Palabras del Presidente Álvaro Uribe Vélez durante la ceremonia de entrega de condecoraciones del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo

Bogotá, 6 ago (SP). “En las horas finales de este Gobierno, cuando ya estamos próximos a iniciar el Gobierno del Presidente Juan Manuel Santos, me honra mucho destacar a un conjunto, a una nómina de compatriotas de excelencia.

El Libertador creó la Orden de Boyacá para premiar a aquellos soldados que dieron la Independencia. Dio la Batalla de Boyacá, creó la Orden, y como él nunca pensó que algunas de sus batallas era la final, siguió a buscar la Independencia de Venezuela. Y cuando ganó Carabobo, regresó, pero emprendió el Sur, para buscar la Independencia en las faldas del Pichincha en Ecuador, Junín y Ayacucho en el Perú y finalmente organizar Bolivia en el Alto Perú.

Julio Aníbal Riaño es un colombiano ejemplar. Ha dedicado toda su vida al ejercicio de la carrera diplomática. Ha sido una sobresaliente figura colombiana de la diplomacia, como profesor, como embajador, como Director de Protocolo, como constructor de relaciones internacionales de Colombia.

En los años difíciles, siempre ha estado él buscando caminos. La verdad es que es un explorador de soluciones para las dificultades internacionales, inigualable.

Julio Aníbal Riaño ha sido un ejemplo de lealtad con su Patria, con su Cancillería. El Gobierno que termina quiere valorarlo totalmente, porque hemos encontrado en él todas las virtudes y un acompañamiento leal en los momentos más difíciles.

Me honra mucho, Julio, imponerle a usted el legado de El Libertador: la Orden de Boyacá.

Nosotros en el Gobierno trabajamos la seguridad con libertades, la promoción de la inversión y la política social.

La agencia más importante de política social fue Acción Social. Acción Social, que ha manejado todo el programa de Familias en Acción, Familias Guardabosques, la atención a los desplazados.

Acción Social tuvo una junta de patriotas insuperables, que nos ayudaron todos estos años. En esa junta han estado Manuel Santiago Mejía, don Arturo Calle, Enrique Camacho Matamoros y Mario Escobar Aristizábal. A todos ellos debo infinita gratitud.

Quiero que ellos sientan que nosotros valoramos profundamente su cumplimiento, su devoción, su mística, cómo nos acompañaron a toda hora. Le pido a doña Rosita Velásquez de Camacho hacerles llegar nuestros agradecimientos al doctor Enrique Camacho Matamoros.

La Orden de San Carlos se creó en nombre de aquella casona, donde ocurrió el atentado el 25 de septiembre de 1828, que definió tantos caminos de la vida nacional, unos de ellos muy difíciles.

Otro integrante de esa junta, Mario Escobar Aristizábal. A su hermana, doña Carina, quiero pedir que le haga llegar al doctor Mario Escobar Aristizábal el mensaje de la gratitud que sentimos en este Gobierno.

Ellos dos, el doctor Enrique Camacho y el doctor Mario Escobar, personas sumamente ocupadas en sus actividades particulares, y sin embargo sacaron todo el tiempo y toda la devoción para apoyar los programas de Acción Social. Por eso siento una satisfacción en el alma de entregarles la Orden de San Carlos.

Colombia es un país que tiene que impulsar todos los días la creatividad de sus ciudadanos, ponerla como referencia para las nuevas generaciones, mostrar cómo sí podemos ser competitivos, cómo sí podemos tener éxito en los mercados internacionales.

Por eso hemos querido distinguir a Imusa, por su gran trayectoria, por su capacidad de transformación en todos los momentos, por vivir en ese sendero que llamaríamos, en las palabras del profesor Porter, del mejoramiento continúo.

Por su conducto, doctor Juan David Vieira, felicitaciones a Imusa, a usted, a sus antecesores, a todos los propietarios, a los funcionarios, a los trabajadores.

Imusa es un gran ejemplo. Además un gran ejemplo de evolución hacia los nuevos estándares ambientales, que se imponen hoy en todas las empresas del mundo.

He dicho a mis compatriotas que nosotros no podemos competir en los mercados internacionales con confección básica o con café verde, que hay que agregar valor, que necesitamos conquistar nichos de mercado que remuneran mejor para poder generar más empleo en Colombia. Que hay un tema de diseño, de alta calidad, de satisfacer gustos muy exquisitos, muy especiales, y que eso le ayuda a Colombia a salir adelante, a generar empleo.

Por eso nos honra mucho entregar al Orden al Mérito Industrial a Estudio de Moda, a Clara Inés Restrepo Giraldo, a Jaime Alberto Álvarez Pérez, que han llevado con tanto entusiasmo, con tanto profesionalismo, esa bella llama empresarial.

La Patria tiene instituciones. Don Hernando Trujillo ha sido una institución de creatividad, de empresa, de generación de empleo. Don Hernando: me siento muy contento de poderle entregar hoy esta Orden del Mérito Industrial, por su gran servicio a Colombia, al empleo de los colombianos, por su ejemplo de trabajo infatigable.

Uno de los ciudadanos con mayor civismo es Alfredo Carvajal Sinisterra. Todos estos años, cuando había un problema en Cali, mi interlocutor era el doctor Alfredo Carvajal.

Si a uno le preguntarán: dé ejemplos de aquellos que combinan el trabajo empresarial con el trabajo en lo público, pero que no se salen del servicio con espíritu cívico en lo uno ni en lo otro, diría: Alfredo Carvajal Sinisterra.

Nuestro Gobierno siente mucha admiración por la obra de Jean Claude Bessudo. Ha dado un gran ejemplo. La Seguridad Democrática y los estímulos a la inversión permitieron abrir Parques Nacionales al turismo, pero no había quién lo hiciera.

A mí me daba la sensación que había más temor de los empresarios para instalar posibilidades de turismo en esos parques, que de los turistas para ir a visitar esos parques.

Y encontramos valor civil, encontramos espíritu empresarial, encontramos disposición de ayudar a Colombia, lo que siempre ha caracterizado a Jean Claude Bessudo.

Uno lo ve trabajando en las agencias de viaje, en los parques, en todas las innovaciones del turismo. Yo visité durante todos los 2 de febrero de estos ocho años a La Guajira, porque ese día se celebra en La Guajira el Día de Nuestra Señora de los Remedios, la matrona de La Guajira. Invité al doctor Bessudo para que fuera a ver esa playa virgen de La Guajira, donde hemos venido pavimentado una carretera.

Ahora, hace pocos días, en nuestra última visita a La Guajira, allá firmó el convenio para instalar unas comodidades hoteleras, de acuerdo con las costumbres, de acuerdo con los usos, de acuerdo con los materiales, con la arquitectura de La Guajira.

Y hace pocos días, tuve el inmenso honor de acompañarlo a inaugurar un hotel en Bogotá, un hotel modernísimo. Yo sí que me sentí anciano visitando ese hotel. Encontraba en ese hotel las expresiones más al día de la modernidad, que contribuyen muchísimo a la atracción del turismo, en esta gran ciudad de Bogotá.

Por eso me honra mucho imponer esta condecoración a Jean Claude Bessudo.

Hay colombianos que han hecho Patria en zonas de mucha violencia. Una de las tierras de la Patria por las que más afecto siento, es el Huila, tan martirizado, pero con una ciudadanía tan laboriosa, tan cívica, una ciudadanía tan firme.

Don Aníbal Roa es expresión de esa capacidad empresarial de generar empleo en departamentos martirizados de la Patria, que empiezan a salir del martirio, como es el Huila.

Muchas gracias, don Aníbal, por construir Patria y por ayudar a construirla en esas tierras del afecto de Colombia, como es el Huila.

Los invito a todos ustedes a seguir trabajando con todo entusiasmo por esta Patria. Hace un siglo, cuando terminaba la última de las guerras civiles reconocidas, uno de los insurgentes, al firmar los pactos de paz, dijo: ‘Nuestros padres y nosotros mismos nos equivocamos, creyendo que hacíamos Patria con los fusiles destructores de la violencia’.

En efecto, lo que hicimos fue destruir el país. Está todo por reconstruir. Y no lo vamos a reconstruir sino con las herramientas fecundas del trabajo.

Ustedes, apreciados compatriotas, a quienes rendimos homenaje esta tarde, son expresión de laboriosidad, de afecto a Colombia, de conducción de las herramientas fecundas del trabajo.

Muchas felicitaciones. Ánimo, que Colombia todos los días espera más de ustedes.


 
Compartir