Año 2010, Entrevista del Presidente Álvaro Uribe Vélez con La W Radio, Marzo 5 de 2010

Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez: Quiero saludarlo a usted, Julio, a todos sus compañeros aquí: al doctor  Alberto, a  Félix, a Tatiana, a  Camila, a todos los oyentes, agradecerles inmensamente.

Cuando este  Gobierno empezó, Colombia tenía aproximadamente  60 mil terroristas, sumando gente en uniforme de las Farc, del Eln, de los mal llamados paramilitares, personas de las milicias, etcétera. Hoy hay menos de ocho mil. Creo que hemos avanzado bastante. Por supuesto, falta. Y de ahí nuestra preocupación de que no se abandone el rumbo de la  Seguridad  Democrática.

En los años 90, en nombre de la paz, hubo cuatro mil desmovilizados y los grupos terroristas subieron a  60 mil hombres aproximadamente. En los años nuestros ha  habido  más de  50 mil desmovilizados  y los grupos terroristas se han bajado de aproximadamente 60 mil a menos de ocho mil integrantes. Ocho mil todavía es mucho. No es para que nos descuidemos ni cantemos gloria, pero creo que muestra que ha habido un  esfuerzo enorme, un gran sacrificio de nuestros soldados, de nuestros policías.

Periodista Julio Sánchez Cristo: Presidente, bienvenido a La W…  Es la oportunidad de acercarnos al Presidente de la  República  en esta recta final de lo que ha sido  su  trabajo. Hay una última llamada y presentamos al Presidente. Jorge, ¿dónde está?

Oyente: En Miami, Julio.

Julio Sánchez  Cristo. En Miami, adelante.

Oyente: Gracias. Mi respeto para el señor Presidente. Anoche en un programa el esposo de Betancourt hablaba de que la guerrilla en Colombia está arrinconada, no  está acabada. Estoy de acuerdo con eso. Y ese ha sido uno de los  logros del señor Presidente. Pero siempre hemos enfocado a la guerrilla  como el problema. El problema de  Colombia es la corrupción. ¿Qué tiene que decir nuestro Presidente de la corrupción?

Julio Sánchez  Cristo: Muchas gracias. Esas preguntas respetuosas las va a responder el Presidente. A ver, Presidente: la guerrilla, muy bien; los niveles que usted ha mostrado; los paramilitares, sus jefes extraditados. Pero la corrupción cabalgando todos los días.

Presidente Uribe: Le quiero decir una cosa. Primero, estos grupos  han sido generadores de corrupción. Uno de los problemas  que nosotros encontramos es que estos grupos tenían secuestradas administraciones municipales,  departamentales, presupuestos de regalías, EPS de salud. Una de las primeras decisiones  de este Gobierno contra la corrupción y contra el terrorismo, fue cancelar EPS que estaban penetradas por estos grupos.

Segundo: nosotros creemos mucho en la participación ciudadana para frenar, derrotar, denunciar la corrupción. Por eso nuestro primer decreto en materia de contratación, convertido en ley de la República, fue exigir que antes de un pliego de condiciones haya  prepliego y se tenga que discutir  ampliamente, para evitar que las licitaciones tengan unos pliegos a la medida de potenciales  proponentes. Segundo: las audiencias  públicas de licitación. Creo que eso ha  sido muy importante.

Tercero: la publicación de los beneficiarios de los programas del Gobierno. Usted ve hoy  20 millones de beneficiarios, de los  23 millones, porque estamos completando la lista, de Régimen Subsidiado. Usted puede chequear hoy los beneficiarios de  Familias  en Acción. Usted puede verificar hoy  todos los beneficiarios de  Agro Ingreso Seguro. Y eso ha sido una norma a lo largo del Gobierno. La disposición del Gobierno para  estar examinando, de cara a la ciudadanía, con las  Fuerzas Armadas, con el Ministro de Defensa, en reuniones que  preside el Presidente de la  República, el tema de los derechos humanos. Etcétera.

Nosotros lo que hemos procurado  desde el principio del Gobierno es que el mismo Gobierno la enfrente, la denuncie, especialmente cuando haya funcionarios del Gobierno.

Paro de transporte y Metro de Bogotá

Pregunta: La noticia del día es el paro, el paro que amenazó la movilidad de millones de personas. Dos fenómenos interesantes: la solidaridad de la gente en no dejarse del paro, buscar los mecanismos, los que encontrara a la mano, para llegar  a su trabajo. Unos lo lograron, otros no. Acciones aisladas, reprochables, de vandalismo. Pero algo que me ha llamado muchísimo la atención es que el Alcalde de Bogotá pertenece a un partido que está en la oposición, que ha sido muy crítico de su Gobierno. Y es su Gobierno el que ha estado al lado del Alcalde apoyándolo en una medida que no tiene antecedentes de un Alcalde  de  Bogotá, que es no dejarse arrinconar  de los transportadores. Este Alcalde no se dejó, ganó la pelea, y las 72 horas del problema tuvo a su lado al Ministro del Transporte. ¿Qué lectura se le da a este tema que concluye favorablemente?

Presidente Uribe: Nosotros hemos mantenido esa norma durante  los ocho años de Gobierno. En Bogotá durante los ocho años de gobierno hemos colaborado primero con el doctor Antanas Mockus, después con el doctor Luis Eduardo  Garzón y ahora con el doctor  Samuel Moreno.

En el país hay 1.102 alcaldes, 32 gobernadores. Nuestro propósito ha sido  apoyarlos a todos, independientemente del origen político de su elección. Eso crea unidad de Patria dentro de la diversidad. Eso crea mejores condiciones de gobernabilidad. Y en este caso se tomó la misma decisión: vamos a apoyar al señor Alcalde en busca de una solución. Un apoyo eficaz pero prudente. Entonces allí estuvo el Ministro en todo momento apoyándolo. De una manera prudente ayudando a buscar soluciones. Por supuesto, yo estaba al pie del Ministro de manera discreta.

Pregunta: Terminó este problema del transporte, tiene que ver con el Sistema Integrado de una ciudad de más de ocho millones de habitantes que lo merece. Y eso se viene estrellando con problemas de política  local de otros gobernantes, que pensaban que la prioridad era el Transmilenio, este Alcalde ganó con el Metro, el Metro necesita de la chequera de la Nación.

¿Dónde ve usted el futuro de Bogotá en su movilidad cuando sea ex Presidente? ¿Qué va  a pasar con esta ciudad?  Tenemos unas obras en pleitos: el Transmilenio de la  26,  el escándalo de los Nule. La posibilidad de que pueda comenzar el Metro no lo será hasta que Transmilenio no esté limpio. ¿Usted  dónde ve el futuro de las vías de  Bogotá?

Presidente Uribe: Este Gobierno tiene que hacer retrovisor sobre sí mismo, porque son ocho años. Cuando nosotros empezamos, Bogotá tenía  34 kilómetros de  Transmilenio, hoy tiene  84 y está construyendo otros  20. En el cuarto mes de nuestro Gobierno, en medio  de severas restricciones fiscales, le entregamos vigencias presupuestales por alrededor de  900 millones de dólares al entonces Alcalde, doctor Antanas Mockus, en un plazo récord, para avanzar con el Transmilenio. La Nación ha cumplido con ese 70 por ciento.

El tema de la  26: la Nación hace los aportes, el Distrito tiene su propia entidad  ejecutora y creo que lo han resuelto bien, ese tramo de la  26, que estaba a cargo de los señores Nule. ¿Qué sigue? El Gobierno Nacional ha dicho: el Transmilenio, el Metro y el Tren de Cercanías  no son excluyentes. Deben ser convergentes. Creo que estas 72 horas demostraron que  Bogotá necesita los tres sistemas. Porque uno dice: es mucho haber pasado de 34 kilómetros de  Transmilenio a  84 y estar construyendo otros 20. Pero eso quedó chiquitico, cuando sentimos el problema de estos tres días. Entonces la ciudad necesita cumplir toda la meta del Transmilenio, hacer el Metro y hacer lo del Tren de  Cercanías.

¿En qué está el Gobierno Nacional? Nosotros queremos cumplirle a Bogotá entregando las vigencias presupuestales futuras para apoyar el Metro y el Tren de Cercanías. ¿De qué estamos pendientes? El Distrito ha tenido unos consultores. Esos consultores han indicado cuál debe ser la línea del Metro a la que  se le dé prioridad. Y el Gobierno Nacional en Planeación tiene unos validadotes. Hay unas discrepancias. Me he reunido permanentemente con unos y otros. La semana pasada me reuní con los validadotes. Entonces le pedí al Director Nacional de Planeación que promoviera una reunión con los consultores del Distrito y los validadores del  Gobierno Nacional.

En los validadores del Gobierno Nacional están, por ejemplo, el doctor Miguel Urrutia, anterior presidente del Banco Central; está el doctor Alejandro Gaviria y otras personas sumamente estudiosas  y competentes. Creo que  tienen que hacer unos ajustes ahí sobre cuál debe ser la línea prioritaria. Y para ser práctico, lo único que pido es lo siguiente, que creo que es útil para la Nación. La Nación no pretende recuperar la inversión del Metro. Ese es un aporte a  Bogotá. Y creo que ni el Distrito puede tener esa pretensión. La pretensión que sí debemos tener es que el Metro sea autosuficiente  en la parte operativa.

Pregunta: ¿Pero usted cree que vamos a tener Metro?

Presidente Uribe: La verdad es que nosotros reiteramos todo el compromiso de apoyar a Bogotá para que lo haga.

Pregunta: Pero independientemente  del compromiso, como están las cosas, ¿usted cree que vamos a tener Metro en Bogotá?

Presidente Uribe: Debería tenerse. A mí me parecería  muy grave negarle eso a  Bogotá. Creo que estas 72 horas  demostraron que así llegáramos a tener  mucho más Transmilenio, las necesidades de movilidad en la ciudad  son  tan intensas que también se requiere. El  Gobierno Nacional no es negativo. Creo que el punto es éste, que es el punto que pido que miren consultores del Distrito y validadores del  Gobierno Nacional, mis compañeros en el Gobierno Nacional, Hacienda y Planeación y el Alcalde de  Bogotá.

Uno no puede pretender que el Estado recupere la inversión del Metro. Pero la situación de Colombia sí  exige que haya una garantía de que el Metro pague su operación con sus propias tarifas. Porque lo que no puede hacer el Estado es pagar la construcción del Metro y enseguida subsidiar tarifas. No sé si soy claro en ese tema.

Emergencia Social

Pregunta: Vamos entonces después de transporte en Bogotá por ser noticia del día, a otra noticia del año que ha causado un gran impacto: el tema de la salud, los polémicos decretos sobre los cuales ya se ha pronunciado el señor Procurador. El Presidente de la República se ha apartado del concepto del Procurador sobre esos decretos que tienen que ver con la salud.

Usted le ha llamado la atención, inclusive públicamente, a algunos de sus colaboradores, por la manera como se han presentado esos decretos. El tema de la salud es sensible, no solo en Colombia. El Presidente de los Estados Unidos está en el lío de su mandato, por atreverse a tocar un sistema  de salud, que creo que desde  Eisenhower no se tocaba. Usted le metió mano al  tema de la  salud. Una salud que se ha modernizado desde la época de la Ley 100, de la que usted participó como legislador.

¿Aquí estamos ante una desinformación de los colombianos? ¿Han vendido mal este tema de la salud o efectivamente aquí se están cometiendo unas injusticias con algunos sectores de la salud?

Presidente Uribe: Lo primero que voy a hacer es ofrecerle excusas porque ustedes manejan un periodismo muy ágil, y yo soy bastante  lento en estos temas para responder. Es bueno mirar el tema de la salud en los últimos años  en  Colombia, inclusive antes de este Gobierno. Yo he conversado mucho con los colombianos sobre el tema de la salud desde 1986. Yo trabajé por lo que fue ese resultado final conocido como Ley 100 desde 1986, en el Congreso, hasta  diciembre del 93, cuando lo aprobamos. Y estos decretos  han tenido varias causas de crítica. Empecemos por ahí.

Primero: hay personas que no están de acuerdo con el esquema de la Ley 100, que divide el asegurador del prestador. Y que han dicho: lo que hay que hacer es enviar todo el dinero a los hospitales como ocurría antes. Entonces esas personas han tomado este momento para decir: esa no es la reforma. Ese es un punto claro.

Segundo: el Gobierno, y reconozco culpa, incluyó  en los decretos unos temas, marginales, dañinos. Yo, por concentrarme en temas de fondo, dejé pasar esos temas. Cito dos: cesantías y el tema de las sanciones económicas a los médicos.

Pregunta: Ese fue un descuido suyo.

Presidente Uribe: Lo acepto. Esto es: que he dicho posteriormente lo debí decir antes de expedir el decreto. Ahora: en los gobiernos hay discrepancias al interior. No es fácil conseguir consensos sobre todos estos temas.

Debo aclararles a los colombianos: no es que se fueran a eliminar las cesantías. No es que la pretensión hubiera sido: gástese las cesantías para pagar su POS. No. Era la autorización para gastar cesantías en el Extra POS. Porque en una de las tantas llamadas que he recibido, me decía una señora: ‘Presidente, entonces ahora, fuera de que yo cotizo, ¿ahora me tengo que gastar las cesantías?’. Le dije: ‘No. Es en el Extra POS. Su POS se lo paga con su cotización. Y si está en el Régimen Subsidiado, se lo paga el Gobierno’.

Algún día dije en esta discusión: Es que es Extra POS de estratos cinco y seis. Y me dijeron dos cosas: ‘No, con eso abren la puerta. Entonces mañana será para el uno, dos, tres y cuatro. Muy grave. Además el país  tiene  un déficit  enorme de vivienda. No nos gastemos las cesantías  en algo distinto a la vivienda y a la universidad’.

Nosotros hemos tenido un diálogo intenso con los colombianos estos ocho años. Creo que el principal valor civil es aceptar que uno no tiene la razón. Y me parece que es útil para la democracia tener esos gestos. Yo dije: asumo la responsabilidad.

Ferri, el profesor de Gaitán, decía: la autoridad se legitima en la medida en que sea capaz de conceder que no tiene la  razón o reclame la suya con argumentos. Yo dije: corrijamos lo de cesantías.

Y me pareció sumamente grave también, en un momento cuando aquí hay tantos aspectos positivos para los  médicos, que ya no van a  depender  de  la guía de la EPS sino de unos estándares que vienen de sus propias  sociedades científicas, donde hay una gran reivindicación del principio de la autonomía de los médicos, ponernos nosotros con ese tema de las sanciones  económicas.

Pregunta: Por los medicamentos.

Presidente Uribe: No, la sanción económica en general.

Pregunta: Pero los médicos han sido enemigos de la Ley 100 desde el principio.

Presidente Uribe: Un sector.

Pregunta: Muy grande.

Presidente Uribe: Un sector muy grande, doctor Alberto. Pero, reconociendo aquí para ponerle a este  tema un punto de ingreso de mis comentarios: la verdad es que nosotros hacemos aquí cosas  buenas por los médicos.

Una: que ya no van a  depender de las guías de las EPS. ¿Por qué buena? A mí me han dicho muchos médicos en el país: ‘Me echaron de la EPS porque me aparté de una guía que me dio la propia EPS’. Eso no debería ocurrir en adelante con lo que se ha introducido en la reforma, donde ya no es la EPS sino las sociedades científicas de los médicos las que van a originar ese proceso de estándares para llegar a guías.

Segundo: en los decretos queda claro que los únicos que sancionan a los médicos son los propios médicos. Entonces hicimos eso. ¿Para qué le quitamos a eso su aspecto positivo, agregándoles sanciones económicas a los médicos que lastiman su concepción  ética? Creo que ahí comete el Gobierno unos errores que estamos corrigiendo.

Los decretos  tienen 17 ventajas. Y sería muy importante en el momento que ustedes lo quieran, que miramos -porque esta discusión es una discusión sobre el sistema- qué le pasó a  Colombia  antes de  1993 ¿Qué le pasó entre 1993 y  2002? ¿Y qué ha pasado de 2002 a la fecha? ¿Y qué puede pasar hacia adelante en ese tema?

¿Sabe, Félix, cuántos asegurados tenía  Colombia antes de  1993?  El Seguro  Social tenía menos  de tres millones. Eso era nada. La cobertura familiar era mínima. Había millón y medio de colombianos con medicina prepagada. Y había una salud buena para la gente que la pudiera pagar. Yo recorrí casi todos los hospitales de Colombia entre 1986 y 1993. Y en muchos lo único  que uno encontraba para los sectores pobres era gasa, esparadrapo y mertiolate.

Del 93 al 2002, cuando empieza nuestro Gobierno, se aseguraron 23 millones  de colombianos. Y del  2002 a la fecha hemos asegurado 42 millones de colombianos. Además de la reforma al Seguro  Social, de 220 hospitales. Un Gobierno que no ha cerrado un solo  hospital.

Pregunta: Presidente, sin duda el tema de la salud es un tema complejo, complicado, pero volviendo al tema de los decretos de la Emergencia: aquí quedó la sensación de una tremenda improvisación, que arrancaron con unos decretos que se han ido desmoronando al paso de los días, y con una sensación de que se incrementó en el momento que usted públicamente regaña a su Ministro, como si una fuera la actuación del Ministro y del Gobierno, y otra fuera la posición del Gobierno, como si el Presidente no se enterara de lo que estaba haciendo el Ministro.

Y obviamente todo eso en medio de un intenso debate político, como el que se vive en el país, y en donde muchos creen que el tema de la Emergencia Social le puede costar muchos votos a los movimientos uribistas, y que por eso, en medio de ese debate, se ha ido desmoronando lo que se conoció en un comienzo a lo que va ahora.

Presidente Uribe: A ver, Félix, yo hago una pregunta: ¿por qué dice usted que hubo improvisación?

Pregunta: Porque se empezaron a caer los decretos, lo mismo que usted me está diciendo.

Presidente Uribe: ¿Cuántos se han caído?

Pregunta: Unos fundamentales. El tema de los médicos fue un tema fundamental desde el principio.

Presidente Uribe: ¿Por qué? ¿Se ha caído algo de los médicos?

Pregunta: Se cayó, usted lo acaba de decir, Presidente.

Presidente Uribe: Perdón, hablemos de tres o cuatro temas de los médicos. Un tema: son ellos, a través de las sociedades científicas, los que van a definir los estándares. Yo creo que ese es un gran paso, yo creo que se ha venido consolidando todos los días.

Un segundo tema: se respeta totalmente su autonomía. Sobre eso creo que hubo un mal entendido inicial, pero creo que se ha venido consolidando que el propósito y el texto de los decretos es para respetar su autonomía. Ahí hay dos temas fundamentales.

Uno tercero: se les revindica su autonomía frente a la EPS, se crean unas normas para que la EPS no puedan decir: lo echo porque no me cumplió con mis guías. 

Y hay un cuarto tema. Yo no se lo atribuyo a nadie más, yo asumo totalmente la responsabilidad, que el gobierno acepta: sustraer del texto –se lo vamos a pedir al Congreso de la República- el tema de las sanciones económicas, porque afectan la estima ética de los médicos.

Entonces miren que hay tres temas gruesos bien importantes, bien defensables, y que hay un tema marginal que hizo daño.

Pregunta: Precisamente, en medio de ese debate, que yo sé que es complejo, se da esta situación, y viene el otro debate de fondo: si esto no se podía conocer de antemano. Si esta es una situación que se presenta inesperadamente, que es el debate –que parte del concepto del Procurador- y, como usted decía ahora y eso es importante, es que el retrovisor suyo es usted mismo, y usted lleva siete años. 

¿Cómo entiende uno que después de siete años, cuando faltan pocos meses para que termine su Gobierno, ahora aparezca todo este tema de la Emergencia?

Presidente Uribe: Bueno, Félix, primero, eso me da la oportunidad de contarle a usted qué ha hecho el Gobierno en materia de salud en estos casi ocho años, porque daría la impresión de que no hicimos nada y que dejamos todo para sacar unos decretos de emergencia faltando cinco meses para terminar el Gobierno.

Nosotros encontramos 23 millones de asegurados, hoy tenemos 41 mil millones de asegurados. Encontramos varios hospitales cerrados, se han reabierto. Encontramos 220 hospitales que se iban a cerrar por quiebra, los salvamos de esa quiebra, se han reestructurado.

Usted no sabe lo difícil que fue toda esa reforma de Cajanal, donde había un foco de corrupción, corregido por este Gobierno. Es que a este Gobierno le preguntan por la corrupción, yo digo: muy bien, ¿entonces no hemos combatido la corrupción? Lo que hicimos en Cajanal, en Caprecom, en el Seguro Social, en Ecopetrol, en esa otra entidad, en la vieja Telecom, etcétera.

220 hospitales reestructurados; cerrada la EPS del Seguro Social, que costaba en gastos administrativos un 26 por ciento; creada la nueva EPS, que en gastos administrativos representa un nueve por ciento y no tiene posibilidades que la infiltre el clientelismo. Un gran paso de este Gobierno en la lucha contra la corrupción. Siga con la reforma de Caprecom.

Entonces usted ve toda la tarea de este Gobierno. La reforma de las clínicas del Seguro Social. ¿Usted conoce cómo están hoy las antiguas clínicas del Seguro Social de Bogotá? Lo invito a que las veas, sería bueno que ustedes le hicieran un recorrido, que alguno de sus periodistas fuera allá y las viera. Eso era una tragedia, y en todo el país, los pacientes arrumados en los pasillos.

Hicimos esa reforma, la de Bogotá, como en todo el país, ya no la maneja el clientelismo, la politiquería, los excesos sindicales. La de Bogotá la maneja una entidad de la caja de compensación Compensar, la Universidad del Rosario y la Fundación de Hermanos de San Juan de Dios.

El Gobierno muestra el trabajo de siete largos años. La Ley 1122, la reforma de EPS.

Pregunta: Pero, Presidente.

Presidente Uribe: No, Félix, porque da la sensación de que hubiéramos pasado haciendo pereza en salud estos siete años, usted no sabe lo que fue tramitar en el Congreso la Ley 1122, la reforma a las EPS.

Las EPS de economía solidaria del Régimen Subsidiado, ¿usted sabe cuánto gastaban en administración antes de este gobierno? El 15 por ciento, ahora el ocho. Las de Régimen Contributivo gastaban el 20, ahora el 12.

Pero entonces vamos a estos decretos. Estos decretos tienen 17 beneficios.

Pregunta: ¿Pero cuál es el hecho sobreviniente? ¿Cuál es el hecho que no podía esperar el Gobierno y que lleva a la Emergencia Social? Porque si ustedes tenían claro el panorama de la salud, si tenían claro lo que estaba sucediendo, ¿por qué de un momento a otro resultan con la Emergencia Social, si ya se conocía que venía un deterioro sistemático en el sistema de salud?

Presidente Uribe: Muy bien, entonces hay dos hechos desencadenantes.

El tema lo tengo que tratar con mucha delicadeza porque esto podría tomarse como motivación del Gobierno, así no lo esté diciendo por escrito, pero es una intervención pública del Presidente; podría tomarse como motivación del Gobierno ante la Corte Constitucional; tengo que ser muy delicado en el tema. 

Hay dos hechos desencadenantes. Son dos sentencias de la Corte Constitucional, que el Gobierno respeta y comparte. Una sentencia dice: hay que darles los mismos beneficios a los colombianos de Régimen Subsidiado que a los colombianos de Régimen Contributivo. Y a propósito, gracias a esta reforma nueva, ya eso se está logrando con éxito en la ciudad de Barranquilla, piloto para el país. 

Segundo hecho desencadenante. Dice la Corte Constitucional: cuando haya un evento, una enfermedad no incluida en el POS y ponga en riesgo a la persona, hay que atenderla. Y eso lo pagan las gobernaciones. ¿Qué pasó todo el año pasado? Veíamos que venía un agotamiento de recursos, una crisis.

En octubre ya esa crisis se agrava, y se agrava porque los departamentos no tienen los recursos, porque se crece esa cartera en contra de los hospitales, porque el Fosyga teme que no va a ser capaz de pagar los recobros, se agrava la crisis.

En noviembre, en una nueva reunión con los gobernadores, anuncio en Manizales: mire, no veo más camino aquí que enfrentar esto para evitar una catástrofe en la salud, enfrentarlo con una Emergencia Social.

Se discutió ampliamente, fue un anuncio público desde principios de noviembre en una Asamblea de Gobernadores, porque ellos eran el factor más afectado, porque eran los que estaban recibiendo las cuentas de cobro del No POS, de lo que se llama ahora en la reforma lo excepcional.

Ahí hay una pregunta, creo que le respondo de acuerdo con lo que ha sido la jurisprudencia de la Corte, que el Gobierno la ha revisado muy detalladamente, porque actuamos apelando a la Emergencia.

Y ahí hay un segundo aspecto: ¿teníamos instrumentos ordinarios para enfrentar esa crisis? No los teníamos. El Gobierno no lo tenía en el conjunto de competencias para actuar administrativamente.

Estábamos en el mes de noviembre, habíamos fracasado cuatro veces con la ley de juegos de suerte de azar en el Congreso, no había tiempo para buscar en ese momento el tema de la ley ordinaria en el Congreso de la República.

¿Cuál es el hecho que se precave, el hecho que se advierte como sobreviniente, aquel que se quiere evitar? Que ese agotamiento de los recursos para pagar el No POS nos creara una situación de caos enorme, una situación de parálisis, de parálisis de la salud.

Pregunta: Pero, Presidente, ¿hoy una persona pobre que llegue a un hospital debe ser atendida?

Presidente Uribe: Primero, el ‘paseo de la muerte’ en urgencia. La persona tiene que ser atendida; segundo, si no la atienden, gracias a estos decretos, esas personas de esa urgencia pueden incurrir en un delito y ser llevados a la cárcel, porque estos decretos tienen una parte bien importante en la lucha por la calidad, en la lucha por la austeridad, en la lucha por la oportunidad en el pago.

Tercero, beneficio de esta reforma, de los 17 beneficios. Alguien se accidenta en una moto, en un carro: lo llevan a hospital. ¿Y antes qué decía el hospital en urgencias? ¿Y quién me va a pagar? Los trámites para ese pago de accidentes eran bárbaros.

¿Qué dice la reforma? Señor hospital, usted lo atiende; si no lo atiende, sus funcionarios se pueden ir a la cárcel. Pero también le vamos a resolver el problema de los trámites en el pago, le vamos a agilizar esto. ¿La reforma qué dice? Señor hospital, usted ya no tiene que hacer tres cobros, le basta con uno, usted le cobra a la compañía aseguradora que expidió la póliza de seguro contra accidente de transito.

Pregunta: ¿O sea, con esa reforma está más protegida una persona de bajos recursos en caso de una urgencia o de un accidente?

Presidente Uribe: Por supuesto, y también más protegido el hospital para recuperar el gasto en que incurrió.

Pregunta: ¿Y no está perjudicado el médico?

Presidente Uribe: De ninguna manera. Pero, mire qué bueno: si usted es el ciudadano que se accidenta, lo tienen que atender. Y si usted es el hospital que recibe al accidentado, hoy hay un procedimiento para que le paguen de manera más ágil el gasto en que usted incurrió para atender ese paciente.

Julio Sánchez: ¿Es un tema de comunicaciones, no?

Alberto Casas: Lo que a mí más me impresiona es que en Barranquilla la gente está toda contenta con las normas y, además, las defienden.

Y el periódico El Heraldo, yo leí aquí el editorial, dice que el sistema no solamente es bueno sino que le ha permitido a Barranquilla mejorar sustancialmente sus servicios de salud. Lo dicen el Gobernador, el Alcalde y el periódico.

No entiendo por qué en el resto del país no se ha podido hacer lo mismo. Ah, bueno, porque no se ha implementado sino en Barranquilla.

Presidente Uribe: Doctor Alberto y Julio, ya hay una parte implementada, hay 11 millones de jóvenes menores de 18 años que están en el Régimen Subsidiado, que hoy en todo el país tienen que recibir el beneficio del Régimen Contributivo.

Yo he estado instando a los gobernadores y a los Alcaldes, yo me he propuesto que estos 150 días finales del Gobierno tengan una agenda intensa de realizaciones a favor de Colombia.

Les he dicho a mis compañeros de Gobierno: se dice que los primeros 100 días de los gobiernos; vamos a trabajar nosotros los últimos 150 días de nuestro gobierno, y una de las agendas intensas es avanzar en calidad de salud, en el mejoramiento del servicio.

Nosotros tenemos hoy los cupos financiados para que los colombianos que falten por llegar al Régimen Subsidiado, puedan llegar y lograr plena cobertura. Les he dicho a alcaldes y gobernadores: una de las conclusiones de estos decretos leyes, es que no haya más colombianos en este limbo que llaman ‘vinculados’, que no están ni en el Subsidiado ni en el Contributivo; afiliémoslos, el que pueda pagar al Contributivo, el que no pueda pagar al Subsidiado, logremos plena cobertura. Tenemos casi tres millones de cupos que no se han utilizado.

¿Sabe qué me decía el Alcalde de Barranquilla? ‘Presidente, el Gobierno Nacional me entregó 57 mil cupos más para lograr plena cobertura y creo que ya la logré porque no me los he podido gastar, no he encontrado a las personas’.

Segundo, hagamos cosas como el Alcalde de Barranquilla, tengamos la decisión, él está construyendo 34 centros de atención de salud y los está operando con Caprecom, exitosamente. Entonces está volcando el 90 por ciento de su presupuesto de salud a pagar el aseguramiento, y eso permite tener 560 mil barranquilleros pobres de Régimen Subsidiado con los mismos servicios del Régimen Contributivo.

Julio Sánchez: Última pregunta de salud, Félix.

Presidente Uribe: ¿No va a hacer sino la última  de salud? Yo no duermo, no duermo, me acuesto a las 3:00 de la mañana y a las 5:30 me despierto pensando en el tema de la salud.

Pregunta: Hay más cositas. El tema de la salud, el de la Emergencia, finalmente lo va dirimir la Corte Constitucional. En la Corte Constitucional se va a definir el tema de la Emergencia, de los decretos y lo que sucede en ese tema.

Julio Sánchez: Que es a donde llegó la recomendación negativa del Procurador.

Félix de Bedout: Exacto, y a eso voy, Presidente: hay el planteamiento del Procurador, que acá lo tenemos, no lo vamos a discutir porque usted ha defendido sus puntos y tiene la preocupación frente a lo que sea la discusión en la Corte Constitucional. Pero sí me llama la atención algo, y es que, Presidente, usted cuando salió el concepto del Procurador en el tema del Referendo, usted dijo: silencio y acatamiento.

Presidente Uribe: Se acata y se respeta.

Pregunta: Exacto. Pero cuando salió el concepto del Procurador frente al tema de salud, salió a refutarlo.

Presidente Uribe: No, Félix, lo que pasa es una cosa, yo tengo que cumplir el deber: cuando salió el concepto del Procurador sobre aquel tema, entonces a mí me ponía ante este dilema: se transmite por el Canal Institucional o no se trámiten los Consejos Comunitarios, se eliminan o se mantienen los Consejos Comunitarios.

Los Consejos Comunitarios son una manera de gobernar, dándole espacio a la democracia participativa, que bastante responsabilidad crean en los gobiernos y que bastante ayudan en la lucha contra la corrupción.

Dije: no creo que haya que suspender una manera de gobernar; segundo, si el problema es transmitir en el Canal Institucional, se acata y se respeta.

En este caso el concepto del Procurador se acata, se respeta y de él se discrepa, con todo respeto. Porque así como era mi deber que no se transmitieran los Consejos Comunitarios por Canales Institucionales, es mi deber defender la reforma a la salud.

¿Ustedes me permiten decir algo práctico sobre el tema que está en cuestión ante la Corte Constitucional?

Pregunta: Claro, Presidente.

Presidente Uribe: Práctico. El lunes escuché uno de los mejores discursos de posesión que he escuchado al Presidente Mujica de Uruguay, con un sentido práctico tremendo.

Pregunta: Lo vemos como aburrido ahí en esa posesión, Presidente.

Presidente Uribe: No, aburrido, no. Fruncí el seño concentrado a aprenderme ese discurso, porque es de un gran sentido práctico, es una lección universal.

Pregunta: Esos vecinos ahí.

Presidente Uribe: Yo no me aburro; aburro, que es distinto.

Un tema práctico: tenemos dos opciones, que la Corte Constitucional nos declare exequibles los decretos y que se dé la discusión en el Congreso. La otra opción es que la Corte Constitucional nos declare inexequible los decretos.

Yo le temo mucho al escenario de la inexequibilidad. ¿Qué hace este Gobierno en los meses que le quedan, y el nuevo Gobierno, con esta crisis que hemos buscado enfrentar en la salud sin estos decretos, sin estos recursos, sin estas normas de agilización de pagos, sin estos beneficios para el sistema, mientras el Congreso le aprueba una legislación?

Yo sé lo difícil que es aprobar una legislación de esta naturaleza. Yo creo que si se mantienen estos decretos, este Gobierno en sus días finales, y el nuevo gobierno en sus días iniciales, tienen herramientas para enfrentar crisis de la salud, y eso da tiempo a que se lleven a cabo las discusiones en el Congreso.

Por ejemplo, para esas discusiones, con miras a esta agenda de nuestros últimos 150 días de Gobierno, he propuesto dos cosas: hagamos un acuerdo con el Congreso para trabajar, entre el 16 de marzo y el 20 de julio, el último periodo legislativo de este Gobierno, dos aspectos allí, referentes a esta reforma.

El primero, convertir estos nuevos impuestos en impuestos permanentes. Ustedes saben que la Constitución dice que cuando por emergencia se adoptan tributos, eso rige apenas hasta el final del periodo fiscal siguiente; o sea que los que están adoptados ahora por Emergencia, regirán hasta el 31 de diciembre de 2011. Convirtámoslos en permanentes para dar certeza, dar una señal de mediano y largo plazo bien importante.

Segundo, entremos a hacer las correcciones en una ley de la República, que quede por fuera lo de las cesantías definitivamente, lo de las sanciones económicas. Y que texto que haya que introducirle una aclaración, se le introduce una aclaración. Vamos a buscar ese trabajo con el Congreso de la República.

Entonces creo que ese escenario nos ayuda, que se declare constitucional la reforma, uno. Que se mantengan como permanentes estos ingresos, porque además aquí no solamente hay nuevos ingresos, hay nuevas fuentes de ingreso y hay sistema de austeridad.

Creo que nos vamos a ahorrar más de medio billón de pesos en la racionalización del precio de los medicamentos. Cuánto ayuda eso, por Dios, eso hace posible pagar el Extra POS, y mientras tanto se puede adelantar esa discusión en el Congreso.

Estado de Opinión

Julio Sánchez Cristo: Pues ahí está otra vez el Presidente explicando el tema de la reforma a la salud, de esas propuestas, de esos polémicos decretos que han tenido, en mi humilde opinión, unos problemas de comunicación, de transmitirlos y explicarlos de una manera más clara. Pero hay que repetirlos, repetirlos, y el Gobierno los va a defender ahora, no solamente ante la Corte sino ante el concepto del Procurador y, por supuesto, el debate en el Congreso.

María Isabel dice que ya es  el momento  de hablar de una palabra  que  a usted no le gusta  y  que usted pocas veces ha pronunciado, que es el tema de referendo y  reelección; creo que pocas  personas públicamente le han escuchado a usted hablar de la palabra reelección; inclusive cuando usted habló  del  concepto de la  Corte respondió ese concepto de la Corte, pero no hizo ninguna referencia a lo que significaba el concepto de la Corte, sino al respeto.

Y a la explicación que nos dio a los colombianos de otra de esas frases suyas que nos tuvo dando vueltas un año, que fue la diferencia del Estado de Opinión y donde estaba localizado el Estado de Opinión.

Presidente Álvaro Uribe: Como una expresión del Estado de Derecho, no como un factor contrario al Estado de Derecho.

Pregunta: El Estado de Opinión estaba dando vueltas, iba con la encrucijada de la mano.

Alberto Casas: En la Jorge Tadeo.

Presidente Álvaro Uribe: Oiga lo que dice el doctor Alberto Casas, en la Jorge Tadeo y en muchas otras ocasiones.

Pregunta: Le tengo una, Presidente, de esas intervenciones. Usted dijo lo siguiente: ‘Yo diría que los politólogos contemporáneos, más que hablar de Estado de Derecho, deberían empezar a hablar de Estado de Opinión. Es el que finalmente necesitamos para cumplir con todos los objetivos del Estado de Derecho y el Estado Social: el Estado de Opinión.

O sea que usted sí ponía por encima del Estado de Derecho el Estado de Opinión…

Presidente Álvaro Uribe: No, señor, usted me acaba de dar la razón en lo que está leyendo, en lo cual me cita. Dice: Estado de Opinión para cumplir con los objetivos del Estado de Derecho. Uno de los objetivos del Estado de Derecho es que la participación se haga de acuerdo con la Constitución, la ley y el acatamiento de los órganos de control. Otro de los objetivos del Estado de Derecho es que el gobernante dé ejemplo en aquello de cumplir la ley.

Lo que pasa es que si usted examina el Estado de Derecho verá que casi todo país dice hoy que lo cumple. Entonces yo sí creo que hay hoy una expresión muy importante del Estado de Derecho, que es el nivel de libertades para que participe la opinión pública. El nivel de participación es lo que garantiza en una democracia moderna la transparencia, y la transparencia es un factor de cohesión social.

En esta discusión en América Latina entre izquierda y derecha, que yo la considero obsoleta, por ejemplo yo firmo lo que dijo el Presidente Mujica el lunes en Uruguay, sin ninguna dificultad. Yo he creído que en lugar de quedarnos ahí, debemos hablar de una democracia moderna, que es una democracia con el valor de la seguridad, el respeto a las libertades, la lucha por la cohesión social, el respeto a un Estado de instituciones independientes, que no quiere decir que excluyan la deliberación, ni que se puede excluir la colaboración armónica, y el tema de la transparencia, que en muy buena parte lo garantiza el nivel de participación, sin lo cual no hay confianza.

Pregunta: ¿Pero el Estado de Derecho por encima. Es que usted ponía por encima al Estado de Opinión. El Estado de Opinión, que es la categoría superior del Estado de Derecho. Mayo 21 de 2009.

Presidente Álvaro Uribe: Sí, para cumplir los objetivos del Estado de Derecho. Una cosa es decir que la participación de la ciudadanía es la expresión superior del Estado de Derecho, y otra muy distinta sería decir que esa participación pueda ser contraria a la Constitución, a la ley, o pueda excluirse de los órganos de control. ¿Usted dónde estudio, doctor Félix?

Félix de Bedout: Yo estudié en la Bolivariana de Medellín.

Presidente Álvaro Uribe: No voy a mencionar el nombre de mi profesor, el primero que me dio lecciones del Estado de Derecho, y lo recuerdo en clase, cuando además examinábamos el texto de Jaime Sanín sobre el Estado de Derecho. Y no ayer. Entre 1971 y 1973 ó 1974, vi yo esas materias, cuando decíamos: mire, definitivamente lo que tiene que caracterizar en el presente y en el futuro, y frente a aquella época ya estamos en el futuro, el Estado de Derecho, es el alto nivel de participación, nunca contrario a la Constitución, ni al ordenamiento en general, ni excluido del control de los guardianes de la Constitución.

Pregunta: Después de su discurso en Barranquilla, explicando, o usted dando su opinión sobre el fallo de la Corte, sobre la ley que le podría llevar a usted a un tercer período presidencial, una encuestadora reveló algo increíble, lo publico el diario El Tiempo. Antes de ese fallo, usted tenía una cifra de popularidad muy alta, sigue siendo muy alta para casi ocho años de Gobierno, creo que estaba en el 58 ó 59 por ciento. Después de su discurso, el día sábado, subió al 67. ¿Usted cree que subió por la manera como usted recibió y le puso la cara al país por cuenta de ese fallo, o usted cree que subió porque los colombianos que lo han visto trabajar estos ocho años, contentos con usted, que no estaban de acuerdo con el referendo, respiraron, sintieron un fresco y dijeron: aquí hay una democracia, el Presidente Uribe lo ha hecho muy bien, pero le corresponde irse?

Presidente Álvaro Uribe: A ver, Julio, usted sabe que yo nunca he analizado encuestas; he guardado siempre silencio, cuando están bien y cuando están mal; mi única respuesta es: si están mal, hay que trabajar más, y si están bien, hay que trabajar más, esa ha sido mi única respuesta.

Cuando se expidieron los decretos de la salud, muchas personas me llamaron a decir: ‘Presidente, está totalmente caída la opinión sobre el Gobierno, echen para atrás eso, qué dificultad la que empieza a tener usted’. Seguramente personas bien informadas.

¿Qué dije yo? Esto tiene 17 beneficios. Los Gobiernos tienen que preferir el superior interés de la comunidad, a la fotografía de reacción comunitaria de un momento. Aquí hay mucho trabajo pedagógico por hacer, aquí hay mucha posibilidad de mejorar la calidad de la salud. En lugar de echar para atrás por el temor de una encuesta, lo que tenemos que hacer nosotros es pedagogía, aclarar, escuchar a los colombianos y trabajar por un tema, que creo que ese tema no ha sido motivo ahora de la discusión periodística.

Calidad de la salud

Hoy hay todavía mucha inconformidad de sectores de la patria que han recibido el seguro, pero no buena calidad. Nosotros estamos buscando implementar en Colombia un sistema. Yo lo he tomado de las lecturas del profesor Prahalad, Quizás el profesor Prahalad es el economista del mundo que más ha estudiado cómo garantizar los mejores servicios y vincular el derecho de inclusión a los sectores populares.

¿Qué es lo que estamos proponiendo y lo venimos trabajando desde hace rato? Todo paciente colombiano o todo usuario colombiano se pueda comunicar, a través de un call center, con su médico, su hospital, su EPS y la Superintendencia.

Hace un mes en ese call center se recibían 200 llamadas al día, ahora 1.400, y mucha queja por la calidad. ¿Qué me dice eso a mí? Los colombianos, cuando no tenían el carné, no se quejaban. El día que uno le entrega un carné de salud a un colombiano, ese compatriota se alegra; pero si al otro día va a reclamar el servicio y le prestan mal servicio, la alegría de la víspera se le torna en frustración. Entonces también hemos observado que hay un problema en el cual tenemos que hacer todo el énfasis. Es un problema todavía de calidad en la salud.

Pregunta: Presidente, es que otra vez usted habilidosamente nos mete…

Presidente Álvaro Uribe: No, no me diga habilidosamente.

Félix de Bedout: Eso es una virtud, ser habilidoso es una virtud.

Presidente Álvaro Uribe: No, Félix, habilidoso no. Lo que pasa es que el doctor Julio me hace una pregunta sobre el tema de las encuestas, yo no le contesto nada habilidoso, le contesto con consecuencia, le doy la misma respuesta que he dado.

Política de Seguridad Democrática

Pregunta: Pero volvamos al referendo: Presidente, ¿usted no cree que se le hizo mucho daño al país en estos últimos dos años y medio con la discusión de la encrucijada del alma?

Si usted desde el comienzo hubiera rechazado esa posibilidad de perpetuarse en el poder, otro hubiera sido el ambiente político en estos dos años, incluso para los seguidores de su causa, incluso para el uribismo. Pero hemos estado en esta discusión para acabar con un referendo, que fue tramitado irregularmente y que fue tramitado casi ilegalmente por el Gobierno en el Congreso, como dice la Corte Constitucional. ¿No le parece muy grave que acabemos en eso, que el Gobierno tramitó ilegalmente, irregularmente, no lo digo yo, lo dice la Corte Constitucional, un proyecto de referendo para que usted se quedara en el poder?

Presidente Álvaro Uribe: Los dictadores se apegan al poder por temor a perderlo; los demócratas se preocupan por el bienestar de la comunidad. A mí me parece muy importante el debate de estos dos años, y me parece muy importante que Colombia haya tenido también la oportunidad, que la ha tenido estos dos años, de pensar si conviene o no mantener el rumbo.

A mí particularmente este debate me dio una gran oportunidad: hablarles a los colombianos de la necesidad de una política de Seguridad Democrática de largo plazo, de una política de promoción de inversiones de largo plazo, de una política social con resultados de largo plazo. Cómo no va a ser importante ese debate en un país que en 200 años de vida independiente, escasamente ha tenido 47 años de paz.

Pregunta: Pero eso nadie lo discute, Presidente.

Presidente Álvaro Uribe: Eso fue lo que yo hice estos dos años, y qué importante para la democracia es esto, doctor Julio: que el Presidente de la República, en lugar de ceder ante la presión de algunos medios de comunicación y algunos políticos, resista esa presión y simplemente se incline ante el fallo de una institución de derecho.

Pregunta: Pero la discusión era si usted se quedaba en el poder, Presidente.

Presidente Álvaro Uribe: No, esa era la discusión suya; otros colombianos, me incluyo yo, teníamos la discusión de que qué puede pasar con la política de Seguridad Democrática, la política de promoción de inversiones, sin la cual no sale el país adelante, no se generan oportunidades de empleo, de emprendimiento, y la política social.

Yo creo que es muy importante para los politólogos esto: ¿qué es mejor para la democracia: que el Presidente simplemente, arrinconado por un sector de medios de comunicación y por un sector político, hubiera dicho: olvídense de todo eso, se acabó este debate? Creo que eso hubiera sido muy malo para la democracia.

Yo creo que lo bueno para la democracia es: el presidente resiste ese debate y finalmente se inclina reverente ante una sentencia de una Corte que, de acuerdo con nuestra Constitución, es la guardiana de nuestra Constitución. Yo creo que eso es mucho mejor para la democracia: un Presidente inclinado ante la Corte, que un Presidente simplemente que permita que lo arrincone la presión de algunos medios de comunicación y de algunos sectores de la política.

Pregunta: Pero, Presidente, el camino fue demasiado tormentoso; nadie le discute a usted su deseo de que continúen unas políticas exitosas para el país, nadie pone en duda la importancia de su trabajo en temas como el del crecimiento económico o de la Seguridad Democrática. Pero ese limbo que vivió el país, pues dejó una incertidumbre, por ejemplo, en que usted no confiaría en que otra persona pudiera continuar haciendo lo mismo que usted.

Presidente Álvaro Uribe: No, nunca lo dije, doctor Julio, llegué a las 2:00 de la mañana de reuniones de trabajo y tenía que recibir esta mañana al doctor Frank Pearl y a otro señor. Dije: los recibo a las seis, porque voy con todo el entusiasmo a las 7:00 a La W a discutir con mis compatriotas de La W estos temas. Nunca lo dije. Hoy tengo el mismo entusiasmo de estos dos años, o de pronto más, para defender ante los colombianos lo que he defendido.

Pregunta: Pero, Presidente, usted se quería quedar.

Presidente Álvaro Uribe: Los dictadores se quieren quedar por miedo a perder el poder; los demócratas se preocupan por el bienestar de los ciudadanos. A mí lo que sí me preocupa es esto, doctor Félix: las generaciones vivas en Colombia no hemos tenido un día de paz desde los años 40. ¿Usted en qué año nació?

Félix de Bedout: Le cuento, claro: nací el año que nacieron las Farc: 1964. Yo no he conocido tampoco un día de paz, pero yo no creo que sea necesario que una sola persona se quede en el poder.

Presidente Álvaro Uribe: Yo soy mucho más viejo que usted, yo soy modelo 52. Los jeep del Quindío y yo somos mucho más viejos que usted. Le voy a contar: cuando usted nació, ya hacía 5 ó 6 años se habían firmado los pactos del Frente Nacional, que le habían puesto punto final a esa violencia entre los partidos. Violencia que había terminado en los finales de 1902, que había dejado el costo de la pérdida de Panamá, que se reanuda a partir de los primeros años 40; se le pone punto final con los pactos del Frente Nacional, los ex presidentes Alberto Lleras, Laureano Gómez, y aparecen las guerrillas marxistas del odio.

Félix de Bedout: En ese 1964, Presidente, en ese año nació la pesadilla de las Farc.

Presidente Álvaro Uribe: Ya habían actuado desde antes, ese año es como el bautizo formal, y después viene el paramilitarismo, y ambos cooptados por el narcotráfico. Y Colombia no había tenido la posibilidad de una política de seguridad sostenida en el tiempo. Es la primera vez que Colombia tiene una política de seguridad firme, sin claudicación, imparcial, frente a todos los actores del terrorismo, del principio al fin del Gobierno. Porque esta mañana le decía al General Padilla, le decía: ‘General, nos faltan 150 días, ahora sí que tenemos que trabajar con todo el entusiasmo’.

Pregunta: Pero, Presidente, si es tan firme, no puede depender de una sola persona; si es tan firme la política, no puede depender de una sola persona.

Presidente Álvaro Uribe: Yo lo que he querido es que esa política la garantice la decisión electoral de los colombianos, y fue mi esfuerzo de estos años anteriores, y será mi esfuerzo ahora, no vayan a creer que yo estoy aquí en La W hoy sin pensar en elecciones. Yo vine a La W, entre otras cosas, motivado para decirles a los colombianos: al momento de decidir su voto, piensen que este país debe mantener el rumbo, mejorándolo, pero no debe echar para atrás el rumbo. Eso es muy importante.

Ayer me preguntaban en la Universidad de Medellín: ‘Presidente, ¿cómo se hace que la política de Seguridad Democrática sea política de Estado?’. Dije: ‘Cuando uno pregunta qué es una política de Estado, le contestan los juristas: una política de Estado es aquella política que deriva del ordenamiento jurídico, que el ordenamiento jurídico la impone’.

Si por eso fuera, Colombia habría tenido que vivir con política de Seguridad Democrática, porque así lo dice el ordenamiento jurídico, y no lo ha sido; apenas hemos tenido antes de este Gobierno unos períodos fugaces de seguridad, que nunca pudieron consolidar resultados.

Pregunta: Presidente, pero es que eso no tiene discusión.

Presidente Álvaro Uribe: Sí, porque, ¿sabe de qué depende? La política de Seguridad democrática hoy, como política de Estado, no depende del ordenamiento jurídico, sino de una decisión política de los colombianos. Por eso mi llamado a los colombianos a una gran reflexión en materia de decisiones electorales.

Porque si no hay voluntad política, por más que la ley diga que los Gobiernos tienen que garantizar la seguridad, si no quieren no la garantizan, como en muchas ocasiones del pasado no se garantizó. Entonces tengo que invitar a los colombianos a esa reflexión electoral. Yo vine con un interés a La W esta mañana. Un interés: esa reflexión electoral.

Sentencia de la Corte

Pregunta: Por supuesto, nos va a contar de sus candidatos y de aquellos desleales. Pero quiero que me responda una pregunta: ¿cómo es posible que en la defensa de eso que usted nos ha explicado, usted haya permitido, y ahora se haya confirmado, que unas personas de la coalición cercanas a usted: el doctor Rodrigo Rivera, el doctor Luis Guillermo Giraldo, un doctor Jaramillo, el doctor José Obdulio, Primero Colombia, Roy Barreras, una cantidad de personas alrededor suyo, construyen un proyecto legislativo que hoy la Corte Constitucional dice que está lleno de trampas, está absolutamente viciado, y de delitos -van terminar judicializadas algunas personas que participaron-, el Presidente de la República puede decir: yo lo único que quiero es que continúe mi Seguridad Democrática, pero no le puede pasar por el lado ese proyecto y que la Corte se pronuncie, y que el Presidente no diga: ese proyecto, acato lo que dijo la Corte Constitucional, está lleno de trampas?

Presidente Álvaro Uribe: Un momentico, doctor Julio, las sentencias hay que respetarlas, pero también son obra humana. A la sentencia hay que acatarla y respetarlas, pero también muchos colombianos podrán discrepar de la sentencias. Y de hecho hay autoridades que han discrepado de la sentencia, como el Procurador. Por favor, yo creo que como el Gobierno ha dado ejemplo, sin ninguna vacilación, de respetar la sentencia, yo no creo que se pueda también exceder el alcance de la sentencia para afectar a unos colombianos que lo recibieron con buena fe.

Pregunta: Es decir, ¿usted acata la sentencia, pero no la comparte?

Presidente Álvaro Uribe: Esto es, Julio: yo abro el espacio de que muchas personas no compartan lo que usted acaba de decir, porque una cosa es que la Corte Constitucional diga que esto es inconstitucional, y otra cosa es que Julio Sánchez diga: lo hicieron unos delincuentes. Yo creo que no podemos ir hasta allá.

Julio Sánchez: Yo no estoy diciendo que son unos delincuentes.

Presidente Álvaro Uribe: Claro, por lo que me acaba de decir…

Julio Sánchez: Lo dice el fallo.

Félix de Bedout: El fallo dice que se crearon unas asociaciones paralelas para manejar cuentas, se dice que el Gobierno citó inadecuadamente a las extras, que no se hicieron los requerimientos.

Presidente Álvaro Uribe: Ustedes saben que yo no me puedo poner a discutir eso. El Ministro Fabio Valencia ha dicho: la notificación no había que hacerla con el diario Oficial; hay otras maneras de notificar una convocatoria  a extras, se ha hecho en el pasado, y la jurisprudencia las había aceptado. Pero no voy a discutir el fallo. Simplemente lo que no puedo permitir es que por una circunstancia de una declaratoria de inconstitucional de un acto legislativo, o de una ley de la República, entonces la interpretación que se haga sea la interpretación de poner como delincuentes a unos colombianos.

Pero creo que aquí hay dos cosas que, en mi concepto, son útiles para la patria. La repito. Es  muy importante para la democracia: que el Presidente de la República en estos dos años, en lugar de haberse dejado arrinconar de algunos medios  de comunicación y de unos sectores políticos, hubiera resistido el debate en defensa de la Seguridad Democrática, de la promoción de la política de inversión y de la inversión social con resultados, y se hubiera inclinado ante el fallo de la Corte. Yo prefiero para la democracia un Presidente inclinado ante el fallo de la Corte, que un Presidente débil y cobarde, arrinconado por unas críticas del periodismo, por unas críticas políticas.

Pregunta: ¿Pero los medios lo estaban arrinconando para qué, para que usted renunciara o le pidiera al Congreso que no siguiera con el referendo?

Presidente Uribe: Era un punto.

Pregunta: Un punto. ¿Qué medios lo estaban arrinconando?

Presidente Uribe: No, algunos.

Pregunta: María Isabel, en Cartagena, la escucha el Presidente.

María Isabel Rueda: Presidente, buenos días, en el mismo sentido de la discusión de los últimos 10 ó 15 minutos, yo le quiero preguntar: durante todo el tiempo de ese proceso de referendo, usted dijo que no tenía nada que ver, que eso era iniciativa popular, pero sí pudo haberlo parado, en cualquier momento hubiera podido decir: no. Y no lo hizo, y la reelección finalmente vino a frustrarse no en las urnas sino en la Corte.

Pero mientras tanto el proceso causó muchos traumatismos: alteró las prioridades del Congreso, desvió el debate público de los problemas más graves del país, creó un limbo político, y hasta ocasionó que jefes de Gobiernos extranjeros y medios extranjeros no solo colombianos, le dijeran: Presidente, no se reelija, no se tire su legado, no frustre ocho años de Gobierno con la idea falsa, desde luego, de que usted se quiere aferrar al poder por razones del poder.

Mi pregunta es muy concreta: ¿se arrepiente de no haber parado el referendo, fue un error no haberlo parado?

Presidente Uribe: Usted sabe que yo tengo que hacer un análisis más detenido. ¿Usted me quiere repetir, uno a uno, doctora María Isabel, los temas que introdujo en su pregunta. ¿Cuáles fueron los daños que se causaron? Dígamelo uno a uno, a ver si yo puedo responder.

Pregunta: El Congreso lleva un año discutiendo la reelección.

Presidente Uribe: Le contesto, doctora María Isabel. Este Gobierno fue sumamente responsable en la agenda del Congreso de la República. Usted no sabe lo importante que fue sacar en el periodo legislativo anterior, por ejemplo, la nueva reforma tributaria, ese ajuste tributario. Nada se descuidó en la agenda del Congreso de la República. Este Gobierno ha tenido un Congreso de la República en crisis, por la cantidad de congresistas que fueron a la cárcel, y sin embargo este Gobierno logró mantener la institución y logró que la Institución produjera un gran producto legislativo para el país.

Este Gobierno logró que temas como el referendo u otros temas de la política, no afectaran la agenda legislativa. Yo quiero contestar cada uno de sus puntos.

¿Cuál es el otro problema que se causó?

Pregunta: Se desvió el debate público de los problemas más graves del país, y llevamos más de un año todos los medios, que usted critica tanto…

Presidente Uribe: No, yo no critico tanto, no, doctora María Isabel. Una cosa es discrepar y otra cosa es criticar. Yo tengo discrepancias y es bueno para la democracia.

Le voy a decir lo del debate público: yo lo veo contrario, doctora María Isabel, respetuosamente. Creo que el debate público es muy útil, porque el debate público, desde mi punto de vista, permitió…  Mire, en ausencia del tema, ¿sabe para dónde iba el país? Simplemente para discutir candidaturas con nombre propio, olvidándose del tema ideológico, del tema doctrinario, de la visión de país.

El país iba para la misma discusión: darle prelación en el análisis de las candidaturas a la persona, al afecto, al desafecto, que a las tesis y a los compromisos sinceros, a las genuinas convicciones. Yo creo que ha sido muy importante que este debate haya permitido hacer un gran énfasis en la necesidadm, pero mantener un rumbo, mejorándolo, pero nunca abandonándolo.

Ella me hizo muchas críticas, y quiero escuchar cada una de esas críticas.

Pregunta de Félix de Bedout: Pero es que hay hago que yo le quiero insistir, es que usted sí se quería quedar.

Presidente Uribe: Los dictadores se quieren quedar por temor a perder el poder; los demócratas piensan en unas políticas de futuro por el bienestar de las nuevas generaciones.

Le voy a repetir lo mismo que dije: quiero la reelección de las políticas, que las mantengan en mejoramiento continuo; no quiero ni que las estanquen ni que las abandonen, sino que las proyecten en el largo plazo.

Miren, hoy estamos nosotros indemnizando colombianos víctimas de la violencia. En estos días he propuesto en las universidades: si nosotros no garantizamos el derecho a la no repetición, ¿entonces para qué indemnizamos hoy? Y el derecho a la no repetición exige que esta política de seguridad se mantenga con toda la firmeza. Eso no está garantizado, ni está garantizado en la Constitución, ni en la ley, ni en la voluntad política de todos los aspirantes a la Presidencia.

Pregunta: Presidente, recuperemos el inventario de María Isabel.

Presidente Uribe: Sí, yo quisiera referirme punto por punto.

Pregunta de María Isabel Rueda: En el limbo político en el que estamos, porque hasta que no se aclaró lo de la reelección, aquí no hubo candidatos presidenciales, aquí no ha habido debate político, no ha habido propuesta de ideas porque todos estamos hablando de la reelección.

Presidente Uribe: Por Dios, doctora María Isabel, yo no comparto eso. Por ejemplo, en el oficialismo liberal, el país les dio a los precandidatos tratamiento de candidatos, en la televisión, en los medios de comunicación, en las medidas de protección del Gobierno, en las garantías, etcétera. Todos esos procesos han sido unos procesos con bastante antelación a esta etapa final del proceso electoral.

Solamente ese hecho de que el país les dio a los precandidatos del oficialismo liberal tratamiento de candidatos, en ese momento, me da a mí un argumento para enfrentar su tesis o para proponer una visión contraria diferente a la que usted nos propone en ese punto.

Pregunta: Se creó una ventaja, porque usted estaba indudablemente en campaña, así no lo quiera reconocer.

Presidente Uribe: Vivo en campaña, doctora María Isabel. Los únicos Gobiernos que sirven son los que viven en campaña.

Julio Sánchez: Bueno, ahí hay noticia, reconoce el presidente Uribe que vive en campaña.

Presidente Uribe: Claro, vivo en campaña.

Julio Sánchez: Ahí tiene el titular: vivo en campaña.

María Isabel Rueda: Finalmente, hubo pronunciamientos de muchos jefes extranjeros, de muchos medios de comunicación, de la Iglesia: Presidente, no busque esa reelección, no es buena para el país, ocho años es lo que más ha gobernado un Presidente en la historia de Colombia sin interrupción.

Presidente Uribe: Mire, doctora María Isabel, yo soy muy respetuoso de los medios nacionales y extranjeros. Lo que pasa es que soy discrepante. Entonces, primero he procurado que tengan todo un ambiente de libertades en el ejercicio de mi Gobierno. El único problema que han tenido es que de pronto discuten con el Presidente de la República. Y creo que este es un valor bien importante, sobre todo la manera como nosotros hemos enfrentado el terrorismo que estaba afectando las libertades periodísticas. Como hemos enfrentado el asesinato y las amenazas de periodistas.

Ahora, que haya discrepancias de gobiernos extranjeros, la verdad es que la mejor respuesta es que Colombia tiene una democracia deliberante que algunos dijeron: estamos exigiéndole al Presidente de la República que tome una definición frente a esto. La definición que tomó el Presidente fue defender la prolongación de unas políticas, mejorándolas. El Presidente no se inclinó, el Presidente no se arrodilló ante medios nacionales ni extranjeros. El Presidente no se arrodilló ante políticos nacionales o extranjeros. El Presidente no se arrodilló ante jefes de Estado del extranjero, sino que se inclinó reverente ante una gran expresión de la democracia, que es un fallo de la Corte Constitucional. Eso es mucho mejor para el país.

Yo prefiero para el futuro de Colombia que me digan: Hombre, es que el Presidente de la República no quiso hacer caso de ‘El País’, de Madrid; es que el Presidente de la República no quiso hacer caso de ‘The Economist’, pero se inclinó de inmediato, reverente, ante el fallo de la Corte Constitucional. Eso es lo importante. Si yo tuviera 20 años y estuviera en la universidad, diría: el Presidente, en lugar de ser un lacayo del imperialismo, ha sido un demócrata respetuoso de la institucionalidad colombiana.

Pregunta: Señor Presidente, para su primera reelección, para su segundo periodo…

Presidente Uribe: Y ahora estamos buscando el tercero de la Seguridad Democrártica.

Pregunta: Exactamente.

Presidente Uribe: Y de la política de promoción de inversiones, de la inversión social con menos recursos y más resultados.

Pregunta: En el segundo de Álvaro Uribe Vélez, Noemí Sanín estuvo de acuerdo, Germán Vargas Lleras estuvo de acuerdo… Alberto, creo que el doctor Rafael Pardo también estuvo de acuerdo.

Presidente Uribe: Yo no quiero hablar de nombres propios. Una de las personas que ha hablado usted, fue precandidato del oficialismo liberal en ese momento.

Pregunta: Bueno, entonces le quería preguntar.

Presidente Uribe: Simplemente esa corrección, no en aras de intervenir en política, sino de ser más precisos.

Pregunta: Pero intervenga, que usted es el Presidente.

Esas tres personas no quiero que me hable de una de ellas, esas tres personas…

Presidente Uribe: Pero sí le corregí una cosita, que es muy bueno tenerla presente.

Pregunta: Esas tres personas hoy son candidatos presidenciales, y hoy no están de acuerdo con su tercer periodo. ¿Cuál es la diferencia entre aquella vez y esta vez? Está el tema de los pesos y los contrapesos. ¿Es que en esa época no había problema de los pesos y contrapesos?

Presidente Uribe: Yo en eso quiero ser muy prudente; simplemente le quise hacer una anotación: que uno de esos tres ciudadanos, fue precandidato del oficialismo liberal, aspirando a la candidatura del oficialismo liberal para el año 2006. Simplemente esa aclaración.

Lo otro, la pregunta que usted me hace: de toda la deliberación en la que han participado estos colombianos, me fortalece una de las respuestas a la doctora María Isabel Rueda. La doctora María Isabel Rueda dice: se estancó la agenda política. De ninguna manera. Lo que usted me dice. La manera como estos colombianos han venido agitando sus tesis políticas, muestran que ha habido mucho dinamismo en la política.

Pregunta: Pero contésteme la pregunta: ¿cuál era la diferencia entre esa primera reelección y su segunda reelección? Esos colombianos lo explicarán en sus entrevistas.

Presidente Uribe: Yo le voy a decir, doctor Julio, cuál ha sido mi visión. En un país que en 200 años de vida independiente escasamente ha tenido 47 años de paz, cuando queda un camino todavía tan  largo en materia de Seguridad Democrática, tenemos bandas criminales, la guerrilla se ha disminuido mucho pero está, tenemos que mejorar todos estos indicadores urbanos…

Pregunta: Sí, ¿pero cuál es la diferencia entre hace cuatro años?

Presidente Uribe: Yo le estoy diciendo la diferencia entre lo que yo veo. Yo creo que esto no está ganado. Por ejemplo en proporción de inversión, el país apenas lleva cuatro años de altas tasas de inversión. China con 20 años… Es que eso son temas de fondo para el país. Excúseme. Pero creo que reconocer unos retos de la Seguridad Democrática.

Pregunta: ¿Por qué a Noemí Sanín sí le gustaba su reelección hace cuatro años y hoy no le gusta?

Presidente Uribe: Yo le voy a decir por qué considero necesario para el país la reelección de estas políticas. Ya le dije unos retos que tenemos en seguridad.

Mire en inversión, el problema del empleo. Yo creo que el problema del empleo en Colombia no depende de esa solución facilista de quitar los parafiscales. Genera tres empleos y al otro día no volvemos a generar, y nos quedamos sin el Sena, sin las Cajas de Compensación y sin Bienestar Familiar.

Pregunta: Ayúdeme usted, Félix.

Presidente Uribe: No me vaya a decir habilidoso. No, Félix, no. Porque yo nunca le he dicho a usted malintencionado.

Félix: Es que yo habilidoso no se lo digo en mal sentido.

Presidente Uribe: Regáleme un cafecito con crema.

Periodista: Le tienen fruta, le tienen buñuelos.

Presidente Uribe: Tráigase un buñuelito con un cafecito con crema, señora querida…

Pero entonces déjenme explicar por qué he defendido yo, por qué ha sido esa mi plataforma política, la de la reelección de estas políticas. China, con más de 20 años de recibir unos lujos de inversión, apenas ha reivindicado la pobreza a 400 millones, de 1.300 millones. Nosotros escasamente llevamos cuatro años con una alta tasa de inversión. ¿Qué hace uno sin inversión, sin acceso a mercados?

Pregunta: De todo eso vamos a hablar, Presidente.

Presidente Uribe: ¿Sin infraestructura, sin una política educativa permanente para que el país salga adelante?

Pregunta Félix: Yo le quiero hablar de la diferencia, es que yo siento que en los últimos días usted ha marcado una línea en el uribismo entre leales y los que no lo son. ¿Cuáles son los leales y cuáles son los que no son tan leales? Esa lealtad se mide por haber estado de acuerdo o no?

Pregunta Julio Sánchez: Es decir, ¿los tres desleales son Germán Vargas, Rafael Pardo y Noemí Sanín, que hace cuatro años sí les gustaba su reelección?

Presidente Uribe: El tema lo he venido planteando en universidades, en los siguientes términos y con el siguiente alcance: para tener la garantía de que unas políticas van a mantenerse en su rumbo, mejorándolas, hay que mirar si lo que dicen las personas sobre sus convicciones es genuino o no. Si hay sincero compromiso. Y eso toca el tema de la lealtad, porque a mí me preocupa lo siguiente y es una cosa…

Pregunta: ¿Noemí es leal?

Presidente Uribe: Yo le ruego no mezclar lo que le estoy diciendo con nombres propios; simplemente creo que es muy importante para garantizar la continuidad de estas políticas que haya genuina convicción, sincero compromiso, y eso rodea ese gran valor que se llama la lealtad. La lealtad para garantizar Seguridad Democrática, confianza de inversión con fraternidad y política social con resultado.

Yo separo totalmente nombres propios.

Pregunta: María Isabel, le quiero hacer una pregunta, ¿para usted es leal una persona que hace cuatro años estaba con la reelección y hoy no?

Presidente Uribe: Yo me sustraigo de ese debate.

María Isabel Rueda: Depende desleal con quién.

Pregunta: Desleal con el Presidente.

Presidente Uribe: Yo me sustraigo, Julio, no estoy oyendo.

María Isabel Rueda: Presidente, yo le hago la siguiente pregunta: hasta ahora no se ha visto un claro guiño suyo a quien usted preferiría leal, no leal, que lo sucediera en la Presidencia, pero sí ha dado pisticas, ha dicho que hay que elegir a quien mejor se comprometa a cuidar el legado de la Seguridad Democrática, y más recientemente dijo que en las urnas había que premiar la lealtad.

Conociéndolo, esas pistas, sin hacer un guiño claro, puede llegar hasta la primera vuelta. Pero si en la segunda vuelta y se lo pongo en términos muy concretos, los finalistas son, de acuerdo como lo sugieren las encuestas, Juan Manuel Santos y Gustavo Petro, ¿usted haría un guiño a favor de Santos?

Julio  Sánchez: Ahora le va hablar de la China. 

Presidente Uribe: Le voy a hablar de la historia reciente. El Partido Conservador, por allá en 2002, me dijo que el Partido Conservador debía tener contralor. Y cuando presentaron la terna de Contralor, me dijeron: ‘Presidente, usted ha dado un guiño’. Dije: ‘No, yo no doy guiños, yo no soy capaz de ser sutil, yo hablo claramente’. Y dije: ‘Cuando yo era candidato, le expresé al Partido Conservador que estaba de acuerdo con que el contralor fuera conservador.

Eso no produjo ningún efecto, eligieron otro, pero en lugar de dar un guiño dije algo claro. Yo procuro decir aquí algo claro. Yo creo que conviene para la Patria prolongar la política de Seguridad Democrática, la de promoción de inversiones.

Ustedes no se han detenido de pronto mucho en lo de la promoción de inversiones. Ningún Gobierno en Colombia fue enemigo de la inversión, pero creo que este se caracteriza por haberla promovido.

Pregunta: ¿Y usted ve más ahí a Juan Manuel que a Gustavo Petro?

Presidente Uribe: Entonces para todo eso, yo sí creo en la genuina convicción y en el sincero compromiso.

Pregunta: Pero me quedo con una frase suya, Presidente. Y la lealtad.

Presidente Uribe: Eso llega a la lealtad. No hay duda.

Pregunta: Presidente, usted dice que usted no da guiños. ¿Eso quiere decir que en algún momento usted va a decir claramente cuál es su candidato?

Presidente Uribe: Yo creo que no ha faltado claridad de mi parte para decir: Seguridad Democrática, confianza inversionista, política social con resultados. Eso necesita que los ejecutores tengan sincero compromiso y genuina convicción. Y eso se llama lealtad. La lealtad es una garantía de cumplimiento.

Pregunta: Pero volviendo a lo que le preguntaba María Isabel y le decía.

Presidente Uribe: Es la doctora Camila esta jovencita.

Periodista: Uy, si, bravísima, fue la que dio la noticia del referendo.

Camila Zuluaga: Y el tema precisamente del referendo y lo que han dicho algunos medios de comunicación hoy: El Nuevo Siglo y El País de España, yo sé que usted no le para bolas a los medios de comunicación, como ya nos lo ha dicho.

Presidente Uribe. No, perdón, no me diga Camila que no les paro bolas, ni riesgos. Respeto profundamente. Lo que pasa es que reivindico el derecho de discrepar. Yo aspiro poder trabajar por la Patria ayudando a crear una universidad masiva, popular, virtual y que tenga un periódico de Internet, y ejercer sin tarjeta profesional el periodismo, y ojalá un espacio radial.

Pregunta: Pero, Presidente, a propósito de eso, estos dos periódicos mencionan y dicen que usted le quedó debiendo dos años al país, precisamente por el tema del debate y el debate que usted defiende de la Seguridad Democrática y de permitirle a usted…

Presidente Uribe: ¿Qué periódicos lo han dicho?

Periodista: Lo han dicho El País de España y el día de hoy El Nuevo Siglo. El debate que usted defiende de permitirle a usted un tercer periodo, y ese debate pues sin duda alguna, así usted diga que no, pues remplazó otros debates en el Congreso.

Presidente Uribe: Un Presidente y un equipo, me da pena decir esto, hemos vivido dedicados día y noche a trabajar por los intereses superiores del país, para que digan que descuidamos estos dos años. Hombre, no nos conocen, por eso yo digo que el que informa necesita informarse.

Pregunta: Claro, Presidente, pero usted no puede decir y no puede negar que el Ministro del Interior estuvo un año detrás de ese tema y únicamente en ese tema, o por lo menos eso fue lo que se vio en los medios de comunicación.

Presidente Uribe: Únicamente en ese tema, no, Camila. Tú lo tienes que ver en resultados. ¿Entonces por qué salió la Reforma Política y por qué han avanzado estos proyectos? Mira lo difícil de la reforma a la justicia: cuando nosotros hace dos años empezamos la reforma a la justicia, que creímos que tenía un buen nivel de consenso con las Cortes, las Cortes dijeron que no estaban de acuerdo. La tuvimos que retirar. Yo le dije al Ministro. Me dijo: ‘Presidente, pero si la consultamos y pareció bien’. ‘Ministro, olvidémonos de eso, hoy dicen que no están de acuerdo, retirémosla’.

Hicimos otro esfuerzo, que estuvo liderado por el Ministro y por mi persona, y muchas reuniones, para lograr un consenso mínimo con las Cortes, para presentar esos proyectos que están marchando en el Congreso. Uno se llama ‘Agilización de la justicia’, y otro se llama ‘Arancel judicial’.

Entonces las obras de infraestructura que están en marcha en el país, para que me digas a mí que nos descuidamos en esto, no, eso no lo puedo aceptar.

Pregunta: De la agenda de su Ministro del Interior, ¿qué porcentaje ocupaba el referendo, o usted me dice que no hacía parte de la agenda de su Ministro?

Presidente Uribe: Lo que pasa, Camila, es que hay la mala idea, y por eso es desvirtuable con hechos y con resultados, y usted me lo está confirmando que hay esa mala idea en algunos medios que informan sin haberse informado, de que el Gobierno descuidó su agenda.

Pregunta: No, Presidente, no estamos hablando.

Presidente Uribe: Claro, porque estás diciendo que le quedamos debiendo dos años al país.

Pregunta: Presidente, por eso le digo, de la agenda de su Ministro del Interior.

Presidente Uribe: Eso sí que me duele a mí, Camila, porque yo lo que sí he querido es trabajar por esta Patria sin horarios y con todo el aprecio.

Pregunta: No lo dudamos, Presidente, pero por eso le digo que la agenda de su Ministro del Interior, ¿no tenía el referendo como prioridad?

Presidente Uribe: Un Gobierno que pasó de 23 millones de asegurados en salud a 41 millones de asegurados en salud, y entonces que el Gobierno quedó debiendo dos años. ¿Por qué no mira usted, Camila, la agenda del Gobierno en estos dos años en los consejos comunitarios? ¿Por qué no mira la agenda del Gobierno en todos los temas, en educación, en infraestructura, en el Sena, en Bienestar Familiar, en salud? ¿Entonces el Gobierno perdió el tiempo? ¿Entonces a qué horas pasamos de un Sena que atendía un millón cien mil colombianos, a un Sena que el año pasado atendió siete millones 800 mil colombianos?

Contéstele esto a El País y al periódico El Nuevo Siglo. ¿Entonces nosotros perdimos el tiempo? ¿Entonces cómo se logró que el país pasara de cinco millones de beneficiarios de Bienestar Familiar a doce millones? ¿Entonces nosotros perdimos el tiempo? ¿Cómo se logró que el país pasara de 220 mil Familias en Acción, a dos millones 840 mil Familias en Acción? ¿Cómo se logró eso?  ¿Entonces nosotros perdimos el tiempo? ¿Entonces eso lo produjo el Espíritu Santo? Por Dios, Camila.

Julio Sánchez: Tranquilo, Presidente.

Periodista Tatiana Cabello: Usted ha hablado del tema electoral; ahora Fabio Echeverri, que fue uno de sus amigos más cercanos y estuvo en su anillo y fue uno de los  de la primera reelección, pues ha dicho que celebra ese fallo de la Corte de no permitirle una segunda reelección.

Pero ya en el  tema electoral dice que ese partido de La U no es suyo, porque usted ni lo fundó ni le dio guiños ni hizo nada, y va más allá, y dice  que sin Uribe no hay uribismo. ¿Entonces cuál es el futuro político de ese partido de La  U, que va bajo sus banderas y todos esos congresistas que en ocho días pretenden reelegirse o  ser elegidos bajo su fuero, bajo Uribe.

Presidente Uribe: A mí no me parece responsable crear un partido político sin vocación de permanencia. En este Gobierno que no perdió el  tiempo ni un día, ni se dejó entretener en asuntos que no correspondieran al interés superior de la  patria  un solo minuto. Y eso sí me duele, eso me duele. Una cosa  es la discrepancia, y otra cosa es informar a partir de desinformación, me duele eso  de que le quedamos debiendo dos años al país.

Aquí hubo una reforma política que nosotros no compartimos. Una reforma política por ejemplo que exigía que los partidos no pudieran tener sino una lista. En los partidos históricos de  Colombia  las tendencias han sido muy importantes. Y uno examina los movimientos disidentes, yo soy un disidente, los movimientos disidentes en los partidos históricos le hicieron mucho bien a  Colombia.  ¿Por qué los prohibieron? Yo creo que fue una reforma  política, y sería muy importante que respondieran quienes las lideraron, finalmente dañina para  la democracia en los partidos.

Pregunta: ¿Pero qué va a pasar con La U, con el uribismo?

Presidente Uribe: Entonces obligaron a que en lugar de  que se presentaran esas disidencias al interior  de los partidos, se fundaran nuevos partidos. Fundados nuevos partidos hay que ser responsables y tienen que tener  vocación de permanencia y compromiso con los intereses superiores de la patria.

Pregunta: ¿Pero La U lo representa a usted?

Presidente Uribe: Hasta ahí digo. Lo que les dije un día a ellos: ustedes  tienen que  tener  vocación de permanencia, compromiso superior con la patria.

Pregunta: Pero ellos lo sacan a usted en las cuñas, Presidente; candidatos lo sacan, de la U.

Félix de  Bedout: La cuña de La U en televisión en todo es con el Presidente  Uribe. Es curioso porque no sale el candidato de La U sino el Presidente.

Julio Sánchez Cristo: Sale el Presidente. ¿Entonces usted los reconoce a ellos o no los reconoce como uribistas?

Presidente Uribe: A mí me parece muy importante que  Colombia, sus partidos políticos, sean serios, tengan vocación de permanencia, compromiso con los  superiores intereses del país. Y me parece serio. En lugar de decir: este Presidente  perdió los últimos dos años. Vea lo que dicen El Siglo y El País. Me parece más serio. ¿Sabe que podrían decir? ‘Este Presidente está desgastado. El País y El Nuevo Siglo dicen que este  Presidente le quedó debiendo dos años a  Colombia, escondámoslo, escondámoslo’.

Me parece bueno que sean genuinos y que están  de acuerdo  con un Presidente y, a pesar  del desgaste de ese Presidente de ocho años, no lo escondan. Eso sí que es grave cuando los partidos y las tendencias políticas esconden sus jefes.

Pregunta: Presidente, en ese tema, un candidato dice: yo soy el del Presidente. No le voy a dar el nombre del candidato para que usted no se complique. ¿Ese candidato está  en lo correcto?

Presidente Uribe: Mire, si algo bueno le ocurrió  a  Colombia en estos años es que nos dio la oportunidad  de hacer prevalecer el debate de las tesis sobre los nombres propios.

Pregunta: Por eso, no demos nombre propio, él dice yo soy el del Presidente.

Presidente Uribe: Lo dejo a criterio de ellos, que se midan su convicción, que digan ellos mismos, que se autoevalúen y digan si su convicción es genuina y si  su compromiso es  sincero. ¿Con qué? Con la  Seguridad  Democrática, con la confianza inversionista y con  la política social que tenga más resultados que discurso. Entonces que ellos mismos lleguen a la conclusión de si sí o no tienen esas coincidencias.

Julio  Sánchez  Cristo: María Isabel, en Cartagena.

Pregunta María Isabel Rueda: Pues, Julio,  yo le quisiera preguntar al Presidente para cerrar el tema de la reelección, si él, como ha sido  respetuoso, como debía serlo  del  dictamen de la  Corte Constitucional, ¿habría preferido que la  Corte  hubiera  permitido que el pueblo resolviera  si él iba a  un tercer período o no?

Presidente Uribe: María Isabel, a mí  me parece  que  para  Colombia ha sido muy  conveniente que el Presidente de la  República haya resistido. Mire que sí hubo presiones del periodismo. Vea lo que dicen El País y El Nuevo  Siglo.

Julio Sánchez Cristo: Camila lo desconcentró.

Presidente Uribe: Mire cómo los hechos nos van dando la razón.

Presidente Uribe: Es que hubiera resistido esas presiones del periodismo. Yo no sé  si hubo presiones o  inquietudes de mandatarios extranjeros, porque aquí publicaron una cosa que dijo el Presidente Obama, que citó aquello de  George  Washington, cuando no  quiso aspirar. Pero es que también aquí hay una cadena de desinformación. Ahora voy a hablarle de los sindicatos, para que vea cómo desinforman en el extranjero.  ¿Después de  Washington  quiénes fueron los presidentes de  Estados Unidos?

Félix de  Bedout: Obama lo que dijo  es que para  Estados Unidos ocho años son suficientes. Eso lo dijo muy claro.

Presidente Uribe: Sí, y a mí me dijo en una conversación que a él le parecía muy bien respetar las instituciones y la democracia colombiana, que es lo mismo que hemos  hecho nosotros. Lo cierto del caso es lo siguiente: como vemos que sí hubo presiones del  periodismo, como vemos que sí hubo presiones de política nacional e internacional, creo que lo importante es que el Presidente de la  República  hubiera  resistido todas esas presiones,  y para la democracia colombiana, para su buen nombre, para su solidez, para la confianza de propios y extraños, el Presidente de la  República se hubiera inclinado reverente ante un fallo de la  Corte.

La última pregunta de la doctora María  Isabel que siento que no le he respondido.

María Isabel Rueda. No me ha respondido si usted hubiera preferido que  hubieran dejado que el pueblo resolviera si usted se quedaba  a un tercer período o no, y si no  fuera en la Corte…

Presidente Uribe: Lo que prefiero hoy es lo que he preferido siempre a lo largo de este debate: que el país reelija la  Seguridad  Democrática, la confianza inversionista, la política social con resultados. Eso es lo que he preferido siempre, apreciada doctora María Isabel.

Pregunta: Presidente, contésteme  esta pregunta, no con nombres propios, ¿usted cree que hay más de  dos  candidatos que representen  eso, la continuidad?

Presidente Uribe: Yo creo mucho en la genuina convicción, en el sincero compromiso, que son elementos esenciales de la lealtad.

¿Sabe qué pasó cuando yo era candidato en el 2002? Así como ahora iban a  decir, iban al extranjero: ‘Uribe es dictador, el tipo se va a reelegir por encima de la democracia’. Iban allá  y decían: ‘¿Cómo Colombia va a elegir a Uribe, no ve que el tipo es paramilitar, que el tipo es mafioso?’.  Hay que ver como uno ha  vivido todo eso. Entonces este pelo, que se me puso  blanco y que ya no hay tintura que sea capaz de teñirlo, entonces…

Félix de BedoutEs que ocho años son muchos, Presidente, y doce ni se diga.

Presidente Uribe: Entonces las circunstancias le van haciendo a uno que entienda las cosas, porque ha habido mucha desinformación. Por ejemplo, esto que les voy a decir es muy serio…

Pregunta: Pero no me contestó mi pregunta: ¿hay más de dos candidatos que representen la continuidad de la protección de la Seguridad  Democrática en Colombia, hay más de dos?

Presidente Uribe: La respuesta no me corresponde a mí, que ellos se midan la genuina convicción, el sincero compromiso.

Julio Sánchez: Con el círculo de la lealtad. Abrazados de la lealtad.

Protección de sindicalistas

Presidente Uribe: Como garantía de que sí se le va a cumplir al país, de que la  seguridad  Democrática no es una bandera  electoral.

¿Por qué no hablamos un poquito de desinformación al extranjero y de historia? Mire la desinformación: ¿sabe qué cifra  revelamos nosotros ayer? La cifra de crecimiento de los trabajadores afiliados a los  sindicatos en  Colombia. Porque en desinformación han dicho: es que el Gobierno no hace nada por proteger a los trabajadores. Desde  la hora  cero de este Gobierno, nos  dimos a la tarea de la protección de trabajadores, de periodistas, de maestros. 

Ustedes saben que hubo años que asesinaron a 15 periodistas en Colombia, hubo años en que asesinaron a 256 líderes sindicales. No hemos  llegado a cero, todavía falta, pero ustedes saben cómo ha mejorado esa tendencia.

Había dos sentencias, tenemos casi  200; no había muchas personas en la cárcel,  tenemos 200 en la cárcel; hay 11 mil colombianos hoy con protección  directa y efectiva del Gobierno, independientemente de que sean amigos, críticos, adversarios. De ellos hay dos mil líderes sindicales.

Entonces ayer le contesté esto a la comunidad internacional: este Gobierno no solamente ha protegido la vida de los trabajadores colombianos, este Gobierno no solamente ha luchado por superar la impunidad, sino que este Gobierno ha  respetado los derechos de los trabajadores colombianos. Cuando empezó este Gobierno, escasamente había  800 mil trabajadores colombianos afiliados a las organizaciones  sindicales; hoy hay, de acuerdo con  informe de los propios sindicatos, más de millón y medio. 

Esto sí que es importante que llegue a ese comité del Congreso de los  Estados Unidos, y que llegue al Parlamento Europeo, porque por mala información, por mala información, se encuentra…

Y muchas veces esa mala información sale desde aquí. Como algún líder político que dijo una vez, y era enemigo de  Estados Unidos, aquí quemaban la bandera yankee, y dijo: yo me voy a volver amigo de Estados Unidos porque me voy para allá a que no le aprueben a Uribe el TLC. Y líder político muy  importante, no es un ciudadano del común, es un líder político muy importante. Una desinformación por hacerle daño a la patria.

¿Sabe qué me preocupa a mí, Julio? Como es el año del Bicentenario, hay que volver a repasar la historia. En aquel Grito de Independencia del 20 de Julio, los que participaron en el creyeron que tenían consolidada la Independencia y se olvidaron del tema y cayeron en la Patria Boba. Leyendo a Don Antonio Nariño, sus angustias sobre la época, y lo volví  a leer en estos días, se me ocurrió decir lo siguiente: es que nosotros apenas hemos puesto un huevito de la  política de  Seguridad  Democrática. Con un huevito no basta. Se necesita poner muchos para poder afianzarla.

¿Qué pasó en la época de la Independencia? Pusieron un huevito y creyeron que todo se había ganado, se descuidaron, y vino esa Reconquista sangrienta de Murillo  y Sámano. Y ustedes saben lo que nos pasó. Y para lograr consolidar esa Independencia, después de tanto derramamiento de sangre, se crearon entre los nuestros unas fisuras que todavía se perciben. Entonces lo que uno quiere es que la  Seguridad  Democrática no se quede solamente en el primer huevito.

Pregunta: Carlos Ruiz, que es un  gran colega  nuestro, trabajamos con él  aquí en Caracol, le envía esta pregunta, ‘trate, Julio, de que  se la responda: la  Corte Constitucional dijo en su fallo que nadie puede ser presidente  de  Colombia  por más de ocho  años consecutivos o alternos, con lo cual cerró para siempre la posibilidad de regresar al poder; sin embargo,  constitucionalistas, como Carlos  Gaviria, dicen que ese veto constitucional a Uribe, lo puede levantar  una Asamblea Nacional  Constituyente, que puede convocar el Congreso o el pueblo mediante otro referendo. Señor Presidente: ¿usted respaldaría la convocatoria de una Constituyente para revivir ese tema de la reelección?’.

Presidente Uribe: Mi buen amigo Carlos Ruiz podría dar testimonio de que el Ministro Fabio Valencia nunca descuidó la agenda del Gobierno por el tema del referendo, porque Carlos Ruiz trabajó muy cercanamente de Fabio Valencia. La pregunta que me hace Carlos Ruiz, y que repite  aquí el doctor Julio  Sánchez, intento dar la siguiente respuesta.

Primero: yo no estoy pensando en el poder para Álvaro Uribe sino en la garantía de seguridad y de prosperidad para los colombianos.

Segundo: a mí no me luce como Presidente de Colombia entrar en discusiones constitucionales en este momento.

Pregunta: No, pero esto es para más adelante.

Presidente Uribe: Tercero:  me quedan  150 días  de gobierno, donde tenemos una gran agenda  para  cumplir. Déjeme, a través de La W, invitar a  los soldados y policías de la patria que sean 150 días intensos en Seguridad  Democrática; invitar al Congreso que pase lo  que pase la semana entrante, nos ayude con estos proyectos entre el  16 de marzo y el  20 de junio; invitar a todos los que intervienen en la salud a que cumplamos los decretos leyes; a que avancemos con los proyectos de infraestructura; que mañana podamos dar un buen parte en la ciudad de Santa Marta sobre ese gran sistema de carreteras del Caribe que se llama la Transversal de las  Américas. Estas son las prioridades en este momento. En eso tenemos que pensar.

Pregunta: Presidente,  hablando de invitaciones, se habla mucho, y sería un honor para el nuevo Presidente de Colombia, invitarlo a que haga parte de su gobierno. ¿Eso es muy novelesco, muy  caricaturesco, muy irrespetuoso con usted, que el nuevo Presidente de Colombia le diga: Presidente Uribe, quisiéramos que usted nos ayudara en este Gobierno, y pocos colombianos como usted para  trabajar y para conocer el país?  ¿Usted aceptaría trabajar en un próximo gobierno de Colombia?

Presidente Uribe: Yo he creído que es muy importante que el ex presidente de la  República respete al presidente en ejercicio; yo le pido a Dios que me ayude como ex presidente a ser constructivo con esta patria. Y ser constructivo con esta patria implica también que cualquier idea que tenga en el futuro sobre la marcha de la Nación, sea capaz de  expresarla sin interferir a quien en ese momento sea el gobernante de Colombia.

Pregunta: Dos temas  puntuales en eso, Presidente. El embeleco de Roy Barreras de decir que usted puede ser la fórmula vicepresidencial de  Juan Manuel  Santos. ¿Eso  tiene  pies o cabeza?

Presidente Uribe: Félix, querido, no le digas embeleco. Roy Barreras es un hombre totalmente  respetable. Es  un médico con una trayectoria de total honestidad, con una profunda convicción. ¿Para qué lo maltratan? Mire: a mí se me ha puesto el pelo blanco de trabajar en estos  años por Colombia, al lado de personas como Roy Barreras. Te estoy contando esas canas, y ahí veo casi todas las tuyas, prematuras, porque estás muy joven, son de criticar. Y estas mías, si me las cuentan, verás que casi todas son de trabajar. Que no te salga otra cana por criticar a Roy Barreras, colombiano honesto, comprometido con los superiores intereses de la patria.

Pregunta: ¿La propuesta de que usted sea Vicepresidente?

Presidente Uribe: ¿Quién la hizo?

Félix de  Bedout: Roy Barreras, gran colombiano. ¿Quién ha hecho las otras propuestas?

Pregunta: La otra, que no tiene nombre propio…

Presidente Uribe: No, dígame con nombre propio, ya que me dijeron, díganme con  nombre propio.

Pregunta: ¿La de una posibilidad de que usted se presentara como Alcalde de  Bogotá?

Presidente Uribe: ¿Quién la hizo?

Periodista: Jairo Clopatofsky.

Presidente Uribe: Gran colombiano Clopatofsky, de lujo.

Julio Sánchez: Número en el tarjetón de Clopatofsky.

Presidente Uribe: Otra propuesta que hayan hecho. ¿Quién hizo la de que presentara mi nombre para la Alcaldía de  Bogotá?

Pregunta: El ex embajador Moreno de Caro.

Julio  Sánchez: Yo le doy otra.

Presidente Uribe: Ha sido un hombre genuino en el apoyo a este Gobierno.

Julio Sánchez: Slodoban Wilches piensa que usted sería un gran Ministro de  Defensa.

Presidente Uribe: Allá lo veo levantando la mano.

Julio Sánchez: No está en ningún tarjetón, él piensa que usted sería un gran Ministro de  Defensa.

Presidente Uribe: Eso se lo recibo con gratitud y con mucho respeto,  independientemente  de que sea o no  sea.

Julio Sánchez: ¿Pero que le decimos a Wilches, que sí o que no?

Presidente Uribe: Se lo recibo como una propuesta que él hace con el mejor ánimo, se lo agradezco y con todo afecto.

Julio Sánchez: ¿Y lo va a pensar?
Félix de  Bedout: ¿Y la del honorable Roy Barreras de que usted sea fórmula vicepresidencial?

Presidente Uribe: Se la recibo como Roy Barreras lo merece. Él es un gran colombiano, que siempre ha pensado en los superiores intereses del país.

Pregunta: Edmundo López Gómez quiere que usted sea el gobernador de Córdoba.

Presidente Uribe: Él ha entendido que yo soy un disidente de la base de un partido histórico. Edmundo López Gómez ha sido un servidor de la patria, que ha hecho leyenda para bien de la patria. También se la agradezco mucho. Creo que un hijo del doctor Edmundo está hoy aspirando al Congreso.

Pregunta: María Isabel, en Cartagena, le tiene un cargo inmediatamente, fuera de la mesa de trabajo de La W, que también podía ser.

María Isabel Rueda. Sí, el senador  Efraín Torrado ha dicho que el Presidente tome un mes  de  vacaciones y vaya a hacerle campaña a Juan Manuel  Santos contra Gustavo Petro.

Presidente Uribe: Lo que pasa es que entonces no me quedarían 150 días sino  120, y hay que bregar a que salga  adelante todo lo de la salud en estos  150 días, doctora  María Isabel. Pero también digo que recibo eso como lo merece Efraín Torrado, que es un gran luchador por la nutrición de los niños colombianos, y ha sido un senador responsable.

Pregunta: Aquí le tengo otra: Lina  Moreno de Uribe. ‘Viejito, ¿por qué no se va a la casa a descansar? Gran colombiana.

Presidente Uribe: Ella no lleva  conmigo sino 31 años, y ella sabe que no se puede tener reposo en aquello de luchar por la patria sino el último día de la  vida.

Mire: he venido leyendo ahora, ayer me preguntaban unos muchachos de una universidad: ‘Presidente, ¿cuál es su libro  preferido?’. Y les dije: ‘Uno tiene que preferir el que está leyendo en el momento’.  En las lecturas que he podido hacer en aviones recientemente, leí un ensayo que le atribuyen a Marx sobre  Bolívar, y me ofendió.

Y estoy leyendo ahora un libro sobre el General Santander, que en parte está bien documentado, que en parte empieza y se ve un elemento transversal, que es un propósito de desacreditarlo. E ignora, por ejemplo, temas como éste, bellos, bellos para la historia: en las últimas horas de lucidez, el General Santander, que murió por allí en el centro de  Bogotá, dijo: ‘El último día hábil de mi vida es el primero en que dejó de dedicarme a la causa de la libertad, la independencia y el bienestar de la Nueva  Granada’.

Eso es  algo para emular. Qué bueno que uno pudiera dedicarse al bienestar de los colombianos, a la Seguridad  Democrática, a la promoción de la inversión, a la política social, hasta el último día de la vida.

Pregunta: Es que el gran colombiano Armando Benedetti, senador, dice que no le inventen más cargos al Presidente, porque sería como si Juan Manuel  Santos fuera bobo y no tuviera hoja de vida.

Presidente Uribe: También se lo recibo muy bien, porque el doctor Armando Benedetti es genuino en el apoyo a las políticas del Gobierno, y es sincero en su crítica, es espontáneo, no es doloso. Lo hace con sinceridad, y la crítica con sinceridad es lealtad.

Pregunta: Presidente, a propósito de Juan Manuel  Santos,  y ya que estamos hablando de opiniones, quisiera preguntarle la suya: muchos de los críticos del doctor Santos dicen que una de las falencias que tiene como aspirante a la Presidencia de  Colombia es que nunca en su vida ha ocupado un cargo  electoral, que nunca en su vida ha sacado un solo voto. ¿Usted cree que eso es una debilidad  de Juan Manuel Santos?

Presidente Uribe: Eso en nada afecta su gran competencia. La verdad es que yo llegué a la Presidencia sin ser ministro, y llegué por allá desde unas tierras de pronto remotas. Se pudo decir que era una gran debilidad, y creo que hemos trabajado honestamente y para bien del país.

Y recuerdo que teníamos 220 mil Familias en Acción  y hoy hay dos millones  840 mil. Y recuerdo que nosotros teníamos un microcrédito muy pequeño. Julio: ¿sabe cuántos microcréditos se pudieron colocar el año pasado, faltando mucho más? Millón 600 mil microcréditos. Eso en parte explica, y no lo han  analizado los economistas, que a pesar de esta crisis de la economía no hubiéramos sufrido más en el desempleo.

Pregunta: Presidente, le voy a cambiar el tema. Hace creo que dos o tres años, en una rueda de prensa en la Casa de Nariño, yo le pregunté a usted a partir de una respuesta.

Presidente Uribe: Conste que ha ido a la  Casa de Nariño y que lo he recibido con toda gallardía”

Félix de  Bedout: Sí, señor.

Julio Sánchez.Y ha entrado por la puerta correcta.

Presidente Uribe: Espero que sus discrepancias conmigo no me priven de su amista, Félix.

Félix de Bedout: Sí, señor. En esa rueda de prensa, hace dos o tres años, le pregunté si los organismos de inteligencia le hacían seguimiento a opositores del Gobierno. Usted me dijo que no. Hoy, cuando se sabe lo que se sabe del DAS, y lo que falta por saberse del DAS, que será mucho más escandaloso, ¿usted podría reafirmar lo mismo?

Presidente Uribe: Félix, me gusta mucho compartir con usted esto: todavía no se sabe mucha parte de la historia del DAS, que este Gobierno viene tratando de reformar profundamente desde septiembre de 2005, cuando se nombró al doctor Andrés Peñate. Usted conoce sus antecedentes. 

Cuando él me dijo: ‘Presidente, tengo que irme porque no aguanto el tema salarial, tengo tres hijas para educar’, con él y el Vicepresidente preguntamos quién lo debe suceder. Se escogió a la doctora María del Pilar  Hurtado, que venía de ser su secretaria general, con antecedentes inobjetables, incuestionables.  Cuando ella renunció, se escogió al doctor  Felipe Muñoz, con  antecedentes inobjetables, incuestionables. Había trabajado con el doctor Peñalosa en la alcaldía de Bogotá, se había desempeñado en nuestro gobierno como jefe de la  Superintendencia de Compañías de  Vigilancia, y tuvimos  todo el cuidado en su elección.

Mire, Félix, hoy  le repito: este Gobierno, que es un Gobierno que discrepa, que delibera, un Gobierno que ama la libertad, la respeta y la ejerce, no es del talante de este Gobierno, utilizando la palabra preferida  del doctor Álvaro Gómez, no es del talante de este Gobierno hacerle persecuciones a magistrados, a la oposición, a sindicatos.

Pregunta: Usted me hace una lista y no me menciona el buen muchacho, Jorge Noguera.

Presidente Uribe: También le voy a decir, le  voy a hablar de él.

Pregunta: Y lo que se ha conocido hasta ahora es que desde el DAS se hacían seguimientos de inteligencia, se seguían a periodistas, se seguían incluso a sus hijos menores, se le hacían seguimientos a personas incluso del propio Gobierno y, como le digo, eso es lo que se conoce hasta ahora y lo que falta por conocerse.

Presidente Uribe: Y me parece muy importante que conozcan también de dónde viene esa herencia del DAS y qué hacía en el pasado.

¿Le puedo contestar por qué escogí a Jorge Noguera?

Félix de Bedout: Claro.

Presidente Uribe: Primero, Jorge Noguera venía de trabajar en la campaña nuestra, lo hizo con honestidad; había trabajado en la Gobernación del Magdalena, no había una sola objeción a él. Una vez yo dormí en su casa en Santa Marta, conocí a su señora, a sus hijitos pequeños, me pareció una familia con valores.

Entonces se le nombró pensando en que podía hacer una nueva labor; salió en septiembre de 2005; los cargos contra él aparecieron antes de la Semana Santa de 2006, y el Gobierno respeta las decisiones que tome la justicia.

Pregunta: Por eso: le repetiría la pregunta que le hice en ese momento Presidente. ¿Usted puede garantizar que desde el DAS no se le hizo seguimiento de inteligencia a opositores y críticos del Gobierno?

Presidente Uribe: Esto es, Félix, yo le tendría que decir hoy: si desde el DAS lo hicieron y la justicia lo prueba, el Gobierno lo acepta; pero también acépteme lo siguiente: este Gobierno es un Gobierno discrepante, respetuoso de la libertad, que la respeta y la ejerce.

Este Gobierno ha procurado dar la cara. Por eso estoy yo aquí a 50 centímetros suyo, mirándolo a los ojos y permitiéndole que me mire a los ojos. Un Gobierno que procede así, un Presidente que así ha procedido toda la vida, porque yo he vivido en el debate. En el Parlamento yo tuvo que afrontar proyectos, posiciones y proposiciones sumamente controversiales. O qué decir en la Gobernación de Antioquia, y en estos ocho años, y lo hemos hecho de frente con las cartas sobre la mesa.

Cuando un Gobierno procede así, creo que a ese Gobierno hay que reconocerle que es un Gobierno respetuoso de la libertad, y que él mismo la ejerce.

Pregunta: El doctor Noguera en el juicio dijo que usted le pidió que nombraran al señor Narváez en el DAS, y que él, aunque tenía unas inquietudes, permitió que el señor Narváez llegara al DAS porque era recomendado suyo.

Presidente Uribe: Mire, Félix, qué recuerdo yo, para que quede más completa su información.

Yo recuerdo que el doctor Narváez estaba vinculado a muchas instituciones legales en Colombia. Recuerdo que participaba en los gremios. Recuerdo que participaba con sectores de la reserva de las Fuerzas Armadas. Recuerdo que hablaba de Ong que enfrentarán el descrédito que algunas instituciones de la guerrilla le hacían a Colombia en el extranjero. Recuerdo que iba a nuestra campaña presidencial, que trabajó en el Ministerio de Defensa al principio de nuestro Gobierno, y, finalmente, tengo que aceptar que él que firmó el decreto para que el doctor Narváez fuera el segundo del DAS, fui yo.

Después me pidió el doctor Noguera, hubo unas discrepancias tremendas entre ellos, unas discrepancias tremendas, y yo creo, Félix, si me equivoco lo corrijo, creo que finalmente firme un decreto de insubsistencia del doctor Narváez.

Pregunta: Señor Presidente, sobre ese punto. En estas discusiones que se han dado en el tema del DAS y en el juicio, se ha dicho que a la Casa de Nariño llegaban informes de inteligencia, llegaban informes de inteligencia, entre otras cosas, porque el DAS le reporta al Presidente y recibe ordenes del Presidente.

¿Usted recibió reportes de inteligencia sobre sindicalistas o personalidades y opositores del país?

Presidente Uribe: Primero, para que hablemos clarito: hay una acusación al DAS de que entregó una lista de sindicalistas para que los paramilitares los asesinaran.

Y le voy a contar qué ha pensado este Gobierno. Si usted revisa el punto 27 de una plataforma electoral que envié a los colombianos antes de la elección presidencial de 2002, que se llamó el Manifiesto Democrático, y que tiene 100 puntos y que ha sido una cartilla de seguimiento de este Gobierno, el punto 27, letra más, letra menos, dice: ‘Si ganamos la Presidencia, aplicaremos un proyecto de seguridad con valores democráticos, para proteger por igual al adversario que a aquel que coincida con las tesis de Gobierno, para proteger al maestro, al sindicalista, al periodista’. Y hablamos de eso con mucha convicción.

Desde la hora cero del Gobierno, el Vicepresidente de la República, doctor Francisco Santos, y mi persona, nos dimos a la tarea de proteger a los sindicalistas y a los periodistas, a los maestros, y lo revindico hoy con mucho orgullo. Y pregúnteles a ellos.

Porque alguien ha dicho: es que se les ocurrió proteger a los sindicalistas para que les aprobaran el TLC en Estados Unidos. Falso de toda falsedad. Nosotros los estamos protegiendo en la convicción, desde antes de la Presidencia de la República, como los protegí siendo Gobernador de Antioquia.

Allá voy a llegar, pero es que hay que hacer historia. Pregúntele a los dos diputados de la Unión Patriótica, cuando yo era Gobernador de Antioquia, si se les protegió o no. Ahí están vivos, pregúnteles al doctor Gustavo y a la doctora Beatriz. Cuando asesinaban la Unión Patriótica en Colombia, había un Gobernador en Antioquia comprometido con un proyecto riguroso de seguridad, severo, de seguridad, y un Gobernador con valores democráticos, que les dijo: ‘Ustedes tienen toda la protección’. Y la reconocieron

Es que es muy importante medir al hombre también por sus antecedentes. Y no solamente los jueces tienen que mirar el antecedente de la persona que está en juicio, sino también lo tiene que mirar quien hace el juicio político.   

Un día fueron a darme las gracias esos dos diputados de la UP en la Gobernación de Antioquia. Y les dije: ¿por qué no lo dicen públicamente? ‘Gobernador, si decimos públicamente que usted nos ha protegido, que le dimos estos agradecimientos, ahí sí nos matan, porque nos van a decir que somos desleales, que somos vendidos a Uribe’.

Yo tengo esos antecedentes. Y esos antecedentes de protección de la oposición y esos antecedentes de protección del sindicalismo. Usted no sabe cuánto me dolió a mí ir un día a la Universidad de Londres y encontrar un panfleto mezquino allí, donde me acusaban de haber asesinado a los sindicalistas de la Gobernación de Antioquia.

Ese día estaban allá mi buen amigo, el doctor Juan Manuel Santos; el ex presidente Carlos Lemos, que en paz descanse, y el hoy Canciller de la República, el doctor Jaime Bermúdez. Pregunte. Todos los sindicalistas de la Gobernación de Antioquia protegidos y vivos, y allá circulando mezquinamente ese pasquín.

Informes sobre sindicalistas. El DAS entiendo que ha tenido una costumbre inveterada, de enviar a la Presidencia de la República y a otras instituciones, informes de orden público. La verdad es que yo le asigné mucha más importancia a los Consejos de Seguridad, donde siempre ha participado el director del DAS, y usted sabe con qué frecuencia los he hecho, y mi exigencia ha sido la persecución del terrorismo, mi exigencia a todos los directores del DAS, dentro de la ley.

Jamás se me ha ocurrido a mí decir que vayan y persigan un líder sindical o un magistrado o una persona de la oposición. Jamás se me ha ocurrido a mí. Yo le dije en estos días a la Presidencia: todos esos papeles que llegan aquí del DAS, todos los informes que hayan llegado aquí del DAS, desde que empezó este Gobierno, entréguenselos a la Fiscalía y revélenlos a los medios de comunicación.

‘¿Qué es lo que dice?’, le pregunté a Jurídica. ‘No, Presidente, en algunos de esos informes que llegan a la Presidencia dicen que hay que poner cuidado de que no vaya a ver desmanes, porque se anuncia una movilización en tal calle de tal ciudad o tal calle de otra.

Félix, que eso lo examinen. Lo cierto del caso es que si usted examina mi historia, usted encuentra en mí a un discrepante que ha tenido una sola arma: el argumento. Y que ha practicado una norma, que es de un pensador inglés: odio tus ideas, pero daría mi vida para que puedas defenderlas. Lo he hecho en todas las instancias políticas de mi vida.

Pregunta Alberto Casas: Presidente, es muy difícil sacarle noticia a usted, llevamos dos horas acá.

Presidente Uribe: Hombre, ayúdeme, doctor Alberto, dígales a los americanos y a los europeos que aquí la población afiliada a los sindicatos ha pasado de algo así un poquito más de 800 mil a más de millón y medio en este Gobierno, y que este Gobierno protege la vida de los sindicatos, lucha contra la impunidad y protege sus derechos laborales.

Y que este Gobierno cree en el sindicalismo de participación, como lo practicamos por allá en el hospital San José de Popayán, donde se maneje ese hospital reestructurado gracias a unos convenios entre el sindicato y el hospital.

Algo bien importante porque entonces ahora dicen en el Comité del Congreso americano: es que el Gobierno de Colombia no protege a los sindicalistas. Y entonces con ese cuentico buscan una excusa diaria para negarnos el TLC, que lo necesitamos para que allá más promoción de inversión en Colombia. Mire que eso es bien importante, apreciado doctor Alberto.

Pregunta: Pero está optimista el Canciller con lo del TLC.

Alberto Casas: Eso usted lo ha venido repitiendo.

Presidente Uribe: Pero cómo no lo repito esta mañana a través de La W. Me dan este tiro ustedes, me invitan a esta mesita. Julio me dijo: ‘Venga, preferible que yo vaya allá, venga usted a Caracol’. Y yo dije: ‘Con mucha gana voy, así me tenga que venir del aeropuerto, amanecido, para Caracol’.

¿Usted cree que me voy a poner de viejo pendenciero, lleno de vanidades, a decir: no voy? Yo dije: me faltan 150 días, y de pronto coincido como colega de ellos en el periodismo en el futuro. Voy por allá con mucho entusiasmo. Y voy agitar la agenda de los 150 días que me faltan. Y a hablar del futuro de la patria. Y voy a difundir noticias a ver si La W me ayuda a que lleguen al Congreso de Estados Unidos y a que lleguen al Parlamento Europeo.

Julio Sánchez: Lo están escuchando en Estados Unidos.

Alberto Casas: Todos los periodistas y la gente que nos está escuchando lo que querían saber era si usted iba a hacerle el guiño a alguien, si lo de las lealtades coincide con la opinión del doctor Gómez Méndez, en el sentido de que los candidatos presidenciales todos han sido tránsfugas, dice el doctor Gómez Méndez.

Y no logramos sacarle a usted ninguna de esas preguntas que insistentemente, por distintos caminos, todo el mundo trata de hacerle. Es más, durante estos siete años también lo logró frente a las preguntas que en su momento había que hacerle: nunca aceptó que quería la reelección, nunca aceptó.

Presidente Uribe: Pero siempre dije lo que hoy digo: que quiero la reelección de estas políticas. Y para garantizar que nos cumplan ejecutándolas, una vez los elijan, se requiere la genuina convicción, el sincero compromiso, que son componentes, ¿de qué, doctor Julio?

Julio Sánchez: De la lealtad, porque hay unos candidatos del uribismo que no son leales, no son leales.

Presidente Uribe: Esa parte no se la dije yo.

Pregunta: No hemos logrado ponerle nombre a esa referencia de las lealtades.

Presidente Uribe: ¿Sabe quién se pone el nombre? El nombre se lo pone el propio candidato, preguntándole a su conciencia si tiene genuina convicción, sincero compromiso, y si tiene la fuerza de la consistencia para cumplir con eso después de que lo elijan.

Julio Sánchez: Hay tres que no pasan esa prueba.

Alberto Casas: Usted no se deja nunca poner los nombres ni contesta lo que los periodistas quieren que le contesten. 

Presidente Uribe: Me manda Félix ahí mismo para la Procuraduría.

Félix de Bedout: Por eso le digo que usted es habilidoso, Presidente. 

Presidente Uribe: No me lo vuelva a decir, Félix, no me lo vuelva a decir, porque yo he sido discrepante de usted pero muy respetuoso.

Pregunta: Yo también, Presidente.

Presidente Uribe: ¿Sabe por qué yo les pido respeto a mis compatriotas? Inclusive yo jamás cuando me ponen en un medio como este a recibir llamadas de mis compatriotas, nunca he dicho: filtren. Yo he pasado fines enteros de semana recibiendo llamadas de mis compatriotas. He procurado, en el Gobierno que más ha dialogado con los compatriotas, que es este, ser absolutamente respetuoso con ellos.

Julio Sánchez: El rey de la radio.

Alberto Casas: Es el que más emisora ha visitado.

Presidente Uribe: No, doctor Alberto.

Julio Sánchez: Le falta Ecos del Combeima.

Presidente Uribe: Siquiera me acordó para que lo volvamos a programar, porque sí que quiero ese periodismo.

Julio Sánchez: La Voz del Guamo también le gusta.

Presidente Uribe: Ese periodismo sí que lo quiero, porque cómo fue de amenazado por el terrorismo, y cómo necesita de la Seguridad Democrática para ejercer el periodismo, esa noble profesión, con toda libertad.

Y el Gobierno que más ha dialogado con la ciudadanía. Nosotros mantenemos no un Consejo Comunitario a la semana sino muchos, muchos.

¿Sabe con quién me reuní antier largo rato, como lo hago cada mes o cada dos meses? Con las Centrales Obreras de Colombia.

Pregunta: Usted no se deja, le preguntan…

Presidente Uribe: ¿Qué me quiere preguntar, doctor Alberto?

Pregunta: Le voy a preguntar lo siguiente: el candidato presidencial Gustavo Petro ha dicho que él es el candidato que le garantiza a usted y a su familia la seguridad después de retirarse de la Presidencia.

Presidente Uribe: Este debate que he dado no lo he dado por miedo a perder el poder. Cuando yo nací, a mi papá le mostraron el muchachito y entonces mi papá lo que hizo fue, parece que yo traía un piñón del miedo, y mi papá lo retiró del muchachito. Y enseguida en el piñón de reversa dijo: reverse por convicciones democráticas, nunca por intimidación. Y el piñón de la reversa por intimidación también lo retiró.

Esa respuesta la evito por sustracción de materia. Yo quiero la reelección de estas políticas por el bienestar de mis compatriotas. Yo no he estado requiriendo privilegios para mí, porque temo es que la nuevas generaciones sufran lo que han sufrido las generaciones presentes y las anteriores. En cuanto a lo mío personal, Dios proveerá.

Alberto Casas: ¿Pero no le da temor que una Corte lo busque para responder por los cargos esos que, como usted ha lo dicho todo el tiempo, desde su precandidatura presidencial le han formulado?

Presidente Uribe: Que hagan lo que quieran, doctor Alberto. Seguramente con errores humanos, como en toda obra humana, pero le digo: yo lo que he hecho es querer a esta patria, y lo que quiero es quererla más. El único sentimiento que tengo es de afecto por Colombia. Yo no voy a cambiar el afecto por Colombia por el cálculo que proviene del miedo. Vivo ajeno al miedo, doctor Alberto. No me gusta ni infundir miedo y vivo con una barrera que no deja que me infundan miedo.

Julio Sánchez: Esa pregunta no tiene que ver con miedo sino con respeto por Colombia, que es algo que usted ha exigido dentro y fuera de nuestras fronteras. Yo tengo algo atravesado, pero a lo mejor estoy confundido

Félix de Bedout: ¿Tiene una encrucijada en el alma?

Julio Sánchez: Tengo una encrucijada.

Presidente Uribe: Yo tengo que hacer acá, porque veo que esto ha avanzado mucho. Y no sé si ya hablé del Sena, de Bienestar Familiar, de Familias en Acción, del proyecto de infraestructura que va a transformar este país, algo de la movilidad de Bogotá.

Pregunta: Ya vamos a hablar de la Ruta del Sol, pero mire, Presidente… 

Presidente Uribe: No hemos hablado lo suficiente de salud ni de los problemas sociales que el país tiene que enfrentar en el futuro, como nueve millones de trabajadores que no tienen ni salud ni pensión y a los que este Gobierno les deja una solución legal.

Hombre, me dicen en El Nuevo Siglo y en El País que perdí los últimos dos años. Camila, dígales que en esos dos últimos años salió la reforma financiera, una reforma profunda a fondos de cesantías y de pensiones, y social, de gran transcendencia. En esos dos últimos años salió una norma que autoriza los gobiernos a contribuir para pagarles un beneficio de retiro a los trabajadores que cumplan edad de pensión y no estén pensionados.

Julio Sánchez: Un respirito. 

Presidente Uribe: Porque un problema social del país del futuro es: ¿qué vamos a hacer con nueve millones de trabajadores envejecidos, sin pensión? Ahí dejamos una solución jurídica que necesita que los nuevos gobiernos le inyecten recursos.

Este Gobierno pasó de atender 60 mil ancianos, y hoy atendemos un millón, pero es insuficiente. Colombia se tiene que preparar para atender nueve millones de trabajadores que no van a tener pensión. Ahí dejamos el instrumento jurídico conseguido, Camila, en los últimos dos años.

Pregunta: Tengo una encrucijada en mi memoria periodística, Presidente. Cuando se hicieron esfuerzos por parte del Gobierno Nacional con la comunidad internacional para la liberación de secuestrados, tuvimos la muy firme participación del gobierno de Francia y otros países.

Usted, que es tan estricto con la defensa de Colombia, yo sí ahí tengo no dos años que le faltaron, sino una respuesta que a usted le ha faltado darle al Gobierno de Francia. Usted hizo todo lo que dijo Francia que había que hacer para contribuir a la liberación de secuestrados. Se produce la exitosa operación Jaque, hecha por nuestro Ejército Nacional.

Presidente Uribe: Había un Ministro de Defensa.

Pregunta: Había un Ministro de Defensa que está en el círculo de las lealtades. 

Presidente Uribe: Había un Ministro de Defensa.

Julio Sánchez: Un Ministro de Defensa leal. Esa operación le da la libertad a Ingrid Betancourt -ciudadana colombiana pero ciudadana francesa-. En ese recorrido y ante la presión internacional, y conociendo su talante de lo que usted piensa de los terroristas, usted accedió a algo muy difícil: fue darle la libertad a uno de los grandes de ellos, capturado, al señor ‘Granda’, que no tengo ni idea dónde está hoy.

Félix de Bedout: No, sí se sabe dónde está hoy, está allí cerquita.

Julio Sánchez: Pero el señor se fue. El Gobierno de Francia, una vez se libera Ingrid Betancourt, nunca más, adiós, ni ‘Granda’, ni los otro secuestrados, ni una reunión, ni un apoyo internacional, absolutamente nada.

¿A usted no le parece, señor Presidente, con el mayor respeto, que estamos debiéndole una notica amable y respetuosa a los señores franceses por haber abandonado al resto de secuestrados, pero, sobre todo, por haber presionado a Colombia para la liberación de un jefe guerrillero que, entre otras, ha paseado por Francia?

Presidente Uribe: Apreciado Julio, me parece que lo que usted acaba de decir ayuda mucho al país. Y entonces voy a tomar unas palabras del Presidente Mujica.

El Presidente Mujica, en el discurso de posesión, el lunes, dijo: no basta con la tolerancia, hay que pasar de la tolerancia a la cooperación. Yo creo que este Gobierno ha sido respetuoso del principio de la tolerancia. Aquí estoy sentado a 20 centímetros de Félix.

Julio Sánchez: Y le pasó el buñuelo.

Presidente Uribe: No, el buñuelo aquí lo tengo en el otro lado, para que no me lo vaya a quitar.

Creo que el país necesita repensar ese equilibrio entre la tolerancia y las libertades. Que cada ciudadano diga: tengo que contribuir a la tolerancia sin abusar de las libertades. La tolerancia se respeta, si no hay abuso de las libertades. Y hay que pasar de la tolerancia a la cooperación.

Lo que usted acaba de decir nos permite que en la relación Gobierno – periodismo, no haya solamente tolerancia sino que haya cooperación. Lo que usted acaba de decir coopera enormemente en temas de política internacional que se requieren.

Le complemento eso, para que usted me ayude. Estoy pidiéndole ahora al Gobierno de Francia que nos ayude a que haya un pasito adicional que se requiere en el tema de lácteos, lo único que nos falta por cerrar con la Unión Europea.

Dígale al periódico El País de Madrid y a El Nuevo Siglo que en estos dos años perdidos que ellos dicen, hemos dedicado todos los esfuerzos a que Colombia pase de lo que era.

Doctor Alberto, creo que esto puede producir una reflexión: entre 1989 y el año 2003, Colombia abrió su mercado, hizo apertura, pero no abrió acceso a mercados. Nosotros hemos procurado pasar de una apertura unilateral a un país con acceso a mercados. Por eso tanta dedicación de este Gobierno al acuerdo CAN – Mercosur, al acuerdo con Chile. Y ahora necesitamos que el Gobierno de Francia oiga al doctor Sánchez Cristo.

Pregunta: Todo esto está bien, ¿y de los secuestrados?

Presidente Uribe: Pero ya voy. Y de los últimos dos años, Camila.

Y ahora necesitamos que el Gobierno de Francia oiga al doctor Julio Sánchez Cristo, escuche al doctor Julio Sánchez  Cristo, y por lo menos en este momento  tenga un  gestito gallardo con Colombia y diga: miren, resuélvanle ese problema de los lácteos a Colombia, cierren definitivamente ese Tratado Unión Europea-Colombia. Qué bueno que el Gobierno de Francia hiciera hoy esa reflexión.

Doctor Julio, pero le voy a decir otra conclusión nuestra en política internacional. Colombia no puede depender de uno, ni de dos. Colombia tiene que pasar de ser sumiso a buen socio. Y tiene que pasar de ser socio con poquitos a ser socio con todo el mundo. Por eso nosotros hemos buscado el Tratado con Estados Unidos y también firmamos el Tratado de promoción de exportaciones con China, el tratado con Canadá y el Tratado con Mercosur. Firmamos un Tratado de comercio con Cuba en este Gobierno. Eso muestra consecuencia con eso.

Y usted dice hoy: sí, se preocuparon mucho mientras la doctora Ingrid estuvo secuestrada, y usted le abona al Gobierno todo lo que hizo. Con anteriores Ministros de Defensa, con el Comisionado, doctor Luis Carlos Restrepo, de entonces, y con el Ministro de Defensa que le correspondió la Operación Jaque, usted le abona al Gobierno eso apreciado, doctor Julio. Y dice usted, y eso tiene que producir reflexiones internacionales: y después se olvidaron de los otros secuestrados.

Pero da ocasión de darle dos respuestas. Este Gobierno le propuso al país mano firme y corazón grande. Es el Gobierno con más decisión, a lo largo de toda la administración, ha enfrentado el terrorismo, y que ha tenido generosidad. Nosotros lo hemos tratado con inmensa generosidad a más de 50 mil desmovilizados, doctor Julio.

A mí me reclamaron mucho cuando le acepté eso al Presidente Sarkozy. Él me llama al día siguiente de su posesión y me dice: ‘¿Es cierto que usted va a liberar a 150 de las Farc unilateralmente?’. Le dije: ‘Sí, Presidente’.

A los cinco días me repite la llamada y me dice: ‘¿Usted va a cumplir eso?’. Le dije: ‘Presidente, yo procuro cumplir la palabra’. ‘¿Le puedo pedir algo más?’. ‘Sí, Presidente’. ‘¿Por qué no libera a Granda?’.

Yo supuse que eso ya respondía a algún preacuerdo para que liberan a la doctora Ingrid. Preferí confiar en el Presidente Sarkozy, que expresar la duda. Entonces, sin más preguntas, le dije: ‘Yo creo que le queda a Colombia, en esta tarea humanitaria de que liberen a los secuestrados y a la doctora Ingrid, que el Gobierno de Colombia acepte eso’. Y lo aceptamos y nos dimos a la tarea de lograrlo y los liberamos.

El último tema de esa pregunta: el año pasado, sin que interviniera Francia, nosotros dimos todas las garantías para que liberaran a los secuestrados, todas, todo lo que nos pidieron. Y mire cómo lo han venido dilatando. Ahora quieren es hacer show electoral con ese tema. Este debatico de estos dos últimos años ayuda a eso, a que el país no caiga en la trampa del show electoral. Entonces ahora quieren hacer de la tortura del secuestro un show electoral, qué tristeza.

Pregunta: Presidente, le quiero cambiar el tema sobre el cual usted ha dicho: hay que tener prudencia. El Canciller Moratinos hizo una reflexión sobre el tema con Venezuela. Dijo que él no estaba pidiendo explicaciones sino estaba pidiendo información.

Sin embargo, María Isabel, el Ministro Pérez, que es el Ministro del Interior en España, acaba ya no de pedir explicación, ni información, le exige a Venezuela colaborar en la supuesta vinculación en informaciones que relacionan a ETA y a las Farc, con temas que tienen que ver con el posible atentado terrorista contra nuestro Presidente y contra el Presidente Pastrana.

María Isabel Ruida: Pero curiosamente, Julio, me da la impresión, y el Presidente me corregirá, que le tendió el presidente Uribe un salvavidas al presidente Chávez, porque ayer dijo que el hecho de que Venezuela haya tenido un miembro de su Gobierno que eventualmente haya podido ser cómplice de ETA, no significa que el Gobierno de Chávez sea cómplice de la ETA.

Eso es un salvavidas que el Presidente Uribe me parece que le tendió ayer al presidente Chávez, con quien acabamos de ver que tuvo un agarrón feroz en México.

Y, Presidente, para comenzar esta pregunta, yo le pregunto: ¿no es injusto con las mujeres, con la valentía de las mujeres, usted que siempre ha reconocido en nuestro sexo gran fortaleza, que usted le diga al Presidente Chávez: quédese aquí como un varón a defenderse, en lugar de haberle dicho: quédese aquí como una mujer a defenderse?

Presidente Álvaro Uribe: Si la discrepancia hubiera sido contigo, por respeto a tu feminidad y a tus valores de mujer erguida, digna y firme, te hubiera dicho lo que tú me recomiendas.

Pregunta: Presidente, ¿hubo salvavidas al Presidente Chávez, un acto de cortesía, o estamos en el tema de la prudencia?

Presidente Álvaro Uribe: La prudencia tiene que ir de la mano del valor civil, son inseparables. Yo creo que eso se necesita en la conducción del Estado y en las relaciones internacionales. El valor civil no es temeridad; la prudencia no es cobardía, van de la mano. Uno tiene que tener valor civil para decir las cosas cara a cara.

Pregunta: Pero, según sus términos, Presidente, Chávez fue varón o no fue varón?

Presidente Álvaro Uribe: Déjeme que yo he procurado en todo momento es defender los superiores intereses de Colombia. Entonces hay que tener valor civil para decir las cosas cara a cara, y hay que tener valor civil para construir caminos de unidad entre nuestros pueblos.

Aquí hay una hermandad entre nuestros países que no se puede romper. Lo único que nosotros tenemos que manifestar es afecto al hermano pueblo de Venezuela. Y entonces, como uno se pone triste cuando están mal las relaciones con otro país, especialmente cuando es hermano, y tiene que ayudar a que se arreglen, expresé ayer este pensamiento, que lo recoge la doctora María Isabel Rueda.

Yo he procurado ser consistente, decirlo en un escenario, en otro, y hoy lo repito en La W: todos los Gobiernos tenemos que luchar contra el terrorismo, contra la criminalidad. Uno no se puede negar a investigar o a que se investiguen a unos funcionarios que pudieron haber estado envueltos en actividades criminales de terrorismo, pero eso no obsta para separar esos funcionarios del pueblo al cual pertenecen.

El cargo que se le pueda hacer a esos funcionarios no se le puede hacer al hermano pueblo de Venezuela. Tampoco se le puede hacer al Estado venezolano. Y tampoco porque unos funcionarios participen en actos de terrorismo de criminalidad, que está para que lo decida la justicia, se le puede hacer esa imputación al Gobierno de Venezuela.

Creo que esa separación ayuda a construir. Y nosotros hemos buscado, con todo paso de política internacional, ayudar a construir. Ese es el sentido de lo que dije ayer en una universidad y que ojalá sirva para las relaciones entre Colombia y Venezuela.

Pregunta: Señor Presidente, yo sé que usted no nos va a dar detalles, precisamente por la elegancia con que se ha querido manejar el tema de lo que pasó en Cancún, pero ha trascendido, y son versiones periodísticas, que esta vez el que lo provocó a él fue usted. ¿Eso es cierto?

Presidente Álvaro Uribe: Julio, la verdad es que si yo me reúno con Félix, yo no me voy a reunir con Félix a hablar de póker o a hablar de dominó. Yo me tengo que reunir con Félix a que él me plantee los problemas de fondo.

Si yo soy el Presidente de un Estado y Félix el Presidente de otro, y él se reúne conmigo, me tiene que plantear es los temas de fondo. Para eso estábamos juntos en Cancún. Entonces si Félix está en Cancún como Presidente de Colombia, él tiene que, en el retiro de Presidentes, plantear los temas de fondo. Y estoy seguro que él lo hace con toda sinceridad, pero con toda gallardía. Y si Félix como Presidente de un Estado que plantea en esa reunión los temas de fondo, y yo soy Presidente de otro Estado, creo que Félix me increpa si después de que él me plantea esos temas de fondo con toda gallardía, yo simplemente digo que no escucho y me voy.

Pregunta: ¿Entonces en un momento en que se vio acorralado se intentó parar para irse y usted le dijo: quédese sea varón?

Presidente Álvaro Uribe: Déjeme aquí en el tema con Félix, porque con Venezuela lo único queremos es construir. Y la verdad es que esos temas hay que hablarlos con los mandatarios cara a cara. Yo me sentiría muy mal lanzándole unas acusaciones a Félix a distancia. Es mucho mejor, como tiene que ser, hablar las cosas cara a cara.

Pregunta: Presidente, para finalizar, cara a cara, preguntas. Le leo una que he recibido y que es muy populachera. Señor Presidente, ¿por qué los bancos ganan tanta plata y a los usuarios nos cuesta tanto el servicio bancario?

Presidente Álvaro Uribe: Le voy a contestar tratando de tener la mayor objetividad. Siquiera Colombia tuvo un sistema financiero sólido para enfrentar esta crisis de la economía. Otro sería el cuento. Segundo: si usted suma impuestos de los bancos, empieza por el impuesto predial, por la propiedad inmobiliaria; que con todos los equipos que tienen que tener, que se vuelven inmuebles por radicación, pagan unos impuestos altos. Ahora hablamos del catastro de la tierra, lo que ha hecho este Gobierno. Porque algunos me critican: es que este Gobierno no le ha derramado impuestos a la tierra. ¿Saben cuánto aumentamos los avalúos catastrales rurales en este Gobierno? Pasaron de 30 billones a 72. Eso es algo que tiene que reivindicar este Gobierno.

Tercero: los bancos pagan industria y comercio. Cuarto: los bancos pagan un impuesto alto de renta. Quinto: pagan patrimonio. Todo eso mal contado significa el 50 por ciento de las utilidades. Y este Gobierno cambió el sistema de provisiones y de reservas.

Pregunta: O sea, ganan mucho, pero dejan mucho.

Presidente Álvaro Uribe: Le dan al país una seguridad, pero ahora le cuento lo malo, y le dan al país unos ingresos, y le dan al país también credibilidad en sus instituciones. Miren: a nosotros nos costarían mucho más los intereses hoy, si no tuviéramos un sistema financiero sólido. Pero tengan en cuenta que este Gobierno los ha intervenido, este Gobierno incluyó un sistema de provisiones que se llama por riesgo implícito.

¿Sabe cuánto eran las provisiones que tenían los bancos para defenderse de cartera mala? En este Gobierno han pasado del 0,39, hoy está por encima del 1,20. O sea que antes por un peso de cartera mala, tenían 36 – 39 centavos. Hoy tienen un peso con 20. La semana pasada me dijo el Superintendente que un peso con 23. En el peor momento de la crisis habíamos pasado a un peso con 09. O sea que este Gobierno ha sido muy exigente.

¿Qué creo yo que hay que hacer? Nosotros hemos logrado para las cuentas de los sectores más pobres de Colombia, que les quiten unos costos. Me parece que todavía en el sistema financiero colombiano hay unas comisiones y unos costos altos, que se tiene que morigerar. Trato de tener la mayor objetividad en el tema.

Pregunta: La siguiente pregunta viene desde la 1260, lo escuchan a esta hora miles de colombianos en Estados Unidos… Lo saluda Sabina Cobo, desde Miami.

Sabina Cobo: Le quería preguntar, ya que mucho se ha especulado acerca de su relación con Barack Obama. Y congresistas de la Florida aseguran que el TLC no se aprueba es por Nancy Pelossi, y por él. Es más: el congresista republicano Mario Díaz lo aseguró en una entrevista aquí mismo y yo quería saber su opinión?

Presidente Álvaro Uribe: Mire, Sabina, no ha faltado quien diga: es que allá no aprueban nada porque Uribe era amigo del Presidente Bush. Sabina, yo no era amigo de nadie. A mí no me conocían en Washington, ni conocía a nadie. Yo llegué a la Presidencia de la República como un luchador que, en alguna forma, lideraba una reacción nacional contra una violencia histórica. Y el Presidente Bush nos apoyó. Y sintió que somos un país leal, transparente, y que yo he procurado tener un Gobierno leal y transparente.

Entonces dijeron: como Uribe es amigo de Bush, no le podemos aprobar nada, nada le podemos aprobar. Es bien importante recordar esto: yo no conocía a nadie allá, y hoy soy muy amigo del Presidente Clinton, quien nos ayuda a más no poder.

He respetado ese principio que es la aproximación bipartidista de los Estados Unidos a las relaciones con Colombia. Al inicio de mi Gobierno nos correspondió entendernos con un Congreso de Estados Unidos de mayoría republicana. Nos entendimos con los republicanos y los demócratas. Y cuando se cambió la mayoría allá, buscamos seguir entendiéndonos con los demócratas, que pasaron de minoría a mayoría, y con los republicanos, que pasaron de mayoría a minoría.

La verdad es que aquí Colombia ha cultivado una relación histórica con Estados Unidos, que es de Estado a Estado, que no tiene nada que ver con el tema de los partidos.

El Presidente Obama, siendo candidato, allá mismo en Florida, le hizo un gran reconocimiento a Colombia. A mí me dijo en junio, me reiteró toda la disposición de ayudar a Colombia, fue muy elogioso con el Gobierno nuestro, y me dijo otras cositas muy positivas para Colombia. No se las voy a contar, porque no me autorizaron que las dijera, pero sí les voy a contar lo que es público.

El Presidente Obama, en enero, le expresó a los Estados Unidos, en el discurso de la Unión, incluyó un tema sobre Colombia. Y hace pocos días lo repitió en una revista. Y el lunes hablé en Uruguay con la señora Secretaria de Estado, con la señora Hillary Clinton. Y hablamos permanentemente con el Gobierno y con el Congreso de Estados Unidos en esta materia.

Por eso ayúdeme, Sabina, a lo siguiente: que si tienen un problema político interno, que lo reconozcan. Pero que no excusen más la falta de aprobación del Tratado en que aquí maltratamos a los sindicalistas. Por eso mi repetición esta mañana de lo que hemos hecho para proteger a los sindicalistas, para superar la impunidad, y cómo este país en este Gobierno ha pasado de algo más de 800 mil trabajadores afiliados a los sindicatos, a más de millón y medio.

Ahora, creo que en esto hay que tener franqueza, prudencia; hay que tener paciencia, y hay que tener urgencia, para conseguir ese tratado con Estados Unidos.

Pregunta: Presidente, el mismo candidato de la lealtad, el mismo candidato de la Operación Jaque, un ex ministro suyo, ha tenido unas expresiones muy fuertes con el tema de Venezuela. Inclusive se ha enfrentado a una directriz suya, lo ha hecho el actual Ministro de la Defensa, por lo cual también ya se le ha recomendado prudencia.

¿A usted no le preocupa un candidato presidencial que está en el círculo de las lealtades, como es Juan Manuel Santos, que nos lleve a una confrontación con Venezuela por lo que él piensa que pasa en Venezuela contra Colombia, no en Venezuela, sino con el Gobierno de Venezuela, sobre el libre tránsito de terroristas que podría haber en Venezuela, sobre ese canal que se ha hecho de narcotráfico hacia Centroamérica vía a Venezuela, por esa relación que tenemos con los Estados Unidos y con el apoyo a unas bases militares, no le preocupa, Presidente, que el tema con Venezuela, en el discurso del precandidato Santos y del posible Presidente Santos, las cosas se puedan complicar con Venezuela?

Presidente Álvaro Uribe: Yo prefiero los hombres frenteros que los sibilinos. Es más fácil que el frentero sea prudente a que el hombre sibilino lo sea. Es bien importante. El hábito y la responsabilidad hacen al hombre. Y el hombre frentero se sabe poner el hábito de las responsabilidades. Y el hombre frentero tiene la sinceridad para buscar siempre los intereses superiores de la patria.

Pregunta: Advierto que esta casa de comunicaciones puede ser parte interesada. No se interesó en la pasada convocatoria, pero puede ser si las condiciones se dan, interesada en participar en la posibilidad de un tercer canal, en que su Gobierno ha estado promoviendo a través de sus representantes en la Comisión Nacional de Televisión. ¿Usted considera conveniente adjudicar un tercer canal antes de que termine su Gobierno, o debido a los 150 días que le quedan usted preferiría, no está obligado, prefería que esa decisión la tome su sucesor?

Presidente Álvaro Uribe: Julio, primero, que hay que revisarle a los Gobiernos la autoridad moral. El cuento del tercer canal no es un cuento de última hora. Se ha trabajado a lo largo de los cuatro años de este Gobierno y en los últimos dos, querida Camila, para que le diga a El País y a El Nuevo Siglo. Segundo: este es un Gobierno honorable. Lo que le he pedido a la Comisión es toda la transparencia. Un Gobierno honorable no puede renunciar a cumplir sus deberes.

La verdad es que yo no llegué a la Presidencia pensando en el tema. Después, en el Ministerio de Comunicaciones, la Comisión dijo: aquí se necesita un tercero y un cuarto canal. Yo no le puedo decir una cosa. Antier le dije una cosa al Ministro de Comunicaciones, al doctor Daniel Medina, y no le puedo decir lo contrario a usted.

Le dije: ‘Daniel, tienes una agenda de 150 días, porque en estos 150 días, piensen que muchos vamos a descansar el 8 de agosto, yo no sé si yo voy a descansar. Entonces trabajen ahora con toda intensidad, para que merezcan el descanso. Le dije a Daniel: usted tiene una agenda de cuatro o cinco puntos. El tercer canal, con toda transparencia.

Y como también he dicho, y la doctora Claudia Jiménez convocó a una audiencia en la Presidencia: escuchen a los actuales canales, públicamente, a ver cuáles son las discrepancias; procuren de que la Comisión publique unos prepliegos razonables. Consenso total no habrá, pero busquen el mayor consenso.

Le dije: en esas condiciones, el tercer canal. La posición satelital, segundo. Tercero: si usted me preguntara dos legados fiscales de este Gobierno, le diría: hemos reformado 430 entidades del Estado, no desmontamos el Estado y tampoco hemos permitido que siga el Estado burocrático. Miren lo que hicimos en Ecopetrol, Telecom, las clínicas del Seguro, 220 hospitales públicos, ahora en Etesa, en tantas instituciones. Nosotros hicimos la reforma de Adpostal, de Telecom, pero en esa reforma del servicio postal falta escoger el socio estratégico.

Se lo dije a él, ahí van tres puntos. Creo que no nos podemos quedar nosotros en Colombia Telecomunicaciones. Ese fue el segundo paso del proceso de reformas de Telecom. El primero fue la liquidación de la vieja Telecom y la creación de la nueva empresa. El segundo fue el socio para la nueva empresa. El tercero tiene que ser, para defender ese patrimonio del pueblo colombiano en Colombia Telecomunicaciones, que Colombia Telecomunicaciones participe de la telefonía móvil.

Porque me preocupa mucho el descenso de facturación de la telefonía fija, y por eso mi llamado a los compatriotas de Cali, a un juez que nos ha detenido el proceso de reforma de Emcali, empresa que bastante ha mejorado en este Gobierno, que nos permitan adelantar la reforma de la Empresa de Telecomunicaciones de Cali. Mientras eso se aplace, la empresa sigue perdiendo facturación, porque todos los días la telefonía fija pierde espacio frente a la telefonía móvil. Esos son puntos que le he dicho en la agenda de 150 días al Ministro de Comunicaciones.

Pregunta: Pero, Presidente, con una decisión como la que usted tiene, con un liderazgo suyo, ¿por qué eso no pasó cuando tenía que pasar? Es decir, ¿por qué fue tan presionante el tema de los dos canales actuales, de los abogados, ciudadanos preocupados, que llevaron a que el proceso no siguiera adelante?

Presidente Álvaro Uribe: Julio, la verdad creo yo que es esta: ha habido una discusión sobre el pliego. Y finalmente fue la Procuraduría. Decisión que el Gobierno tiene que respetar, que dijo que suspendieran eso. ¿Qué han venido haciendo? Yo les dije: escuchen muy bien cuál es la crítica, cuáles son los argumentos de la Procuraduría, hablen con el Contralor, tengan todo el buen cuidado.

Le dije a Claudia Jiménez: convoque una audiencia, escuchen a todas las partes. Ahí ha habido temas que se han discutido mucho: que cuánto va a pagar el nuevo, que si eso se compadece con lo que pagaron los iniciales, que los iniciales construyeron un mercado más fácil porque no había televisión privada antes en Colombia, que el nuevo va a tener muchas dificultades porque está muy competido.

Tengan en cuenta todo eso, para procurar sacar unos pliegos y hacer una convocatoria, si no con consenso entre todos, por lo menos con el mayor nivel de consenso.

Pregunta: Presidente, ¿qué dijeron Doña Lina, Tomás y Jerónimo cuando se cayó la posibilidad de su tercer período? ¿Lo celebraron, no lo celebraron?

Presidente Álvaro Uribe: Yo lo único que les pregunté fue: ¿oyeron mi reacción ante el país? Era lo que quería que quedara en la mente de ellos y de mis compatriotas.

Pregunta: ¿Pero estaban más contentos que tristes?

Presidente Álvaro Uribe: Lo único que les pedí fue: si no escucharon mi reacción, mi intervención pública desde Barranquilla, les ruego leerla y pensarla.

Pregunta: ¿Algo más, Alberto, se quedó algo en el menú, porque arranca otra vez con el Sena, con el doctor Montoya?

Presidente Álvaro Uribe: Es que el Sena ha tenido dos: el doctor Martínez Tono, su fundador, a quien le rindo un gran homenaje, y Darío Montoya, que ha hecho una gran revolución.

Mire, Julio, cómo hay que defender esto. En estos días, hablándole a un colega suyo de Radio Cordillera de Cundinamarca, y con todo el cariño, pasaron a un hombre que me hace mucha oposición, que está haciendo campaña recogiendo firmas para un referendo que para desmontar la reforma laboral de 2002.

Uno tiene muchos desgastes. Usted recuerda el desgaste que me hizo la reforma laboral, y todavía lo tratan de hacer. Le dije: hombre, por Dios, cómo la van a desmontar, si Colombia ha podido construir en este Gobierno 17 mil habitaciones hoteleras; ha avanzado mucho en servicios de salud, restaurantes, en actividades económicas que tienen que trabajar las 24 horas.

Y esa reforma nos ha permitido exigir que cada empresa tenga que tener por cada 20 trabajadores un aprendiz, o pagar, en su defecto, una cuota económica, por el valor equivalente, al Sena, con lo que hemos financiado el Fondo Emprender. Y le he dicho: démosle estabilidad a las normas laborales, quitémonos de la cabeza la idea de que suprimiendo el pago al Sena, a Bienestar Familiar y a las Cajas de Compensación, vamos a crear empleo.

El empleo depende de cosas más profundas: de la seguridad, de la promoción de la inversión. El inversionista plantea que haya acceso a mercados; tiene que haberlo, es el tercer tema.

Y entonces los mercados dicen: ¿y qué le ofrece Colombia? Por eso es la cuarta respuesta, el cuarto elemento: hay que mejorar la canasta productiva del país, hay que introducir, como lo ha hecho el Ministro Plata, toda una política para agregar valores en los sectores tradicionales y para desarrollar sectores de talla mundial: las zonas francas clínicas, los biocombustibles, el software, la producción de medicamentos etcétera.

¿Y eso como se hace? Con el quinto elemento: la revolución educativa permanente. Y eso requiere, en el caso específico de Colombia, la infraestructura. Por eso en Bogotá en este Gobierno quedan en construcción todas las vías que mejoran la competitividad de Bogotá.

La doble calzada Bogotá-Buenaventura, toda en construcción. En Semana Santa, Dios mediante, vamos a inaugurar algo muy importante de esa doble calzada; el Túnel del Boquerón, que he propuesto a los colombianos que lleve el nombre del Presidente Guillermo León Valencia, para honrar a quien fue patriota insigne, hombre transparente, firme y un gran batallador de la Seguridad Democrática. Me han prometido que lo vamos a inaugurar el Domingo de Ramos.

Y está en plena construcción el Túnel de la Línea, que ojalá se llamara el Túnel del Segundo Centenario.

Pero hablemos de la competividad de Bogotá: en construcción la doble calzada a Villeta, adjudicados los dos primeros contratos de la vía hasta el Caribe. No solamente a Duitama y Sogamoso, sino también a Casanare para salir por allá a Venezuela.

Pregunta: Uno de los temas más difíciles de su administración es, sin duda, el de los falsos positivos. Hay por lo menos, en este momento, 1.800 investigaciones por falsos positivos. Cuando esto se empezó a conocer, usted dijo que esos muchachos seguramente no estaban recogiendo café. ¿No le parece que esa frase fue muy desafortunada y que las madres de esos muchachos merecen una disculpa?

Presidente Álvaro Uribe: Félix, el día que estuvieron las mamás en la Presidencia, la página de Internet de la Presidencia mostró toda mi intervención; me estaba refiriendo yo a algo que había dicho la Fiscalía, que negaba cualquier responsabilidad de esa materia. Yo le ruego que vea  el texto completo, que no me saque temas fuera de contexto.

Veamos el tema de fondo. Desde la hora cero, este Gobierno ha dicho: la política de Seguridad Democrática tiene que ser sostenible; para ser sostenible, tiene que ser creíble; para ser creíble, tiene que ser eficaz y transparente. Hemos luchado muchísimo por los derechos humanos y por la eficacia. Es el país que más prepara hoy a sus Fuerzas Armadas en derechos humanos. En cada brigada tenemos hoy un alto oficial graduado en derechos humanos.

Este es el Gobierno que ha tenido el valor de haberle trasladado a la justicia ordinaria la iniciativa de investigación de delitos, cuya iniciativa antes la tenía la justicia penal militar. 2006, caso Jamundí. ¿Qué dijimos? Por favor, que eso no lo investigue la justicia penal militar sino la justicia ordinaria.

Pregunta: Pero, Presidente, es que estamos en falsos positivos.     

Respuesta: No, estamos en el tema de los derechos humanos, estamos en el tema de los derechos humanos, doctor Julio. Entonces es bien interesante que ha habido ministros de Defensa, desde la primera hasta el último, que han luchado por esos derechos humanos a toda hora.

Este Gobierno tomó la decisión de que las Fuerzas Armadas no pueden hacer el levantamiento de un cadáver, sino que lo tiene que hacer la Fiscalía, y que hay que llevar el fiscal a donde haya que llevarlo.

Creo que ha habido falsos positivos y falsas acusaciones.

En el momento en que el Ministro y los altos mandos recibieron una información de que había unas omisiones administrativas en procedimientos militares que podían crear riesgo de violación de derechos humanos, fueron a la Presidencia, a las nueve de la noche. Deliberamos hasta pasada la media noche: la decisión que se tomó, sin vacilación, sin duda, sin dilatar, fue: debemos separar a estos oficiales; y al otro día se anunció su separación a las siete de la mañana.

Algo bien importante, Félix: también ha habido falsas acusaciones. Aquí guerrillas y amigos de la guerrilla y de otros grupos terroristas, han acudido al recurso de que en cada ocasión que se le dé de baja a un terrorista, inmediatamente dicen que eso fue por fuera de combate, que eso fue una ejecución extrajudicial, y tengo contabilizados muchísimos casos de falsas acusaciones.

Algunas organizaciones van al extranjero a decir eso, en contra de la evidencia. Así como el Gobierno ha sido pronto, solícito, inmediato para castigar faltas administrativas que puedan tener relación con violación de derechos humanos, también ha sido firme para defender a las Fuerzas Armadas de Colombia.

Félix, este Gobierno recuperó dos monopolios que el país había perdido. El monopolio de las Fuerzas Armadas y el de la justicia.    

Hoy hay bandas criminales aliadas con la guerrilla y el narcotráfico; el único que combate a los criminales es el Estado. Se acabó aquel cuentico de que había unas bandas privadas criminales que se llamaban paramilitares para reemplazar al Estado.

En muchas partes de Colombia, los jueces y fiscales no podían actuar, habían sido desplazados y superados por cabecillas de guerrilla y de paramilitares, cabecillas del terrorismo. Hoy la justicia puede actuar en todo el territorio.

Félix, hemos manejado la política de seguridad sin Estado de Sitio, con pleno respeto a la legislación ordinaria, a las garantías políticas, a los derechos de los ciudadanos, ¡eso es bien importante!

Usted recuerda que México echó de su territorio a unas Ong francesas, que llegaron encabezadas por la señora del Presidente Mitterrand a intervenir en México con el tema de la guerrilla zapatista.

Nuestro país y nuestro Gobierno han tenido las puertas totalmente abiertas a la vigilancia internacional. Aquí las víctimas antes no reclamaban por miedo o porque lo encontraban inútil.

Hoy tenemos, gracias a la confianza que se ha venido recuperando en Colombia, 280 mil víctimas que han reclamado y que están allí esperando la reparación, y ya hemos avanzado en algo en eso.

Había 400 municipios cuyos alcaldes no podían actuar. Hoy hemos rodeado de garantías a los mil 102 alcaldes y a los 32 gobernadores -qué tristeza el asesinato en diciembre del gobernador en Caquetá-, independientemente del origen político de su elección.

Esos son muchos de los intangibles de la política de Seguridad Democrática, apreciado Félix, donde para nosotros ha sido tan importante la eficacia como la trasparencia.

Creo ser el Presidente que más ha hablado en público y en privado con las Fuerzas Armadas, y creo no haberles dado un mal ejemplo, ni de palabra ni de obra.

Pregunta: Tiene que ver con su campaña electoral, Presidente, porque hay muchas quejas. La Misión de Observación Electoral ha dicho que desde Acción Social se estaría haciendo campaña directa al Partido de la U en muchos municipios. Y ayer precisamente también el Consejo Nacional Electoral ordenó nombrar también alcaldes Ad Hoc, para aquellos mandatarios seccionales que tengan algún tipo de parentesco con candidatos al Congreso. Lo hace en los casos de Bogotá, Barranquilla, Cali, Magdalena, Florencia, en las principales ciudades. Sabemos que gran parte de la responsabilidad pues le toca a usted, ¿pero no cree que esta decisión de nombrar estos alcaldes Ad Hoc se está siendo un poco tarde sabiendo que quedan tan poquitos días para las elecciones?  

Respuesta: Es un país de instituciones. El Gobierno no lo pude hacer. El único que pudiera haberlo hecho, hacerlo, ahora o en el futuro, es la autoridad electoral. Nosotros no tenemos la competencia. Entonces ahí hay un tema en el que hay que decir qué pesa más: ¿lo jurídico o lo político? También hay que creer en la madurez de opinión.

Acción Social, Tatiana: usted sabe que la decisión del Gobierno ha sido siempre publicar todos los beneficiarios de la política social. Yo nunca le he preguntado a un colombiano de los 41 millones asegurados en salud, de los 2 millones 840 mil Familias en Acción, de los 7 millones 800 mil usuarios anuales del Sena, de los 12 millones de beneficiarios de Bienestar Familiar; Colombia tenía cuando el Gobierno empezó menos de un millón de estudiantes universitarios, hoy tiene cerca de millón 700, nunca le he preguntado a un colombiano de los 300 mil usuarios de crédito Icetex, antes eran 60 mil ahora 300 mil; antes se necesitaba un tarjeta de recomendación política, ahora pueden conseguir el crédito a través de Internet, de la universidad, nunca le he preguntado: ¿usted votó por mí o votó en contra?

Nosotros hemos procurado hacer la política social llegándoles a los sectores colombianos que la necesitan, independientemente de su orientación política. Acción Social ha sido sumamente bien manejada, primero, por un colombiano excepcional, hoy Embajador en la OEA, Luis Alfonso Hoyos, y ahora por quien fue su segundo, Diego Molano.

Si hay algún problema, tiene que ser un problema local y localizable, entre otras cosas porque al acceso de los colombianos está la lista de beneficiarios de Acción Social, como también de las 90 mil familias Guardabosques, querida Tatiana. O del millón 600 mil ciudadanos que recibieron microcrédito el año pasado, faltando mucho.

Pregunta: Presidente, usted ha dado muchas pistas sobre lo que va a ser después de su retiro; le voy a plantear cuatro oficios y usted me dice a cuál de ellos piensa dedicarse.

Respuesta: Pero me plantea también quién los propone.

Pregunta: Usted ha dicho que cuando se retire va a crear una universidad a distancia, de la que algún día nos ha hablado. También ha dicho que va a fundar un periódico en Internet, del que habló recientemente. ¿Podría contemplar la posibilidad de irse a una embajada por razones de seguridad personal? Y finalmente: ¿o su opción será el Ubérrimo a ordeñar vacas y a domar caballos?

Respuesta: María Isabel, eso de ordeñar las vaquitas y de buscar entendimiento con los caballos lo he hecho toda la vida, yo los quiero, yo quiero la naturaleza. Un caballo le enseña mucho a uno, porque el caballo enseña mucho del equilibrio. El caballo no se deja arrinconar, pero se inclina ante el buen trato. El caballo no acepta la zalamería, tampoco acepta al sádico; el caballo da lecciones del equilibrio que hay que tener. Y en este momento hay que tener lecciones sobre el equilibrio en toda esta discusión en la patria. Entonces quiero esa actividad y me gusta, y el contacto con la naturaleza lo amo y me enseña.

La universidad es de gran transcendencia, quiero hacer eso, y que una universidad tenga un periódico muy serio de internet, constructivo, espacios de comunicación desde la universidad, ojalá pueda hacer eso.

María Isabel querida, creo que embajada no y menos por miedo. Si nunca busqué quedarme en la Presidencia por temor a perder el poder o por proteger mi seguridad, ¿por qué voy a buscar una embajada por proteger mi seguridad, porqué voy a renunciar a trabajar por mi patria activamente, así sea en los otros temas y entonces irme buscar un refugio por temas de seguridad?

Pregunta: Presidente, usted, a través de esta entrevista, ha hecho referencia  a la pregunta que le hice varias veces, referente a lo de los dos años y a lo que se dejó de hacer.

Cuando usted respondió, a lo primero que hizo referencia fue al tema de la infraestructura. Y la primera pregunta que le hizo Julio acá fue sobre la infraestructura de Bogotá. Ahora sí quisiera que nos respondiera sobre la infraestructura del país.

Usted ya ha hecho menciones de los diferentes proyectos que se están manejando y de licitaciones que se han entregado. Pero uno de los lunares, coinciden muchos de sus críticos, de su Gobierno, ha sido la falencia en la infraestructura.

Ha tenido el mismo Ministro de Transporte durante sus dos gobiernos, y hay muchas cosas, en que coinciden muchos, que no se han hecho. Es más, Colombia, me corregirá usted, que es el bien informado y conoce a nuestro país, que somos unos de losa países más atrasados en infraestructura, en comparación con los otros países de América Latina. Y a propósito del TLC, pues ese es un tema importante para que se pueda negociar y sea completamente exitoso.

Respuesta: Camila, ese es un tema largo, tiene que tener un poquito de paciencia, ayúdenme con el espacio. Este país dejó acumular un atraso en infraestructura muy grande, que no es fácil de recuperar.

Si quiere, para que no se le vuelva esta respuesta mía un monólogo que aburre, ¿por qué no me ayuda usted a desagregar los temas de infraestructura, que aeropuertos, puertos, carreteras?

Pregunta: Hablemos de carreteras, Presidente, que los colombianos lo viven día  a día cada vez que se van a sus fincas, que siempre se ha dicho que desde que usted llegó al poder la gente puede viajar por las carreteras.

Respuesta: No, pregúntenles además a los compatriotas que manejan los camiones de carga, eso está generado con el empleo, Camila, en un país con tantas dificultades.

Es que de La Paz al Pacífico, y Bolivia no tiene costa, hay menos kilómetros que de Bogotá al Pacífico. Yo admiro mucho esta ciudad (Bogotá), a esa distancia el mar, y una ciudad con esta prosperidad. Esta ciudad tiene 580 kilómetros de distancia al Pacífico. Por eso nuestro empeño de dejar contratada toda esa obra de la doble calzada de Bogotá al Pacífico. Con el Túnel Guillermo León Valencia, allí en el Boquerón, y con el Túnel de la Línea, que ojalá se llamara el Túnel del Segundo Centenario.

Toda la carretera de los mil kilómetros de Bogotá a Santa Marta, toda la carretera de Bogotá a Casanare y Arauca con doble calzada hasta Duitama; la Doble calzada al Llano, ya contratada, Camila, ya contratada.

Criticaron mucho los 2 mil 500 kilómetros. Dicen los exportadores: hágannos las vías de Comercio Exterior, y dice los alcaldes: ¿por qué aíslan a nuestros municipios?

Yo no podría llegar solamente con soldados; llegamos con un plan de vías municipales bien interesantes, que hizo más de 3 mil kilómetros. Funcionaron muy bien 130 contratos y mal 16 ó 18 contratos. Yo creo que hay un gran avance.       

Mencióneme vías en cualquier parte del país. Ahora, que ha estado el mismo Ministro. Le voy a decir: por honorable. Adjudicó 3 mil 600 contratos cuando fue mi Secretario de Obras en la Gobernación de Antioquia, sin una mácula. Y véale todo su recorrido. Ahora, le ha tocado muy difícil, porque no había proyectos, estaban quebradas las firmas de ingeniería, en pleito las concesiones nacionales e internacionales. Hemos superado todos los pleitos, todos los pleitos, y no había dinero.

Eso sí que ha exigido luchar. Y en estos últimos años, sí que se ha venido por lo menos poniendo en funcionamiento la contratación de unas obras de gran trascendencia. Si quiere, para no aburrirla, pregúnteme por alguna región específicamente. 

Mire: Bogotá va a quedar con uno de los aeropuertos más importantes del continente, gracias a este Gobierno.

Pregunta: Sí, Presidente, pero un aeropuerto que se ha demorado más tiempo de lo que se dijo en un principio que se iba a demorar; un aeropuerto que se dijo que no se iba a tumbar la terminal principal, y después se cambiaron dos años después los pliegos y se terminó tumbándola.

Respuesta: No se dijo que no se iba a tumbar. Esa posibilidad siempre quedó abierta, Camila.

Pregunta: Pero eso no es lo que han dicho los proponentes que perdieron.

Respuesta: Y yo mismo dije: hombre, para hacer una cosa moderna, tumben esto viejo, porque además puede tener un problema de sismo-resistencia, y yo creo que ahí va bien la construcción, y honorablemente.

Pero además en otros aeropuertos. Es el Gobierno que ha superado pleitos en todas las concesiones, incluidas las aeroportuarias, y que tiene mayor cantidad de aeropuertos en concesión. Y creo que nos falta adjudicar otra concesión en estos 150 días. Por primera vez las concesiones grupales de aeropuertos.

Es que aquí se habla mucho de Chile, nuestra hermana nación en esa tragedia. Chile tiene un Transmilenio, nosotros estamos haciendo nueve Transmilenios.

Cuando este Gobierno llegó, apenas había 34 kilómetros en Bogotá. Vaya a ver lo que este Gobierno ha hecho en Bogotá, en Cali, en Pereira, en el área metropolitana de Medellín, en Bucaramanga, en Barranquilla.

Pregunta: Usted estuvo ayer en Medellín. Es que me dicen que quedó usted preocupado por algo que vio en Medellín. Me dicen que el Metroplus de Medellín.

Respuesta: Camila querida, otras diez ciudades, empezando por Pasto y Santa Marta, ya tienen aprobados los Conpes para sistemas de transporte masivo. Resuelto el problema de concesiones en ferrocarriles.

Pregunta: El Metroplus de Medellín no lo dejó contento.

Respuesta. Sí, Julio, por esto, por esto, y cualquier análisis crítico, regañón siempre. Uno en la angustia por cumplir, uno se regaña así mismo y le exige mucho al Gobierno. Yo me  exijo a mí y le exijo al Gobierno.

Yo estoy preocupado de que nosotros ya tenemos los buses rodando en Cali, en Pereira, en Bucaramanga y próximamente van empezar a rodar en Barranquilla; se demoran todavía en Cartagena, y todavía no en Medellín. Y estoy preocupado porque no han empezado las obras en Envigado – Itagüí, están retrasadas en Bello.

Además ayer me dijeron en Medellín que el Metro de Medellín le cobraba mucho más por el diseño al sistema de Bello, que le cobraba un tercero. Entonces dije: nosotros hemos hecho en esfuerzo para unificar en el Metro la autoridad de transporte masivo en Medellín, pero legitimen eso. No den oportunidad de que les digan que están cobrando más por un diseño para extender un sistema de transporte masivo, que lo que cobra un tercero.

Pregunta: Presidente, vamos con los oyentes. Solo tres llamadas, porque ya su agenda no sé cómo la va a cumplir hoy. Alexander, buenos días.

Respuesta: Usted me dijo que iba  a ir a la Presidencia y después me cambió y me dijo que viniera aquí. Yo si prefiero que Félix diga: el tipo ese fue allá, después de que lo critiqué ocho años, el tipo no se puso con la vanidad de que teníamos que ir a la Presidencia. Le ha ido mejor de comidita a Félix en la Presidencia que a mí hoy aquí. Tres arepitas antioqueñas tostadas con quesito, y usted me mando un buñuelo.

Félix de Bedout: Eso sí se lo reconozco.

Julio Sánchez: Alexander, con respeto, para el Presidente.

Oyente: Un cordial saludo a todos los oyentes, a los periodistas y al señor Presidente. ¿Cómo le va, señor Presidente?

Presidente Uribe: Bien, Alexander, lo escuchamos.

Pregunta: Acabo de hacer un cálculo precisamente leyendo Portafolio de esta mañana, relacionado con la deuda externa nacional. Eso corresponde aproximadamente a mil 300 dólares por los 41 millones de colombianos que estamos en edad de trabajar y debemos aportar al país. Eso significa que cada colombiano que nace, a partir de hoy, está comprometido en pagar mil 300 dólares  a la deuda externa. Y buscando las relaciones que tienen los empresarios y los gremios económicos con la flexibilidad laboral, los costos administrativos del recurso humano y la productividad que se desarrolla para ampliar precisamente el Producto Interno Bruto, ¿hasta qué posibilidades reales el país va a tener un desarrollo social concreto a futuro?  

Presidente Uribe: No, yo le agradezco, lo primero a Alexander. Cuando este Gobierno, llegó la deuda externa representaba el 48 por ciento del PIB, lo bajamos al 22, es posible que quede alrededor del 27, porque hemos tenido un período final de Gobierno muy difícil por la crisis de la economía. Comparativamente es manejable.

Segundo, en un 75 ó 76 por ciento, la deuda pública estaba contratada en moneda extranjera. Solamente, el resto, un treinta y pico por ciento en moneda nacional, ahora se invirtió la relación. Ahora la mayor contratación creo que está alrededor del 70 por ciento, es con el mercado local. Eso le da al país manera de defenderse frente a lo que los economistas llaman los choques de la economía.

Tercero, el país goza de un gran prestigio en la comunidad financiera nacional e internacional.

Cuarto, este Gobierno ha sido responsable. Abónenme esto: ¿Saben cuál es el mejor legado fiscal de este gobierno? La reforma administrativa. Cuánto nos costaría hoy las pensiones de Telecom, etcétera, y haber desmontado el subsidio al combustible.

Eso sí que ha exigido desgaste, correr riesgo de encuestas, y eso sí que le va a ser útil al país: que este Gobierno pueda decir: ahí les dejo como legado fiscal haber desmontado el subsidio al combustible. Y eso ha ayudado mucho, Alexander. El país tiene prestigio nacional e internacional.

Todavía nosotros no tenemos grado de inversión. Brasil sí lo tiene. Y sin embargo nosotros día a día vemos que tenemos un spread muy parecido al Brasil. Eso es reconocimiento a que este país ha hecho un gran esfuerzo, Alexander.

Flexibilidad laboral. Este país tiene muchos atractivos para invertir en él. Muy buena gerencia, muy buenos trabajadores, muy buenos socios y equilibrio laboral.

La prueba de que haya equilibrio laboral es que los empresarios dicen: hagan más reformas, cómo nos ponen a pagarle al Sena, a Bienestar y a las cajas, aquí cuesta mucho la indemnización por despido.

Y los trabajadores dicen: desmonten la reforma laboral de 2002.

¿Qué ha dicho el Gobierno? No la desmonten porque le crearíamos obstáculos al empleo, y tampoco les quitemos beneficios  a los trabajadores. Esa fue nuestra lucha de los últimos dos años en el Congreso.

Díganle a El País y a El Nuevo Siglo que no saben lo difícil que fue que el Gobierno atajara en la plenaria del Congreso el desmonte de la reforma laboral de 2002. Camila, eso lo atajamos el año pasado.

Entonces, Alexander, el país tiene un equilibrio laboral. Hagamos cumplir las normas. A mí me parece muy grave o desmontar las reformas que se han hecho o quitarles beneficios a los trabajadores.

Pregunta: Presidente, Esteban le quiere preguntar. ¿Esteban dónde está?

Oyente: En Medellín. Señor Presidente, dos cositas. Una decirle que hoy ratifica que usted es un hombre íntegro, consistente en su hablar y en su actuar. Le agradecemos infinitamente, en nombre de 7 millones de colombianos o más. Y el segundo temita es: al alcalde de Medellín se le salió el tema de seguridad de las manos. ¿Cómo nos ayuda usted con ese tema? Porque no es solamente el Metroplus y muchos otros temas que se le han salido de las manos, pero el de la seguridad y la violencia ya nos tiene bastante preocupados, señor Presidente.

Presidente Uribe: Respuesta, apreciado Esteban.  Al principio del gobierno, Área Metropolitana, más  de cinco  mil asesinatos; hace dos años habíamos  bajado eso a 900; el año pasado 1.870. De ellos, 60 por ciento jóvenes. Creo que como  van  las cosas este año, se va a volver a presentar una reducción bien importante.

Hay dos maneras de  enfrentar el  asesinato. Una manera es muy precaria y muy débil: es apaciguar a los delincuentes para que ellos se queden formalitos y no se maten. Otra manera es  enfrentarlos, es dura, pero produce mejores resultados en el largo plazo.

Yo directamente  he enfrentado a todos estos delincuentes. Ayer volví a pedir públicamente  en Medellín: hay que poner preso al Valenciano, al otro bandido Sebastián. Me he dado a la tarea de que el Presidente, como Comandante de las Fuerzas  Armadas, visibilice la delincuencia. Que sea el propio Presidente el que esté indicando al país públicamente que en las Fuerzas  Armadas, en la justicia, tenemos que capturar a fulano, a perano.

Julio, en seguridad hay un tema  bien importante: antes no se sentía en  Colombia el robo, los delitos urbanos. ¿Por qué?  Porque había tanto terrorismo, tanto asesinato, tanto secuestro, que la queja de los ciudadanos por esto no se sentía; hoy sí se siente, y está bien.

Hoy hay un robo y protesta la ciudadanía. Yo creo que un intangible de  esta política de  Seguridad  Democrática es haber recuperado  la capacidad de asombro de los colombianos.

Yo mantengo estos cuadritos día a día. Por ejemplo, hoy, sumando todos los delitos, el país presenta una mejoría del 19 por ciento  frente al  año pasado. El año pasado fue la mejoría del 6 por ciento frente al antepasado. Aquí tenemos asesinato, secuestro, hurto a residencia, hurto a personas, hurto a comercio y otros delitos.

Antioquia. Antioquia lleva hoy una disminución del  22 por ciento en todos los delitos; el país lleva un 19 por ciento; Bogotá lleva una disminución del 14.

Aquí llevo en el capítulo verde de este semáforo diario  los que van  ganando, y en el capítulo rojo los que van perdiendo; generalmente no me refiero a los del capítulo rojo, porque prefiero dar línea  con el ejemplo positivo.

Yo le reviso diariamente  a muchas ciudades colombianas: Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla, Cartagena,  Santa Marta,  todos los delitos.

Esta mañana veía lo siguiente: robo de carros y de motos. Cuando empezó este gobierno, en el país  había  muy poquitas motos; el país vendía 60 mil motos  al  año; en los últimos años, entre  500 y  350 mil.

¿Cuántas motos se robaban en Colombia? En el 2001, 13.613; en el 2008,  11.126; el año  pasado, 13.027. Pongamos números redondos: se roban las mismas motos cuando hemos triplicado el parque de motos.

Vehículos, carros,  se robaban en  Colombia cuando yo llegué 17.303 carros al año; el año pasado 8.369, con muchos más carros, pero eso  no  es para ponernos alegres.

Eso es para decir que hay que seguir empujando la Seguridad  Democrática  y por eso creo que habría  reelegir la Seguridad  Democrática.

Pregunta: Y sobre todo en el marco  de la lealtad, en el marco de la lealtad.

Presidente Álvaro Uribe: En el marco de la genuina convicción, del sincero compromiso.

Julio Sánchez  Cristo: Julio, usted tiene la última pregunta, le escucha el Presidente.

Pregunta: Presidente, habla Julio Torres, presidente de la  Federación Colombiana  de Boxeo. Como presidente de la  Federación  Colombiana  de  Boxeo, me tocó viajar por las carreteras cuando había el cierre de carreteras; ahora no la hay. Mi pregunta precisa es: ¿las Fuerzas Militares quedan preparadas para evitar las pescas milagrosas, los secuestros  masivos, las tomas masivas de poblaciones, o es necesario que haya un presidente del talante  como  usted?

Presidente Álvaro Uribe: Dígale al próximo presidente  que no duerma,  para estar pendiente de la seguridad, apreciado Julio. 

Usted es boxeador. Déjeme hablar del deporte. Ayer sí hubo una noticia muy buena en Medellín: se han hecho unos escenarios deportivos bellísimos para los Juegos Suramericanos. Les doy los agradecimientos al gobernador, al alcalde, a los alcaldes de los municipios subsedes, a nuestra Ministra de la  Cultura, al doctor Everth Bustamante, de Coldeportes, la diversidad colombiana en el gobierno. Unos escenarios bellísimos. Medellín,  Antioquia, el  país, van a  quedar muy bien con los Suramericanos.

Y, sobre todo, otra cosa: no se concentró todo en Medellín; también se hicieron unas obras  extraordinarias en muchos municipios, y eso le queda como legado a la comunidad. Desde aquí un llamado a ellos, desde aquí un llamado a ellos: que utilicen bien esos escenarios, intensamente, después de los  Suramericanos.

Y ahora, mire,  Camila, mire los  últimos dos años, qué dedicación a construir la infraestructura de los Juegos Nacionales de San Andrés, Providencia, Cali, Buenaventura. Vaya  y vea la infraestructura deportiva  que dejó este Gobierno  allá.

Y no fue la última, no fue la primera. ¿Sabe con qué empezamos nosotros?  Con una piscina en Bogotá y la  infraestructura de  Soacha,  Fusagasugá y Girardot para los primeros nacionales que nos tocaron; después con la infraestructura  de Armenia y Pereira para los  Bolivarianos; con la de  Cartagena para  los  Centroamericanos y del Caribe; y ahora ayudando a lo de los Suramericanos.

Y empezando las obras, que valen 140 mil millones, para poner ocho estadios colombianos al más alto nivel, a fin de que el país quede bien con la  Sub20. Le  rindo un homenaje al Vicepresidente Francisco Santos, quien consiguió para el país la sede del Sub20. Y el próximo Gobierno debe estar tranquilo, porque este Gobierno le deja recursos y todo ese proceso en marcha, para que el país quede  bien con la  Sub20.

¿Sabe qué nos ha ayudado? Una platica de la telefonía celular. Una de las decisiones  que nos ayudó a aprobar el Congreso es que se le cobraran cuatro puntos más  de IVA a la telefonía celular: tres para el deporte y uno para la cultura.

Julio Sánchez: Yo creo que el Presidente  ya no tiene que hacer consejo comunitario el sábado, ¿no, Alberto? Aquí creo que quedó listo.

Presidente Uribe: Toca hacer dos. Mañana uno en Santa Marta y pasado mañana uno en Neiva, diciéndoles a los colombianos a los ojos: compatriotas, a reelegir la Seguridad  Democrática, no la estanquen, mejórenla; a reelegir la confianza inversionista, mejórenla; más política social con resultados y menos discursos.

Julio  Sánchez: Dentro del marco de la lealtad.

Presidente Álvaro Uribe: ¿Y sabe con qué lo anticipo? Con un foro esta tarde para creación de empleo en Yopal.

Alberto  Casas: Qué cansancio.

Julio Sánchez: Qué delicia. Presidente, no hablamos de justicia y paz, porque usted ya ha hablado mucho de ese tema. Pero a la luz de los hechos, ¿no habría sido mejor que los jefes paras que usted extraditó de manera fulminante, cuando descubrió que estaban delinquiendo, dejaran un poquitico más claras sus cuentas aquí en Colombia de sus temas de Colombia?

Presidente Álvaro Uribe: La noticia triste que recibí esta semana de la fuga de dos bandidos de una cárcel, me confirmó que tuvimos razón cuando  extraditamos.

Mire, Julio, el debate político. Muchas de las voces que decían: Uribe quiere la ley de justicia y paz para legalizar a los paras, para no extraditarlos, muchas de esas voces, al otro día de la extradición, se quejaron por haberlos extraditado.

Y es bueno que los  colombianos sepan: el Gobierno tuvo razones para extraditarlos. Una razón: el proceso tenía que ser  tomado en serio; llevaban dos años sin entregar bienes, y el Gobierno no quería una nueva cárcel de La  Catedral.

En enero de 2007, hay un testigo, el general Óscar Naranjo, lo llamé y le dije: ‘Mi general, como no están entregando bienes por la ley de justicia y paz, aplíqueles la extinción de dominio’.

Otra reforma  del Estado: acabamos de reformar Estupefacientes, nos demoramos, donde hubo mucha corrupción. Inclusive no estoy contento con  los primeros años de Estupefacientes en nuestro Gobierno. Con lo que hicimos ahora, sí. Mucho liderado por el Ministro Fabio Valencia, para que le diga al Nuevo  Siglo y a El País, de Madrid, apreciada Camila. Tarea de los últimos dos años.

Y tuvimos también un cuidado, Julio: acordar con los  Estados Unidos  que la extradición de estos señores no implicaría obstáculos para que el Estado colombiano  accediera. El Estado colombiano.

Julio Sánchez: La lógica me indica que usted en esta entrevista ya dejó claro cuál es su guiño, Presidente.

Presidente Álvaro Uribe: Yo en esta entrevista lo único que he hecho es reiterar lo que he dicho en los últimos dos años: mantengamos el rumbo, no estanquemos el rumbo, y tampoco nos dejemos invitar a bandazos.  

Julio Sánchez: Y hay que votar por la lealtad.
Presidente Álvaro Uribe: Mantengamos el rumbo, mejorándolo.

Pregunta: Y la lealtad, ¿no,  Alberto? Pero lamentablemente solo nombró  a  uno de los candidatos de la coalición.

Presidente Álvaro Uribe: Usted nombró a otros, usted nombró a otros.

Pregunta: Pero usted solo nombró a un ministro suyo que participó en una operación muy importante.

Presidente Álvaro Uribe: Pero también quiero decirle una cosa: yo le rindo un homenaje a todos los ministros de Defensa.

Pregunta: Es que ese es el único que está de candidato.

Presidente Álvaro Uribe: No. Hay otra, y le rindo un homenaje a Martha Lucía  Ramírez: qué valor civil el de Martha Lucía Ramírez, qué patriotismo y qué transparencia. Le rindo un homenaje a Martha Lucía Ramírez.

Pregunta: Y en ella hay lealtad.

Pregunta: ¿Y el de la versión mejorada?

Presidente Álvaro Uribe: Voy a reconocer problemas  del  Gobierno. Yo les había dicho: por favor, no esperemos que sean los medios de comunicación, detectemos nosotros cuándo hay un problema de corrupción, y denunciémoslo nosotros mismos.

Y así se  había aplicado. Faltando pocos días para las elecciones del 2006, el Ministro Arias llegó a la Presidencia: ‘Presidente, tengo estos problemas de corrupción en tales institutos’. Le dije: ‘Estamos  en elecciones, pero uno no puede someter  el interés superior del país  al interés electoral; tome decisiones’. Esa misma noche tomó las decisiones más drásticas.

¿Sabe que me duelo yo? Que cuando un medio  de comunicación denunció esos abusos  en Agro Ingreso  Seguro, el Gobierno no hubiera salido a reconocerlos a  tiempo.

Julio Sánchez: Exacto.

Presidente Uribe: Si a mí me dicen, yo los reconozco a tiempo, porque eso le da autoridad al Gobierno para decirle hoy a la Colombia urbana algo que se sienta en la  Colombia rural: lo mejor que se ha hecho por el agro colombiano es  Agro Ingreso  Seguro.

Julio Sánchez: Con el lunar de haberle entregado a unas familias que parcelaron unas fincas.

Presidente  Uribe: Lunar grave, más no doloso. Hay que distinguir entre la buena fe del  funcionario y el aprovechamiento de avivatos.

Julio Sánchez: Y falta demostrar que el Ministro, hoy candidato, no haya recibido plata de esos beneficiarios.

Presidente  Uribe: Yo sinceramente creo que él es un hombre, además de muy preparado, íntegro. Y el país le debe a su juventud haber sacado esa ley  y haber logrado que el campo volviera a creer. Y ahora estamos haciendo algo: buscando cómo  vamos a apoyar al campo frente a este tema de la sequía, y cómo le vamos a ayudar a los lecheros colombianos frente al Tratado con Europa.

Julio Sánchez: Presidente, usted no se va a ir de aquí sin contarme el golpe  que acaba de dar la Policía, y que ya puedo informar, en Cali, con armas  poderosísimas, de las  Farc.

Presidente  Uribe: Fueron incautados 300 fusiles en Cali; aparentemente iban para las bandas criminales de los Comba y Cuchillo. Felicitaciones a la Policía y a los cooperantes.

Julio Sánchez: ¿Y usted se iba a  ir sin esa noticia?

Presidente Uribe: Tenemos casi cuatro millones de cooperantes. Esa es otra cosa que le ha dado mucho debate al Gobierno. Es necesario que la ciudadanía coopere con la Fuerza Pública. Eso es garantía de que la  Fuerza Pública puede producir mejores resultados. Y cuando está la ciudadanía de cerca, la  Fuerza Pública se siente vigilada y  procede con más transparencia.  Hay que derrotar esta delincuencia. Vamos a hacer todo el esfuerzo en estos  150 días.

Le hablé bien de  algunos y hablé mal de nadie. ¿Es así, doctor Alberto?

Alberto Casas: Así es, pero…

Presidente Uribe: ¿Le hablé mal de alguno? De nadie. ¿Le hablé bien de algunos? De muchos. Muchas  gracias, Julio.

Julio Sánchez Cristo: Señor Presidente, en nombre de toda la mesa de trabajo, gracias por su tiempo. Esta ha sido la entrevista más grande que usted ha dado para W Radio en estos ocho años, casi ocho años, de gobierno. Faltan 150 días para millones de personas que lo querían a usted en la Presidencia por un tercer período. Pues ahí está la explicación de su respeto  a una decisión de nuestra Honorable Corte Constitucional.

Por supuesto, la expectativa de quién lo representa a usted, pues es la gran pregunta, que usted no va a responder, siempre y cuando esté en el marco de reelegir el trabajo  suyo,  adornado, abrazado a la lealtad, a  esos que representen la lealtad.

Presidente Uribe: Con el supuesto de la genuina convicción, el sincero compromiso, y con la idea del mejoramiento continuo.

Julio Sánchez Cristo: Presidente, si no volvemos a hablar, muchísimas gracias por estos casi ocho años de trabajo.

Presidente Uribe: A usted, doctor Julio; a usted, doctor  Alberto; a la doctora Camila; a Tatiana, al doctor Félix, a todos, muchas gracias; a todas las personas de apoyo de La  W, de Caracol, y a todos los compatriotas que han tenido la paciencia de escucharnos esta mañana.

Julio Sánchez Cristo: ¿Anoche fue al  concierto de Coldplay?

Presidente Uribe: No, yo llegué a  Bogotá a la una y media de la mañana.

Julio Sánchez Cristo: Presidente, muchas gracias, y mucha suerte en lo que el destino le depare.

Presidente Uribe: Llegué a buscar a Jerónimo y no aparecía. Y me dijo: ‘Papá, estoy saliendo de un concierto’.

Julio Sánchez Cristo: Ah, ¿él estaba en el concierto? ¿Y tenía cinturón? Porque usted no lo deja salir sin cinturón.

Presidente Uribe: Ah, no, que se ponga la correa, que tenga en el bolsillo el peine y el pañuelo.

Julio Sánchez Cristo: Lo de la peinilla. Presidente, muchas gracias y mucha suerte.

Presidente Uribe: A ustedes, muchas gracias.

Deja una respuesta