«Mi obsesión ha sido la verdad»: Álvaro Uribe