Intervención Convención Nacional de Juventudes Centro Democrático en Antioquia

 

Estas son unas palabras de saludo y de cariño. Apenas escuchemos con toda atención a nuestros precandidatos, yo tendré mucho gusto en quedarme aquí para atender un conversatorio con ustedes. Piensen las preguntas más duras, piensen en los problemas de la juventud colombiana y de la juventud del planeta para esas preguntas.

Quiero indicarles una cosa, queridos jóvenes. Hoy me hice la suposición de que ustedes son unos periodistas muy radicales contra mí y que yo tenía que venir preparado, en una libreta anoté 20 puntos sobre los cuales ustedes puede que me pregunten. Vamos a hacer ese ejercicio.

 

Quiero rendirles un homenaje, comprendemos las angustias de ustedes, de sus familias, la pandemia, 2 millones 700 mil colombianos que estaban en la clase media y se han regresado, el desempleo, todas estas dificultades que se han superado, que se van superando, el aumento de la pobreza. Yo entiendo en el corazón como padre y como abuelo las ansiedades de la juventud, la preocupación por el futuro del planeta. Yo tengo 69 años, el promedio de edad de esta reunión es de 20 años, les hablo con inmenso cariño. 

 

Queridos candidatos, señora directora: tal vez la evolución de la vida va llevando, como lo percibo en mi caso, a que el cariño por la patria y por compatriotas como ustedes supera con creces cualquier interés político. Gracias queridos jóvenes, ustedes han dado otro ejemplo, la manera cómo han venido construyendo equipos, el ejemplo de ustedes nos tiene que servir para que el partido piense como un equipo. Que los 4 candidatos cuando se conozca el resultado de la regla consensuada, los 4 candidatos sean los jefes de debate de quien quede como candidato del partido. Que cualquier decisión en materia, óigase bien, en materia de coaliciones, etc, sea una coalición del partido como un todo, ¿de acuerdo?. Los jóvenes nos han enseñado otra cosa, que puede haber competencia pero al mismo tiempo construcción de equipos. Para uno tener autoridad moral en la construcción de competencia, tiene que ser un buen constructor de equipos, ustedes nos han dado hoy esa lección.

 

Quiero agradecerle inmensamente al partido, a la señora directora, saludo a su esposo, el doctor Roberto Maldonado que nos acompaña y a todo el equipo que la apoya a ella en el partido, los saludo y les agradezco de corazón este esfuerzo. La verdad es que en un momento de tantas dificultades para la democracia, el partido muestra que es un partido de opinión y de organización, el partido está sobresaliendo y que importante es esta reunión de jóvenes que contribuye a que los colombianos vean en este partido una garantía para el futuro de democracia.

 

Queridos candidatos, mi homenaje a todos ustedes. Mi homenaje a Paloma Valencia y María Fernanda Cabal que representan el carácter, la inteligencia, la visión global de la patria. Mi homenaje al exviceministro, el doctor Nieto, su orden, su capacidad de estudio. Mi homenaje al exgobernador Alirio, que muestra cómo esta democracia es de puertas abiertas. Mi homenaje a un compañero de todas las horas, al  mejor ministro de hacienda de aquella crisis, a Óscar Iván Zuluaga.

 

Queridos jóvenes, el partido, el partido de la seguridad, el partido que piensa que sin una empresa privada en permanente expansión y mejoramiento, no hay recursos para política social. El partido que considera que el avance de la política social es el gran legitimador de la democracia y de la empresa privada. El partido de la transparencia, de la austeridad y de la eficiencia. ¿Qué pensamos nosotros del Estado, de su tamaño?, póngame cuidado en esto porque a ustedes les hacen mucho debate, “que ustedes son del Centro Democrático, que están con ese Uribe”. Nosotros pensamos que debe haber menos Estado burocrático pero más Estado social. ¿En qué debemos invertir los recursos?, ¿en burocracia?, ¿en entidades innecesarias?, no. Hay que invertirlos en políticas sociales. Y viene otro tema, ¿ese Estado solamente tiene que ser más pequeño en lo burocrático?, no basta, tiene que ser  totalmente transparente. 

 

En las plataformas que he podido tener estos días de conversatorio con muchos de ustedes les he dicho, pues hay tantas criticas sobre mi persona pero pueden decir que hablo contra la corrupción porque no me he robado un peso en mi larga carrera política, hemos manejado los recursos del Estado con total honradez, transparencia, austeridad y eficiencia. Ahora hablaba con nuestros 5 precandidatos, hay que medir también la eficiencia, no basta  la austeridad y la transparencia, ¿con 100 pesos de salud cuánto atendemos?, ¿y cómo somos más eficiencientes para que con esos 100 pesos la salud de los colombianos sea mejor?. Y algunos dicen, apreciados integrantes del Congreso, de los cuerpos colegiados que nos acompañan, un saludo con mucho cariño: “pero es que el Centro Democrático”, a ver. Les pido poner mucho cuidado en este punto, tenemos que ser perseverantes en los principios del partido y autocríticos en sus acciones. Perseverantes en los principios del partido y autocríticos en sus acciones. Que el Gobierno que yo presidí, hubo cosas buenas, nunca he sido partidario de magnificar logros en un país con tantas dificultades uno no puede magnificar logros, hablamos en esa época que eran 3 huevitos, 3 pollitos: un pollito de seguridad, uno de inversión privada, uno de politica social. Que hubo errores, por supuesto. Faltantes, también. Entonces, los principios del partido están vigentes, todos los días cobran más importancia, seamos perseverantes en esos principios, cuánto le conviene a Colombia un principio nuestro: en lugar de odio de clases una economía fraterna, menos impuestos a las empresas, menos jornada de trabajo para los trabajadores sin afectar sus derechos. Nosotros no queremos el odio de clases que simplemente se convierte en un atentado permanente contra la democracia. Nosotros somos trabajadores de la economía fraterna. 

 

Que el partido y el Gobierno del presidente Duque: miremos con total, con afecto por el Gobierno y de manera constructiva con todo el aprecio por el presidente sus aciertos, nuestros candidatos lo viven diciendo pero también los faltantes, también los faltantes, hay que ser muy claro en eso. Por ejemplo, a mí me parece extraordinaria la medida de subsidiar el empleo de 500 mil jóvenes: joven vaya a la empresa privada, si la empresa la vincula empresa le paga el salario, las prestaciones y el Gobierno paga la seguridad social pero según el DANE hay millón 600 mil jóvenes desempleados, es un buen paso el del Gobierno pero falta mucho y hay mucho subempleo entonces el partido siempre tiene que ir mirando qué hemos hecho, dónde estamos y para dónde vamos, por eso para hacer prevalecer los principios del partido y ser autocríticos con las acciones tenemos que señalar lo bueno y reconocer lo que falta, ¿de acuerdo?.

 

Queridos jóvenes, la democracia, nuestros candidatos: yo anoche me sentí muy orgulloso cuando terminó el debate en NTN 24, muy orgulloso. Me pareció que las intervenciones de nuestros candidatos me pareció que eran de gran solidez, demos un aplauso. Yo soy un viejo regañón pero me sentí muy orgulloso de la solidez de nuestros candidatos y me acordé de una canción, una canción que dice “La gente que me gusta” y por allá en una estrofita de esa canción dice: “con la gente que me gusta me dan las claras del alba compartiendo madrugadas palabras, compartiendo también lunas”. Y más adelante dice: “me gusta la gente que cuando te saluda, te aprieta la mano con fuerza y sin duda, que cuando te habla te mira a los ojos te mira de frente, te dice en la cara lo que siente y no tiene dobleces”, esa es una característica del discurso de nuestros candidatos que es muy útil para Colombia.

 

La democracia: este partido tiene que crear una gran pedagogía. Que los jóvenes de Cuba de Venezuela tienen grandes dificultades, que nosotros también es cierto pero aquí hay unos valores democráticos que nos abren caminos, allá no. Por eso he dicho yo perseverar en los principios del partido y ser autocríticos con las acciones. Con las elecciones recientes de Nicaragua vino a mi memoria una canción que escuché mucho en la juventud, a Vincente Fernandez, ‘Volver, volver’ y empecé a compararla con la democracia. Vicente decía de manera bellísima, con ese vozarrón: “Este amor apasionado, este amor apasionado anda todo alborotado por volver, voy camino a la locura  y aunque todo me tortura quiero volver”, y sigue Vicente. Y yo pensaba con las elecciones en Nicaragua el amor vuelve, la democracia no. Uno puede reverdecer un amor que se perdió pero la historia de la humanidad ha demostrado que cuando se pierde la democracia no vuelve. Cuánto tiempo con José Obdulio que por aquí está, estudiamos todo lo que había sido el comunismo, 80 años, 100 millones muertos, ese atraso. Algunos han podido regresar después de 80 años, ¿ustedes quieren que nosotros para regresar nos demoremos 80 años?, eso es lo que hay que pensar. 

 

Miren el tema de Venezuela, empezó en 1998, 12, 21, 23 años y no se le ve fin a esa dictadura ¿ustedes creen que allá hay expectativa de volver rápidamente a la democracia?. Miren lo que pasó en Cuba, cuando mi generación estaba joven al amanecer de cada año nos decían, los primeros días de enero: “este año cae la revolución cubana”, ha sacrificado 3 generaciones. La diferencia entre la democracia y el amor es que el amor se puede rescatar, el amor se puede reverdecer, cuando se pierde la democracia es muy difícil rescatarla, veamos estos ejemplos. Esa comparación me afectó mucho el domingo cuando examinábamos los resultados de Nicaragua. Protejamos esta democracia, protegerla no quiere decir negarnos a resolver los problemas que hay por eso es el partido, perseverante en los principios y autocríticos en las acciones pero el camino es el camino de la democracia.

 

Queridos jóvenes, preparen sus preguntas, vamos a oír con toda atención a nuestros candidatos, todo el afecto por ustedes, toda la admiración a nuestros candidatos y toda la gratitud al Centro Democrático y a sus directiva, muchas gracias