Sitio oficial
 

PLENO RESPALDO DEL FMI A COLOMBIA

Bogotá, 15 ene (CNE). El Fondo Monetario Internacional (FMI) entregó hoy un pleno respaldo a la política macroeconómica que adelanta el Gobierno del presidente Álvaro Uribe Vélez, orientada a lograr la reactivación económica y social del país.

El Directorio de la entidad, reunido hoy en Washington, aprobó la Carta de Intención con Colombia que permitirá la firma de un Acuerdo Stand By o de contingencia, el cual tendrá vigencia durante los próximos dos años y le permitirá al país acceder a recursos de crédito por más de dos mil millones de dólares.

El ministro de Hacienda y Crédito Público, Roberto Junguito, celebró la decisión del Directorio del FMI y aseguró que el programa económico del Gobierno permitirá que Colombia recupere el sendero del crecimiento y logre la consolidación fiscal en el 2003.

Señaló que la acción fiscal y una sólida agenda estructural aprobada por el Congreso de la República aseguran el cumplimiento de estos objetivos dentro de un ambiente de estabilidad macroeconómica, apoyada por políticas monetarias prudentes y por el fortalecimiento del sistema financiero.

Junguito destacó que el financiamiento del programa fiscal estará basado en una combinación apropiada de recursos domésticos y externos. “El Gobierno ya ha asegurado el programa de financiamiento externo del sector público para 2003, por lo que los prestamistas multilaterales están incrementando sus compromisos hacia Colombia de manera significativa”, dijo Junguito.

Según el Ministro de Hacienda, un programa económico sólido apoyado por el FMI abre las puertas al financiamiento externo. Por esto el Gobierno está comprometido con la consolidación del ajuste fiscal y la aprobación de las reformas estructurales por parte del Congreso de la República.

Entre tanto, el viceministro de Hacienda, Juan Ricardo Ortega, afirmó que el Gobierno espera que las medidas adoptadas en materia de reducción de la deuda, mejora de los indicadores económicos y estabilidad en el manejo económico, incrementen la confianza y permitan que la calificación crediticia de Colombia mejore y el costo de su endeudamiento disminuya. Es decir que bajen las tasas de interés que le cobran al país por los préstamos otorgados en el exterior.