La propuesta de reforma tributaria de Uribe

SEMANA:

A pocos días de iniciarse las sesiones del Congreso de la República los ojos del país están puestos en el anuncio del gobierno sobre una reforma tributaria que permita tapar en parte el hueco fiscal que dejó la pandemia. Pero, las dificultades y presiones económicas en el país no dan espera y el gobierno tendrá que buscar distintos mecanismos para enfrentarlos y tratar de solucionar hacia adelante este y otros frentes como el laboral y el pensional en medio de un escenario enmarcado por la pandemia misma y  la esperanza que representa el plan de vacunación y la disminución de los contagios, pero también de cara una campaña electoral que será muy intensa y compleja para conversar sobre este entorno económico estamos con el expresidente de la República, doctor Álvaro Uribe Vélez líder del Centro Democrático. Señor expresidente muy buenos días, bienvenido. Muchas gracias por acompañarnos y aceptar esta invitación.

AUV:

Doctor Carlos, muy buenos días a usted y al equipo periodístico y a todas las personas que siguen este programa de semana en las redes sociales. Señor expresidente en los últimos días usted mencionado con insistencia que antes de hablar de candidaturas y representaciones hay que solucionar el tema de la reforma tributaria, pero usted ha hablado de una reforma tributaria moderada, ¿a qué se refiere?

SEMANA:

Claro doctor Carlos mire digamos esto, la reforma tributaria que había hecho el presidente Duque le funcionó muy bien, bajó impuestos, la economía se estaba recuperando sustancialmente hasta febrero del año pasado, si no fuera por la pandemia la economía iría a las 1000 maravillas no se necesitaría reforma tributaria.

¿Por qué se necesita reforma tributaria? primera pregunta que me hago, porque el gobierno necesita apoyar una gran política de crédito, recursos de crédito que se requieren de inmediato para ampliar todas las políticas sociales y de reactivación  que han sido buenas pero dada la magnitud del daño la pandemia,  en la pobreza en la pérdida de ingresos de la clase media colombiana, esa política social tendrá que ser más ambiciosa a partir de los buenos avances del gobierno y eso necesita recurso de crédito y esos recursos de crédito  hay que apoyarlos en una reforma tributaria moderada que además esté acompañada de una gran reforma de austeridad en el estado, yo diría reforma tributaria  que vaya entrando escalonadamente, reforma  de ahorro burocrático que empiece a actuar de inmediato y unos recursos de crédito inmediatos para poder atender este problema social y económico del país que el Gobierno  lo atendido bien pero se necesita mucho más dada la gravedad de la situación social que nos deja la pandemia.

 SEMANA:

Señor expresidente, ¿qué debería incluir esa reforma tributaria?, el doctor Carlos Mario Giraldo presidente del Grupo Exito en estos días cuando presentó los resultados financieros de este grupo advirtió que no es gravando la canasta familiar como se solucionará los problemas fiscales cuál debe ser el foco de esa reforma y hacia donde debería enfocarse?

 

AUV:

Bueno, primero a mi juicio tiene que estar acompañada de las metas sociales que se van atender de inmediato con apoyo del recurso de crédito y tiene que estar acompañada de una gran reforma de ahorro en el Estado,  una gran reforma de austeridad,  en cuanto al capítulo tributario de esa reforma yo creo que es bueno también estudiar que nos va a decir la Comisión de expertos que convocó el gobierno y buscar también un consenso entre el gobierno y los partidos políticos que lo apoyan, desde mi punto de vista tiene que ser moderada se necesita para que país pueda endeudarse más que está bien endeudado y adelantar una política social más agresiva de inmediato y no perder el grado de inversión tiene que ser moderada para no perder la confianza de inversión,  hay dos capítulos tributarios renta y complementarios que diría yo que hay un espacio se puede hacer algo prudente que puede encontrar un consenso, la gran preocupación es el IVA encontrar un consenso social y político sobre el tema del IVA.

SEMANA:

¿Usted está de acuerdo en que se debería gravar la canasta familiar?

AUV:

No mire vamos a la experiencia, en el año 2018 se propuso eso por parte del gobierno y tuvo un gran rechazo,  el gobierno ha avanzado en el tema de la devolución ha demostrado que la devolución se puede pero así usted le impone esa tarifa del 19 a la canasta familiar así lo devuelva  le afecta enormemente a lo que llamamos la clase media por ejemplo algunos parlamentarios han dicho que otra alternativa distinta esta, sería poner un impuesto al consumo a las ventas del 8% a todos los productos,  yo le veo un grave problema así se le devuelva a los sectores más vulnerables causaría un efecto inflacionario muy perturbador para las clases medias y para la economía en general porque los impuestos a las ventas o al consumo son impuestos compuestos,  si esta camisa Al fabricar pagan impuesto a las ventas del 8% por el motor,  por el textil y a diferencia del IVA en ese impuesto en las ventas cuando se liquida no se descuenta lo que se pagó en los pasos anteriores esa camisa quedaría muy cara, un daño inflacionario enorme y hay una tercera opción hay unos productos suntuarios un reloj muy lujoso que no paga el 19 si no mucho más que eso producto se le se le elevar a la casa por encima del 19 qué debería quedar en el 19 aquellos bienes y servicios que los demandan las clases de altos ingresos que hacer con el resto y ustedes donde se puede generalizar ahí tendría un gran alivio la clase media y si se le devuelve a los sectores vulnerables pues eso podría producir un resultado social importante.

SEMANA:

Otra de las propuestas señor expresidente hablando de ampliar la base tributaria e incluir a más personas para que paguen impuestos y declaren renta ¿cómo va esa posibilidad?

AUV:

Que todo el mundo declare está bien, una cosa es declarar y otra es que le cobren el país se tiene que formalizar pero yo sería muy cuidadoso en o cobrar impuestos en materia de renta sino a las personas que hoy tienen que s que hoy tienen que pagar eliminemos evasión pero no aceptemos en sectores medios y popularizó que todo el mundo a claro está bien una cosa es declarar y otra cosa es que le cobre pero ahí hay algunos elementos por ejemplo veamos renta para empresas usa una cosa muy buena que fue bajar la renta del 37 al 30 era muy elevado en el país ya había bajado muchísimo la inversión en cuánto está en el 32 falta para llegar al 30 bajar otros dos puntos  que se podría hacer o evitar esos dos puntos o congelar o aplazar ese escalón hacia abajo de los dos puntos creo que eso ayudaría veamos otro tema, otro beneficio que introdujo este gobierno muy importante es la posibilidad de descontar el 100 por ciento del Ica, el Ica es ese impuesto que se le paga a la ciudad,  definió este gobierno en su reforma tributaria si yo le pago a Bogotá 100 pesos por Ica y la nación me cobra por impuestos nacionales 200 yo puedo de esos 200 restar los 100 que le pague a Bogotá por ICA en un proceso,  hasta el momento puedo restar 50 la mitad, algunos han dicho aplacemos ese otro descuento de la otra mitad un tiempo y el gobierno tiene un ahorro, otros han dicho las personas naturales que va a desaparecer el impuesto al patrimonio se puede mantener el cobro de ese impuesto al patrimonio para que ayude,  otros han dicho se puede  aumentar a moderadamente el impuesto de dividendos y  participaciones también han agregado unas propuestas de impuestos ambientales que se pueden derramar, es ese tema yo creo Que sin hacer daño para confianza de inversión del país hay un espacio moderado y que puede entrar eso en aplicación por etapas para que se vaya recuperando la economía, la gran preocupación es el IVA pero ya nos referimos a varios escenarios y creo que lo urgente se llama complementar esa reforma de tributos en la misma ley con la reforma de austeridad.

Un estado que congele gastos burocráticos, gastos generales  para que durante unos años no lo puedan subir más allá de inflación un estado que sea capaz de eliminar tanta entidad  innecesaria si eso se empieza hacer yo creo que si ayuda mucho a la economía colombiana y por supuesto tendríamos que decir en la medida que usted tenga menos está el burocrático puede tener más estado social como  ustedes tienen una audiencias muy estudiosas quiero decir que esa reforma de ahorro excluiría el sistema general de participaciones para no afectar a la regiones,  salud y pensión en cuanto a pensiones lo que sí yo creo que lo hemos propuesto infructuosamente en varias ocasiones es grabar las altas pensiones.

SEMANA:

Vamos por partes señor expresidente porque me tocó muchos temas de los que quería conversar con usted más adelante uno de los temas más sensibles con el tema tributario es el del beneficio a las empresas para garantizar inversión y desarrollo, muchos están hablando partidos de la oposición e incluso algunos analistas de quitar los beneficios que se les entregaron a las empresas en la pasada reforma tributaria ¿usted ve eso viable en este momento?

AUV:

Mire esos beneficios hicieron mucho bien cuando uno hace un repaso de la economía colombiana los estímulos a la inversión entre 2002 y 2010 le ayudaron mucho a la economía el empleo y a producir recursos para lo social aumento la inversión privada y disminuyo la pobreza. Desde los años 2013, 2014, 2015 con las nuevas reformas que pasó? se desaceleró la inversión privada en Colombia, se frenó la creación de empleo,  se congeló el 27  la reducción de la pobreza, ¿qué ha pasado con la pandemia?,  en la pandemia ocurrió que se reformó la fórmula para medir pobreza y la pandemia produjo un estrago y tenemos la pobreza muy alta. Entonces veamos esos beneficios, un beneficio fue que se redujo la tarifa del 37 al 30, necesario habíamos sacado el país de la posibilidad de ser competitivo, que se puede pensar ahora ya bajó del  27 al 32  aplace la bajada del 32 al 30 un tiempo,  otro beneficio fue decirle a la empresa,  al empresario,  si usted le pagó a Bogotá 100 pesos por ICA y la nación le cobra 200 pesos por impuestos nacionales descuente primero la mitad del ICA y dos años después la otra mitad, ya se está descontando el impuesto nacional la mitad de lo que se le paga a una ciudad por Ica. Se puede aplazar la llegada al descuento del otro 50%, también hubo otro beneficio si usted expande su empresa con bienes de capital etc. no paga IVA o se le devuelve, hombre eso es necesario sino como queremos que el país avance.

Otro beneficio, régimen simple para pequeñas empresas que pagan entre el 2 y el 13% eso es bien importante como lo van a quitar por Dios, yo creo que sin quitar los beneficios para que la economía crezca aplazando algunos a los cuales ya me referí hay un espacio para hacer reforma moderada que  le ayude al país a poder pagar una alta deuda, alta deuda que hay que aumentar todavía ahora para incrementar los apoyos a la reactivación y al mejoramiento del tejido social de la nación, bastante deteriorado por la pandemia.

 

SEMANA:

Señor expresidente, cuando usted habla de una reforma tributaria moderada, qué porcentaje del PIB debería alcanzar, el Gobierno planteó dos puntos del PIB pero obviamente eso es una meta bastante grande, ¿usted qué vería como reforma tributaria moderada?

AUV:

Si usted me permite le hago la siguiente cuenta de qué ingresos se puede disponer. El gobierno ha tomado la buena decisión de que el Ecopetrol compre a ISA, así se evita privatizarla, sigue en poder de una empresa mayoritariamente estatal como es Ecopetrol, eso le puede dar a la nación 12 billones, eso es bien importante, está mejorando el precio del petróleo que nos puede ayudar. Va a haber un rebote de la economía o sea ojalá sea más acelerado del 4,2 que se está estimando. Entonces, frente a eso hay que preguntarnos cuanto más se necesita en ingresos tributarios y a eso hay que sumarle lo que nos podamos ahorrar con la reforma de austeridad administrativa que acompañaría la reforma tributaria y todavía sigue la pregunta suya, ¿Cuánto más necesitamos? Entonces ahí hay que estimar lo siguiente, la mayor urgencia que nosotros tenemos es de otro crédito muy grande para atender en lo inmediato la ampliación de las políticas sociales y de reactivación del Gobierno. Por ejemplo, esta mañana me hablaban a mi que son muy buenos los subsidios de vivienda, a la vivienda VIS y el subsidio a la tasa de interés de la vivienda NO VIS, pero que se va a necesitar más. Que Ingreso Solidario es muy bueno pero que hay que pasar de 3.084.000 mil personas a 5 millones de familias, todo eso, entonces todo eso necesita un crédito inmediato, se necesita esa reforma tributaria de aplicación escalonada y se necesita la reforma administrativa de austeridad.

Usted me dice, el gobierno ha hablado de un recaudo de 2 puntos del PIB yo creo que incluyendo el ahorro se podría llegar a 1.7 del PIB, pero escalonadamente.

 

SEMANA:

Esa reforma señor expresidente, ¿cuándo usted habla de escalonadamente, es que se empezaría a aplicar el año entrante y durante los años sucesivos, o arrancaríamos este año y los años sucesivos, o sería este año inmediatamente?

AUV:

Este año inmediatamente debe entrar la reforma social, de inmediato conseguir más recursos de crédito. El país está bastante endeudado, el presidente Duque lo encontró muy endeudado, porque la deuda entre el 2010 y el 2018 pasó del 36 al 51 por la pandemia está en el 62 al 66. Entonces mire la delicadeza, el tema tan delicado que tenemos, necesitamos más crédito para esta política social complementaria y de reactivación complementaria inmediatas, entonces esa parte social es inmediata.

La parte de ahorro, debe entrar de inmediato, lo que pasa es que el efecto se ve en el largo plazo, porque si usted congela en términos reales unos gastos del Estado, burocráticos generales, etcétera, eso va produciendo efecto presupuesto tras presupuesto, el resultado importante se ve al cabo de unos años y si usted elimina entidades del Estado inicialmente tiene un costo, el resultado positivo se vé después. Y la tributación, la tributación se debe definir, pero yo creo que es prudente pensar que vaya entrando gradualmente, a medida que se vaya recuperando la economía. Se lo sintetizo, crédito para política social de inmediato; reforma administrativa de austeridad de inmediato, aunque los efectos son en el mediano plazo; reforma tributaria moderada que se defina ya para respaldar ese crédito y su aplicación sea escalonada, casi que par a par con la recuperación de la economía.

SEMANA:

Señor expresidente, ¿ve la posibilidad de que Colombia pierda el grado de inversión?, ¿le preocupa eso?

AUV:

Habría un escenario, que lo podría perder. ¿Cuál sería? Si por la necesidad de ampliar la política social nos lanzamos a buscar más crédito y no hacemos el esfuerzo tributario y de ahorro administrativo, yo creo que en ese escenario podemos perder el grado de inversión. Otro segundo escenario donde lo podemos perder, que no hagamos nada y que la recuperación de la economía sea lenta. Nosotros no hagamos nada y sigamos con este problema de endeudamiento, con este problema de déficit, con este problema de desempleo y de pobreza. Escenario en el cual yo creo que no se pierde, si conseguimos más crédito ya para política social, se hace la tributaria moderada, de aplicación escalonada y se hace la administrativa y de austeridad del Estado de inmediato, a pesar de que los efectos sé apenas se sientan en el curso de unos seis u ocho años.

 

SEMANA:

 

Señor expresidente, usted ha mencionado muchísimo el tema de la austeridad, sin embargo, uno cuando mira el presupuesto nacional, es un presupuesto que es muy inflexible, está muy amarrado, tiene muchas dificultades para generar por ejemplo inversión. Pero además es una propuesta que cae en plena época electoral, ¿cómo socializarla y lograr esa austeridad que usted menciona y juntarla con esa reforma tributaria?

AUV:

Primero le reconozco al Gobierno que es un Gobierno que eliminó los recursos de mermelada, que se llamaba, un gran paso en la transparencia democrática. Segundo, hay que escoger entre gasto burocrático o gasto social. Yo creo, lo viví en la gobernación de Antioquia, en la Presidencia de la República, que si el Estado es austero en lo burocrático, en los gastos generales, tiene espacio para gastar más en lo social. Entonces, si el país ve que el Gobierno se puede endeudar más, para aumentar la política de vivienda, la política  de crédito agropecuario, de subsidio a la tasa de interés del campo, la política para lanzar una gran política de empleo de emergencia en las ciudades, para apoyar para tener universidad en los estratos 1, 2 y 3, sector público gratuita, con un privilegio o con una prioridad en la parte virtual, entonces el país entendería que lo que se está haciendo en tributación y lo que se están viendo en ahorro es para ampliar ese Estado social. Una urgencia para la democracia. ¿Por qué urgencia?, porque el daño de la pandemia ha creado mucha angustia en los sectores populares y medios de la nación. Una pobreza tan alta afecta el tejido social de la Nación y le crea riesgos a la democracia, y una clase media colombiana abnegada y trabajadora. Muchos han perdido el empleo, otros han tenido que ver que le reduzcan el salario para no perder el empleo, todo eso amenaza el tejido social de la Nación. Si usted hace lo tributario y hace lo de ahorro, la ciudadanía le entenderá más lo tributario. Qué tal derramar impuestos y no hacerlo de ahorro, qué tal y qué importante poder decir “aquí hay ahorro burocrático, pero hay más gratuidad en la universidad pública”, yo creo que eso es de muy buena presentación democrática.

Y usted me habla de la inflexibilidad del presupuesto, pero hay muchas entidades innecesarias. Y yo he hecho este estudio que se lo quiero compartir, usted realiza la tendencia de los gastos de funcionamiento del Estado, sin sistema general de participaciones, sin salud y sin pensiones en los últimos 10 años y los proyecta, y le dan esta curva… Si usted hace la reforma administrativa, solamente con la congelación en términos reales que nosotros le proponemos le hace esta curva, entonces le queda un gajo, le queda una brecha que puede subir a 08 el PIB ó a un punto en PIB, y eso lo puedo asegurar ese ahorro de 8 o 10 millones recurrente en 6 u 8 años, usted lo puede asegurar si elimina entidades del Estado innecesarias.

Hombre, dele gratuidad en la universidad pública estratos 1, 2 y 3, con prioridad en el tema, en el tema, en la metodología virtual y haga ahorros en el Estado. Usted tiene razón, el gasto público en Colombia tiene unos problemas de rigidez, pero hay espacio frente a un Estado que burocratizaron tanto, en el período 10- 18.

 

SEMANA:

Señor expresidente, ¿usted está de acuerdo con una de las propuestas que ha generado más debate en los últimos días en el país y es una emisión del Banco de la República para atender esas necesidades de la población?

 

AUV:

Mire, el Banco de la República es serio, ellos han sabido cómo apoyar la economía, lo hacen de varias maneras, bajan la tasa de referencia, también flexibilizan encajes, compran bonos del Estado, papeles del Estado que están en poder de particulares, y lo hacen con prudencia. He oído una crítica, la crítica es que cuando el Banco de la República baja la tasa de referencia, eso no produce un efecto rápido en la baja de la tasa de interés a los sectores productivos, habría que acelerar esa transmisión. El Banco de la República además protege el buen nombre de Colombia, yo no quiero que se le pueda pedir al Banco de la República que tome decisiones que ayuden a aquel país pierde el grado de inversión. Si ponen al Banco de la República en esa tarea loca de emitir y creen que eso es la solución, eso acelera la pérdida del grado de inversión e inmediatamente le genera pánico la inversión, se nos para del todo esta economía, no la recuperamos. A mayor parálisis, mayor pobreza.

 

SEMANA:

Señor expresidente, usted mencionó hace unos minutos la operación de compra por parte de Ecopetrol de ISA. Sin embargo, en los últimos días ha habido un gran debate en torno a él, algunos analistas, exministros por ejemplo como el doctor Carlos Caballero o el exvicepresidente German Vargas han puesto algunas críticas al proceso. Otros lo han apoyado como el exministro Amilcar Acosta y el doctor Simón Gaviria. Un poco ¿cuál es la visión que usted tiene de las preocupaciones que puede tener, pero de los beneficios que puede generar esta operación?

AUV:

Primero a mí me parece que ISA es una empresa estatal muy buena, tiene un patrimonio que genera una tasa de retorno importante y el Estado colombiano no se debe deshacer de esos patrimonios, es bien interesante mantenerlos. Segundo, estamos en un momento crítico de las finanzas públicas, entonces muchos han dicho que se privatice, a mí me parecería un error porque es llevar al Estado a deshacerse de ese patrimonio. Ante la necesidad tenemos dos imperativos: necesidad de recursos para el Estado y no privatizar, eso se cumple vendiéndole ISA a Ecopetrol. Ojalá Ecopetrol no sea simplemente una empresa de petróleo, ahí con ISA empieza a participar muy activamente en la distribución de energía y en otras actividades que tiene ISA. Y ojalá Ecopetrol se pueda convertir en una gran empresa estatal como lo es hoy en el 88% y al mismo tiempo generadora de energías alternativas que, así como hizo un gran avance con una planta para producir biodiesel también tenga grandes avances para generar energía eólica y energía solar.

SEMANA:

En ese orden de ideas señor expresidente, una de las preocupaciones que hay es que precisamente por llegar al negocio de transmisión de energía podría no poder desarrollar el negocio de generación de energía en Colombia. ¿Hay alguna propuesta para que en materia regulatoria el país avance y flexibilice eso? Algunas críticas que hay es que Ecopetrol quedaría con muchas camisetas puestas.

 

AUV:

No, yo creo que las puede manejar con independencia y con respeto a gobiernos corporativos en sus empresas. ISA no tiene que perder el buen manejo por el hecho de que su propietario mayoritario sea Ecopetrol, hoy desde el punto de vista administrativo hay todas las herramientas para garantizar un buen manejo indudablemente. Entonces, diría un o que usted dice, algunas personas dicen Ecopetrol queda con muchas camisetas puestas, sí hay riesgos por eso hay que tener buen manejo, ante todo.

SEMANA:

Señor expresidente, quisiera preguntarle por dos reformas además de la tributaria que están muy pendientes y que el país está muy atento a ellas, una es la reforma laboral cuando el desempleo está cerca del 14% con una informalidad muy alta y unas necesidades de las empresas que han cambiado producto también de la pandemia y otra es la reforma pensional. ¿Qué opina usted de esas dos reformas y si este es el momento para llegar a ellas?

AUV:

El tema pensional y laboral no hay que verlo en el momento sino en la película. A mí me tocó sacar la ley 50 del año 90, tan criticada, tan necesaria. Al poder usted hoy liquidar las cesantías de los trabajadores cada año, la empresa descarga esa obligación y el trabajador asegura el buen manejo de su ahorro, antes de esa ley se perdían las cesantías y se quebraban las empresas después no se ha perdido un peso. Me tocaron otras reformas laborales muy criticadas, por ejemplo, hicimos aquel ajuste de los recargos y sin embargo lo interpretaron como una eliminación de horas extra y no fue así. Me han tocado las reformas pensionales, yo diría que, en la parte pensional, está fresco cuando este país por decisiones que me tocó como senador y como presidente subió la edad de la mujer 55 a 57 años, la del varón a 62 años, están frescas esas reformas. Y cómo generan de desgaste, mire cómo me ha causado eso de desgaste, yo creo que fueron reformas con mucha responsabilidad y sentido social como la creación de los BEPs, etc. Este gobierno ha agregado el piso social mínimo que es muy buen paso, yo diría que la reforma pensional urgente en Colombia es un derrame de impuestos a las altas pensiones, no tiene mucha influencia en el recaudo, pero sí va eliminando el subsidio que del presupuesto sale a las altas pensiones, yo creo que eso hay que hacerlo. Teniendo en cuenta todas las reformas laborales hoy pregunto yo ¿qué quieren hacer? No, que trabajo por días y por horas; eso no hay fuerza en el Congreso para apoyarlo y además eso tendría una oposición argumentada, es un país que tiene un ingreso hoy muy reducido, a la clase media se le ha reducido mucho el ingreso, yo creo que esa generalización no tendría razón social ni apoyo político. Otros dicen, que el Estado pague prestaciones un tiempo, que si yo soy empleador y coloco un trabajador, el Estado pague las prestaciones, eso puede ayudar indudablemente. Y hay que recordar que el gobierno hoy financia, ayuda en la nómina de 146.000 empresas a 3 millones y medio de trabajadores, al menos tendría que mandarles a esos trabajadores la notica que diga “estamos ayudando a que tu empresa te pague tanto de tu salario”. Yo tengo una idea que la he venido agitando mucho ¿por qué no reformamos el contrato de aprendizaje? Hoy para usted contratar un aprendiz, tiene que contratar un estudiante del SENA o un estudiante universitario ¿por qué no aprovechamos esta circunstancia tan difícil y para enfrentarla se apoya un proyecto que está en el Congreso originado por nosotros que dice “cualquier colombiano menor de 30 años que no haya tenido un contrato laboral formal puede ser contratado como aprendiz hasta por 2 años”? Eso ayudaría muchísimo. Y hay un tema que han debatido mucho, nuestra propuesta de reducir la jornada de trabajo. Es que el país no le puede sumar a esta inconformidad social seguir con un ambiente laboral hostil. Este país tiene una mala calificación porque la OCDE dice que es el país de peor calificación en tiempo disponible de los trabajadores para estudio, para recreación, para familia. Eso un país en las grandes ciudades con unos horarios de transporte muy extensos por Dios, creemos un ambiente laboral más amable, lo necesita Colombia. Evitemos que sigan haciendo daño las teorías de odio de clases, creemos condiciones de economía fraterna, sigamos ayudando a los empresarios y reduzcamos la jornada de trabajo sin reducir el salario; que eso pueda tener esa reducción una aplicación escalonada. Es que mientras muchos países de América Latina y del mundo tienen jornadas en Europa alguno de 36 otros de 40, en América Latina 40 o 42, nosotros todavía con una jornada de 48 horas estamos en una época bastante atrasada, hay que crear condiciones amables en la vida laboral, pensemos en estos temas.

 

SEMANA:

Señor expresidente, precisamente sobre esta disminución en la jornada laboral, ha habido planteamientos en contra, de los empresarios, pero incluso también del mismo Gobierno. ¿Cuáles son las diferencias que existen tanto con el Gobierno Nacional como con el sector empresarial, cómo se han conciliado, o no se ha logrado hacerlo?

 

AUV:

Primero, yo quiero recordarle al Gobierno y al sector empresarial, que durante los cuatro años anteriores a la elección del presidente Duque, en el Centro Democrático hablamos de menos impuestos para las empresas, mejor remuneración a los trabajadores. Economía fraterna, contraria al odio de clases, por eso, cuando se bajaron los impuestos, reducción de impuestos que tan buenos efectos venía produciendo, como lo mostró el comportamiento de la economía hasta que llegó la pandemia, cuando se bajaron esos impuestos dijimos: “bueno ahora viene la otra parte”, y por eso presentamos el proyecto de la prima adicional para los trabajadores. Infortunadamente, por la pandemia ese proyecto hubo que archivarlo en la Comisión Séptima de la Cámara.

El otro proyecto es el de la reducción de la jornada de trabajo. Los empresarios dicen, es que tengo que contratar más trabajadores y eso me cuesta, ahí viene un apoyo que es el contrato de aprendizaje, pero además en la mayoría de países del mundo donde se ha producido el tema de reducción d jornada de trabajo, se han tomado todas las medidas para poder mejorar la productividad.

Yo creo que en unos sectores empresariales y en unos empleos específicos, la digitalización permite aumentar mucho la productividad, disminuir costos, por qué no compensar eso con disminución de la jornada de trabajo. Ahora, tomemos la decisión ya y que entre escalonadamente queridos amigos.

Teno que decirles a los empresarios, lo mejor para el futuro es un clima laboral amable que no permite que avance el odio de clase y al gobierno que estimo y apoyo por favor recordemos lo que dijimos cuatro años, mejores condiciones para las empresas, bajemos impuestos, mejoremos la situación de los trabajadores.

SEMANA:

Frente al tema laboral señor expresidente, hay una gran preocupación hoy con lo que está pasando con las mineras específicamente con las de carbón, la salida de Prodeco, del Cesár, de algunas amenazas en términos de la producción y precio del carbón que vienen cayendo. ¿Cómo enfrentar esta situación y que hacer con esa capacidad laboral que vamos a tener allí de alguna manera, no sé si cesante o dispuesta para nuevos frentes?

AUV:

Es una situación muy difícil para el país, nosotros Colombia es un país que viene avanzando mucho gracias al presidente Duque en energía solar y eólica. Este país va dejar el año entrante una cifra fabulosa, el 14% de capacidad de su generación en fuente eólica y solar es bien importante.

Segundo, este país es pobre en petróleo y gas y eso se requiere porque, el petróleo puede acabarse como combustible, pero uno ve hoy unos desarrollos técnicos en el mundo, que le dan al petróleo mayor fuerza por ejemplo en la producción de insumos de construcción.

Todavía tenemos 5 o 6 millones de hogares en Colombia sin gas natural. Europa que es un continente en el cual hay liderazgo en materia de protección ambiental, todo hogar tiene gas para la cocción y para la regulación del clima. Nosotros estamos lejos de tener una cobertura universal de gas natural. Tenemos mucho carbón, pero el carbón está en desgracia en el mundo, aquí se había hablado de la necesidad de generar energía en carbón en boca de mina, mientras no estén debidamente desarrolladas las tecnologías que se llaman ultra críticas que permitan esa generación sin lanzar residuos a la atmósfera, eso va a ser muy difícil desde el punto de vista ambiental, ojalá se agilice. Lo que nos espera en carbón no es bueno, cierre de mercados internacionales, cierre del precio del carbón. Yo creo que, con esas mineras internacionales, el gobierno y no soy yo el indicado para aconsejarlo, debería buscar unos acuerdos para que den unas garantías de apoyo a los trabajadores, es una necesidad.

SEMANA:

Señor expresidente, dos preguntas finales, quiero retomar un tema que hablamos al principio y fue el tema de austeridad. Usted lanzó un referendo para eliminar algunas entidades y demás que no fructificó en algún momento. Hoy cuales serían esas entidades que usted diría, podemos eliminarlas sin correr riesgo de que el Estado no tenga dificultades en su desarrollo.

AUV:

Hombre, yo eliminé en la Presidencia, 370 entidades del Estado, y sin embargo aumentamos sustancialmente la política social, el país vio una gran reducción de la pobreza, cuando fui gobernador de Antioquia bajé la nómina a una tercera parte, pero amplié las coberturas sociales, avanzamos en construcción de infraestructura, más Estado que le sirva a la comunidad, menos Estado burocrático. El ahorro que hubo en la Presidencia sumó 5.8 del PIB y se convirtió en un ahorro recurrente de un punto, punto y medio del PIB, pero después vino una expansión burocrática tremenda. Yo creo que hay espacio y para no hablar ahora de una u otra entidad de todas las que han creado, hablemos de lo que yo le dije al principio Dr. Carlos, la línea de crecimiento de comportamiento de los gastos generales y burocráticos de los últimos 10 años viene así, con esa congelación en términos reales que nosotros proponemos, que excluye Sistema General de Participaciones, salud y pensiones podría venir así, y esta brecha podría venir a significar en 8 años, 8 billones, 10 billones, cada año sería un punto del PIB, hay que tener esfuerzos de ahorro.

Los esfuerzos de ahorro producen dos beneficios: el país recibe de mejor manera unos impuestos moderados si hay ahorro y también los esfuerzos de ahorro preparan el Estado para poder invertir más en lo social en la medida que se vaya dando los ahorros burocráticos.

SEMANA:

La última pregunta señor expresidente, ¿Cuál es su opinión de los últimos nombramientos de codirectores en el Banco de la República que han estado en el ojo del huracán, el Dr. Villamizar y especialmente la Dra. Taboada?

AUV:

No, yo tengo que ser muy respetuoso de las decisiones del Gobierno en esa materia, incluso he sido muy atrevido decir todo esto que he dicho en este programa y quiero advertir y agradeciéndole a usted Dr. Carlos y a Semana que yo apoyo al Gobierno del presidente Duque, estas cosas las digo por interés de que al Gobierno le vaya bien, por angustia, por una situación delicada que vive el país por pandemia, porque creo que el Gobierno ha hecho cosas buenas pero el problema de la pandemias exige complementarlas y creo que se necesita un gran consenso del Gobierno y de las bancadas parlamentarias que lo apoyan.

Sobre el Banco de la República yo diría, Banco de la República en Colombia es serio, en algunos momentos uno tiene diferencias con ellos, pero es serio y lo más urgente, es que se tomen las medidas que le permitan al Banco de la República seguir actuando en un sendero en el cual Colombia no pierda el grado de inversión y que esos esfuerzos que hace el Banco de la República para darle liquidez a la economía, bajar la tasa de interés, se transmita de manera acelerada a los sectores productivos. Si usted me preguntara una prioridad, se necesita una muy abundante, mayor financiación de la micro empresa colombiana.

 

SEMANA:

Señor expresidente, muchísimas gracias por acompañarnos ha sido usted muy amable y muy generoso con su tiempo y con la atención a nuestra audiencia.