INSTALACIÓN DEL CONGRESO INTERNACIONAL DE LA LENGUA

INSTALACIÓN DEL CONGRESO INTERNACIONAL DE LA LENGUA
Enero 17 de 2007 (Medellín – Antioquia)

 

Compatriotas:

Colombia este año tiene unos compromisos internacionales bien importantes. Medellín será la sede de esta reunión de las academias. Cartagena, del Congreso de la Lengua. Cartagena será sede del Congreso Mundial de Turismo. Y Bogotá ha sido señalada por la Capital Mundial del Libro en el año 2007.

 

Empezamos a ver una gran confianza en la comunidad internacional en nuestro país.

 

Hace algunos años apenas nos visitaban 530 mil ciudadanos extranjeros. El año que acaba de pasar estuvimos cerca de un millón 200 mil, sin incluir los ingresos por carretera, solamente sumando aquellos extranjeros que han ingresado merced al transporte aéreo.

 

Celebro muchísimo estos eventos, y quiero expresar toda la gratitud de los colombianos a quienes los han hecho posibles.

 

Hago llegar nuestra voz de gratitud a Su Majestad, el Rey de España, porque él, en compañía del ex presidente Belisario Betancur, ejerció un gran liderazgo para que estos eventos se llevaran a cabo en Colombia. A Su Majestad, y al ex presidente Belisario Betancur, muchas gracias.

 

Recuerdo en el Congreso del Idioma en Argentina, el esfuerzo y la lucha de ambos para que finalmente fuera Colombia la sede de estos eventos.

 

Quiero agradecer inmensamente a la Real Academia de la Lengua, al Instituto Cervantes, su visto bueno para que Colombia pudiera ser sede de estos acontecimientos tan importantes.

 

Y quiero al agradecerle a don Víctor (García de la Concha, director de la Real Academia de la Lengua Española), hacerle una muy respetuosa anotación, porque aquí hay una delegación muy importante de cartageneros, encabezada por su Alcalde, por los integrantes de su gabinete y por la embajadora de Cartagena en la Presidencia de la República, la doctora Alicia Arango.

 

Yo les prometí a mis coterráneos que de ser elegido Presidente de la República, de todo corazón trabajaría, con amor, igual por todas las regiones de la Patria, para dejar como un legado el recuerdo de un antioqueño, trabajador y querendón de toda la Patria.

Yo le insistí mucho, don Víctor, que los eventos tenían que ser en Colombia y que se necesitaba uno en Medellín, pero no a costa de Cartagena.

 

Le dije que requeríamos la presencia en las dos ciudades, que buscáramos opciones, y de ahí surgió esto que estamos celebrando. En Medellín se reúnen las academias de la lengua, los rectores de las universidades, en Cartagena el Congreso del Idioma, en ambas ciudades tendremos la visita de Sus Majestades, y aprovecharemos los eventos para celebrar los 80 años de nuestro Nobel Gabriel García Márquez.

 

Y quiero agradecer inmensamente el entusiasmo, el liderazgo, de los alcaldes, del alcalde Sergio Fajardo que, con esa imagen que está proyectando de Medellín, facilita mucho estas decisiones.

 

Y del alcalde Nicolás Curi (de Cartagena), quien acaba de ser nuestro compañero en un compromiso bien importante en el cual quedó bien Colombia, gracias a Cartagena: los Juegos Centroamericanos y del Caribe. Compromiso que cumplimos bien, como cumplimos bien el de los Bolivarianos en Pereira y Armenia, y que nos ayudó con créditos para que en Argentina le asignaran a Medellín la sede de los Juegos Suramericanos de 2010. Muchas gracias a los alcaldes y a sus equipos de trabajo.

 

Muchas gracias a la Academia Colombiana de la Lengua por su liderazgo, que ha dado mucho puntaje para que Colombia merezca este gran reconocimiento en la esfera universal de nuestro lenguaje.

 

Y a fe que lo merece Colombia, por muchas circunstancias. Nuestra Independencia, sus héroes, sobresalieron por muchas virtudes, y sobresalieron por el estudio y el buen manejo del idioma.

 

Zea, Nariño, Caldas, José Félix de Restrepo, de Envigado, el secretario privado del Libertador. En ese bellísimo libro del general Luis Perú de la Croix, el Diario del Libertador en Bucaramanga, El Libertador no puede estar en la Convención de Ocaña de 1828, pasa esos días en Bucaramanga y Luis Perú de la Croix hace un bellísimo relato sobre lo que fue ese diario.

 

Hay unas páginas dedicadas a los comentarios del Libertador sobre José Félix de Restrepo, y sobre el libro que acababa de publicar en ese momento José Félix de Restrepo sobre la historia de la Independencia.

 

Por supuesto, ese agudo crítico, ese gran manejador del idioma que fue El Libertador, exaltó muchísimo lo que se perfilaba como el manejo antioqueño del idioma en la pluma de José Félix de Restrepo.

Y en la formación del país siguió ese gran interés en el buen manejo del idioma, lo que llevó en 1876 a don Miguel Cané a decir que Bogotá parecía una Atenas suramericana.

 

Y lo merecen estas ciudades. El Siglo XX empezó en Antioquia con el gran reto de Carlos E. Restrepo a don Tomás Carrasquilla, para que escribiera una novela sobre la vida urbana.

 

Don Tomás Carrasquilla, uno de cuyos pasajes escuchamos al principio de esta reunión, y que su obra tendrá que ser personaje central tanto de la reunión de las academias como de la reunión del Congreso del Idioma.

 

Carlos E. Restrepo, ex presidente de la República, hijo de esta tierra, gran cultivador del idioma.

 

Don Marco Fidel Suárez, cuyos “Sueños de Luciano Pulgar” tenemos que releer ahora y sacar de ellos muchas enseñanzas que nos llevan a mejorar día a día el idioma.

 

Y en Cartagena nace Rafael Núñez, el ex presidente, cultivador por excelencia del idioma.

 

Y ambas ciudades son escenario de unos movimientos del idioma de gran importancia. Cartagena acoge a (Gabriel) García Márquez como la máxima expresión Caribe, y en la historia emulan con él el “Tuerto” López, el autor de aquel soneto de los Zapatos Viejos.

 

Y así como en esta tierra antioqueña y en esta tierra de Medellín podemos hacer un listado interminable, por el cual además de Carrasquilla, Baldomero Sanín Cano, Tartarín Moreira, pasan muchísimos, también podemos hacer ese listado interminable en Cartagena.

 

El “Tuerto” López, el ex presidente Núñez, Eduardo Lemaitre, todos encabezados por la figura cumbre de las letras españolas, del Caribe de la Patria, el maestro Gabriel García Márquez.

 

Hay, pues, todas las razones para que estos eventos se realicen en la ciudad de Medellín y en la ciudad de Cartagena.

 

¡Y qué importante para Medellín que a los pergaminos que está obteniendo de reconocimiento en la comunidad internacional, se le sume ahora esa referencia de la Gramática de Medellín!

 

Muchas gracias, porque ahora ya no se tendrán que leer las malas noticias de los periódicos, sino las buenas noticias, y todos los estudiosos tendrán que abrir las páginas de la nueva gramática que hará referencia a la ciudad de Medellín.

 

Consideramos que para la relación del mundo con Colombia, que la versión más amplia de la gramática de nuestra lengua tenga el nombre de Gramática de Medellín, es de gran trascendencia.

 

Y en la época que vive Colombia le asignamos toda la trascendencia a estos eventos. El país está en el camino de la plena cobertura en educación, el país está en el camino de consolidar una gran democracia caracterizada por la Seguridad Democrática, por las libertades públicas, por la cohesión social, por la transparencia, por la independencia de las instituciones del Estado de leyes, caracterizada por la confianza de la comunidad nacional e internacional.

 

¡Cómo nos ayuda esto! Bien lo ha dicho el Alcalde de Medellín que la E, con la cual se escribe Educación, también es la E con la cual se escribe Esperanza.

 

Un país en un hervor de Revolución Educativa se va a sentir muy estimulado con ambas reuniones.

 

Y un país que quiere salir adelante en su economía, haciendo del bienestar del individuo y la sociedad el fin más importante, que quiere estimular las competencias en el manejo del idioma, como un punto también de mejoramiento de la competitividad; un país que está haciendo una gran revolución de comunicaciones y que tiene en Empresas Públicas de Medellín una de sus entidades líderes; un país que está hablando del bilingüismo, como uno de los objetivos a alcanzar en los últimos años, es un país que tiene que preocuparse más por su propia lengua.

 

Al bilingüismo se llega a partir de un mejoramiento permanente de la propia lengua. Y mientras más se aprende una lengua extranjera, más forzado se siente quien la estudia a mejorar en la lengua madre.

 

Todo esto llega en un momento muy, muy oportuno.

 

Y el Alcalde de Medellín nos propicia estas obras, que van a enmarcar el Congreso, la Reunión de las Academias, como las que se están haciendo, de tanta importancia, en Cartagena.

 

Y estas obras de Medellín, alrededor de sus bibliotecas, de sus parques, de integración ciudadana y tantas otras, van a presentarles una muy positiva novedad a los visitantes. Y van a ayudarnos a que el mundo no cambie de imagen sino de visión de realidad sobre esta gran ciudad, que ya no será la ciudad que rotularon los periódicos nacionales y extranjeros en el pasado, sino la gran ciudad educadora del presente, del futuro.

 

¡Y qué bueno esta reunión en esta Comuna 13!

 

Hace apenas pocos años tenía yo la oportunidad de empezar el Gobierno, este gran escenario que ha construido la Alcaldía de Medellín era un sitio para mirar desde acá el horror de la violencia. Ya los grupos violentos habían dejado de ser acá grupos violentos de movimiento y habían pasado a ser grupos violentos de posicionamiento. El Estado no existía hace pocos años en la Comuna 13. Había sido sustituido totalmente por el terrorismo.

 

Recuerdo en aquellos días finales de agosto de 2002, cuando en las conversaciones diarias por teléfono con mis coterráneos, contaban una y otra tragedia de la Comuna 13. A un viejo amigo mío, una bala perdida, de las miles que se disparaban en aquellos meses, le asesinó su hijita en un balcón, aquí cerca.

 

Entró la autoridad. Pero no la entramos por nada distinto que el propósito de recuperar la institucionalidad, que con el propósito de que aquí fuéramos labrando el camino para tener primero una Comuna 13, una ciudad, un departamento y una Nación sin guerrilla, sin paramilitares, sin terroristas de cualquier otra pelambre, sin narcotráfico, sin corrupción.

 

Y este gran esfuerzo del Alcalde construye las bases para que esa tarea de seguridad se vuelva estable a través del capital social, que este tipo de logros engendra.

 

Los invito a todos a que aprovechemos esta gran oportunidad.

 

En “Los Sueños de Luciano Pulgar” el ex presidente Marco Fidel Suárez llamaba permanentemente a la necesidad de mejorar el idioma. La verdad es que muchas profesiones han reducido el manejo del idioma a un simple vocabulario técnico.

 

Yo les he insistido mucho a las ministras de Educación y Cultura que le pidamos a la televisión para que nos ayude en estos días a crear una gran sensibilización colectiva para corregir dislates del idioma.

 

Don Marco Fidel hizo en su época la colección de las equivocaciones. Hagamos la colección de las equivocaciones de nuestra época.

 

A mí me sorprende mucho escuchar a los doctores decir: “han habido”, “hubieron”. Aquí en el lenguaje de mis coterráneos, donde se tiene tanta capacidad negociadora, decir: “se negocea”. O haber olvidado cómo conjugar el verbo satisfacer, o no hacer el esfuerzo de aprender cómo conjugar el verbo degollar, para degollar la violencia, para degollar el terrorismo.

 

Me sorprende mucho que no hagamos los suficientes esfuerzos para saber cómo manejamos verbos compuestos. Ahora le pedí un consejo al presidente Betancur para estar seguro. Le escribí: “¿puede haber 10 manzanas? o ¿pueden haber 10 manzanas?”. Y me dijo: “si escribe ‘pueden haber 10 manzanas’, le quedan las 10 podridas”.

 

Y hagamos estos esfuerzos.

 

A todos, muchas, muchas gracias. Será un motivo de felicidad para Medellín, para Antioquia, para Cartagena, para Bolívar.

 

Le voy a pedir a nuestra Ministra de la Cultura que incorpore los dos gobernadores, desde hoy, a que nos ayuden en el éxito de estos eventos. Al Gobernador de Bolívar y al gobernador Aníbal Gaviria, de Antioquia.

 

Esto será motivo de felicidad y será motivo de mucho, de mucho provecho, en el propósito de que hagamos una Colombia en la cual las nuevas generaciones vivan felices.

 

Muchas gracias.