Sitio oficial
 

PAÍSES BAJOS URGEN SOLUCIÓN A CRISIS CAFETERA

Bogotá, 14 ene (CNE). Los Países Bajos le pidieron a la Unión Europea apoyar el programa de control de calidad que puso en marcha desde octubre pasado la Organización Internacional del Café (OIC) para promover la recuperación de los precios internacionales y aliviar la crisis mundial del sector.

La Secretaría Agregada para Asuntos de Cooperación Relativos al Desarrollo de los Países Bajos expidió una resolución en la que recuerda que la caída de las cotizaciones internacionales del grano amenaza la subsistencia de 25 millones de familias que dependen en el mundo de esta actividad económica.

"El Secretario Agregado ha tomado la iniciativa para promover el diálogo entre los gobiernos, la industria mundial y los servicios de asistencia social, para buscarle soluciones a la crisis mundial cafetera", afirma el comunicado.

El documento recuerda que los países desarrollados impulsan una propuesta con destino a la OIC, la cual plantea el diseño de planes de reestructuración del sector, que contarían con el apoyo financiero de la Comisión Europea y el Banco Mundial, entre otras entidades.

También solicita que la Comunidad Europea promueva el regreso de Estados Unidos al seno de la OIC, de donde se retiró en 1993.

En la comunicación, los Países Bajos exhortan a asumir un papel activo en el compromiso de las naciones desarrolladas de pagar precios justos que cubran las necesidades básicas de los productores.

La decisión responde a la campaña mundial que ha emprendido el equipo diplomático del Gobierno del presidente Álvaro Uribe Vélez para que los países consumidores reconozcan con mejores precios los esfuerzos de los cafeteros.

El propósito de esta campaña colombiana es mejorar la calidad de la producción cafetera, obtener mejores cotizaciones en los mercados internacionales y superar la crisis social generada por los bajos precios del grano.