Sitio oficial
 

La enorme capacidad de desinformar del ministro Cárdenas: expresidente Uribe

 

 

Bogotá, 4 de abril de 2016 (CD). Intervención del expresidente y senador, Álvaro Uribe Vélez, durante la sesión plenaria de este lunes en la que se realizó el debate de moción de censura al ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas:

 

Señor Presidente, yo lamentó que este debate de moción de censura se haya convertido en un debate sobre Isagen, que no se haya podido adelantar en su totalidad, porque es uno de los aspectos que ameritan que un grupo de senadores hubiera pedido la moción de censura al Ministro.

 

Y también lamento que no se le haya contestado al senador Macías, porque los contratos del doctor Jorge Hernán Cárdenas no se están cuestionando por la persona del doctor Jorge Hernán Cárdenas, sino por tener al Ministro de hermano, que son cosas muy distintas y entonces aquí se aplican las normas de manera diferente, la misma norma se le aplica de manera diferente a Miguel Peñalosa o al ministro González, saliente de Minas, que al Ministro de Hacienda.

 

Quería recordarle al Ministro que siendo yo Presidente de la República tome la decisión en el consejo de ministros de que no se vendía la participación mayoritaria de la Nación en Isagen.

 

Nosotros hicimos un proceso para que con presencia de fondos de pensiones se capitalizara a Isagen y se hizo.

 

Y el Ministro ha dicho otra cosa que no es cierta y quisiera poderlo rectificar en su presencia, infortunadamente sale y se va.

 

Dice que es la primera vez ahora al vender Isagen que se venden unos activos de la Nación y que ese dinero no se lleva al gasto sino a un fondo de construcción, eso no es así. Cuando se capitalizó a Isagen, esos dineros fueron llevados a un programa de capitalización de Isagen, como cuando lo hicimos con Ecopetrol y cuando se vendieron los bancos, se vendieron para recuperar aquel esfuerzo que había hecho la Nación para rescatarlos de la quiebra a finales de los años 1990.

 

Me veo en la obligación de recordar algo de lo que pasó con Isagen:

 

Isagen estaba totalmente congelada por una demanda de 700 mil millones que provenía de Empresas Públicas de Medellín, se hizo el trámite en esa administración que presidí para que desistieran de esa demanda a cambio de la refinanciación del Metro de Medellín, se logró. Enseguida se obtuvo un gran crédito con la Opic, la agencia estatal de los Estados Unidos para créditos fuera de Estados Unidos que le permitió un gran refrescamiento en las finanzas a Isagen, gracias a Isagen pudimos adelantar proyectos como el de Amoyá en el Tolima y como Hidrosogamoso en el departamento de Santander.  Hidrosogamoso era una expectativa frustrada de 40 años.

 

Y me parece sumamente grave cuando escuchó alguno de los colegas aquí en defensa del Ministro, decir que apenas había dado 90 mil millones de utilidad en promedio en 10 años; es muy distinta la Isagen que se acaba de vender a la Isagen que había antes de que tuviera a Hidrosogamoso, a Amoyá y unas condiciones muy diferentes para poder emprender todos estos proyectos.

 

La venta a un único proponente. El Consejo de Estado se pronunció en 2010 y toda esa legislación esa doctrina que había sobre el único proponente yo creo que quedó clara que había que entenderlo de una manera diferente y siempre tener esos procesos finalizados con un número plural de proponentes.

 

Seguramente la Comisión Nacional de Televisión en el gobierno nuestro habría adjudicado a un único proponente, siquiera no lo hicimos, y siquiera llegó el Consejo de Estado a exigir con lo que exigió que tenía que haber un número plural de proponentes.

 

Y el señor Ministro hizo una comparación que engaña al país y que no es válida, cuando citó los casos de enajenaciones del Estado que han tenido un único proponente, citó al de la capitalización de Centrales Eléctrica de Caldas (Chec). Esa capitalización la hizo no el sector privado, la hizo una empresa totalmente estatal, Empresas Públicas de Medellín (EPM) y ¿por qué la hizo?, porque la Chec estaba quebrada. No se puede comparar una capitalización de una empresa estatal a otra empresa estatal, con una venta de un control estatal, de un activo estratégico, cuando solamente hay un único proponente.

 

Además de la decisión que yo tomé como presidente de que no se vendía el control estatal en Isagen, el doctor Óscar Iván Zuluaga, entonces ministro de Hacienda, le consultó a los candidatos presidenciales, al actual presidente y al doctor Antanas Mockus, y también estuvieron de acuerdo que no se vendiera.

 

La verdad, es que aquí nos ponderan unos elementos que la ley de APP siempre ha existido, aquí existía la figura… Da lástima por ejemplo que antes de la votación el Senado no pueda deliberar, por lo que veo en este reglamento, después de lo que se ha hablado hoy, hay que llegar a votar y mire, mire cuántos quedamos, por fortuna está usted (presidente del Senado), algunos distinguidos colegas y no le tuvimos que hablar solamente a la constancia para que quedara en la Secretaría (de Senado).

 

Aquí hay un tema preocupante, hasta ahora para esto de infraestructura apenas han incorporado un billón.

 

En el tema de inversiones. Senadores, digámonos la verdad, el sector privado colombiano extranjero nunca ha hecho grandes represas, la única experiencia es El Quimbo, donde hay muchas dificultades, adjudicada en mi gobierno.

 

Las grandes represas colombianas las han tenido que hacer el sector público, el sector privado las ha comprado baratas cuando hay gangas, como en este caso; y el ministro (de Hacienda, Mauricio Cárdenas) mencionó el caso antioqueño de Cañafisto, que es para el país, pero es que en los proyectos de Isagen estaban los proyectos del Cauca y de Nariño, Cinderelas y otros. Yo me preguntó ¿los va a hacer el sector privado?

 

Nos dicen que el único obstáculo que tiene el comprador de Isagen para hacer Cañafisto es la licencia ambiental; en lo que aparezca la licencia ambiental tiene que hacer unas exigencias, por ejemplo el tratamiento a las comunidades, la debida reubicación de los poblados, el apoyo a los campesinos, etcétera, y esas tareas generalmente no las hacen el sector privado.

 

Para mí sería una sorpresa muy grata que el comprador de Isagen hiciera eso proyectos con todas de la ley, y todas de la ley es la necesaria respuesta a las comunidades.

 

Veamos el precio. Nos han dicho que el precio fue un precio más alto que la cotización bursátil que tenía Isagen. Lástima no haber escuchado al senador (Iván) Duque, porque la verdad pensamos nosotros que el debate permitía que hablarán el senador (Ernesto) Macías, que ya lo dije es una lástima que el Ministro no haya contestado el cuestionamiento del Senador, no por la persona de Jorge Hernán Cárdenas, sino porque el contratista es el hermano del ministro de Hacienda, y lo que usted denunció de la compañía con la señora Alta Funcionaria de la Presidencia es algo grave que por lo menos merecía una respuesta en este Congreso, porque aquí no se está hablando solamente del ejercicio del Ministro como ministro sino de tema que incumben a la credibilidad de la  política nacional.      

 

Veamos el precio y voy a abandonar los intangibles, que los tiene muy bien estudiados el senador Duque.

 

El Gobierno, en decreto de octubre 22 de 2013, lo fijó en 3.178 la acción. En diciembre 22 de 2015 hizo el ajuste a 4.130, es un ajuste del 30 por ciento, pero la devaluación en el periodo fue del 77 por ciento.  

 

Se pasó de una cotización de 1.886 pesos por un dólar a 3.332, en los mismos dos años la inflación fue de 10 puntos. Asumamos que no vamos a restarle a la inflación nuestra lo que hubiera sido la inflación de Estados Unidos. Asumamos que la inflación de Estados Unidos fue de cero, que no fue de cero. Entonces que la devaluación nuestra de 77 hay que restarle para llegar a términos reales, dos años de inflación, réstele diez puntos, queda en 77, y réstele a eso el ajuste que hizo el Gobierno, por lo menos quedan 21 puntos de detrimento del patrimonio nacional con ese reajuste.

 

Yo creo que aquí hay que tener en cuenta los valores de reposición. Mire, Empresas Públicas de Medellín entregaba en estos días un informe diciendo que se venden esas acciones más o menos a 1.500 dólares el kilovatio, millón y medio de dólares el megavatio. Los nuevos proyectos en Colombia cuestan mucho más de 2.000 y ya hay proyectos que han costado más de 2.000.

Entonces nos dicen: represas que tienen una vida útil gastada, eso está equivocado. Hoy hay sistemas de dragado, sistemas de eficiencia en el manejo de las aguas que extienden al infinito la vida útil de las represas.

 

Aquí hay una pérdida muy grande. Este país necesita, con los riesgos que tiene de generación, necesita distinguidos senadores y presidente, instalar no menos de 2.000 megas de energía barata y limpia, grandes represas, que hasta ahora no las ha hecho sino el sector público colombiano.

 

Entonces decía el Ministro ahí afuera, le dije: Ministro, una lástima no poder debatir esto con usted. Decía que esta preocupación que hemos presentado se resuelve con subsidios del Estado. No basta, aun que los hubiera, si se va a emprender una gran represa se requiere además el operador del Estado, que es el que puede comprender las exigencias de la comunidad para no repetir la experiencia del Quimbo, que ha sido una mala experiencia para un proyecto que necesitaba el departamento del Huila y que necesitaba el país.

 

Yo me voy a referir finalmente, porque le tomé nota al Ministro, por el tiempo voy a ignorar otros temas, por ejemplo, hay que ver las nuevas cifras de pobreza de la Cepal, que el país que venía mejorando, como empieza nuevamente a retroceder.

 

Me voy a referir a los socios minoritarios. Empresas Públicas de Medellín tuvo que vender no porque quisiera, yo no sé si la Empresa de Energía de Bogotá, sino porque la obligaron a eso.

 

El Gobierno no tuvo el cuidado en el reglamento de enajenación de su mayoría en Isagen, no tuvo el cuidado de cambiar en favor de los socios minoritarios las normas de entendimiento entre accionistas, no las cambiaron, la única garantía que le dejaron a los socios minoritarios fue vender en un plazo corto al mismo precio que le estaban vendiendo, que la Nación le vendió a la compañía Brookfield. ¿Qué tuvieron que hacer? Salir a vender ¿Por qué? Porque les daba temor, y esos temores han resultado fundados.

 

Ahora la compañía ha dicho que no repartirá dividendos. Después, los deja sin adelantar nuevos proyectos, los asfixia con una capitalización, los expone a una venta a otro tercero…

 

Muchas cosas que decir, infortunadamente se vació esta plenaria, y yo creo que con la venta del control mayoritario de las acciones de Isagen se le hizo un gran daño al presente y al futuro energético y patrimonial del país, gracias señor presidente”.

 

(Fin)