REFERENDO FAVORECE A LOS COLOMBIANOS POBRES

Cali, 11 oct (CNE). El presidente Álvaro Uribe Vélez señaló que el Referendo favorece a los colombianos más pobres y no a los pudientes, porque los pobres necesitan seguridad y educación, en tanto que las clases privilegiadas pueden contratar seguridad privada o enviar a su hijos a estudiar al extranjero.

"Los ahorros del Referendo en educación son para los pobres. Los hijos de las clases pudientes acceden a la educación privada en Colombia o en el extranjero", dijo.

Y agregó: "El Referendo nos da la posibilidad de sostener lo hecho en seguridad y de avanzar en seguridad. Los que más necesitan la seguridad del Estado son los pobres. Los ricos tienen la posibilidad de pagar empresas privadas de vigilancia, de irse al extranjero. Los pobres requieren que los proteja el Estado".

Las siguientes son las palabras pronunciadas por el presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, durante el evento Colombianos por el Referendo, capítulo Valle del Cauca:

"¿Por qué el Referendo? Tenemos hoy 439 municipios con Soldados de mi Pueblo, que antes no los había, en 170 municipios donde no había Policía y hoy hay Policía. Tenemos el Batallón de Alta Montaña en el Valle del Cauca aquí cerca, pero nos falta mucho.

Me piden los vallecaucanos otro batallón de alta montaña en la cordillera central, los quindianos un batallón de alta montaña en la Línea, en Santa Marta un batallón de alta montaña en la Sierra Nevada.

Hemos avanzado en seguridad. Tenemos que sostener lo avanzado y tenemos que lograr lo que nos falta para que tengamos una Patria sin guerrilla y sin paramilitares.

Una Patria segura, una Patria donde impere la ley, el orden, el respeto, las instituciones democráticas.

Este año se crean 500 mil cupos escolares, en el Valle del Cauca 55 mil, pero todavía tenemos millón y medio de niños sin cupos escolares.

El Sena ha avanzado muchísimo, pero tiene que avanzar mucho más. Ayúdenme, porque ustedes tienen que salir de aquí a ser líderes del referendo.

Ahora vi un graffiti que dice: "Si quiere el Sena no vote por el referendo".

Me pregunté: ¿pero por qué? Si lo que está pasando en este Gobierno es un formidable crecimiento del SENA. Nosotros encontramos el SENA con millón y medio de estudiantes. Termina este año con dos millones y termina el 2006 con cuatro millones. Le cortamos sí la politiquería y el clientelismo, y eso lo vamos a cortar del todo.

Este año entran un millón ciento veintiséis mil colombianos al régimen subsidiado de salud, pero para cumplir la meta de este Gobierno nos quedan faltando otros dos millones.

En fin, por ejemplo, hace ocho días lanzamos en Bucaramanga el programa Revivir para los ancianos pobres. Va a proteger inicialmente a 125 mil, pero son 600 mil.

En muchas ciudades de Colombia me piden más Familias en Acción. Hay 325 mil. Hemos hecho un esfuerzo muy grande para pagarles a esas.

Dividamos esto en dos campos: el orden público y la inversión social.

Tienen que ser los dos grandes objetivos de Colombia. Para sostener lo que se ha avanzado, para avanzar en inversión social, para avanzar en orden público, el país necesita lo siguiente, la razón de ser del Referendo:

Quitarle fuerza a la corrupción y a la politiquería, derrotarlas para poder darle fuerza al orden público y a la inversión social. Esa es la síntesis del Referendo: quítele fuerza a la corrupción y a la politiquería , dele fuerza a la inversión social y al orden público.

Punto primero del Referendo. Tiene dos casos: el que cometa un delito contra el patrimonio del Estado no puede volver al Estado.

Si alguien se roba $500 millones en la tesorería, así pague esos 500 o mil o dos mil, no puede volver al Estado. Una pena perpetua. No puede volver al Estado ni por nombramiento, ni por elección, ni por contrato .

Y el otro caso: el que le cause un perjuicio al Estado, así no haya cometido delito, tiene que compensar al Estado por ese perjuicio. Indemnizar al Estado o de lo contrario no puede regresar el Estado.

Este es un claro artículo para luchar contra la corrupción, es un artículo claro para cuidar el patrimonio del Estado.

El segundo ordena el voto en público en el Congreso, en las asambleas, en los concejos.

Aquí me da el referendo la oportunidad de decir a ustedes que no solamente se refiere al Congreso. También que los artículos se refieren a las asambleas y a los concejos municipales.

Voto público para que el pueblo sepa cómo votan sus elegidos, para que el pueblo pueda vigilar que haya coherencia entre aquello que se predicó en campaña y aquello que se practica en la curul.

Si en la noche del sábado 25 de octubre, el pueblo colombiano aprueba el Referendo, el martes siguiente, o cuando se convoque al Congreso de la República, tendrá que votarse en público. Lo mismo en los concejos y en las asambleas.

Alguien me decía: Presidente, pero eso es muy peligroso, porque hay unas materias delicadas, riesgosas. ¿Cómo van a obligar a votar en público?

Pues bien, aquel que le dé miedo asumir públicamente la responsabilidades que se derivan de una elección popular, que no presenten candidaturas, que no se haga elegir, que cambie de oficio, porque lo que se necesita en Colombia es valor civil y transparencia de parte de quienes llevan sobre sus hombros responsabilidades públicas.

El artículo 3 prohíbe los suplentes en las tres corporaciones. Esta tarde me reunía con los promotores del medio ambiente. Uno me decía: tengo una pensión de cuatrocientos mil pesos. Y yo le decía: de pronto si a usted lo hubieran elegido suplente para el Congreso, tendría una pensión de 9, de 11 millones, porque allá llegaron muchos suplentes, hacían una pasantía de seis meses y salían con una pensión de 9, de 11 millones. Eso ha sido una manera de estafar el erario público.

En 1998 el país eligió 278 congresistas y en ese período hasta el 2002 intervinieron 500.

Las suplencias anulan periódicamente la identificación del Congreso, de las asambleas y de los concejos, porque muchas veces el suplente piensa muy distinto de cómo piensa el principal.

Entonces finalmente la corporación se queda sin una identificación definida. Se dificulta muchísimo el Congreso visible. Con el voto público, con la eliminación de los suplentes, con una serie de artículos que los seguiremos viendo, queremos en un Congreso visible.

Un Congreso en el cual cada uno de sus miembros sea conocido por la opinión pública, vigilado por la opinión pública, aplaudido o apoyado por la opinión pública o también censurado por la opinión pública.

Pero cuando hay tanto suplente se dificulta mucho saber quiénes son los congresistas, quiénes son los diputados, quiénes son los concejales.

El cuarto artículo dice: para llevar un presupuesto a que se apruebe en el concejo, en la asamblea o en el Congreso, se necesita previamente una audiencia publica.

Ya lo estamos practicando. Allí veo: "Señor Presidente, salve usted el velódromo". Es esta nuestra última oportunidad.

En la audiencia pública que se realizó en el Valle del Cauca para asignar los recursos que le corresponden al Valle en una de las partidas del Plan Nacional de Desarrollo, se definió una partida para este velódromo.

Pero no se definió por vía de auxilio parlamentario. Se definió por la vía correcta de la audiencia comunitaria.

Ese artículo 4 hay que llevarlo en concordancia con el 11 y con el 7. Mientras el cuarto dice: audiencia comunitaria antes de aprobar los presupuestos, el 11 prohíbe los auxilios parlamentarios de las asambleas, de los concejos. Y el séptimo dice que aquel congresista, diputado o concejal que tramite auxilios parlamentarios, perderá la investidura.

Pero además se pierde la investidura por otras razones, adicionales a las ya consagradas en las normas jurídicas: hoy se pierde la investidura si no se asiste a las plenarias del Congreso de la República.

Son muy cumplidos en las plenarias, pero no todos son cumplidos en las comisiones. La inasistencia en las comisiones afecta seriamente el trabajo allí.

¿Qué dice el referendo? Extender como posibilidad de pérdida de investidura, como causal de pérdida de investidura la inasistencia a las comisiones. Que tengan que ser cumplidos para asistir a las plenarias, para asistir a las comisiones, que llevan el mayor peso del trabajo en las corporaciones.

Y también aquellos que violen las normas de financiación de campañas, los que incurren en delitos electorales como la compra de votos, la trashumancia, van a perder la investidura.

Si el referendo se aprueba el sábado 25, aquellos que incurran en trashumancia, compra de votos, aquellos que violen los topes de financiación de campañas en relación con las elecciones del domingo 26, ya quedarán incursos en pérdida de investidura, porque esa figura entra a regir tan pronto como lo apruebe el pueblo colombiano.

Entonces auxilios parlamentarios prohibidos, prohibidos también en las asambleas y en los concejos, se amplían las causales de pérdida de investidura y se crea la figura de las audiencias comunitarias, previas a la aprobación de los presupuestos

¿Por qué son buenas esas audiencias comunitarias? Porque el pueblo va a tener mayor oportunidad de información.

Mientras más informada la comunidad, menos propensa a que la engañen. Es más difícil engañar a la comunidad en cuanto mayor nivel de información adquiera la comunidad.

Y si la comunidad, en ese conocimiento, en ese acceso a la información, se da cuenta de las limitaciones, más juicioso y profundo será el debate sobre las verdaderas prioridades.

Alguien ha dicho: ¿Pero por qué hay que consultar al pueblo un presupuesto? Después de que eligen al alcalde, él tiene el derecho de sacar ese presupuesto como a bien tenga. Lo mismo el gobernador y el presidente.

A uno no lo eligen para ser todopoderoso. Uno hoy está obligado por la democracia a mantener una permanente consulta por el pueblo.

La democracia no es para darle plenos poderes al elegido. La democracia es para comprometer al elegido a que cumpla con las normas, a que mantenga aireado un proceso permanente de participación popular.

Yo tengo fe que esas audiencias comunitarias ayuden a darle legitimidad a nuestra democracia.

El quinto es un punto que no ha tenido controversia. Un punto de universal aprobación: que un órgano independiente administre el Congreso, para que los congresistas puedan dedicarse totalmente a su tarea legislativa,

El punto sexto disminuye el Congreso. Disminuye el Congreso como lo propusimos en la campaña. En la campaña expresamos: Colombia tiene una democracia de base muy amplia y hay que continuar ampliándola. Pero Colombia necesita un Congreso austero.

Presenciamos cómo se expidió la Ley 617 que obligó a la austeridad en los departamentos y en los municipios. Pero la Nación no ha dado ejemplo de esa austeridad. Esa austeridad tiene que comenzar en la Presidencia de la República. Tiene que empezar en el Congreso.

Propuse un recorte más severo del que ahora se le propone al pueblo colombiano.

Propuse un Congreso unicameral de 160 congresistas, pero los mismos congresistas que acompañaron mi candidatura presidencial me expresaron que estaban de acuerdo en todas las reformas por mí propuestas al Congreso, menos con el Congreso unicameral. Que eran partidarios de mantener dos cámaras. Así se aprobó.

Y en un Congreso de dos cámaras para 32 departamentos, un país de 44 millones de habitantes, resulta prácticamente imposible configurarlo con menos de 218 congresistas, porque es necesario que toda región tenga un mínimo de congresistas, porque es necesario también lograrles una importante representación a las regiones más pobladas.

Quedan dos cámaras, se reduce a 218.

Veamos el alcance y el avance: hoy hay 268, pero teniendo en cuenta el censo poblacional de 1985. Al aplicar el censo de hoy, necesariamente habría un mínimo de 320 congresistas.

Se reduce a 218 y se congela. En adelante, cualquiera sea el crecimiento el población de Colombia, el Congreso no crecerá. Se mantendrá en 218 congresistas.

Se me ha preguntado: ¿qué pasa con las minorías de acuerdo con este artículo? Este artículo preserva cuatro curules para compatriotas de las comunidades negras, compatriotas de las comunidades indígenas y compatriotas que viven en el extranjero.

Además la manera cómo se va a elegir el Congreso de la República, con un umbral del 2% para el Senado y mayores exigencias para la Cámara, la manera cómo se van a elegir las asambleas y los concejos, dan la posibilidad de tener una democracia más seria.

Y una democracia con mejores garantías para los sectores de opinión. En una elección de diez millones por el Congreso, una lista para poder aspirar a elegir curules necesitaría en el Senado de la República 200 mil votos.

Eso está bien porque entonces van a llegar al Senado los que tengan verdadero respaldo popular. Se dificulta que lleguen al Congreso aquellos que aportan muchísimo en resultado electoral a través de la compra de votos.

Hemos dado el paso de ser más exigentes para combatir lo que se ha llamado la 'operación avispa', esa anarquía en la proliferación de listas, pero con el buen cuidado de no afectar a las minorías.

Por eso no aceptamos propuestas que nos indicaban un umbral del 6%, porque así como consideramos que es bueno que en una elección de diez millones de votos por lo menos una lista tenga que tener 200 mil votos, también consideramos que era excesivo pensar en 600 mil votos y que allí si se podría afectar seriamente el derecho de las minorías.

En el artículo séptimo se propone la adición de causales de pérdida de investidura, a lo cual ya me referí.

En el artículo 8 se quitan los privilegios pensionales, privilegios que ha tenido el Presidente de la República, privilegios que ha tenido el Congreso, privilegios pensionales que han tenido en Ecopetrol.

Privilegios pensionales que ha tenido el sindicato de Emcali, privilegios pensionales que estamos eliminando para salvar las empresas y para garantizar las pensiones de los pobres.

¿Quiénes de los aquí presentes son pensionados? ¿Qué pensiones tienen ustedes? Cuéntenme. El mínimo. A ustedes no les pasa nada. A ustedes los va a favorecer este esfuerzo, porque esta Patria tiene un millón de pensionados. El número crece en un 7% cada año.

El año entrante será un millón setenta mil el número de pensionados. La situación presupuestal es dramática. La cuenta de la Nación para pagar pensionados, no incluyo a los departamentos, ni a los municipios, no incluyo a la empresa privada, tampoco a las entidades descentralizadas del orden nacional, la cuenta del presupuesto central de la Nación para pagar pensionados vale 9.8 billones.

Y lo que el presupuesto nacional gira a departamentos y municipios para lo que se llama transferencia educación, de salud, de propósito general, vale $14 billones. Al ritmo que crece la cuenta de pensionados, en poco años será superior que la cuenta de educación y de salud.

Se agotaron las reservas del Seguro Social. Durante años nos dijeron: se van a acabar las reservas del Seguro Social. Y no atendimos esa voz de alarma.

Se acaban las reservas del Seguro Social a mediados del año entrante, pero vamos a hacer todos los esfuerzos para no quedar mal en el pago a los pensionados del Seguro Social.

Para salvar las pensiones de los pobres de Colombia, tenemos que quitar los privilegios de unos pocos que se pueden jubilar privilegiadamente.

¿Quién de ustedes tiene pensión de salario mínimo? Pues habría podido hacerse elegir suplente al Congreso. Asistir allí seis meses y salir con una pensión de $9 millones.

Por eso estamos quitando los privilegios pensionales. Yo seré el primer ex Presidente de Colombia sometido a régimen ordinario de pensiones.

Dios mediante, en julio del 2006, estaré cumpliendo 54 años. En agosto del 2006 debo transferir la Presidencia a quien los colombianos hayan elegido. Y saldría yo con una pensión de $17 millones.

Aprobado el Referendo, tengo que esperar hasta cumplir 62 años, seguir cotizando para ajustar el numero mínimo de semanas que requiere la ley y esperar a una pensión máximo de 25 salarios mínimos.

¿Quiénes de ustedes pertenecen a la reserva de la Fuerza Pública? Solamente excluimos a la Fuerza Pública. ¿Por qué? Por los riesgos que corre la Fuerza Pública, porque ha estado muy desprotegida en materia de seguridad social.

Ahora me decía una señora cuando me arrimé a saludarlos, que le mataron un hijo suboficial del Ejército y que no tuvo pensión de sobrevivencia.

Justamente por esos sacrificios enormes que ha pagado la Fuerza Pública, en lugar de restarles de su sistema de pensiones, les tenemos que agregar.

El Gobierno ha tomado recientemente varias decisiones en la materia. Una, facilitar que las familias de los miembros de la Fuerza Publica asesinados por el terrorismo, puedan acceder a una pensión de sobrevivencia, para que no les ocurra lo que le ocurrió a la señora madre de un oficial asesinado por el terrorismo, a quien pude saludar ahora, que está totalmente desprotegida.

Y hemos tomado una segunda decisión: facilitar el acceso a la pensión de invalidez por parte de los miembros de la Fuerza Pública, porque la norma vieja decía: que para que se le pague invalidez a un miembro de la Fuerza Pública, necesita una invalidez del 75%. Eso es excesivo. La hemos rebajado al 50 y todavía a mí me parece bien alta la exigencia.

El país tiene que exigirle a su Fuerza Pública, pero al mismo tiempo cuidar a su Fuerza Pública y darle garantías en materia de seguridad social.

Hemos encontrado resistencia de los educadores a este punto. Hay muchos maestros en Colombia con dos pensiones. Hay muchos maestros en Colombia con privilegios pensionales. No se les quita ese privilegio a los que actualmente lo tienen. Se les quita adelante a los nuevos que se pensionen.

Pero miren lo que pasó con los maestros. Cuando estábamos en el trámite de Ley de Referendo, el ministro Juan Luis Londoño acudió a mi oficina y me dijo: Presidente, hay muchos maestros próximos a jubilarse. No les afectemos esa expectativa de derecho. Y por eso se tomó la decisión de darles plazo hasta el 2007, como lo dice el Referendo.

Hasta el 2007 se pueden jubilar con el actual régimen de pensiones. Quienes se jubilen en fecha posterior, se jubilarán con una pensión equitativa pero sin los privilegios de hoy.

Tengan en cuenta: hemos dado un plazo a los maestros hasta el 2007, un período de transición bastante equitativo para que se jubilen con las normas vigentes.

El artículo 9 propone la eliminación de las contralorías. Esta tarde me hacían muchas preguntas. Decían: Presidente, ¿y la corrupción?

Colombia tiene 68 contralorías. Si hubieran procedido bien, no habría corrupción. Y me preguntaban: Presidente, ¿y los 4.700 empleados de esas contralorías? A todos se les va a indemnizar, como lo dice el Referendo.

El ahorro inicialmente, que es del orden de $200 mil millones, es para indemnizarlos. Después, como lo dice el artículo 12, ese dinero es para educación. Y otros me han dicho: ¿eliminar esas contralorías no será afectar la descentralización? De manera ninguna.

Lo que reclaman los pueblos en materia de descentralización es la posibilidad de elegir directamente a los alcaldes, a sus gobernadores, de que las autoridades locales y territoriales tengan mayor margen para manejar la educación, la salud, los temas básicos.

Es mucho mejor para la descentralización que los alcaldes y los gobernadores dispongan de $200 mil millones para fortalecer la educación, que seguir gastando ese dinero en las contralorías.

¿Y cómo se va a ser este control? Es que en buena parte ya lo viene haciendo la Contraloría nacional. El dinero que le llega al departamento, al municipio, por transferencias de la Nación, hoy está vigilado por la Contraloría Nacional .

Se superponen las vigilancias. hay varias vigilancias y todas resultan muy costosas. En Cali tenemos tres contralorías, la municipal, la nacional y la departamental.

La propuesta es que solamente quede la nacional y que esa Contraloría nacional no proceda politiqueramente, que todos los funcionarios sean nombrados por meritocracia, por concurso de méritos, y que esa Contraloría nacional se apoye en las universidades, en las facultades de contaduría, se apoye en las veedurías comunitarias, se apoye en las cámaras de comercio, y que también se apoye en el internet.

Me decían: ¿Presidente, y si alcanza la Contraloría nacional? Tiene que alcanzar. Desde 1997 supervisa las transferencias. ¿Cómo no va a poder supervisar el resto de los presupuestos locales?

Cuando se eligió al Contralor Hernández Gamarra me reuní con él y me dijo: Presidente, recibo la Contraloría con 4.000 funcionarios. En este período se van a jubilar 1.500. Con los 2.500 que quedan, porque no voy a remplazar a los jubilados, hay que hacer bien el oficio de controlar a la Nación, de controlar a los departamentos y a los municipios.

Yo estoy de acuerdo con eso. Cómo no van a poder en la época del internet hacer un control fiscal con 2.500, con 4.000 funcionarios. En España lo han logrado con 600 funcionarios en el Tribunal Nacional de Cuentas.

Aquí aparece una filosofía clara de nuestra filosofía de Estado Comunitario. ¿Para qué son los recursos del Estado? ¿Para las burocracias, para el clientelismo o para la inversión social?

Aquí recortamos clientelismo y fortalecemos un rubro de inversión social tan importante como es la educación.

Y otros me dicen: Presidente, pero es que las contralorías se han arreglado, desde que los jueces y magistrados empezaron a configurar las ternas, que sirven para que entre los ternados el contralor sea seleccionado en el concejo o en la asamblea.

Miren el clientelismo. Algunos contralores me han dicho que ellos reparten la clientela de la contraloría en tres puñitos iguales: tercera parte de los puestos, cuotas de los magistrados que los incluyeron en las ternas.

Tercera parte de los puestos, cuota de los diputados que votaron por el candidato. Y tercera parte de los puestos, para los amigos personales.

Esa politiquería no se puede admitir en un país necesitado de inversión social, en un país necesitado de decisiones transcendentales para derrotar la corrupción.

Y me preguntan: Presidente, ¿nos vamos a quedar sin una sola contraloría? Y pregunto: ¿Qué es más fácil para el pueblo? ¿Exigirle cuentas a una Contraloría o a 68? ¿Vigilar una contraloría o vigilar 68?

Hoy la responsabilidad se diluye si hay un faltante en educación. En Neiva la gente no sabe si ir a la contraloría municipal o a la departamental del Huila o a la seccional de la nacional. Y nadie responde.

Asumida esta tarea por una sola contraloría, con respaldo comunitario, apoyada esa contraloría en organizaciones comunitarias, en universidades, el pueblo colombiano solamente le va a pasar la cuenta a esa contraloría. Solamente esa contraloría tiene que vigilar y solamente de esa contraloría tiene que demandarse la responsabilidad de una vigilancia eficaz.

El artículo 12 dice que esos dineros, después de indemnizar a los funcionarios, se deben llevar a educación.

El artículo 10 es de aquellos que eliminó la corte constitucional.

Al 11 ya me referí. La prohibición de auxilios en el parlamento, en las asambleas y en los concejos.

¿Y qué propone el artículo 13? Un correctivo al Fondo Nacional de Regalías.

La platica de las regalías en Colombia se ha feriado. Se ha manejado como piñata. En Alemania buena parte del desarrollo económico se sustentó en la buena inversión de las regalías.

Yo visito un municipio y el alcalde me dice vea la fuentecita de agua que hice allí con regalías.

Y le pregunto: Alcalde, ¿cuántos niños hay sin estudiar en el municipio? 2.000. Entonces le replico: ¿Y las prioridades, alcalde?

Por eso se propone en el artículo 13 que el Fondo Nacional de Regalías dedique el 56% a la educación, el 34% a saneamiento básico. Y se incluyó por primera vez un punto a instancias de la bancada vallecaucana, para aplicarlo al saneamiento básico del río Cauca.

Eso es cosecha de la bancada congresional del Valle del Cauca y va a ayudar mucho en los esfuerzos que se requieren.

Al mediodía, al llegar a Cali, tuvimos una reunión con los promotores ambientales de varios departamentos.

En todas partes reclamo: no se ha descontaminado el río Cauca, no se ha descontaminado el río Cali, en Caicedonia hay un río que primero lo contaminan y después se convierte en la fuente del acueducto de la comunidad.

En todas partes reclamos. Los alcaldes de la Costa Caribe, todos reclamando aportes para poder mejorar los acueductos y los alcantarillados.

Por eso es bien importante que el 34% del Fondo Nacional de Regalías se dedique a saneamiento básico.

Con quienes resulten elegidos alcaldes y gobernadores, vamos a hacer un pacto que liderará la Ministra del Medio Ambiente. Lo que yo llamo el pacto mínimo ecológico. Para que en el próximo cuatrienio de autoridades regionales, se cumpla con el objetivo de resolver el problema de disposición final de basuras.

Con un segundo objetivo de repoblar las cuencas de las quebradas y de los ríos, empezando por la reconstrucción de la protección forestal en la quebrada o río que alimente el respectivo acueducto.

Y un tercer objetivo, que sea el del saneamiento básico de limpieza de aguas residuales.

Esa es una necesidad del país. Un país tan bello como Colombia, que es el segundo en el mundo de disponibilidad de agua dulce por unidad de superficie, que es uno de los primeros siete en disponibilidad de biodiversidad, tiene que hacer un gran esfuerzo en saneamiento básico.

Y a eso nos ayuda el artículo 13, que es un artículo bueno pero incompleto. Porque se refiere al Fondo Nacional de Regalías y todavía nos quedará faltando una norma para poder intervenir más eficazmente en las regalías municipales y departamentales, que en buena parte de los municipios y de los departamentos que la reciben, también han sido malgastadas.

El artículo 14 se ha controvertido mucho: es el que ordena congelar los gastos del Estado por dos años. Este Estado ha sido avaro en inversión y derrochón en clientelismo y laxo con la corrupción.

Nosotros encontramos un déficit real, muy diferente al declarado. A mí me decían: Presidente, es del 3.6, es del 4.2.

Yo decía: ¿Pero cómo, si estas cuentas dan el 6?

No es que usted tiene las utilidades del Seguro Social. ¿A dónde están?

El año pasado perdió $500 mil millones. Hubo que hacer una adición presupuestal de afán para enjugar esa pérdida

Es que usted tiene las utilidades de Telecom. ¿A dónde están? Si este Gobierno no hubiera reformado Telecom, estaría dando pérdidas de $500 mil millones al año.

Entonces me dijeron: Presidente, no se preocupe por el déficit, no se preocupe por el endeudamiento, a usted le queda muy fácil: un IVA del 16%, del 12 al todo: a la educación, a la salud, a los servicios públicos. Solución descartada por inhumana.

Otros me decían: para que resuelva del déficit del endeudamiento, póngale impuesto a los trabajadores, elimine la exención tributaria a los salarios. Es solución descartada por inhumana.

Hicimos una reforma tributaria moderada, pero no nos ha alcanzado. Los sectores más pudientes del país, pagaron el impuesto al patrimonio.

Lo pagaron contribuyentes con patrimonios superiores a $157 millones. Nos alcanzó para la seguridad del año pasado, para los programas de seguridad de este año, un poquito para el entrante. Pero la seguridad hay que sostenerla y ampliarla, porque en Colombia el designio es uno: derrotar el terrorismo, mis queridos compatriotas del Valle del Cauca.

Persistencia para derrotar el terrorismo, constancia para derrotar el terrorismo. A las buenas o a las malas, pero hay que derrotar el terrorismo.

Estamos haciendo una reforma administrativa. Así como el Congreso tiene que dar ejemplo en austeridad, la Presidencia de la República también.

Confío que al finalizar este cuatrienio, los gastos de la Presidencia de la República se hayan reducido en un 30%. Y le hemos puesto como meta a toda entidad del Estado, reducir los gastos en un 20%.

Por eso se congelan los gastos de funcionamiento en el Estado en estos dos años. Sus efectos, el tema salarial. Oígase bien. Porque la responsabilidad de ustedes es que cada uno sea un líder del estudio del Referendo.

Oígase bien: no se congela el salario del sector privado. Ayer me llamó una trabajadora de Bucaramanga que labora en una empresa del sector avicultor y me dijo: ¿Si es verdad que me van a congelar el salario? No te lo congelan, mujer, porque trabajas con el sector privado.

Segundo, no se congela el salario mínimo ni en el sector privado ni en el público. En diciembre y cada año, con la ayuda de Dios, seguiremos elevando el salario mínimo. Que no se preocupen por el salario mínimo los trabajadores del sector privado ni los funcionarios públicos. Se seguirá elevando aun durante este período de congelación.

Tercero, no se congelan los salarios del Estado menores a dos salarios mínimos.

Cuarto, sí se congela el salario de los funcionarios del Estado por encima de dos salarios mínimos dos años. En muchas entidades ha estado congelado este año, quedaría faltando otro. Porque esta semana alguien del Guainía me dijo: Presidente, como a nosotros no nos han subido este año, entonces nos va a tocar tres años.

No, señor. Los que hayan estado congelados este año, eso se contabiliza: les queda faltando un año más.

Que hay un sacrificio allí, sí lo hay. Un esfuerzo que le tenemos que pedir a los empleados públicos para ayudar a salvar un Estado quebrado.

Pero el esfuerzo más grande se lo exigimos a los que más pueden: servidores públicos con salarios superiores a 25 salarios mínimos, como el Presidente, los congresistas, los magistrados de las altas cortes, tienen congelación por cuatro años.

Los profesores. Ya les conté a ustedes, ¿qué se hizo con las pensiones de los profesores? Se da tiempo de que se jubilen con el régimen privilegiado hasta el año 2007.

En adelante van a tener una pensión equitativa. Muchos profesores en el Estado, porque a los del sector privado no los toca el referendo, muchos profesores en el Estado ganan por encima de dos salarios mínimos.

Es verdad, les toca el sacrificio por dos años.

Yo tengo, como Presidente, la superior obligación de contarle a mi pueblo el Referendo en aquello que responde a un gran anhelo de los colombianos y también en aquello que implica sacrificios. ¿Y por qué ese sacrificio de los profesores?

Miren, el Fondo Prestacional del Magisterio se quebró. Este Gobierno, con la ayuda del Congreso, lo salvó. El año entrante cuesta $654 mil millones la partida del Gobierno Nacional al Fondo de Prestaciones al Magisterio. Muy superior esa suma al ahorro de los maestros.

El escalafón no se le suprime al magisterio ni se congela. Pueden seguir avanzado en el escalafón.

Cuando les llegue el dinero de la educación al señor Gobernador del Valle del Cauca o al señor Alcalde de Cali, lo que ellos ahorren por el mandato del Referendo en gastos de funcionamiento, lo deben llevar a un fondo especial para pagar las pensiones de los trabajadores de la salud y para pagar las pensiones de los maestros.

El esfuerzo que hacen los maestros en estos dos años deviene automáticamente en su propio beneficio. Es una alcancía para que se les puedan pagar las pensiones.

Yo no quiero que suceda en Colombia lo que hemos visto en muchas regiones, en un departamento de la Patria, 33 meses de atraso con los pensionados. En otro departamento de la Patria, 24 meses de atraso en el pago de las primas de los funcionarios públicos.

En una ciudad capital de la Patria, capital del departamento, un alcalde honorable, nombrado porque el titular fue removido, y me decía hace dos semanas: Presidente, estoy al día con las últimas tres mesadas de los pensionados, pero les debemos 14 y no tengo de dónde pagarles.

Este esfuerzo es para pagarle a la gente pensionada. El recorte de los privilegios estatales en pensiones es para poder pagar las pensiones de los colombianos pobres,

Miren, el país tiene 600 mil ancianos en la indigencia. 600 mil ancianos esperando entrar en el programa Revivir. Apenas vamos a entrar 125 mil para poderles pagar cumplidamente.

¿Ustedes creen que es justo que sigamos con esta desprotección de los ancianos pobres y simultáneamente se mantenga un régimen privilegiado de pensiones en Colombia?

Para legitimar estas instituciones primero hay que preocuparnos por los pobres. Alguien me decía: Presidente, pero es que están presentando el referendo como algo en beneficio de los ricos y en contra de los pobres. El referendo es en beneficio de Colombia.

El Referendo nos da la posibilidad de sostener lo hecho en seguridad y de avanzar en seguridad. Los que más necesitan la seguridad del Estado son los pobres. Los ricos tienen la posibilidad de pagar empresas privadas de vigilancia, de irse al extranjero. Los pobres requieren que los proteja el Estado.

Los pobres requieren de una presencia muy fuerte de la Policía y del Ejército. Los capitalistas pueden llevar los capitales afuera. Se los reciben con los brazos abiertos. Los pobres necesitan seguridad para que haya confianza en Colombia, para que haya inversión, para que esta economía crezca, para que se genere empleo.

Los ahorros del Referendo en educación son para los pobres. Los hijos de las clases pudientes acceden a la educación privada en Colombia o en el extranjero.

Hemos creado en el último año 500 mil cupos escolares, pero queda millón y medio de niñitos de los sectores pobres en los campos y en las ciudades de Colombia sin cupos escolares.

La educación financiada por el Estado es un requerimiento de los pobres.

Y alguien me decía: Presidente, es que los maestros están diciendo que le van a quitar las pensiones a la gente que tiene la pensión reconocida.

Eso no es cierto. Se respetan los derechos adquiridos.

Este referendo lo tenemos que defender o atacar con transparencia. Es la oportunidad de adelantar un bello debate democrático. Yo invito a mis compatriotas a que exijan del Gobierno toda la franqueza, pero también de los abstencionistas.

Es respetable que los maestros se opongan al Referendo, pero se deben oponer con argumentos, no distorsionando la realidad, no presionando a los padres de familia, no presionando a los estudiantes. La sal no se puede corromper.

Qué tal que por un interés político los que tienen que educar a los niñitos de Colombia, le mientan al pueblo colombiano para desorientarlo frente al referendo.

(…)

Empezamos la semana pasada en Bucaramanga la nueva etapa del programa Revivir. El año pasado se aprobó la ley en diciembre que nos fortalece los recursos del Fondo de Solidaridad y ya apropiamos en el presupuesto $125 mil millones para garantizarles durante el primer año el programa Revivir a 125 mil ancianos pobres de la Patria.

(…)

Yo confío que entre diciembre, que es el plazo para que entre el nuevo programa Revivir, los 125 mil ancianos de la Patria que se van a favorecer con esta iniciativa, se favorezcan plenamente.

(…)

Me preocupa que el Sena esté contra el Referendo, porque el Sena es una niña mimada de este Gobierno. El Congreso nos acaba de aprobar $100 mil millones para seguir creciendo el Sena, que ya ha pasado de millón 100.000 estudiantes a 2 millones. Me preocupa que cuando el Sena se ha hecho cargo del programa Jóvenes de Acción y ha sentido un Gobierno apoyándolo, el sindicato del Sena se oponga al Referendo.

Me preocupa que el sindicato de Emcali se oponga al Referendo. En la tarea del salvamento de Emcali, en la cual ha ayudado, con nobleza y dedicación, el alcalde Jhon Maro Rodríguez, con patriotismo que reconozco y aplaudo, en la cual ha ayudado un excelente Gobernador vallecaucano, el doctor Germán Villegas, en la cual ha ayudado la Cámara de Comercio, aquí representada por su director, el doctor Julián Domínguez, en esa tarea de salvamento de Emcali, todos nos propusimos hacer aportes.

La Nación dijo: aporto 570 ó 600 mil millones, que es la suma de lo que la Nación ha pagado por Emcali, y de aquello que debe pagar por Emcali.

Se ha hecho un gran esfuerzo, liderado por el Alcalde y por el Alto Consejero de la Presidencia, doctor José Roberto Arango, para lograr un acuerdo favorable con los acreedores financieros.

Vamos a crear el Fondo de Capitalización Social, para que todos los caleños sean socios de ese fondo, para que parte de lo que ustedes pagan en tarifas se les devuelva en acciones del fondo, para construir un país de propietarios, para hacer un capitalismo de base popular, para hacer capitalismo social.

Ese fondo tendrá dos garantías: primero, ese fondo va a apoyar la expansión de Emcali en el futuro. Si ese fondo se maneja bien, Emcali no necesitará de los bancos en quince años. Para todas sus expansiones tendrá su capital propio, sus ahorros.

y ese Fondo de Capitalización Social va a dar otra garantía: la garantía de buen manejo, porque ese fondo tiene que suscribir un convenio de desempeño con Emcali.

El sindicato me dijo: "Presidente, no liquide a Emcali", y aceptamos no liquidarla. "No la privaticen", y aceptamos no privatizarla. Les pedimos que se modificara la convención y que se eliminaran los privilegios pensionales, como lo propone el Referendo, y ellos dijeron que sí, que lo hacían, y ahora salen a oponerse al Referendo en las calles de Cali.

Yo simplemente le hago ese llamado amistoso a la ciudadanía. Yo voy a seguir trabajando con el sindicato, porque hay que construir un sindicalismo de participación, y Emcali tiene que ser una entidad modelo.

Pero me preocupa que el sindicato esté en contra del Referendo después del compromiso de que aceptan bajar las prestaciones convencionales, como lo propone el Referendo, para poder salvar a Emcali.

Porque si mantienen el régimen pensional actual, todo el dinero que se le inyecte a Emcali será botado. No habrá manera de salvar la empresa. Por eso apelo directamente a la base popular de Santiago de Cali.

(…)

Queridos amigos de Cali, el Referendo no va a producir milagros, pero es un paso en la dirección correcta. Yo no soy partidario de elevar excesivamente las expectativas.

Pero si ustedes, todos estos días, participan de un gran diálogo familiar y de trabajo para examinar el Referendo, ese diálogo puede contribuir a crear una gran conciencia colombiana contra la corrupción.

Si el pueblo colombiano aprueba el Referendo, se habrá dado un paso muy importante contra la corrupción, y el mismo pueblo que lo aprobó va a adquirir mayor conciencia sobre su necesidad de vigilar permanentemente la acción del Estado para que haya transparencia.

A mí me preocupan los actos de violencia que se están cometiendo en estos días previos a las elecciones. El Ejército y la Policía seguirán haciendo el mayor esfuerzo para garantizar la seguridad a todos los candidatos, como nos corresponde a nosotros.

Eso sí, cuando no había participación, los violentos justificaban su alzamiento en armas porque no había participación. Ahora se elige directamente al Gobernador, a los Alcaldes. Ahora hay la posibilidad de participar en un Referendo, y los violentos lo único que quieren es presionar al pueblo colombiano para que no participe en los certámenes electorales agudizando la violencia por estos días.

Aquí hay dos discusiones. Una contra los de los fusiles, y otra contra los de los argumentos. Contra los de los fusiles, autoridad y orden. A los violentos los vamos a derrotar, a las buenas o a las malas. O negocian o los derrotamos militarmente.

A los contradictores del Referendo, paciencia, argumentos, un debate amable. Eso sí, invito a que en Colombia haya más debate y menos cizaña. Invito a que en Colombia haya más debate creativo y menos insidia. Invito a que en Colombia haya un estudio más profundo de los temas y menos engaño publicitario para poder fortalecer esta democracia.

Ustedes en el Valle del Cauca acompañaron con infinita generosidad mi candidatura presidencial. Guardo con ustedes una gratitud incancelable. El gobernador Villegas ha hecho la cuenta de las veces que yo he visitado al Valle del Cauca, y lo hago siempre con cariño y con compromiso, porque quiero que ustedes puedan tenerme a mí como un Presidente vallecaucano.

Quien está en deuda con ustedes y con la Patria entera soy yo. Por eso les digo que piensen en el referendo, no pensando en el Gobierno ni en la abstención, sino pensando en Colombia. Denle esa oportunidad a Colombia.

Estas dos semanas no pueden ser de triunfalismo ni de moridera. No nos podemos poner triunfalistas porque en alguna parte se reciba bien el Referendo, ni nos podemos desmayar porque en otras partes azoten al Referendo.

Yo mantengo en la vida una regla: la regla de la constancia. Les pido constancia de estudio sobre el Referendo en estas dos semanas. La constancia en el estudio, en la fe pública, es lo único que habrá de sacarnos adelante.

Como conozco la alegría de este gran pueblo caleño, como sé que en esta convocatoria nos va a acompañar la música, quiero simplemente ofrecer la palabra a cinco de ustedes, dar una respuesta corta, para que suene la música, que es lo que necesita el pueblo colombiano todos los días y a todas las horas. Pero no la música lúgubre de los violentos, sino la música alegre de la rumba vallecaucana.

POSICIÓN FRENTE AL TERRORISMO

Yo mantengo dos decisiones: frente a los violentos, a las buenas o a las malas. Con mis interlocutores, con mis compatriotas, siempre persuasivamente. Si usted mira las estadísticas, verá que el secuestro en el Valle del Cauca, que todavía existe y que nos duele mucho, se ha reducido sustancialmente: en un 50 por ciento. El asesinato se ha reducido en un 10 por ciento en el Valle del Cauca. En Cali ya ha empezado a ceder.

En el último años se han entregado más de 2.300 integrantes de grupos violentos. Les hemos dado el tratamiento más generoso posible. Lo que pasa es que si a los terroristas no los combatimos, siguen maltratando al pueblo colombiano y todos los días se alejarán más las posibilidades de paz.

Yo creo que la paz llega a partir de un Gobierno con orden, a partir de un Gobierno firme, a partir de un Gobierno con sentido de autoridad. Si usted le muestra a los terroristas temblores o temores, los terroristas no solamente acaban con usted, sino con el pueblo colombiano.

Yo estoy dispuesto a un proceso de paz con toda la generosidad, pero allá no llegamos sino cuando los terroristas sientan que acá hay una verdadera voluntad de derrotarlos. Y todavía nos falta avanzar en el Valle del Cauca y preparar mejor a la Fuerza Pública para llegar a la selva, donde están las cuevas de los mayores líderes del terrorismo, porque vamos a ir por ellos, compatriotas.

Aquí no hay una guerra entre dos bandos. Aquí hay 30 mil terroristas que crecieron porque los contemplaron y porque tienen la plata del narcotráfico y un pueblo colombiano lleno de problemas, maltratados por esos terroristas.

Esto es lo que necesita Colombia: respeto al debate, respeto a la opinión ajena. La opinión ajena hay que respetarla. La opinión ajena es sagrada. Aquí a los únicos que hay que derrotar, a las buenas o a las malas, es a los terroristas. Pero a los colombianos con opiniones diferentes hay que respetarlos, tratarlos con cariño y discutir con ellos solamente basados en argumentos.

CASO SANTOYO

Mire y le cuento qué pasó. Unos hechos de 1999. La Fiscalía lo absolvió y a 15 días del Referendo, la Procuraduría lo destituye. Eso siempre es bastante complicado. ¿Qué tenemos que hacer? Él va a presentar los recursos correspondientes.

Miren el efecto político de esa resolución quince días antes de las elecciones. Ya se va a volver eso también tema de debate. Lo que sí quiero decir, y que no quepa la menor duda, es que yo apoyo totalmente a la Fuerza Pública. Le pido transparencia, pero la apoyo totalmente.

Y por eso nos oponemos a que se cometan abusos, en materia de decisiones jurisdiccionales, con la Fuerza Pública. Nos oponemos a eso. Porque, si no, ¿quién nos defiende? Lo que no podemos es permitir un país dominado por guerrilla y paramilitares.

Aquí lo que hay que hacer es fortalecer la presencia institucional de la autoridad legítima y democrática, pero qué bueno que los temas de este Gobierno todos se puedan ventilar públicamente, qué bueno que este Gobierno no tenga escondites, qué bueno que este Gobierno no tenga cartas guardadas, sino que todo esté en el debate público. Por eso me gusta oír sobre estos temas y sobre los que quieran plantear.

LA MUJER

El Referendo no tiene puntos especiales para la mujer. Son unos puntos generales para el pueblo colombiano. El tema de la mujer depende hoy de todo nuestro compromiso sagrado con ellas.

El Gobierno Nacional tiene el 50 por ciento del Gabinete en manos de mujeres. Ha venido aumentando sustancialmente su participación en la vida colombiana. Y hemos venido adelantando programas muy importantes para la madre cabeza de familia. Se les ha garantizado estabilidad en las entidades del Estado sometidas a reforma.

PUNTO UNO DEL REFERENDO

Hay dos casos en el artículo primero del Referendo. En el primer caso no hay salvación: es cuando se cometa un delito contra el patrimonio del Estado. Si alguien se roba $500 millones en una tesorería del Estado, queda con una pena perpetua que le impide volver al Estado.

El segundo caso es el caso de perjuicios. Por ejemplo, si una persona es veedora, interventora y hay una culpa en esa interventoría de construcción de un puente, y ese puente se cae y van a condenar al Estado por perjuicios, esa persona tiene que indemnizar al Estado. Si no, no puede volver al Estado.

Yo no presenté sino la primera parte de ese artículo. En el Congreso se adicionó la segunda. Como son dos casos diferentes, habría quedado mejor si se hubieran separado uno en un párrafo y otro en otro párrafo.

FLAGELO DEL SECUESTRO

El 50 por ciento de las familias de la Patria sufre ese dolor. Por eso aquí no hay más camino que persistir en la autoridad.

JUECES DE PAZ

Ustedes han evitado en Colombia mucho pleito y han evitado mucho enfrentamiento amargo en la población. Los felicito. Quisiera venir en una oportunidad con el Ministro del Interior o con el Viceministro de Justicia para mirar el tema de ustedes porque hoy, si yo les doy una respuesta de que los vamos a apoyar de tal o tal manera, los engaño. El Gobierno tiene que ser muy serio en el diálogo público. Entonces yo quisiera, o llevarme una notica de ustedes o reunirme con ustedes en una oportunidad venidera.

NARCOTRÁFICO

El país tiene que desterrar al narcotráfico en cualquiera de sus etapas. En la producción, en el tráfico y también en el consumo. Colombia ya tiene un millón de consumidores, y eso le ha hecho mucho daño al tejido social de la Nación.

¿CÓMO HAGO PARA CONVENCER A LOS MOTOCICLISTAS DE CALI DE QUE VOTEMOS EL REFERENDO?

Hombre, miren ustedes si le conviene al país o no. Con mucha convicción se lo digo: hagan ese esfuerzo. Ustedes aquí no van a elegir personas, sino que van a pronunciarse sobre unos textos que, si se aprueban, deben estar en la Constitución. Yo pienso que algo que necesitan ustedes es la seguridad y el Referendo nos ayuda a poder avanzar en seguridad.

RUMOR DE QUE ICBF SERÁ CERRADO

Todo ese se dice para intentar desacreditar el Referendo. Bienestar Familiar viene fortaleciéndose en este Gobierno".