Entrevistas 2009,  ,

Entrevista del Presidente Álvaro Uribe Vélez con la cadena RCN Radio

Periodista: Presidente Uribe Vélez, buenos días.

Presidente Álvaro Uribe: Muy buenos días. Un saludo muy respetuoso a usted (Juan Gossain), a sus compañeros de RCN y a todos los compatriotas que a esta hora están en sintonía con ustedes.

Periodista: Muchas gracias señor, hace tiempo no hablaba usted en estas entrevistas radiales ¿no?

Presidente Uribe: De pronto. Pero todos los días sale usted, Juan, y me mantengo muy al tanto, muchas gracias.

Pregunta: Señor Presidente, para empezar de una vez con tantos temas, ayer en la reunión de gobernadores, de la Federación de Departamentos, en Manizales, usted anunció que el Gobierno decreta el estado de Emergencia Social para fortalecer la salud. ¿Cuál es el propósito, señor Presidente, y en que sentido se decreta esa Emergencia Social?

Presidente Uribe: Primero, hay grandes avances en la salud. Esta Patria nuestra tiene 41 millones de ciudadanos asegurados, de un total de 46 millones de habitantes. Este es un salto enorme.

Yo veo ese problema de Estados Unidos. Los Estados Unidos todavía en el debate de cómo van a lograr llevarles seguro de salud a 47 millones de trabajadores y nosotros ya con 41 millones de ciudadanos asegurados. Un gran avance, un gran avance en las reformas del Seguro Social, de sus clínicas.

Diría yo que un gran avance en ahorro de los colombianos. Gracias al crecimiento del aseguramiento, los colombianos han ahorrado un 46 por ciento de las medicinas que tenían que pagar de su propio bolsillo. Eso ahora lo paga el sistema de aseguramiento. Y hay una mejora indudable en la atención.

Problemas. Un problema, nos está faltando dinero. Los gobernadores están seriamente preocupados porque ellos han tenido que pagar lo que se llama el no POS, lo que está por encima del Plan Obligatorio de Salud, de acuerdo con la sentencia de la Corte Constitucional, y no tienen dinero.

Hemos tenido dificultades con EPS. Entonces ¿cuál es la tesis nuestra? Un país que ha avanzado tanto en salud —que es fundamental para la cohesión social—, no puede dejar que esto retroceda, hay que garantizar este avance establemente hacia el largo plazo. Y además, tenemos que ponernos a tono con la sentencia de la Corte Constitucional.

Por eso se ha tomado la decisión de buscar a través de una Emergencia Social los recursos para esta garantía de estabilidad de la salud, a fin de que no haya discriminación. Estamos examinando entonces, cómo obtenemos esos recursos de la cerveza, de los licores, del cigarrillo.

Pero además algo muy importante. También hay que ponerle mucho cuidado a la facturación, porque ya se han detectado —y lo veíamos con gobernadores—, algunos casos de corrupción en la facturación y también tienen que salir unas medidas para que haya unas guías sobre el alcance de los servicios y uno de los tribunales científicos en los departamentos, a fin de que los ciudadanos, que esos tribunales científicos digan si el ciudadanos tiene derecho o no, y no tengamos que estar a toda hora acudiendo a tutela. Este es el sentido.

Pregunta: Le entiendo, señor Presidente, porque se ha vuelto un drama en Colombia, como usted bien lo dice, que atiendan al ciudadano sin tener que acudir a la tutela. En la facturación de algunos productos como licores, cigarrillos, etcétera, se ha detectado, nos dice usted, una evidente…

Presidente Uribe: No, allí no es. El problema de algunos casos de corrupción es en la facturación mediante la cual le cobran a los departamentos servicios de salud de no POS. Ayer hablaron dos gobernadores con mucha preocupación, el Gobernador de Sucre y el Gobernador deL Magdalena. Y no obstante que es un tema departamental, pues finalmente la Nación es la gran responsable del aseguramiento de todos los colombianos.

Entonces quedamos de buscar una auditoría entre el Ministerio de Salud y los gobernadores para poder detectar cualquier caso de corrupción, para garantizar que esa facturación mediante la cual se están cobrando los servicios extras no incluidos en el Plan Obligatorio de Salud, corresponde a la realidad de servicios prestados y que no es sobrefacturación. Y también garantizar que haya total transparencia.

Pregunta: Señor Presidente, a propósito de la corrupción, hace un par de días, el señor Fiscal General encargado, Guillermo Mendoza Diago, dijo que no hay oficina pública, sin excepciones, en Colombia, que no esté abatida por la corrupción. Y el Procurador General, el señor (Alejandro) Ordóñez agregó que ni siquiera las empresas privadas. Señor Presidente, la lucha contra la corrupción es un problema fundamental contra ese cáncer.

Presidente Uribe: Por eso todos los días hay que estar tomando medidas. Nosotros creemos mucho en el control ciudadano. Este Gobierno ha tomado una serie de decisiones en esa dirección.

Una. En este Gobierno no se adjudica un contrato que no esté en audiencia pública. Por ejemplo ahora estamos en la víspera del tema ese del tercer canal, para hablarle de una materia afín a su actividad periodística. Eso se discute en audiencia pública. El proceso ha sido público, los prepliegos públicos, etcétera.

Contratos de obra. Ahora estamos en la víspera de un contrato tan importante como es el contrato de la vía de Bogotá a Santa Marta, la Ruta del Sol. Discusión en audiencia pública.

Tema de Derechos Humanos. Periódicamente el Ministro de la Defensa, los Altos Mandos, el Presidente de la República, salimos a la televisión para escuchar las quejas de los ciudadanos en Derechos Humanos.

Hace pocos días me dijo el delegado de las Naciones Unidas en materia de Derechos Humanos, ´’Presidente, este año vamos muy bien, porque solamente tenemos cuatro denuncias’. Y le dije no, no estamos de acuerdo. Nosotros necesitamos cero casos.

También estamos dándoles la cara a los ciudadanos para el tema de corrupción. Que los ciudadanos a través de los medios de comunicación, puedan expresarle al Gobierno sus quejas en materia de corrupción. Hemos creado un sistema que se llama Contratistas Visibles. Todos los contratistas tienen que dar la cara, responderle a la comunidad por sus contratos.

El sistema de Auditorías Visibles en las regalías, en esas regalías tan importantes que de Arauca, que de Casanare, que de La Guajira, que del Cesar, el sistema de Auditorías Visibles, para que los auditores tengan que responder por su trabajo de vigilancia de las regalías ante la comunidad.

Y recientemente con el Director de la Policía, el general Óscar Naranjo, hemos creado un grupo de la Policía, de Inteligencia de la Policía, para poder avanzar en la lucha contra la corrupción.

Porque hay esto. El Zar Anticorrupción (Óscar Ortiz), que es un hombre muy competente, fue de los jóvenes colombianos que impulsó la séptima papeleta. Trabaja con el señor Vicepresidente, hace un gran esfuerzo. Pero el Ejecutivo no tiene lo que llaman hoy en el lenguaje vernáculo ‘dientes’. Entonces como el Ejecutivo no tiene ‘dientes’, todo lo que tenemos que hacer es llevar una queja a la Procuraduría, llevar la otra queja a la Fiscalía, etcétera.

Por eso hemos creado este grupo con el señor general Óscar Naranjo, para que haya dientes, para que haya manera de poder judicializar por iniciativa de la Policía, personas que estén incursas en corrupción.

Además, quiero repetir a través de RCN algo que les he pedido a mis compañeros de Gobierno desde la hora cero de la administración. Es el Gobierno, somos nosotros los que tenemos que detectar actos de corrupción, denunciarlos, tomar decisiones administrativas; no esperar que vengan los medios de comunicación con ganzúa a obtener la verdad.

Y quiero, a manera de ejemplo, recordar esto: pocos días antes de las elecciones de 2006, el Ministro de Agricultura me dijo, que habían unos problemas de corrupción en dos entidades de ese sector. Se discutió allí en la Presidencia, eso un viernes. Alguien dijo, ‘bueno, pero es que faltan muy pocos días para elecciones; después de elecciones. Y esa noche les dije, espero que lo recuerden toda la vida: primero el bien superior de la Nación que el interés electoral. Vamos a cumplir con lo dicho. Si ustedes tienen el fuero interno la convicción de que ha habido unos hechos de corrupción, entonces procedamos a denunciarlos y a separar esas personas de los cargos. Y así se hizo.

Una gran preocupación nacional por la corrupción. Hay que mantenerla en el más alto nivel, para que esa preocupación nos ayude a todos a que ese país logre una meta, ser totalmente transparente.  

Pregunta: ¿Cómo califica el derribamiento de los dos puentes en la frontera con Venezuela? Según los campesinos de esa región la Guardia Nacional pasó la frontera de Venezuela hacía territorio colombiano ¿Eso significa que Venezuela está pasando de los dichos a los hechos, de la retórica a la agresión militar?

Presidente Uribe: Eso es grave lo que ha ocurrido, Antonio José (Caballero), porque eso es una infraestructura al servicio de la comunidad, que en el Derecho Internacional la llamaríamos es una infraestructura de la sociedad civil, y eso hay que respetarlo.

Ahora. Yo estaba en Manizales en la reunión de gobernadores y me dijeron, ´bueno, es que en Venezuela hay una declaración, que por ahí cruza narcotráfico, que cruzan delincuentes, que contrabando.

Este Gobierno ha hecho el mayor esfuerzo contra el narcotráfico, contra la delincuencia. Si Venezuela tuviera quejas en ese sentido, pues es un puente binacional; eso hay tratarlo entre los dos gobiernos. Y yo no creo que para enfrentar el narcotráfico, el contrabando, haya que destruir la infraestructura de la comunidad, de la sociedad civil; lo que hay que hacer es llevar a la cárcel a las personas que infringen la ley.

Además, anoche fui informado por la Cancillería y por el Ministerio de Defensa que las comisiones de vecindad en el pasado habían detectado esos puentes, que llevan más de 10 años, y habían coincidido que esos pasos había que legalizarlos. Son comunicaciones de frontera que los gobiernos tienen que respetar.

Entonces yo creo que allí hay una violación muy clara a derechos de la sociedad civil, a lo que tiene que, ser por lo menos, el consentimiento mutuo de dos gobiernos que representan los intereses soberanos de dos países en un área que concurre a esa línea de frontera. Por eso nos parece grave lo sucedido.

Ahora, yo voy a repetirlo mañana en Cúcuta (Norte de Santander). Cuando yo estaba en la facultad de derecho, yo recuerdo que había una tendencia de mis profesores a decir, que el único derecho que había que respetar, era el derecho legislado, el derecho positivo, y había una gran crítica al derecho natural.

Sin embargo, yo creo que los habitantes de frontera tienen un derecho natural —que es antecedente y superior al derecho legislado— a vivir en comunidad. Que una persona vive en un lado de la frontera, su hermano, su tío, su amigo en el otro lado de la frontera; que el uno compra jabón en un lado de la frontera, pero compra la ropita en el otro lado de la frontera, que compra el arroz allí en este punto de la frontera, que compra la carne en el otro lado de la frontera. La verdad es que es un derecho natural surgido de la historia, surgido de la geografía, surgido de la sangre, el derecho de los ciudadanos de frontera a vivir en comunidad. Yo creo que eso no se puede afectar.

Pregunta: Le decía, señor Presidente de la República, mí compañero, Antonio José Caballero, que todo está indicando ya, hechos como los de ayer en esos puentes, en la frontera, en la zona de Ragonvalia en Norte de Santander, que Venezuela está pasado de la retórica agresiva a la agresión física. Esto es preocupante.

Presidente Uribe: Por eso Colombia tiene que acudir, de acuerdo con su tradición jurídica, a las instancias internacionales.

El Canciller presentaba esta semana una preocupación sobre Unasur (Unión de Naciones Suramericanas), que contribuimos con mucho entusiasmo a crear.

Colombia ha sido un país amigo del multilateralismo, tiene una tradición clarísima en esa materia, y por eso hay acudir a la OEA (Organización de Estados Americanos) y hay que seguir acudiendo a las Naciones Unidas, persistentemente.

Nuestro camino es de la normatividad jurídica. Eso nos lleva a recordar dos principios: nosotros tenemos que tener toda la firmeza contra el terrorismo, pero al mismo tiempo no podemos incurrir en una refriega de insultos con presidentes o con gobiernos extranjeros. Además, no podemos tener gestos de violencia contra el pueblo de Venezuela, que es nuestro pueblo hermano.

Es muy difícil uno en la frontera hacer una discriminación, o en general entre colombianos y Venezolanos. Vaya ustedes a la frontera, allí en las calles de Cúcuta, o de Los Patios, y somos igualitos a los ciudadanos que se ven en las calles de San Antonio, en las calles de las ciudades del Táchirá. Entonces nosotros tenemos que ser sumamente respetuosos con el pueblo venezolano, que es nuestro pueblo hermano.

La lucha que nosotros hemos tenido, es un una lucha contra el terrorismo, porque, mire Juan, a usted que le gusta la historia, ahora que estamos en la víspera del Bicentenario de la Independencia, yo he hecho esta reflexión.

De pronto esta Patria en dos siglos de vida independiente no ha tenido sino 47 años de paz. Eso no ha llevado a perder muchas oportunidades de progreso. Tal vez en el siglo XX tuvimos unos siete años de paz, como los cita el historiador cartagenero, el doctor Rodolfo Segovia, que coincidieron con épocas del Presidente (Rafael) Núñez.

Y en el siglo XX tuvimos un periodo de paz muy corto, tal vez entre 1902, cuando se firmaron los tres acuerdos que pusieron punto final a la Guerra de los Mil Días, que en realidad fue de 1.128 días, de 100 mil muertos ¿Cómo le parece?

Y en los años 40 irrumpió esa violencia partidista. Y no se habían todavía apagado las llamas de la violencia partidista, con los pactos del Frente Nacional de los años 50, y vino la violencia de las guerrillas marxistas y el paramilitarismo, y el narcotráfico que los coopta a todos.

Entonces uno podría decir, desde los años 40 hasta la fecha las generaciones colombianas no hemos vivido un día completo de paz.

Nuestro interés es la derrota de esta pesadilla del terrorismo para que Colombia en este siglo pueda tener un siglo de desquite, de prosperidad; para que las nuevas generaciones pedan vivir tranquilas. Nuestro interés no es la agresividad a la comunidad internacional, menos a un pueblo hermano como es un pueblo de Venezuela.

En conclusión, nuestro camino es el camino de los organismos internacionales del Derecho Internacional Público.

Pregunta: Señor Presidente, eso lo entendemos todos desde el punto de vista oficial, estatal. Colombia como Estado, como Nación, prefiere las vías jurídicas. Peto permítame a usted preguntarle Presidente Uribe lo siguiente: Como ser humano ¿Que sintió usted en el fondo de su corazón, cuando oyó al Presidente de Venezuela, su colega, llamarlos a usted y al Canciller Bermúdez desgraciados en público?

Presidente Uribe: Pues Juan, usted sabe. Yo sé de Juan Gossaín, porque usted tiene amigas que lo quieren mucho aquí en la Presidencia. Aquí esta Ruby Chagüi. Entonces me habla todos los días, ‘que Juan dijo tal cosa, que tal otra’.

Pero usted sabe que en estos años de la Presidencia yo soy mal oyente. Y yo tengo de pronto un defecto para el canto, pero resulta ser una cualidad para la política: soy muy sordo. Y además, como conozco mí temperamento, hay cosas que no puedo oír Juan, porque tengo que ser consciente.

Yo le confieso, yo rezo, le pido a mí Dios que me ayude, porque conozco, brego a reconocer mis deficiencias. Entonces uno necesita que nuestro Señor le ayude. Y le digo contrólame este temperamento, que yo tengo que representar la dignidad de la Patria.

Entonces, aquí hay algo por encima de cualquier sensibilidad personal, que es la dignidad de la Patria, la representación de los valores colombianos. Y por supuesto, la dignidad de la Patria está asociada con los compatriotas y también con el respeto irrenunciable, inviolable, que no puede tener excepciones a los compatriotas de los pueblos hermanos, en este caso al pueblo de Venezuela.

Pregunta: Señor Presidente usted ha dicho que en los momentos de reflexión, de análisis, de análisis le pide a Dios ‘Señor contrólame este temperamento que yo tengo’. Pero no puede usted negar que a veces dan ganas de reaccionar. ¿O no?

                
Presidente Uribe: Cuando yo sea ex presidente, Juan, hablamos sobre esos temas.

Pregunta: Pero los colombianos, los ciudadanos, le hacen a uno como periodista todos los días una pregunta que yo deseo trasladársela a usted a nombre de ellos. ¿Hasta dónde va a llegar la prudencia y la paciencia del Presidente Uribe con el Presidente Chávez.

Presidente Uribe: La dignidad de la Nación exige que la prudencia del Gobierno y del Presidente sean inagotables. Porque este no es un tema de Álvaro Uribe. Yo soy un accidente que en este momento tengo que velar por la representación de la Nación.

Recuerdo que personas muy allegadas me han dicho, y me decían al principio del Gobierno en temas internacionales delicados, ´nosotros representamos es la dignidad de la Nación, representamos los intereses de la Nación´. Por eso hay que ser sumamente cuidadosos en todos estos temas, Juan.

Cuando yo estaba en el colegio, era peleador, daba puños, hasta tenia fuerza. ¿Qué le digo, Juan? Estaba en el Colegio. Pero hoy en la Presidencia y ya viejo, aquí están es los interés de los colombianos, el respeto de los colombianos. Y un punto muy importante del respeto a los colombianos es el respeto en nombre de los colombianos a la comunidad internacional, en este caso, al hermano pueblo de Venezuela.

Pregunta: Ah. Usted era buen trompadachín en la escuela.

Presidente Uribe: Bueno, Juan, me gustaba el oficio.

Pregunta: Pero ¿Cuándo se le quitó el tema, señor Presidente?

Presidente Uribe: Hombre, Juan, yo creo que tengo el tema en cuarentena por este oficio de la Presidencia.   

Pregunta: ¿Pero es posible que regrese usted a las andadas? Pregúntele usted a su Ministro (del Interior) Fabio Valencia Cossio lo que le paso allá en el Registraduría en Medellín.

Presidente Uribe: ¿Juan quiere que hablemos de agricultura?

Pregunta: Yo le pediría señor Presidente, yo tengo claro que tenemos el tema, lo que decidió ayer por parte del Gobierno sobre beneficios para pequeños agricultores. Pero me gustaría, para no dar saltos periodístico en el vacío, seguir con el tema, y en seguida vamos a hablar de agricultura, si  usted no tiene inconveniente.

Presidente Uribe: Claro Juan, claro.

Pregunta: ¿Usted ve que estemos cerca, señor Presidente, de una guerra con Venezuela, o ese es solamente un escenario propio de una confrontación verbal?

Presidente Uribe: La verdad es que el pueblo colombiano, el Gobierno de Colombia, no produce, ni producirá gestos de guerra. Nuestra determinación es la derrota del terrorismo, nunca la guerra a la comunidad internacional; nuestra determinación es la derrota del terrorismo, nunca la guerra a los pueblos hermanos.

 

Pregunta: En este momento, me permito informarles a usted y a los oyentes colombianos que los colegas y muy queridos compañeros de Radio Caracas Radio de Venezuela están retransmitiendo en directo, señor Presidente Uribe, esta entrevista de RCN Radio con usted.

Presidente Uribe: Quiero hacerles llegar a todos ellos y al pueblo de Venezuela un saludo lleno de afecto.

Pregunta: Nuestro compañero Javier Perera, del equipo directivo, periodístico, de Radio Caracas Radio, desea saludar.

Muy buenos días Juan Gossain, a todo su equipo, allá a RCN de Colombia. Saludos al Presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, desde nuestros estudios en Venezuela de Radio Caracas Radio. Y como ustedes, Juan, escuchan a mucha gente en la calle, nosotros también en Caracas y en toda Venezuela también escuchamos el rechazo que hay en una gran mayoría de venezolanos —no solamente lo reflejan las encuestas sino también la gente en la calle— a cualquier conflicto que pueda plantearse en cualquier momento de la historia entre Venezuela y Colombia. Diría además que cualquier enfrentamiento se tiene que dar más bien en las canchas deportivas, como en los Juegos Bolivarianos, donde se están dando en Sucre 2009 (Bolivia), entre Venezuela y Colombia.

Pero en todo caso, al presidente Uribe yo le preguntaría, porque también se comenta, la posible relación o los vínculos del Gobierno venezolano y del Presidente (Hugo) Chávez con los grupos guerrilleros, con las Farc y el Eln. Eso influye, Presidente Uribe Vélez, para que esté la tensión tan alta en este momento entre los dos gobiernos?

Presidente Uribe: Bueno. ¿Qué le digo? Primero yo quiero saludarlos a ustedes y quiero saludar muy afectuosamente al hermano pueblo de Venezuela.

Quiero repetir algo que le dije ahora a don Juan Gossain. Colombia es un país que tiene derecho a la seguridad. Nosotros en estos dos siglos de vida independiente escasamente hemos tenido 47 años de paz; eso nos ha frustrado mucho.

Colombia ha tenido buenos gobiernos, empezando por los padres de la Patria: (Simón) Bolívar y (Francisco de Paula) Santander; buenos líderes, buenas políticas públicas, y no ha tenido suficiente  prosperidad. ¿Por qué? Seguramente influirán muchas causas, pero yo quiero resaltar una: en dos siglos de vida independiente solamente hemos tenido 47 años de paz; eso nos ha frustrado mucho.

Por eso hay que enmendar la plana, enmendar el camino y necesitamos consolidar la seguridad para que este sea el siglo del desquite, sea un siglo de prosperidad colectiva.

Nuestra lucha es contra ese terrorismo, nuestra lucha es por la seguridad. Nosotros no tenemos ninguna pretensión contra la comunidad internacional; menos contra el hermano pueblo de Venezuela.

Ahora, estos temas de los que es la infiltración de estos grupos terroristas de Colombia en el extranjero se han tratado en muchas ocasiones. El ideal debería ser poderlos resolver con todos los gobiernos. Eso se le ha expresado —cuando se ha tenido la oportunidad— a los diferentes gobiernos que han sido nuestros interlocutores.

Nosotros no tenemos hoy más camino que el de apelar a los órganos internacionales.

Yo he dado una instrucción al Gobierno de Colombia, nada de provocaciones verbales, nada de desafíos verbales. Lo que hay que hacer es —mientras  no haya diálogo bilateral— acudir a los organismos internacionales que son los depositarios del manejo de las normas del Derecho Internacional Público.

Acudir a esos organismos internacionales de manera clara, pero no acompañar eso de provocaciones verbales, porque nosotros no podemos producir en este momento ningún gesto de provocación.

Es la gran oportunidad que tiene Colombia, que tiene el Gobierno que presido, de que el mundo quede enterado que nuestro único interés es la derrota del terrorismo, que nosotros no tenemos interés de proponerle desafíos, de proponerle guerras a nuestra comunidad internacional. Menos a nuestros vecinos y hermanos.

Hace algún momento le decía yo a Juan Gossain, uno va ahí a la frontera. Cúcuta, San Antonio, San Cristóbal; es que no hay ninguna diferencia, es que somos igualitos. Entonces ¿por qué no reconocemos eso? Para poder reconocer eso hay que reconocer el derecho de nuestros pueblos a vivir en paz, en armonía, en tranquilidad, en hermandad. Y Colombia, el Gobierno de Colombia, no será inferior a ese derecho de nuestros dos pueblos hermanos, el pueblo de Venezuela y el pueblo de Colombia.

Pregunta: A propósito, señor Presidente. Y en este momento en que lo están escuchando en Venezuela, ¿usted apoya la venta de alimentos que se está haciendo por parte de empresarios colombianos al mercado venezolano, a pesar de la discriminación que declaró el Gobierno contra los productos colombianos?

Presidente Uribe: Hace algunos años, cuando Venezuela tuvo una crisis tremenda por allá en el año 2003, nosotros acudimos con nuestros puertos, con nuestras embarcaciones, con nuestros aviones, a llevar alimentos a Venezuela. Eso fue público, es un hecho notorio, creo que no necesito probarlo.

Después en los años 2007 y 2008 se presentó una inflación de alimentos grande en el mundo y Colombia no fue ajena a esa inflación de alimentos. Aquí en el año 2008 tuvimos una inflación de alimentos entre el 12 y el 14 por ciento. Por fortuna eso se está revirtiendo y este año hemos tenido una inflación muy manejable que ojalá no supere el 2,6.

Y sin embargo, en aquella época nos decían: ‘¿Cómo exportan ustedes alimentos a Venezuela? ¿Con inflación interna en Colombia y mandando alimentos a Venezuela?’ Y en Venezuela había escasez, en el mundo entero nadie vendía arroz, la carne y la leche se pusieron por las nubes, no había dónde conseguirlas. Y yo recuerdo que se lo dije a los ministros de Colombia y recuerdo que se lo dije al Gobierno de Venezuela cara a cara: para nosotros el comercio internacional no es un tema de negocio, de lucro, únicamente. Para nosotros el comercio internacional no es un tema solamente de prosperidad, es también un tema de solidaridad.

Y en este momento en que hay escasez de alimentos, si a nosotros no queda una libra de carne, un litro de leche, lo compartimos con el hermano pueblo de Venezuela. En ese momento lo dijimos y lo practicamos y Colombia no va a cerrar la frontera, Colombia no le va a poner restricciones al hermano pueblo de Venezuela; Colombia mantendrá todas las libertades en la frontera y además, todo lo que podamos comprar en Venezuela o nos puedan comprar desde allá, de parte de Colombia no habrá restricciones.

Pregunta: Señor Presidente Uribe escuchándolo con detenimiento, y obviamente analizando todo lo que está sucediendo en este momento en materia internacional ¿Cómo ve usted la eventual mediación de otros países como Brasil y España? Y ¿usted ya descartó un encuentro con el Presidente Chávez en Manaos o en Estoril, en Portugal?

Presidente Uribe: Pues la verdad es que tengo que actualizarme, a ver qué ha pasado de ayer a hoy con la Cancillería sobre estas preguntas que usted hace. Lo que le escuché decir al Presidente Lula (Luiz Inácio Lula da Silva, Presidente de Brasil), cuando estuvimos en una reunión con él hace unas cuatro o cinco semanas en Sao Paulo. Si ustedes me preguntaran qué necesita la economía colombiana, yo les diría una tasa elevadísima de inversión, permanente. La seguimos manteniendo a pesar de la crisis y la vamos a conservar. Y muchos mercados.

Nosotros nos hemos integrado con el Brasil muchísimo. Ha crecido el comercio bilateral, la inversión, etcétera.

En una última reunión en la cual acompañé a unos 200 empresarios colombianos de pequeñas empresas que estaban conociendo el Brasil e integrándose allá, el Presidente Lula nos invitó a una reunión en Manaos para hablar del tema de la protección de la selva amazónica, Colombia en la selva amazónica tiene 460 mil kilómetros y yo creo que Colombia ha dado pasos muy importantes.

Uno que los colombianos lo debemos agradecer siempre al Presidente Virgilio Barco: Colombia ha titulado 33 millones de hectáreas a las comunidades indígenas. Y nuestros compatriotas indígenas son los mejores cuidadores del bosque. Yo creo que si hay alguna garantía de preservación de la Amazonía colombiana es esa decisión que tomó el Presidente Barco de titular a las comunidades indígenas esos territorios.

Segundo, este Gobierno introdujo una medida interesante: los guardabosques. Hemos logrado que 95 mil familias colombianas se comprometan a no destruir el bosque, a cuidarlo, a recuperar el bosque que ha sido destruido por la droga, a mantener áreas libres de droga. Les pagamos por eso y eso lo supervisa Naciones Unidas.

Yo creo que ahí hay un buen ejemplo, dos buenos ejemplos del compromiso de Colombia para proteger el bosque, en un país que tiene entre el 51 y el 56 por ciento del territorio en bosque. Entonces el Presidente Lula nos invitó a compartir todas estas experiencias, que ahí teniendo un camino común para la participación de nuestros gobiernos en la Conferencia de Copenhague, de la cual ojalá salga un tratado internacional mucho más efectivo que el de Kioto en materia ambiental.

Pregunta: Presidente, gran parte de esta crisis con Venezuela se originó por el acuerdo que firmó su Gobierno con el Gobierno de este país, con el Gobierno de los Estados Unidos. Después el Presidente Hugo Chávez le ha dicho a usted de todo, desgraciado, mafioso y demás. Y sin embargo, el Presidente Barack Obama, el Presidente norteamericano, pues no se ha pronunciado y tampoco lo ha hecho Hillary Clinton, la Canciller de los Estados Unidos, la  Secretaria de Estado. Presidente, poniéndose la mano en el corazón, ¿usted no siente que los gringos lo están dejando colgado de la brocha?

Presidente Uribe: Ahora me preguntaba Juan Gossain, por qué, a mí, que me gusta hablar con ustedes los comunicadores, por qué de pronto le he hecho poquito este año,  justamente por lo delicado de estos temas, porque hay temas que uno no puede responder, entonces uno queda mal con ustedes, queda como evasivo, maleducado, y si uno lo responde de pronto, incurre en imprudencias.

El acuerdo con Estados Unidos, repitámoslo, es un acuerdo que corresponde a este interés doméstico colombiano de derrotar el narcotráfico, el narcoterrorismo. Y vamos avanzando.

Este país les va a producir 700, 900 toneladas de coca. El año pasado produjo menos de 300, 295. Solamente el año pasado hubo una disminución en los cultivos del 29 por ciento, de la producción del 38 por ciento. Pero nos falta un trecho muy grande, esa es la razón de ese acuerdo. Y es un acuerdo que nos debe ayudar también en una infraestructura que finalmente va a quedar para uso civil.

Por ejemplo, a través de RCN les hago llegar un mensaje a mis compatriotas de Buenaventura.

Si me preguntaran una obsesión del Presidente de Colombia en materia de infraestructura, que se construya con recursos de este acuerdo, para que después se dedique al uso civil, yo diría: el Aeropuerto internacional de Buenaventura, donde va a ver una gran corriente de turismo ambiental en el mundo para ir a conocer esas bellezas del Pacífico, de la Bahía de Málaga, etcétera.

Pero además Colombia procedió transparentemente a publicar el acuerdo con los Estados Unidos y se les mandó a las diferentes cancillerías. Yo creo que Colombia en esa materia ha demostrado que nada tiene que ocultar, que tiene toda la transparencia, que puede mirar de frente y a los ojos de todo el mundo.

Entonces, yo le dije al Presidente Lula en esa reunión en San Paulo, le dije, mire Presidente, es que a nosotros, el único gobierno que eficazmente nos ha ayudado en la derrota del narcotráfico, el narcoterrorismo, ha sido Estados Unidos. Porque muchos gobiernos nos ayudan con declaraciones, con mociones, con palmaditas en los hombros, pero en la práctica no nos ayudan. Y nosotros aquí lo que necesitamos es colaboración efectiva, integración efectiva de la comunidad internacional contra el crimen, que avanza peligrosamente en muchas partes de América Latina.

Por ejemplo, nuestra capital, Bogotá, hoy es una de las capitales latinoamericanas más seguras. El país ha evolucionado mucho. Yo creo que la comunidad internacional no puede ignorar los problemas de seguridad doméstica que hay en cada país. En América Latina nosotros tenemos ciudades con 130 asesinatos por cada 100 mil habitantes; Colombia bajó de 66 a 33. Tenemos ya ciudades como Bogotá con 17, con 19. Colombia a pesar de lo que falta está avanzando mucho en seguridad.

La lucha contra el crimen es una lucha que compromete a todos los países. Entonces está muy claro el alcance de nuestro acuerdo con Estados Unidos. Lo que quisiéramos es tener un acuerdo semejante con todos los países hermanos.

Por eso yo celebro que ayer se hayan reunido las autoridades de Defensa del Ecuador y de Colombia, para que juntos cuidemos esa frontera y tengamos esas fronteras a través de planes integrales libres del crimen y es lo que quisiéramos.

Le dije al Presidente Lula, que bueno, a los acuerdos que ya tenemos con Brasil sumarles otros, y que se vean en la práctica.

Entonces, aquí no hay ningún misterio, aquí no hay nada que Colombia tenga que esconder. Yo le dije al Presidente Lula, cuando firmemos el acuerdo con Estados Unidos, se lo vamos a enviar Presidente Lula. Y no solamente se lo enviamos a él, sino a todas las cancillerías. Y se publicó.

Pregunta: Le comprendo cabalmente, pero ddéjeme, permítame, insistir en la pregunta. ¿No extraña usted el apoyo de Estados Unidos, con este Presidente de Venezuela desbocado y lenguaraz? ¿Usted no le extraña que Estados Unidos se haya hecho el ‘gringo’ con el tema?

Presidente Uribe: Nosotros lo que necesitamos es que se ejecute este acuerdo Colombia-Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico, el narcoterrorismo. Porque nosotros derrotamos el narcotráfico y termina el terrorismo en esta Patria colombiana. Esto es, ese es el texto del acuerdo, ese es el sentido del acuerdo, ese es el objetivo del acuerdo.

Pregunta: Señor Presidente, entonces de acuerdo a lo que oímos, pues ¿no hay la más mínima posibilidad de que usted estudie, revisar ese acuerdo con los Estados Unidos?  El Gobierno venezolano en las más recientes horas ha pedido a la Unión Europea que exhorte tanto a Washington como al Gobierno colombiano a que desistan de convertir a Suramérica, esto es lo que dice este comunicado de Venezuela ‘en una zona de inestabilidad’.

Presidente Uribe: Yo creo que todo lo que les he dicho sobre el acuerdo, que además es repetición de algo que Colombia y Estados Unidos han explicado a lo largo de esta semana. Yo creo apreciada, Adriana (Vargas), que es suficiente.

Pregunta: Presidente Uribe, para concluir esta parte sobre el tema Venezuela, Colombia, Estados Unidos, la ampliación del acuerdo militar, señor Presidente, hace un momento le oí decir a usted una frase que a mi me gustaría pedirle que me permita ponerle comillas si usted está de acuerdo y si representa su pensamiento, es esta:“aunque nos quede el último pedacito de carne, estamos dispuestos a compartirlo con el pueblo de Venezuela’. Álvaro Uribe Vélez, Presidente de Colombia.

Presidente Uribe: Eso fue lo que yo dije a finales de 2007, en el primer semestre de 2008, cuando había escasez de alimentos en el mundo, en Venezuela. Empezaba a ver preocupación porque en Colombia se estaba escaseando el inventario de arroz y no se recogían las cosechas.

Y el Ecuador, que históricamente nos vende 150 mil toneladas de arroz al año, dijo que no nos vendía. Y aquí había inflación de alimentos como en el mundo, y no faltaron economistas que llegaron a decir ‘si Colombia le sigue vendiendo alimentos a Venezuela, no va a poder controlar la inflación’.

¿Cuál fue mi reacción? Que se lo dije a mis compañeros de Gobierno, a los ministros y se lo dije al Gobierno de Venezuela en reiteradas ocasiones: para Colombia, el comercio internacional no es simplemente un fin lucrativo, no es solamente un medio de prosperidad colectiva; es también una expresión de solidaridad. Y en momentos difíciles, en estos momentos de escasez, para mostrar que hay solidaridad, si a nosotros nos queda en Colombia una libra de carne, si a nosotros nos queda en Colombia un litro de leche, lo compartimos con el hermano pueblo de Venezuela.

Fue lo que dijimos a finales del 2007, en el primer semestre de 2008, cuando se presentaba esa escasez de alimentos, y habían voces que decían ‘no exporten porque hay mucha inflación’.

Pregunta: ¿Está dispuesto señor Presidente a ratificar ahora, hoy día, 20 de noviembre, a pesar de todo lo que hace el Gobierno de Venezuela, usted ratifica esa decisión suya de hace dos años?

Presidente Uribe: Mi afecto, el afecto que interpreto del acuerdo del pueblo colombiano por el pueblo de Venezuela, la necesidad de cultivar la hermandad, el amor entre los ciudadanos de uno y otro lado de la frontera, obligan siempre, siempre a ratificar esos principios, estas convicciones, que son irrenunciables.

Pregunta: Estamos recorriendo la frontera con el señor Presidente y entonces vamos a Ecuador. Pues dados los pasos pues seguros, ya por lo menos en el tema comercial y en el tema militar ¿habló usted ya con el Presidente Correa? ¿Qué mensaje le envía al Presidente Correa? ¿Cuándo cree usted señor Presidente que quedarán totalmente restablecidas las relaciones con ecuador?

Presidente Uribe: Eso va por buen camino, por buen camino. Usted sabe que hay una cosita que los cancilleres en su lenguaje diplomático llaman temas sensibles, que se irán  superando. Yo confío que se superen.

Cuando las cosas toman un buen camino, lo que tiene que hacer uno es ayudar a pavimentar ese camino. Entonces, con prudencia vamos a ayudar a pavimentar ese camino y reitero hoy a través de RCN todos nuestros votos, para que aquello que los cancilleres llaman la mesa de los temas sensibles, tenga éxito.

Pregunta: Señor Presidente Uribe, este pavimentar la nueva ruta, como usted lo llama, de las relaciones entre Colombia y Ecuador, esta forma sólida como se va avanzando hacia la normalización, significa que si se presenta una situación similar a la de ‘Raul Reyes’ Colombia no volvería intervenir en el Ecuador?

Presidente Uribe: Es que el ideal es que Colombia no lo tenga que hacer, el ideal es que haya esa cooperación tan estrecha que entonces la Fuerza Publica ecuatoriana, el Gobierno ecuatoriano, capturen esos delincuentes. Yo confío que allá vamos a llegar.

Juan ¿usted me permite un mensaje social al Gobierno y al pueblo de Ecuador?

Nosotros le hemos vendido gas a Venezuela, energía a Venezuela y energía a Ecuador. Y los momentos de dificultades no nos han llevado jamás a replantear eso.

Aquí me ha consultado el Ministro de Minas (y Energía, Hernán Martínez), y yo le he dicho no, nosotros no podemos afectar a la comunidad.

Usted sabe que en Colombia hemos tenido una disminución de lluvias este año, que en alguna forma ha estado el país con un ‘Niño’, que puede ser un ‘Niño’ más severo ahora entre los meses de diciembre, abril, mayo, junio, de acuerdo con los pronósticos.

Hace mes y medio se nos habían bajado mucho las represas colombianas, se habían puesto en un nivel de 63 (por ciento), y algunas como las del Valle del cauca con niveles entre el 20 y el 30. Eso llevó al Ministerio de Minas a tomar una serie de medidas para evitar un apagón en Colombia.

Una de esas medidas fue disminuir la  generación en las represas y aumentar la generación térmica. Pues bien, eso nos llevo a disminuir la venta de energía a la hermana República del Ecuador.

La semana pasada hicimos una reunión con la Viceministra (de Minas y Energía, Silvana Giaimo), la Comisión de Regulación de Energía (y Gas, Creg) y los generadores, y llegamos a esta conclusión:

Primero, las represas han mejorado un poquito. No es para cantar victoria pero antes de ayer estaban en el 70,8.

Segundo, encontramos dos plantas que podrían tener una generación adicional con líquidos. Entonces se tomó la decisión de cambiar la regulación y de permitir que esas dos plantas por fuera del sistema le vendan a Ecuador. Y se le ha estado aumentando el suministro a Ecuador.

Pero este fin de semana, y por eso quiero anunciarlo para que no haya lugar a la menor duda, para que no haya suspicacia, este fin de semana hay un mantenimiento de plantas en Colombia. Y eso nos obliga a disminuir durante cuatro días —muchísimo— la cantidad de energía que se le vende al Ecuador y también a Venezuela.

Nosotros tenemos todo el interés de que los hermanos venezolanos y ecuatorianos no se vean afectados por que Colombia disminuya ventas de lo que tiene que vender, en este caso energía. Simplemente quiero, a través de las emisoras de Venezuela y Ecuador que están conectadas con ustedes en RCN, Juan, hacer llegar este mensaje a los pueblos.

Y que el Gobierno de Ecuador sepa que nosotros lo que le dijimos la semana pasada del aumento de esos suministros, tenemos toda la disposición de hacerlo mientras las circunstancias técnicas lo permitan. Que aquí va a haber es una disminución parcial durante cuatro días por temas de mantenimiento.

Pregunta: Ah, pero hace usted muy bien, señor Presidente, al advertirlo con suficiente tiempo y claridad a ecuatorianos y venezolanos, antes de que empiecen las especulaciones de que Colombia cortó la energía al Ecuador. No, es para mantenimiento de plantas y por tres o cuatro días ¿verdad?.

Presidente Uribe: así es, así es, y yo le voy a rogar a todos los comunicadores, empezando por ustedes que generosamente me han dado este espacio esta mañana, que lo hagamos saber.

Pregunta:  Señor Presidente ¿qué tipo de embajador piensa nombrar usted en Quito? ¿Ecuador le ha pedido algo en ese sentido?

Presidente Uribe: no, no Juan. Esperemos, que la miel va dando punto, el guarapo va dando punto.

Pregunta: ‘El guarapo va dando punto’. Hace tiempo no oíamos los proverbios antioqueños.

Presidente Uribe: No crea, allá en el Caribe se produce una panela melcochada muy sabrosa. Incluso para el consumo a mí me gusta más que la panela dura de la Región Andina.

Pregunta: Ah, pues aquí lo esperamos entonces cuando vuelva por acá con una panela de San Antero (Córdoba), que son buenísimas, o de Sincerín (Bolívar).

Oiga, señor Presidente. Como usted lo propuso, y como yo le contesté hace un momentito el tema, el agro, señor Presidente ayer anuncio usted, anuncio el Gobierno, que ahora vienen beneficios para pequeños agricultores. ¿Esta es la respuesta de Agro Ingreso Seguro a ese escándalo, señor Presidente?, no negara usted que el escándalo ha sido terrible.

Presidente Uribe: Sí, Juan, pero permítame decirle lo siguiente. Primero, la Ley Agro Ingreso Seguro es una necesidad del país, del mundo. Es que el mundo para el año 2030 necesita duplicar la producción de alimentos.

El agro colombiano estaba de capa caída, la maquinaria agrícola colombiana estaba envejecida, chatarrizada. La Ley Agro Ingreso Seguro ha traído grandes beneficios. Mire, los distritos de riego de Colombia abandonados, y expectativas de distritos de riego de 40 años, como Ranchería, el Teriánguilo del Sur del Tolima, Paicol-Tesalia  en el Huila, todos para pequeños agricultores. De eso Colombia se había olvidado, estábamos en frustraciones; hoy están todos en construcción.

Yo creo que la Ley Agro Ingreso seguro ha sido sumamente buena. Ha beneficiado 316 mil familias del campo, entre medianos y pequeños 99 por ciento.

Ahora, se han presentado dos casos que yo llamo trampa, pero que no implican corrupción del Ministerio de Agricultura, de los ministros de Agricultura; que además se escogieron con lupa, por sus competencias profesionales, su juventud, su entusiasmo con Colombia.

Casos que hay que corregir, yo le he pedido al Ministro de Agricultura (Andrés Fernández Acosta) que en este proceso hay que aprender y corregir. Ahora se va a hacer la nueva convocatoria. Él me dijo ayer: ‘Presidente, entonces ¿cuales son las reformas?’ Yo le dije: mire, hablemos del tema ricos y pobres, todos necesitan producir alimentos. Segundo, hay unos casos en los cuales a las grandes empresas hay que ayudarles, otros casos en que no se necesita; hay que tener sentido social y pragmatismo.

Yo creo que una gran empresa en materia de riego intra-predial. ¿Qué es eso? un equipo de riego para instalarlo al interior del predio. Yo creo que las empresas lo pueden hacer con un crédito, hay deducciones tributarias, no necesitan estos apoyos. Pero los distritos de los pequeños si necesitan todo el apoyo del Gobierno.

Me dice ‘reforestación’. Le dije los únicos que reforestan son las grandes empresas. Ustedes tienen en el Caribe el ejemplo, porque la reforestación es un negocio que demora mucho en dar utilidad.

A las grandes empresas hay que ayudarlas para que el país salga adelante en materia forestal. Este país debería tener hoy tres millones de hectáreas en bosque comercial y solamente tiene 270 mil. Porque la reforestación comercial se paró en Colombia en 1974, por razones tributarias y también por la violencia.

Y le dije al Ministro: si hay un funcionario, yo no le puedo decir a un funcionario público, un hombre de carrera en el Estado, que  esté vinculado al campo, que no participe en la Ley Agro Ingreso Seguro. Si lo va a hacer, que lo haga en condiciones de igualdad con todo el mundo, que es un principio de la Ley Agro Ingreso Seguro. Pero con otro requisito, que le envíe una carta a la Procuraduría (General de la Nación) y al Ministerio de Agricultura y que se haga pública.

Me dijo el Ministro: ‘Presidente para la convocatoria del 2009 hay una gran cantidad de distritos de riego de campesinos que están en lista’. Entonces le dije: publíquelos. Antes de asignarles, ya tienen el puntaje de ese Instituto Interamericano (Instituto Interamericanos de Cooperación para la Agricultura) de la OEA. Antes de decir ‘les quedan asignados los recursos’, publique la lista, a ver quién tiene objeciones.

Yo creo que todo esto va introduciendo correctivos, dando mayores garantías.

Ahora, miremos resultados Juan. Este país este año va ha tener una inflación que probablemente no excede el 2,6 / 2,8. Algunos hablaban del 3,15. Mire, yo creo que es una inflación muy baja y de hecho han contribuido enormemente los alimentos. Colombia en el Gobierno nuestro ha aumentado la producción de alimentos en cinco millones de toneladas. Cuánto ayuda eso.

Pero ¿qué ha pasado este año?     Este año los agricultores han tenido muchas dificultades. Usted tiene muchos amigos, los productores de maíz de Córdoba, del Cesar; han tenido muchas dificultades los productores de carne, los productores de leche, han tenido muchas dificultades los cafeteros. Es que durante dos años hubo intensas lluvias y se redujo mucho la producción.

Y Colombia tenía una caficultura muy envejecida. Con la Ley Agro Ingreso
Seguro este Gobierno ha ayudado a renovar 150 mil hectáreas de café. Y cuando usted renueva una hectárea de café, la saca de producción por lo menos dos años, tres años. Entonces hay 150 mil hectáreas en proceso de renovación que están por fuera de producción, hay una gran disminución de la cosecha, revaluación. Esto ha afectado mucho a todos los agricultores, los precios internacionales que eran caros el año pasado, este año descendieron, la falta de exportaciones.

A mí me preocupa mucho lo siguiente: este país necesita una inflación baja en el largo plazo, cuando los colombianos le dicen a uno: ‘Presidente, Colombia necesita créditos de largo plazo y tasas de interés bajas de largo plazo’, la respuesta que uno da es: eso se garantiza con una inflación baja en el largo plazo.

Inflación baja en el largo plazo para los colombianos significa menores tasas de interés y créditos a más largo plazo, y esa inflación baja en el largo plazo la garantiza un país con una sostenida producción de alimentos elevada. Y eso se logra en la medida que no dejemos quebrar a los agricultores.

Y como los agricultores están tan afectados este año, el Gobierno ha tomado la siguiente medida:

Pequeños agricultores, durante un año el Gobierno paga los intereses de sus créditos, el ciento por ciento de los intereses de su crédito. Entidad competente, Finagro. Debe de revisar todo.

Medianos agricultores, durante un año el Gobierno paga el 40 por ciento de los intereses de sus créditos, créditos vinculados exclusivamente al sector agropecuario y créditos que no excedan de 300 millones.

Esto con el ánimo de compensarle dificultades que han tenido los agricultores, de seguir defendiendo el empleo en el campo, de seguir manteniendo la oferta de alimentos. Porque mire, cuando hay inflación de alimentos el país pierde el ritmo de reducción de la pobreza. Yo estoy esperanzado en unas nuevas cifras de pobreza que deben mostrarnos que hemos recuperado la dinámica de la disminución de la pobreza.

Porque el año pasado nos fue mal, el año pasado tuvimos lo que yo llamaría un paréntesis preocupante en esta tendencia que teníamos, que traíamos, de reducción de la miseria. ¿Por qué? Por la inflación de alimentos. Cuando hay inflación de alimentos inmediatamente se afecta la miseria.

Si nosotros queremos seguir reduciendo la miseria hasta eliminarla en Colombia, necesitamos mantener una gran oferta de alimentos. Estas son algunas de las razones para las medidas que el Gobierno anunció el día de ayer.

Pregunta: Señor Presidente ¿qué opina usted de ese argumento de aquellos que dicen que el alto Gobierno se demoró mucho para adoptar medidas en este escándalo de Agro Ingreso Seguro,  que incluso faltaron controles, faltaron garantías para que el programa beneficiara a los que debía beneficiar y que las decisiones se tomaron fue después de que estalló el escándalo prácticamente?.

Presidente Uribe: No mire, yo creo que hay decisiones desde un principio muy importantes, como la decisión de que todo sea por convocatoria pública, de que el calificador sea una entidad independiente del Gobierno.

Yo lo que creo es que al Ministerio de Agricultura de pronto le faltó, además de tener el calificador, tener una especie de auditoría. Es que además la investigación no es difícil. Ningún periodista tiene dificultades para investigar Agro Ingreso Seguro porque todo es público. Las decisiones de este Gobierno son públicas y se publica en todos los medios posibles de difusión.

Yo creo que mirando eso hoy retroactivamente, de pronto faltó una auditoría y faltó que, como el tema no lo detectó el Gobierno a tiempo, esos fraccionamientos en un medio de comunicación, yo creo que el Gobierno no se debió poner a la defensiva, sino reconocer el tema y emprender de inmediato el camino de los correctivos.

De todos esos procesos hay que aprender. Pero lo que sí pienso es que la Ley es muy buena, que es una gran respuesta a las necesidades de los agricultores colombianos.

Y déjenme decirles otra cosa, hablemos de tierra entregada a los campesinos y de impuestos al campo. Es que se dice ‘es que no hay tierra para los campesinos’. Este Gobierno ha entregado más de 200 mil hectáreas.

Y ha cambiado el sistema de compra de tierras. Porque, no nos digamos mentiras. En el pasado en aras de la Reforma Agraria, se compraron muchas tierras que eran unos pedreros, que eran unos hormigueros. Por desencartar a los dueños, se encartó a los campesinos. Le compraban a un dueño y lo sacaban de apuros y se lo entregaban a un campesino y lo ponían en apuros.

¿Qué hizo este Gobierno para corregir eso? Este Gobierno lo que hace es decir: compro tierra para los campesinos pero si viene con proyectos productivos. Y eso este año se aumenta y es una gran noticia para el país.

Otros colombianos han dicho: es que no se grava la tierra ociosa. Mire lo que ha hecho este Gobierno, tengan en cuenta esta cifra, nosotros con el Agustín Codazzi hemos logrado lo siguiente: cuando empezó este Gobierno, la Colombia rural en el catastro valía 30 billones; hoy vale 71 billones.

Este es un Gobierno que ha introducido todos los incentivos a la inversión, todos los incentivos al agro, pero que también ha sabido que hay que cobrar impuestos y que la tierra, para se eficiente y para no premiar el ocio, para no premiar el rentismo, para premiar es el trabajo honrado, la tierra tiene que pagar impuestos. Por eso en este Gobierno hemos pasado del avalúo catastral de la tierra, de 30 billones a 71 billones.

Pregunta: Señor Presidente Uribe Vélez, usted acaba de poner el dedo en la que yo modestamente consideré, en su momento —incluso en una entrevista aquí hablando con el ex ministro Andrés Felipe Arias—, era la gran mancha de Agro Ingreso Seguro. Señor Presidente, usted lo ha dicho, no hubo auditoría. Ni siquiera se iba a constatar que existían las fincas que pedían el dinero. Es decir ¿cómo se suelta así la plata, sin constatar qué es lo que están haciendo?

Presidente Uribe: No, no Juan en esa parte te corrijo, en esa parte te corrijo. Esa parte de la auditoría si la hay, la plata no la entregan si no hay las obras. La plata no la entregan si no se ha adquirido la maquinaria.

Y eso funciona bien en Colombia y no de ahora. Yo creo que lo que hubo allí fue una trampa que algunos llaman elusión, que se valió de la norma. Porque la norma de Agro Ingreso Seguro dice: en los proyectos de riego intra-predial el máximo debe ser de 300 millones.

Entonces le puso un tope a los proyectos, pero no se pensó, por parte del Ministerio de Agricultura, de quienes reglamentaron la Ley, que a eso se le podía hacer una trampa fraccionando un predio y presentando en un predio varios proyectos, sin que cada proyecto excediera el tope. Entonces en un predio se presentaban varios proyectos y aparecía que ninguno de esos proyectos violaba el tope.

Y esos proyectos se hicieron, ese no es el problema. El problema es no haber detectado ese fraccionamiento. Lo que no era fácil porque nunca se pensó en la trampa del fraccionamiento, se pensó fue en ponerle —como efectivamente se le puso— un tope de 300 millones a los proyectos.

Y creo yo que lo que faltó también fue, en el momento que un medio de comunicación lo detectó, nosotros en el Gobierno debimos haber tenido la humildad de reconocerlo, decir vamos a mirar esto, no lo detectó el Gobierno, lo ha detectado un medio de comunicación; reconocemos que allí hay un error, vamos a buscar como lo enmendamos. No nos debimos poner a la defensiva, debimos haber reconocido ese error, Juan.

Pero las inversiones de Agro Ingreso Seguro se han hecho en Colombia y son muy buenas, Juan. El problema es que una finca, que no debió hacer sino un proyecto con ayuda del Gobierno de 300 millones, en 10 casos las fraccionaron y en cada una de esas fincas hicieron varios proyectos; lo que no está bien y lo que hay que corregir.Y otras cosas que hay que corregir, a las cuales ya me referí.

Pero también esto no puede ser una lucha de ricos y pobres, lo que le decía. Está bien que la gran empresa colombiana hoy pueda construir su sistema de riego al interior de su predio, con las deducciones tributarias que este Gobierno ha introducido. En fin, sin necesidad de ese apoyo de la plaza de Agro Ingreso Seguro.

Pero en el caso de reforestación, la única que reforesta en Colombia es la gran empresa y un país que apenas tiene 270 mil hectáreas de reforestación comercial y que debería tener 3 millones, no puede ignorar a la gran empresa para lograr ese gran objetivo de reforestación.

A mi me gustaría que el Ministro de Agricultura fuera con ustedes los periodistas a la altillanura, a ver lo que está ocurriendo en la altillanura con soya, con maíz, lo que está ocurriendo en integración con cerdos, con aves, lo que está ocurriendo con palma africana, lo que está ocurriendo con sembrados de caucho. Y todo eso necesita también la gran empresa.

Está bien la gran ayuda a los campesinos, pero este país necesita la gran empresa Juan. Un mundo que requiere doblar la producción de alimentos para el año 30, una Colombia que requiere todo el desarrollo del campo, no puede omitir la gran empresa. Hay que saber en qué hay que ayudarle y en qué hay que decirle no, esa platica para eso no se la damos, esa va solamente al campesino.

Y lo que vamos a hacer ahora va fundamentalmente a pequeños y a medianos. Que es, en el caso de los pequeños, el Gobierno paga por ellos un año de tasa de interés por sus créditos; en el caso de los medianos, 40 por ciento de la tasa de interés durante un año para créditos vinculados al sector agropecuario que no superen 300 millones.

¿Por qué? Por lo que le decía ahora, el país necesita apoyar a sus agricultores para que sigamos teniendo una inflación baja, derivada de una gran oferta de alimentos y eso nos ayude a reducir la miseria.

Pregunta: Presidente, a principios de noviembre la firma Gallup publicó una encuesta según la cual en los últimos dos meses la popularidad suya ha caído seis puntos, sobretodo por este lío de Agro Ingreso Seguro. Y además la popularidad de Andrés Felipe Arias, su ex ministro de Agricultura, también se vino abajo. ¿Usted no cree que el escándalo es una especie de estocada mortal a las aspiraciones presidenciales de Andrés Felipe Arias?

Presidente Uribe: Andrés Felipe Arias es un gran líder. Los pueblos no pueden ser mezquinos con aquellos seres que pueden servirles. Es un muchacho muy preparado, es un muchacho con gran liderazgo, con honradez, con vocación patriótica. No lo anulen. Está bien, todos los humanos tenemos que aprender, corregir en el camino de la vida.

Es muy difícil contar con buenos líderes, la vida pública no le gusta a todo el mundo y cuando el país ve que se perfilan buenos líderes, en lugar de anularlos, los tiene que proyectar y que ayudarles, apreciado Juan Carlos (Iragorri).

Aquí me están poniendo ya una ‘tarjetica roja’ porque habíamos citado un Conpes para las ocho de la mañana. Yo quiero agradecerle a Juan, a todos sus compañeros, a la audiencia de RCN, a los compatriotas de Venezuela y Ecuador que han estado en sintonía esta mañana. Quiero agradecerle este espacio, se los agradezco inmensamente.

Pregunta: Señor Presidente, con el debido respeto le insisto en un último temita, un par de preguntas, como no vamos a hablar de referendo y reelección.

Presidente Uribe: Juan, esos temas dejémoslos a la Corte Constitucional y al pueblo colombiano. Yo mantengo la preocupación de siempre, la proyección en el largo plazo de la seguridad.

Un país que perdió grandes posibilidades durante dos siglos porque apenas tuvo 47 años de paz en 200 años de vida independiente, es un país que necesita rescatar la seguridad para poder tener desquite en este siglo.

Nosotros con 46 millones de ciudadanos necesitamos confianza inversionista, mercados y la cohesión social de este país necesita política social.

Ayer le decía yo a unos colegas suyos de comunicación, les dije: miren, la única garantía que da el Gobierno del tercer canal es que eso lo adjudicamos con toda honradez, como ha sido este Gobierno en medio de tanto tanto debate. Y les decía —y las únicas preocupaciones que yo le expreso a los medios de comunicación son esas— hombre, ayúdenos a aclimatar en este país la seguridad, la necesidad de la inversión, del acceso a los mercados.

Porque todos los medios son críticos de la corrupción y le prestan una gran ayuda a la comunidad, hablan de lo social y es necesario, pero es muy importante aclimatar en el largo plazo el tema de la seguridad, el tema de la inversión.

En medio de las dificultades buenas noticias. La Inversión Extranjera Directa en el mundo este año calló un 44 por ciento, en Colombia apenas se ha caído un 10 por ciento, una cuarta parte de lo que ha caído en el mundo. Pero en Colombia ha caído de un piso muy alto, del más alto de todos, de 10 mil 574 millones de dólares de Inversión Extranjera Directa el año pasado.

Entonces un país que este año puede tener, en medio de la crisis, 8 mil, 8 mil 500 millones de dólares de Inversión Extranjera Directa, cuando en periodos anteriores la inversión fluctuaba entre 400 y 2 mil millones de dólares, es un país que ha ganado confianza.

Ayer tenía yo algunas cifras de le economía preocupantes, porque ha caído la industria, el comercio, han caído mucho los vehículos, las motos. Pero es que este país en pocos años pasó de vender 70, 80 mil vehículos a vender 240 mil; pasó de vender 70 mil motos a vender medio millón.

Pero veía unas cosas buenas, han aumentado los computadores, han aumentado los cosméticos. Me decía ayer la Andi (Asociación Nacional de Empresarios) por la mañana que ya se ve una gran recuperación en alimentos, entonces en los últimos días, lo mismo me han dicho los productores de bebidas.

Entonces uno tiene confianza en eso, eso hay que sacarlo adelante y la reformas a la salud —para las cuales pido el apoyo de todos los colombianos, el apoyo de los gobernadores, el apoyo de los alcaldes, la comprensión de la Corte Constitucional, el apoyo del Congreso de la República—las reformas de la salud, que con la ayuda de Dios, por emergencia social vamos a introducir en los próximos días, es para que esta Patria avance en cohesión social. Les agradezco mucho.

Pregunta: ¿Es verdad que usted va a anunciar su candidatura presidencial antes de terminar el año, señor Presidente?

Presidente Uribe: Juan, trabajemos ahora estos temas internacionales con afecto por el pueblo de Venezuela y por el pueblo de Ecuador; trabajemos el año para disminuir la miseria, aumentar la producción de alimentos, aumentar el empleo en el campo y poder garantizarles a los colombianos una inflación baja que es el presupuesto para tener créditos de largo plazo y para tener baja tasa de interés.

Trabajemos la reforma de la salud, para que este país que tiene un logro magnífico, 41 millones de colombianos con seguro de salud, pueda estabilizar en el largo plazo esa garantía.

Lo otro, Dios proveerá y el pueblo decidirá.

Pregunta: Señor Presidente, una última preguntita. Los secuestrados están esperando allí pues que se abra la puerta señor Presidente. Ya 10, 11, 12 años van a cumplir los de Patascoy, Moncayo ¿Qué se les puede decir a ellos en algo de esperanza?

Presidente Uribe: No dejemos que engañen al país, no dejemos que engañen al país. A mí me dijeron: Presidente ‘es que usted tiene que autorizar que vaya la Senadora Córdoba o si no, no hay la liberación’; la autorizamos. Después me reuní en Catam con los familiares de los secuestrados hace unas semanas, me dijeron: ‘Presidente, si usted pide que los liberen a todos al mismo tiempo no los van a liberar, acepte que por lo menos liberen a Moncayo y al otros’.

Y yo, por consideración a las familias de los secuestrados acepté eso ese día. Y entonces me dijeron ‘quedan reunidas todas las condiciones para que los liberen’. Lo único que dije, por favor, que la Iglesia Católica y la Cruz Roja, en nombre del Gobierno, pidan una garantía de que van a liberar a los otros, porque está muy bien facilitar que liberen a Moncayo y que liberen a otro compatriota secuestrado, pero el Gobierno no puede perder de vista que se necesita también la garantía que van a liberar a los demás.

Yo le he pedido a Frank Pearl (Alto Comisionado de Paz y Alto Consejero para la Reintegración) que tengamos toda la prudencia, pero ya que me hacen esa pregunta, el Gobierno cumplió con todos los requisitos que se le pidieron. Que el terrorismo no nos engañe, que el terrorismo proceda a liberarlos.

Ahora sí me les despido a ustedes y muchas gracias.

Pregunta: Señor muchas gracias a usted, señor Presidente, saludos a su familia, incluyendo, incluyendo el perrito de doña Lina. Muchas gracias señor Presidente, comprendo, todos comprendemos, imagínese, sus ocupaciones. Lo que hacemos es agradecerle vivamente que después de tanto tiempo de no conceder entrevistas, así en extenso detenidas, reflexivas, el Presidente Uribe lo haya hecho.

Deja una respuesta