Sitio oficial
 

PALABRAS DEL PRESIDENTE URIBE EN CUMBRE DE MICROCRÉDITO

Medellín, 17 sep (CNE). Las siguientes son las palabras del presidente Álvaro Uribe Vélez durante la Cumbre Internacional de Microcrédito, donde condecoró con la Orden Nacional al Mérito al profesor Muhammad Yunus:

“Quiero dar un saludo muy respetuoso a todos ustedes y celebrar la circunstancia de esta magnífica convocatoria de Confama. Cuánto hemos aprendido esta tarde oyendo directamente esa bella historia. Una leyenda social hecha realidad que es la historia del Banco de los Pobres de Bangladesh.

Muchas gracias, profesor Muhammad Yunus, por acompañarnos, por darnos ese magnífico ejemplo, por enseñarnos una vía práctica, solidaria, eficiente para reivindicar la pobreza. Su presencia en Colombia, en esta ciudad de Medellín, en esta cumbre de Confama, es muy iluminante para nosotros. Tuve esta tarde la oportunidad de escucharlo, contándonos detalle a detalle cómo ha logrado sacar avante esa magnífica política que tiene asombrosos resultados a la vista.

Las familias de su sistema de crédito en Bangladesh suman 15 millones de ciudadanos, y esos 15 millones de ciudadanos han salido adelante gracias a esa visión de Confucio de nuestra época que usted ha logrado poner en marcha.

Ha sido muy honroso para el Gobierno Nacional conferirle la Orden al Mérito. Recuerde siempre esta Nación colombiana, que lo admira, que se apoya muchísimo en sus tesis para poder salir adelante en el ánimo de las reivindicaciones sociales.

Y ha sido también muy grato vivir la experiencia del señor Alcalde de Medellín sobre ese esfuerzo local del Banco de los Pobres. Me imagino que en este seminario, las memorias de este seminario a todos nos van a ayudar muchísimo para poder avanzar en estas políticas.

Usted hablaba, profesor Yunus, de la palabra confianza. Es básica. En Colombia estamos haciendo un gran esfuerzo para recuperarla a través de tres ejes: la recuperación de la seguridad, la derrota de la politiquería y la corrupción y la reactivación económica y social.

En la reactivación social queremos trabajar con lo que llamamos siete herramientas de equidad: la revolución educativa, la protección social, el impulso a la economía solidaria, el manejo social del campo, el manejo social de los servicios públicos, la construcción del país de propietarios y la calidad de vida urbana.

En la construcción del país de propietarios confluyen elementos tan importantes como el microcrédito, como la vivienda, como la participación de usuarios en empresas de servicios públicos, a través de Fondos de Capitalización que ya se están concretando en una de nuestras grandes ciudades, Cali, y en el tema de vivienda.

El ex Ministro Juan Luis Londoño, quien falleciera a principios de este año en un accidente de aviación, tramitó con el honorable Congreso de la República un conjunto de reformas sociales importantes, el año anterior. Una de ellas le facilitó a las Cajas de Compensación avanzar en la política de microcrédito.

Las Cajas de Compensación son organizaciones singulares, de manejo privado, de vocación social, sin ánimo de lucro individual, donde concurren a administrarlas representantes de empresarios, representantes de trabajadores, sometidas a una vigilancia de confianza del Gobierno.

Justamente nacieron en esta ciudad, que fue epicentro de décadas de florecimiento de un gran capital solidario en Colombia. Nacieron hace casi 50 años, producto de la Asociación Nacional de Industriales, del Sindicato de los Ferrocarriles y de dirigentes visionarios de la época. El ingreso fundamental es un impuesto a la nómina, una cotización parafiscal que pagan los empleadores. Y estas Cajas han realizado una inmensa labor social en todo el territorio colombiano.

La Ley, impulsada por el Ministro Londoño, a la cual me refería, les amplió a estas Cajas todas las posibilidades para otorgar microcréditos. Tenemos mucha fe en que vamos a salir adelante con este programa.

Colombia, profesor Yunnus, es un país con una gran vocación de pequeña empresa. En mi apreciación sobre mis compatriotas, veo en ellos mucha más vocación de desarrollo empresarial que de subalternidad laboral. Colombia tiene todas las oportunidades para construir un país de propietarios. En la parte del crédito, sin confrontación, hemos buscado concertar acciones con todos los actores. Por ejemplo, el sistema bancario se comprometió con el Gobierno, en septiembre del año pasado, a entregar $300 mil millones en microcrédito. Lo han cumplido Y ahora vamos a buscar cómo eso crece mínimo en un 20 por ciento en cada ejercicio anual.

El Gobierno ha venido reestructurando entidades y creando más fortaleza en los sistemas de redescuento. A eso se suma el fortalecimiento del Fondo Nacional de Garantías, el cual se ha robustecido con aportes de gobernaciones y alcaldías, gestionados por el Gobierno Nacional, que le facilitan otorgar garantías que cubren hasta el 70 por ciento del crédito concedido.

Y encontramos actores importantísimos, como las Cajas de Compensación, Familiar y organizaciones comunitarias, cooperativas, entidades especializadas en microcrédito, que en la ciudad de Medellín tienen una gran expresión.

Su visita fortalece todo nuestro entusiasmo para poder impulsar este gran principio que tiene nuestra Nación. En el último año se pudo desembolsar en Colombia recursos de microcréditos del orden de $850 mil millones de pesos.

Nuestro programa es desembolsar $5 billones en el cuatrienio y vamos a hacer todos los esfuerzo para lograrlo. Eso empieza a ser una suma importante si se compara con una cartera de $34 billones del sistema bancario. Y a todo el mundo lo necesitamos, a nadie vamos a excluir. Por eso la palabra clave allí es concertación, no confrontación.

Estamos estrenando un pacto para sacar adelante la vivienda prioritaria, que después de largas deliberaciones logramos suscribir con todos los actores de la vivienda social el pasado viernes en Cartagena. Hubo un elemento importantisimo, son las Cajas de Compensación, que como muy bien dijera el señor Alcalde de Medellín, están en condiciones de ayudarnos a superar buena parte del déficit de vivienda social, apelando más al crédito que al mismo subsidio.

En las últimas semanas hemos venido impulsando acuerdos entre las Cajas de Compensación y los bancos, para que los bancos las fondeen con recursos, a fin de que las Cajas puedan atender todas las solicitudes, inicialmente de los trabajadores afiliados y en una segunda etapa de aspirantes al crédito de vivienda no afiliados, siempre con apoyo del Fondo de Garantías del Gobierno.

Y entidades territoriales como el Fondo de Desarrollo Territorial –Findeter-, han tomado dos decisiones: la primera, capitalizar con recursos propios el Fondo de Garantías para acrecentarlo. Y la segunda, fondear a las organizaciones sociales de vivienda, Cajas de Compensación, fundaciones, asociaciones de viviendistas, a fin de que ellas puedan entregarle microcrédito de vivienda a los sectores populares.

Como muy bien lo explica usted en su conferencia, necesitamos que la reivindicación de la pobreza sea integral. Entonces ese microcrédito de vivienda tiene que ir acompañado de todas las posibilidades productivas. Una vivienda productiva, el crédito eficaz, que usted denomina. Creemos que con este conjunto de elementos vamos avanzar y por buen camino.

De lo que he podido escucharle en el día de hoy, veo que usted le asigna gran importancia a que los propios usuarios del crédito sean los proveedores de capital de esas instituciones, y al mismo tiempo los administradores y dueños. Aquí hemos tenido en las Cajas de Compensación un sistema a donde concurren a la administración empresarios y trabajadores. Pero creo que necesitamos una modalidad menos representativa, menos de delegación y más participativa.

Por eso quiero esta tarde proponer lo siguiente: me parece que en las Cajas de Compensación nos hace falta la sección de ahorros. Tenemos que buscar, o un entendimiento entre las Cajas y el sistema financiero rápidamente para resolver ese problema, o que por Ley de República, señores Senadores y Representantes, autoricemos que las Cajas de Compensación abran sus secciones de ahorro, para que los propios aspirantes al crédito, los sectores trabajadores, se comprometan a estar allí construyendo, acrecentando una masa de ahorros.

Si estamos de acuerdo en eso, yo creo que es una Ley de dos artículos. Prepárela, doctora María Inés, me la entrega, a ver si la presentamos el próximo martes a consideración del Congreso de la República.

Agradezco inmensamente el compromiso que han firmado todos los actores que tienen que intervenir en el microcrédito, a ver cómo construimos un país de propietarios. El sistema financiero colombiano ha entendido que la gran posibilidad de expansión de esta economía, radica en permitir que se desarrolle toda la vocación empresarial de los pobres, y eso nos va ayudar muchísimo.

Muchas gracias, profesor Yunus, por su presencia. Muchas gracias, doctora María Inés. Muchas gracias, familia Confama, por habernos convocado a un evento que nos llena de tanta ilusión en nuestra Patria. A todos, muchas gracias”.

PALABRAS DEL PRESIDENTE URIBE EN CUMBRE DE MICROCRÉDITO

PALABRAS DEL PRESIDENTE URIBE EN CUMBRE DE MICROCRÉDITO

Medellín, 17 sep (CNE). Las siguientes son las palabras del presidente Álvaro Uribe Vélez durante la Cumbre Internacional de Microcrédito, donde condecoró con la Orden Nacional al Mérito al profesor Muhammad Yunus:

“Quiero dar un saludo muy respetuoso a todos ustedes y celebrar la circunstancia de esta magnífica convocatoria de Confama. Cuánto hemos aprendido esta tarde oyendo directamente esa bella historia. Una leyenda social hecha realidad que es la historia del Banco de los Pobres de Bangladesh.

Muchas gracias, profesor Muhammad Yunus, por acompañarnos, por darnos ese magnífico ejemplo, por enseñarnos una vía práctica, solidaria, eficiente para reivindicar la pobreza. Su presencia en Colombia, en esta ciudad de Medellín, en esta cumbre de Confama, es muy iluminante para nosotros. Tuve esta tarde la oportunidad de escucharlo, contándonos detalle a detalle cómo ha logrado sacar avante esa magnífica política que tiene asombrosos resultados a la vista.

Las familias de su sistema de crédito en Bangladesh suman 15 millones de ciudadanos, y esos 15 millones de ciudadanos han salido adelante gracias a esa visión de Confucio de nuestra época que usted ha logrado poner en marcha.

Ha sido muy honroso para el Gobierno Nacional conferirle la Orden al Mérito. Recuerde siempre esta Nación colombiana, que lo admira, que se apoya muchísimo en sus tesis para poder salir adelante en el ánimo de las reivindicaciones sociales.

Y ha sido también muy grato vivir la experiencia del señor Alcalde de Medellín sobre ese esfuerzo local del Banco de los Pobres. Me imagino que en este seminario, las memorias de este seminario a todos nos van a ayudar muchísimo para poder avanzar en estas políticas.

Usted hablaba, profesor Yunus, de la palabra confianza. Es básica. En Colombia estamos haciendo un gran esfuerzo para recuperarla a través de tres ejes: la recuperación de la seguridad, la derrota de la politiquería y la corrupción y la reactivación económica y social.

En la reactivación social queremos trabajar con lo que llamamos siete herramientas de equidad: la revolución educativa, la protección social, el impulso a la economía solidaria, el manejo social del campo, el manejo social de los servicios públicos, la construcción del país de propietarios y la calidad de vida urbana.

En la construcción del país de propietarios confluyen elementos tan importantes como el microcrédito, como la vivienda, como la participación de usuarios en empresas de servicios públicos, a través de Fondos de Capitalización que ya se están concretando en una de nuestras grandes ciudades, Cali, y en el tema de vivienda.

El ex Ministro Juan Luis Londoño, quien falleciera a principios de este año en un accidente de aviación, tramitó con el honorable Congreso de la República un conjunto de reformas sociales importantes, el año anterior. Una de ellas le facilitó a las Cajas de Compensación avanzar en la política de microcrédito.

Las Cajas de Compensación son organizaciones singulares, de manejo privado, de vocación social, sin ánimo de lucro individual, donde concurren a administrarlas representantes de empresarios, representantes de trabajadores, sometidas a una vigilancia de confianza del Gobierno.

Justamente nacieron en esta ciudad, que fue epicentro de décadas de florecimiento de un gran capital solidario en Colombia. Nacieron hace casi 50 años, producto de la Asociación Nacional de Industriales, del Sindicato de los Ferrocarriles y de dirigentes visionarios de la época. El ingreso fundamental es un impuesto a la nómina, una cotización parafiscal que pagan los empleadores. Y estas Cajas han realizado una inmensa labor social en todo el territorio colombiano.

La Ley, impulsada por el Ministro Londoño, a la cual me refería, les amplió a estas Cajas todas las posibilidades para otorgar microcréditos. Tenemos mucha fe en que vamos a salir adelante con este programa.

Colombia, profesor Yunnus, es un país con una gran vocación de pequeña empresa. En mi apreciación sobre mis compatriotas, veo en ellos mucha más vocación de desarrollo empresarial que de subalternidad laboral. Colombia tiene todas las oportunidades para construir un país de propietarios. En la parte del crédito, sin confrontación, hemos buscado concertar acciones con todos los actores. Por ejemplo, el sistema bancario se comprometió con el Gobierno, en septiembre del año pasado, a entregar $300 mil millones en microcrédito. Lo han cumplido Y ahora vamos a buscar cómo eso crece mínimo en un 20 por ciento en cada ejercicio anual.

El Gobierno ha venido reestructurando entidades y creando más fortaleza en los sistemas de redescuento. A eso se suma el fortalecimiento del Fondo Nacional de Garantías, el cual se ha robustecido con aportes de gobernaciones y alcaldías, gestionados por el Gobierno Nacional, que le facilitan otorgar garantías que cubren hasta el 70 por ciento del crédito concedido.

Y encontramos actores importantísimos, como las Cajas de Compensación, Familiar y organizaciones comunitarias, cooperativas, entidades especializadas en microcrédito, que en la ciudad de Medellín tienen una gran expresión.

Su visita fortalece todo nuestro entusiasmo para poder impulsar este gran principio que tiene nuestra Nación. En el último año se pudo desembolsar en Colombia recursos de microcréditos del orden de $850 mil millones de pesos.

Nuestro programa es desembolsar $5 billones en el cuatrienio y vamos a hacer todos los esfuerzo para lograrlo. Eso empieza a ser una suma importante si se compara con una cartera de $34 billones del sistema bancario. Y a todo el mundo lo necesitamos, a nadie vamos a excluir. Por eso la palabra clave allí es concertación, no confrontación.

Estamos estrenando un pacto para sacar adelante la vivienda prioritaria, que después de largas deliberaciones logramos suscribir con todos los actores de la vivienda social el pasado viernes en Cartagena. Hubo un elemento importantisimo, son las Cajas de Compensación, que como muy bien dijera el señor Alcalde de Medellín, están en condiciones de ayudarnos a superar buena parte del déficit de vivienda social, apelando más al crédito que al mismo subsidio.

En las últimas semanas hemos venido impulsando acuerdos entre las Cajas de Compensación y los bancos, para que los bancos las fondeen con recursos, a fin de que las Cajas puedan atender todas las solicitudes, inicialmente de los trabajadores afiliados y en una segunda etapa de aspirantes al crédito de vivienda no afiliados, siempre con apoyo del Fondo de Garantías del Gobierno.

Y entidades territoriales como el Fondo de Desarrollo Territorial –Findeter-, han tomado dos decisiones: la primera, capitalizar con recursos propios el Fondo de Garantías para acrecentarlo. Y la segunda, fondear a las organizaciones sociales de vivienda, Cajas de Compensación, fundaciones, asociaciones de viviendistas, a fin de que ellas puedan entregarle microcrédito de vivienda a los sectores populares.

Como muy bien lo explica usted en su conferencia, necesitamos que la reivindicación de la pobreza sea integral. Entonces ese microcrédito de vivienda tiene que ir acompañado de todas las posibilidades productivas. Una vivienda productiva, el crédito eficaz, que usted denomina. Creemos que con este conjunto de elementos vamos avanzar y por buen camino.

De lo que he podido escucharle en el día de hoy, veo que usted le asigna gran importancia a que los propios usuarios del crédito sean los proveedores de capital de esas instituciones, y al mismo tiempo los administradores y dueños. Aquí hemos tenido en las Cajas de Compensación un sistema a donde concurren a la administración empresarios y trabajadores. Pero creo que necesitamos una modalidad menos representativa, menos de delegación y más participativa.

Por eso quiero esta tarde proponer lo siguiente: me parece que en las Cajas de Compensación nos hace falta la sección de ahorros. Tenemos que buscar, o un entendimiento entre las Cajas y el sistema financiero rápidamente para resolver ese problema, o que por Ley de República, señores Senadores y Representantes, autoricemos que las Cajas de Compensación abran sus secciones de ahorro, para que los propios aspirantes al crédito, los sectores trabajadores, se comprometan a estar allí construyendo, acrecentando una masa de ahorros.

Si estamos de acuerdo en eso, yo creo que es una Ley de dos artículos. Prepárela, doctora María Inés, me la entrega, a ver si la presentamos el próximo martes a consideración del Congreso de la República.

Agradezco inmensamente el compromiso que han firmado todos los actores que tienen que intervenir en el microcrédito, a ver cómo construimos un país de propietarios. El sistema financiero colombiano ha entendido que la gran posibilidad de expansión de esta economía, radica en permitir que se desarrolle toda la vocación empresarial de los pobres, y eso nos va ayudar muchísimo.

Muchas gracias, profesor Yunus, por su presencia. Muchas gracias, doctora María Inés. Muchas gracias, familia Confama, por habernos convocado a un evento que nos llena de tanta ilusión en nuestra Patria. A todos, muchas gracias”.

Deja una respuesta