Sitio oficial
 

Plan Colombia

“Se pasó de un Estado fallido a modelo regional”

 

Más que una ayuda económica y militar por parte de Estados Unidos a Colombia, fue un plan de cooperación para el desarrollo, basado en el fortalecimiento institucional y en la lucha contra el narcotráfico, como crimen transnacional.15 años del Plan Colombia, la historia de un país que pasó de ser un Estado fallido a un modelo regional.

 

En el mapa de la Política Exterior Norteamericana, Colombia está lejos de ser una prioridad. Oriente Medio arde, el Estado islámico es una amenaza permanente a su seguridad, Corea del Norte juega a la guerra nuclear, Arabia Saudita y la OPEP están dispuestos a sacarlos del mercado del petróleo y Rusia sigue recuperando terreno.

 

América Latina no es un dolor de cabeza para la potencia del Norte, Cuba ya ablandó y Venezuela está que cae. Méjico y Colombia no significan un riesgo, y los países del socialismo del Siglo XXI se han ido apagando en su propio fracaso, mientras algunos como Argentina empiezan a despertar.

 

Estados Unidos no tiene amigos, tiene intereses y sabe cómo protegerlos. Ven el narcotráfico como una fuente de corrupción moral de la sociedad y un problema económico, se han opuesto a la legalización de las drogas, pues desde la perspectiva del consumidor es un problema mayor. Su estrategia ha sido la persecución penal y militar en los lugares de producción, como Colombia.

 

A finales de los 90 éramos un narco Estado, se habían comprobado los vínculos entre los carteles de la droga y el gobierno Samper, la mafia había arrodillado a la sociedad a través del miedo y había cooptado al Estado a través de la corrupción.

 

Pastrana llega a la presidencia con la noble intención de un proceso de paz y por haber destapado el escándalo del proceso 8.000. Para salir de la crisis requería del apoyo decidido de Estados Unidos, logró demostrarle a la comunidad internacional que el problema de las drogas era un asunto transnacional y que había tanta responsabilidad en el consumidor como en el productor. De ahí nació el Plan Colombia.

 

Uribe recibió un país incendiado por la violencia terrorista, el proceso de paz de Pastrana había fracasado ante el engaño de las Farc. Controlaban el narcotráfico y gran parte del territorio nacional. La Seguridad Democrática, de la mano del Plan Colombia, logró reducir los cultivos ilícitos de 170.000 hectáreas en 2001 a 78.000 en 2012.

 

La seguridad volvió al país, se recuperó la presencia del Estado en todo el territorio, las Farc pasaron de ser un grupo delincuencial de unos 20 mil hombres en armas a unos 6 mil; la inversión, nacional e internacional, llegó a sus máximos históricos y el país llegó a crecer al 7%; el Estado recuperó el monopolio de las armas y desmovilizó a más de 30 mil paramilitares, extraditando a varios de sus comandantes.

 

Hoy, 15 años después, Santos insiste en una fórmula que fracasó, criminales de lesa humanidad no irán ni un solo día a la cárcel, resolvió reconocer el narcotráfico y el asesinato como actividades conexas al delito político y hoy pide al mundo que no los vea como terroristas, mientras que en el 2014 los cultivos ilícitos crecieron un 40%. Definitivamente el pan se quema en la puerta del horno.