más allá de buscar estas soluciones, de manera muy prudente, con la Corte Suprema de  Justicia.

Pregunta: Presidente, sin embargo, pues, ha habido muchas críticas, porque  hemos visto a los colombianos desfilar, a decenas de colombianos extraditados hacia Estados Unidos.  ¿Por qué se ‘delicó’ tanto Estados Unidos, porque no enviaron a uno u a otro, si realmente Colombia es discrecional en si manda o no a sus ciudadanos hacia Estados Unidos?

Presidente Uribe: No te entiendo la pregunta.

Pregunta: Hemos  visto muchas extradiciones, Presidente. ¿Por qué Estados Unidos, no le parece que exagera Estados Unidos cuando se pone delicado con una u otra extradición que no es aprobada?

Presidente Uribe: Bueno, Vicky, de todas maneras, ¿qué comentario voy a hacer sobre eso? Creo que los temas de relaciones internacionales, temas de esa naturaleza, pues tengo que manejarlos con la Corte Suprema de Justicia, con los Estados Unidos. Me perdonará, me aceptará las disculpas para no hacer referencia a esa pregunta. Y ya veo este reloj, aquí, son las 8 y cinco, ¿qué más se te ocurre?

Pregunta: ¿Qué más se me ocurre? Se me ocurre, Presidente, lo siguiente… Presidente, Estados Unidos en los últimos días notificó ya formalmente una solicitud de extradición de David Murcia, el cerebro de DMG, y los otros miembros representantes de esta llamada ‘pirámide’. ¿Qué opina usted sobre esta solicitud?

Presidente Uribe: Se somete al trámite, como ha ocurrido a lo largo de estos ya casi siete  años de gobierno.

Pregunta: ¿Es decir, le parece o no le parece, Presidente, que debe responder la cúpula de DMG en Estados Unidos por los delitos que les imputan?

Presidente Uribe: Se somete al trámite, apreciada Vicky, y lo someteremos al trámite. Este es un país de leyes. Y en el Estado de Derecho, quien primero tiene que observar la ley es el gobernante. En el proceso histórico de la humanidad de creación del Estado de Derecho se llegó al principio de que la mayor obligación del gobernante no es fijar la ley sino dar ejemplo en cumplirla.

Pregunta: Presidente, pero miles de los ahorradores, de la gente que depositó sus dineros en DMG, han manifestado su preocupación porque se lleven a David Murcia a  Estados Unidos y a la cúpula de DMG, sin que antes responda aquí en  Colombia  por los delitos, y lo que es peor, que indemnice a las víctimas que depositaron de buena fe esos dineros.

Presidente Uribe: Bueno, les voy a  anticipar  algo, por tratar de responder, de dar una satisfacción a la curiosidad periodística de ustedes.

Una decisión del gobierno tiene que ser ésta: en el evento de que alguno de estos señores vaya a ser extraditado, Colombia debe tomar todas las seguridades para que el país que lo requiere, el país de destino, asuma la obligación de que los bienes que se recuperen de cualquiera de estos señores, se apliquen en Colombia a resarcir a las víctimas. Eso tiene que ser una decisión.

Pregunta: ¿Es decir, que si es extraditado David Murcia, sus bienes no queden en ese país, sino que regresen y queden en  Colombia?

Presidente Uribe: Para poder atender a las víctimas colombianas. Recuérdemelo cuando  el proceso esté  adelantado, si llegare el momento, porque el gobierno lo que tiene que hacer es someterse allí a unos trámites de la  ley.

Pregunta: ¿Se lo va a pedir oficialmente al Embajador William Brownfield?

Presidente Uribe: No he resistido la curiosidad periodística de ustedes, y les he dicho eso. Esperemos entonces el  proceso. ¿Me permite hablarle de dos medidas  de  vivienda?

Pregunta: Sí, Presidente, dígame, pero  antes  una cosita: ¿sabe que ese tema de reparar a las víctimas  ha sonado mucho en el tema de los paramilitares? ¿Cómo se hizo por parte del gobierno esa negociación, para enviarlos extraditados, a los jefes paramilitares, y que sus bienes se quedaran para reparar a las víctimas en Colombia?

Presidente Uribe: Sí, lo que pasa es que ellos han sido sumamente lentos o nulos en la entrega de bienes, tanto cuando estaban en Colombia, como ahora que están extraditados en Estados Unidos. Una de las razones para haberlos extraditado es que llevaban mucho rato aquí, en la Ley de Justicia y Paz, y habían sido morosos, renuentes a entregar los bienes para reparar a las víctimas.

¿Qué ha ocurrido con este señor? A mí no me gusta referirme al alias de las personas, ni en este caso. Excúseme, porque no recuerdo. El señor Carlos Mario Jiménez, a quien le dicen ‘Macaco’. Apenas la semana pasada la Policía pudo interceptar unas enormes haciendas de propiedad de este señor, en los alrededores del municipio Caucasia,  Antioquia. Todo  el tiempo que él  estuvo aquí en la Ley de Justicia  y Paz, no declararon esos bienes, no los entregaron.

Eso me obligó a mí a dos cosas. Una, en enero del 2007, a decirle al General Naranjo, Director de la Policía, que ya que estos señores no estaban cumpliendo con la entrega de los bienes para reparar a las víctimas, obligación emanada de la ley de paz, y reparación y de justicia, entonces procediéramos con la ley de extinción de dominio. Se está procediendo con la ley de extinción de dominio.

La semana pasada, bienes de este señor fueron interceptados, en más de ocho mil hectáreas. Ustedes dieron la noticia de algo estrambótico, por allá, una jaula de área grande, con un león, que había en una de esas fincas.

Y esas fincas se le están entregando hoy en administración transitoria al Sena. Administración transitoria al Sena. Y el Sena debe convenir, con la Comisión de Reparación, cuál es la administración que finalmente le va a dar a esos inmuebles.

Y esa morosidad de estos señores, esa  renuencia a entregar esos bienes para reparación, es una de las razones que el gobierno consideró para tomar la decisión de extradición.

O sea que el gobierno seguirá persiguiendo todos estos bienes, donde quiera  que estén estos individuos.

Pregunta: Al parecer, la Corte Suprema de Justicia encontró méritos para que la Fiscalía investigue al actual Ministro del Interior y Justicia, Fabio Valencia  Cossio, por un eventual y supuesto acuerdo que habría firmado con el grupo  guerrillero de las Farc, en el 99, cuando el doctor Valencia hacía parte del grupo negociador de paz del Presidente de la República, Andrés Pastrana Arango. ¿Qué opinión le merece la situación, Presidente?

Presidente Uribe: Pues uno tiene que respetar las investigaciones de la Corte, de la Fiscalía. El Ministro me contaba anoche su situación sobre eso. Y creo,  confío en el Ministro. Creo que lo que el Ministro hizo, como negociador en aquel momento, fue cumplir su deber. Pero ahí debo quedarme. Miren: son las  8 y 12. Yo me había propuesto, por esta  agenda, que les contestaba unas pregunticas a ustedes.

Pregunta: Presidente, pero antes de que se me vaya, yo sé que usted tiene muchas cosas que hacer, pero me entenderá que lo que tenemos que aprovechar. Hacía tiempo no lo teníamos aquí en La  FM. ¿Qué concepto le merece la decisión del Consejo Nacional Electoral de investigar formalmente a quienes recolectaron las firmas del referendo reeleccionista, que busca reelegirlo  a usted?

Presidente Uribe: Pues que los investiguen, querida  Vicky, ¿qué más te voy a decir?

Pregunta: Hay muchos que aseguran que esto de alguna forma invalida el objetivo de las firmas de reelegirlo a usted.

Presidente Uribe: No he entrado en esa discusión nunca, Vicky. Tú sabes que lo que les he dicho a todos los colombianos y a ustedes, es que hay que poner todo el cuidado es en las políticas de largo plazo. Yo sé que lo que llama la atención en el debate periodístico, lo que despierta a la gente, llama el ánimo, es el tema de  las personas. No. Yo creo que Colombia tiene que pensar en unos temas de largo plazo muy importantes.

Mire: este país había perdido en mucha parte del territorio la institucionalidad democrática a manos de guerrilla y de la reacción paramilitar. Creo que eso se ha venido recuperando. Creo que Colombia necesita una política de Seguridad  Democrática de largo plazo.

Este  país nunca había sido hostil a la inversión, pero no tenía tasas de inversión significativas. Nosotros las hemos logrado. Por eso  le decía que a pesar de la crisis, ayer se aprobaron otras dos zonas francas. Una de 178 millones de dólares  de inversión, acá en Cota,  Cundinamarca. Creo que el país tiene que seguir la política de confianza  inversionista.

Alguien me decía: ‘Presidente, ¿pero para qué, si  eso no es  importante? Es tan honda la crisis, que no va a existir inversión ni en países que carecen de confianza inversionista, ni en países que son depositarios de confianza inversionista como Colombia’.

Mi respuesta ha sido: a pesar de que estamos en crisis, Colombia sigue con una buena tasa de inversión, y Colombia está de moda y todo el mundo quiere invertir en Colombia.

Pero en el evento de que la crisis fuera tan honda y demorara tanto la recuperación, que aquí se suspendiera la inversión, creo que seguir en la confianza inversionista es darle al país la posibilidad de que, tan pronto empiece a reactivarse la economía, emprendedores colombianos e  internacionales van a tener a Colombia  como un primer destino  de inversión.

Y un país con 45 millones de habitantes, no sale adelante sino tiene una alta  tasa de inversión.

Y eso nos lleva al tercer punto: la cohesión social. Por eso mi gran debate no es el debate este que ustedes me proponen, y por el cual me preguntan los comunicadores colegas de ustedes todos los días. Mi gran preocupación se llama: reelegir la confianza, reelegir la Seguridad Democrática, la confianza  inversionista, para que el país pueda avanzar en cohesión social.

Ahora en un país con tantas dificultades, hay que estar haciendo ajustes todos los días. Pero los pueblos y los gobiernos necesitan tener unas visiones de largo plazo, que son tan elementales como profundas. Creo que esta visión de largo plazo le conviene al país. Y por eso mi lucha de todos los días es tratar de sembrar esa visión de largo plazo en el corazón de mis compatriotas.

Pregunta: Sabe una cosa que le preguntábamos hace dos días o tal vez ayer al senador Armando Benedetti, quien fue la persona que ha impulsado el acuerdo entre el Gobierno y la Comisión Primera del Senado, para cambiar el texto del referendo, y él decía lo siguiente: ‘Yo quiero interpretar al Presidente, lo he interpretado, y en la interpretación pienso que él todavía no tiene claro si puede lanzarse a una reelección, pero él sí quiere. ¿Usted quiere, Presidente?

Presidente Uribe: Yo he sido muy claro desde hace muchos meses con ustedes, desde que empezó ese tema. Yo creo que al país le conviene tener muchos liderazgos, nuevos liderazgos que defiendan estas tesis. Y uno quisiera ver elegido a un colombiano que defienda estas tesis para regir el país en los años que vienen, y creo que eso es más conveniente que perpetuar al Presidente de la República.

En aquello en lo cual sí tengo todo el interés, y se lo digo mirando a Colombia con edad ya de abuelo, es que Colombia pueda reelegir la Seguridad Democrática, la confianza inversionista y la cohesión social. A mí me ha tocado vivir muchos años en este país asistiendo a un debatico político en Bogotá que no tiene nada que ver con los problemas del país.

He vivido un país durante muchos años con dos agendas: una agenda en los pequeños círculos de poder, y otra agenda desatendida, que es la agenda de las necesidades de los colombianos. En las necesidades de los colombianos está la seguridad, en las necesidades de los colombianos está la inversión. La política social, que ha sido una política generalmente oportunista de discurso, pero no de resultados. La nuestra ha sido de resultados.

Tenía el país 10 millones 600 mil de colombianos en el régimen subsidiado, hoy tiene 23 millones de colombianos. Tenía el país 220 mil Familias en Acción. Está llegando, como parte de la política social anticíclica, a 3 millones de Familias en Acción.

Entonces Colombia ha tenido dos agendas: la agenda espectacular, emotiva, noticiosa, de los círculos de poder, y la agenda de las necesidades de los colombianos. Hay que responder a la agenda de las necesidades de los colombianos: Seguridad Democrática, confianza inversionista y cohesión social.

No me dejaron hablar de vivienda. Vamos a ver cómo lo anunciamos el domingo en la instalación de la Asamblea del BID.

Pregunta: No, Presidente, claro que sí lo vamos a dejar…

Presidente, usted ha dicho enfáticamente: lo importante es reelegir la confianza y reelegir la Seguridad Democrática. ¿Eso quiere decir reelegirlo a usted?

Presidente Uribe: Fui suficientemente claro en la exposición del tema. Y lo importante es que nosotros tengamos un conjunto de líderes muy importantes que en los años que vienen proyecten estas políticas, sin perjuicio de introducirle a estas políticas ajustes. Mire, yo tengo que respetar la agenda.

Pregunta: Háblenos de la vivienda antes de irse, Presidente, porque no quiero, me parece grosero de mi parte no dejarlo hablar de lo que usted también quería anunciarnos acá.

Presidente Uribe: Pero no es por capricho. Es porque creo que es una necesidad en la coyuntura del país. Primero: diría que el problema de la vivienda hay que desagregarlo en dos: el crédito hipotecario, el estado del crédito hipotecario, y el dinamismo de las edificaciones.

Hasta el momento no hemos visto que la crisis haya afectado la cartera hipotecaria. Pensamos que Colombia en los últimos años tomó un camino que fue un camino saludable. Los grandes proyectos se emprendieron solamente cuando los tenían vendidos en un alto porcentaje.

Se corrió menos riesgo, el país fue previsivo, providente, y eso ha logrado producir el resultado de que hoy tengamos menos dificultades en la cartera hipotecaria.

Segundo, hay un gran problema, de descenso en el ritmo de edificaciones en Colombia. Entonces, además de las soluciones que el gobierno viene implementando: el nuevo sistema de macroproyectos, el nuevo sistema de planes parciales, Barranquilla, Cartagena… Allí no solamente estamos pagando los subsidios de vivienda, sino que hemos hecho una inversión muy grande en la infraestructura de los macroproyectos, y eso se está haciendo en otras partes del país. Los subsidios de mejoramiento.

Además de esos esfuerzos, estos nuevos esfuerzos:

Primero, un crédito, especialmente a través de Banco Agrario, en alguna forma Finagro, para que los colombianos de estratos 1, 2 y 3 puedan mejorar su casa. El 70 por ciento de ese crédito para materiales y el 30 por cierto para mano de obra. Como el Banco Agrario y Finagro no pueden entregarle ese crédito a miles de colombianos que los requerirían, se ha tomado la decisión de canalizarlo a través de operadores.

¿Quiénes serían operadores? A manera de ejemplo: las Cajas de compensación. El Banco Agrario le puede entregar hasta 50 mil millones a una caja de compensación, para que esa caja de compensación entregue pequeños créditos a los colombianos de estratos 1, 2 y 3, para mejorar su vivienda.

Hemos tenido un problema de garantía. Entonces ese problema de garantía lo estamos resolviendo hoy con un decreto, para que el Fondo de Protección de Cartera Hipotecaria, que tiene unos 600 mil millones acumulados y que está en el Banco de la República, ese fondo entregue por lo menos 50 mil millones de pesos para garantizar estos créditos.

El otro tema. Muchos colombianos me dicen: ‘Presidente, está muy bien la vivienda social, pero hay una vivienda media entre 70 y 200 millones de valor, que es la que genera empleo, que es la que consume accesorios, materiales, etcétera’.

Estamos estudiando dedicar unos recursos del Fondo a activar esa vivienda media. Ojalá tengamos todo definido, hoy es jueves, para poder anunciar la medida concreta, el próximo domingo, en la Asamblea del BID.
 
Pregunta: Estaremos entonces muy atentos, y pues para agradecerle, Presidente, esta entrevista que nos ha dado esta mañana. Solamente una pregunta final, que nos tiene locos aquí un oyente llamando permanentemente, y nos ha dicho que, por favor, le traslademos esta pregunta. Dice que escuchándolo hablar a usted de lo de siempre, de lo que todos los colombianos quieren saber, si se quiere o no se quiere reelegir, pues sencillamente cuando lo escucha decir, dice el oyente, que la idea no es perpetuarse en el poder, no es perpetuar a un presidente en el poder, ¿que si usted con esto lo que quiere decir es que se quita y deja que sea otro?

Presidente Uribe: Mi candidato se llama: la construcción de confianza en Colombia, mi candidato es la Seguridad Democrática. No crea que todos los candidatos están comprometidos con la Seguridad Democrática. Algunos no se atreven a irse contra la Seguridad Democrática, porque saben que se los reclamaría el pueblo colombiano.

La Seguridad Democrática hay que defenderla. No se puede aflojar. Usted sabe que aquí hay tentaciones para aflojar todos los días. Quieren hacer que el gobierno afloje por la vía de desacreditar la política. Convierten los falsos positivos en centenares y miles de falsas acusaciones. Por 22 casos de falsos positivos, mil falsas acusaciones. Como lo hemos visto en un gobierno al que no le tiembla la mano para sancionar los falsos positivos.

Hay muchas maneras de desacreditar la Seguridad Democrática, de no comprometerse con ella. Con otro problema bien, pero bien grave. Todas esas dubitaciones. Entonces está avanzando la Seguridad Democrática, y un día la quieren paralizar para entrar en un nuevo engaño de las Farc.

Entonces se necesita mucha firmeza. Que nosotros elijamos a un colombiano que nos garantice mucha firmeza en mantener esa lucha contra el terrorismo y no caer en esas tentaciones que provienen de ilusionar al país con falsas propuestas de los grupos terroristas.

Se necesita que se tenga mucha firmeza en aquello de estimular la confianza inversionista. Es que se lo digo por esto: porque las medidas que nosotros hemos tomado para estimular confianza inversionista, no han sido fáciles de aplicar. Las reformas estructurales han sido muy difíciles de aplicar. Han tenido mucha oposición, en lo que podríamos llamar el establecimiento político tradicional.

Todo eso me preocupa. Por eso deseo que los colombianos puedan elegir a una persona comprometida, con toda la firmeza, con la Seguridad Democrática, con la confianza inversionista, que no son fines en sí mismos, sino medios para poder tener una muy importante política social que mejore la situación de pobreza, que la supere y que construya una sociedad con equidad. Gracias a todos ustedes.

La FM de RCN: Que tenga un feliz día, señor Presidente, Álvaro Uribe Vélez, hoy con nosotros aquí en La FM, en una extensa entrevista de 50 minutos.

Deja una respuesta