Presentación de la agenda oficial de eventos para conmemorar el Bicentenario de la Independencia

Palabras del Presidente Álvaro Uribe Vélez durante la presentación de la agenda oficial de eventos para conmemorar el Bicentenario de la Independencia

7 de julio de 2010 (Bogotá)

       

“Quiero celebrar la manera como se ha venido integrando el país a la conmemoración del Bicentenario de la Independencia. Agradecer a todos. A usted, señor Alcalde (de Bogotá, Samuel Moreno); al Ministro de Comunicaciones (Daniel Medina); a las Fuerzas Armadas; a María Cecilia (Donado, Alta Consejera para el Bicentenario), quien ha venido dirigiendo el tema en la Presidencia de la República.

 

Una conmemoración que empezó hace dos años, en el 2008, cuando conmemorábamos los 200 años de la muerte de (José Celestino) Mutis, justamente en Mariquita, y se revivía esa ruta que hoy es bien importante, que es la Ruta de Mutis, una de las rutas que se han activado para la conmemoración de este Bicentenario.

 

Gran Concierto Nacional

Hace dos años, nos propusimos tener una celebración del 20 de Julio que comprometiera a todo el país. Buscar los mecanismos para que vibre el alma de todos los compatriotas, para que el 20 de Julio no pasara simplemente como un día de fiesta común y corriente.

 

El país empezó a congregarse a través del Concierto Nacional. Primero tuvo como epicentro Leticia y el año pasado Tame, porque creíamos que el 20 de Julio de 2010, el epicentro tendría que ser Bogotá. Y entonces encontrábamos oportuno que el año pasado fuera Tame, para recordar a los compatriotas lo que fue la gesta final de la libertad: cómo se formó ese Ejército allí y cómo se cruzó la montaña y se llegó a las planicies de Boyacá, a las batallas finales.

 

Este año, el Concierto agrupa la totalidad de los 1.102 municipios de Colombia. Inclusive ya tiene mayor asistencia confirmada que el año pasado. La totalidad de los municipios, la totalidad de los alcaldes inmensamente comprometidos. Y tiene como epicentro la ciudad de Bogotá. Creemos que es un aglutinante de mucha importancia.

 

Y los otros eventos a los cuales se han referido el señor Alcalde, el Ministro de Comunicaciones, la señora Alta Comisionada y el Viceministro de la Defensa Nacional (Alejandro Arbeláez).

El país en estos días ha venido con conmemoraciones en muchas partes. En Cali, en Acevedo, Huila, la conmemoración para rendir homenaje al Tribuno José Acevedo y Gómez; el viernes estaremos en El Socorro (Santander). Y sigue en todo el país este proceso de reflexiones y conmemoraciones sobre el Bicentenario.

 

Trascendencia de la Revolución Comunera

Temas muy importantes: cuál fue el significado de la Revolución Comunera. Creo que la Revolución Comunera es uno de los grandes eventos de formación del Estado de Derecho en el mundo entero. Me he atrevido a compararla con la revolución de Juan Sin Tierra en Inglaterra. Lo de Juan Sin Tierra fue en los años 1100. La Revolución Comunera, más de 600 años después. Pero la Revolución Comunera fue otro hito en la historia de la formación del Estado de Derecho

 

Tuvo ese elemento común con la revolución inglesa de Juan Sin Tierra, que fue decir: ‘Los impuestos no los puede imponer el monarca. Tiene que derramarlos la representación popular’. Y allí radica uno de los principios fundamentales del Estado de Derecho, cual es someter el gobierno a las leyes impuestas por fuera del gobierno.

 

Esa gran trascendencia la tiene la Revolución Comunera. Y creo que tiene otra bien importante en las Capitulaciones: la Revolución Comunera se preocupó no solamente por resolver un problema local de impuestos, sino también por los derechos los indígenas, por los derechos de varias comunidades colombianas. Creo que ahí hay un antecedente bien significativo de lo que ha sido el proceso colombiano de reconocimiento a la diversidad que forma a la Nación.

 

Hay también unas reflexiones bien importantes: por qué se dio ese movimiento separatista al unísono en toda nuestra América Hispana, cuando era bien precaria la situación de las comunicaciones, y también se daba de la Constitución de Cádiz (España, 1812), considerada como un gran avance en materia de representación.

 

Para la historia es importante preguntarse por qué, a pesar de la Constitución de Cádiz, avanzan los movimientos separatistas.

 

La violencia histórica

¿Y por qué cuesta tanta sangre esa Independencia? La sangre fue superior, la sangre derramada, a la capacidad de resistencia a la capacidad de resistencia española. Creo que fue por la violencia entre nosotros mismos.

 

Hay un hecho de la historia que no dejo de repetir para lamentarnos de todo lo que ha sido el proceso violento en Colombia: al otro día del Grito de Independencia, (Francisco de Paula) Santander, que tenía apenas 18 años, es llamado a enrolarse en un Ejército. Pero no en el Ejército para consolidar esa Independencia y vencer definitivamente la resistencia española, sino en el ejército del General (Antonio) Nariño, para combatir contra el ejército de Camilo Torres. El ejército del General Nariño salía de Bogotá en nombre de las ideas centralistas, y el de las Provincias Unidas salía de Tunja en nombre de las ideas descentralistas.

 

Y creo que esos episodios de violencia entre nosotros retrasaron mucho la Independencia, aumentaron los derramamientos de sangre.

 

A uno lo sorprende. Por ejemplo, El Libertador solo puede volver a Venezuela para dar definitivamente la Independencia después del 7 de agosto (de 1819), después de la Batalla de Boyacá, que deja establecido como Vicepresidente al General Santander. Y va a Venezuela. Y finalmente se da la Batalla de Carabobo.

 

Entonces uno mira todos los antecedentes del Libertador. Hoy alguien se refería –tal vez el Ministro de Comunicaciones– a aquella derrota en Puerto Cabello (Venezuela), etcétera. Y diría que fue la misma división violenta al interior de Venezuela, la que aplazó tanto la Independencia de Venezuela y causó tantas dificultades al propio Libertador. Y en alguna forma lo desterraron a Cartagena, al Caribe, y a la ciudad de Angostura (Venezuela).

 

Una de las reflexiones de estos 200 años es: ¿por qué un país que ha tenido tantas posibilidades, no ha tenido suficiente prosperidad? Y uno lo mira: a lo largo de estos 200 años, escasamente hemos tenido 47 años de paz: siete años en el siglo XIX y escasos 40 años de paz en el siglo XX. Entonces pienso que allí hay otra reflexión bien importante para este Bicentenario.

 

La Seguridad Democrática es el camino hacia la paz

Un Bicentenario de reflexiones, de admiración por los héroes de la Patria, volver sobre sus tesis fundamentales, examinar esta historia, no para quedarnos en ella, no para renegar de ella, no para dedicarnos solamente a exaltarla, sino para examinarla con una visión prospectiva, a ver qué podemos hacer nosotros para que las nuevas generaciones puedan vivir en una Colombia más próspera, más amable.

 

Porque hay que reconocer: las generaciones vivas desde los años 1940 no han tenido un día completo de paz. Esos acuerdos entre los partidos, que le habían puesto punto final a la guerra de los 1.128 días, a finales del año 1902, en una nación que quedó destruida y facilitó la separación de Panamá, esos acuerdos escasamente duraron hasta principios de los años 1940, cuando resurge esa violencia entre los partidos.

 

Y al superarse con los pactos del Frente Nacional, inmediatamente aparecen en nuestro medio las guerrillas marxistas. Y la reacción igualmente cruel del paramilitarismo viene después. Y unos y otros cooptados por el narcotráfico. Y ese es el triste curso de violencia que han vivido las generaciones desde los años 1940. Para no retroceder a todo lo que fue el siglo XIX y las frustraciones por la violencia.

 

Entonces también es un momento de reflexionar a ver cómo el país puede, con su democracia, garantizarles a las nuevas generaciones un país seguro.

 

La seguridad con valores democráticos es el camino a la paz, y con todas las condiciones para que las nuevas generaciones puedan tener la prosperidad, que en alguna forma ha sido escasa en la Colombia de estos 200 años: tener una Colombia más próspera, una Colombia más amable, una Colombia más equitativa, una Colombia más solidaria.

 

Estamos en plenas conmemoraciones del 20 de Julio, no se ha cesado, es bien bello tener tanta dinámica.

 

Muchas gracias Alcalde (de Bogotá, Samuel Moreno) por la manera como Bogotá ha asumido esta bellísima tarea de la conmemoración del 20 de Julio. Y a todos los que están participando, muchísimas, muchísimas gracias”.