Sitio oficial
 

Reficar/ Que los funcionarios le den la cara a la justicia y a la opinión pública: Uribe

 

“Óscar Iván le ha hablado al país  sobre el tema, el ministro Hernán Martínez, que fue nuestro último Ministro de Minas hace dos días le habló al país. Los integrantes de nuestro gobierno están dispuestos a dar todas las explicaciones a la opinión pública y a las autoridades”.

 

Cartagena, 12 de febrero de 2016 (CD). Declaración del expresidente Álvaro Uribe Vélez sobre la Refinería de Cartagena (Reficar).

 

El Gobierno nuestro se propuso responderle a todas las regiones colombianas, con esas necesidades aplazadas, por eso aquí se tomó la decisión de actualizar la Refinería de Cartagena, decisión difícil, porque hubo que retirar la Refinería de Ecopetrol con una gran oposición de sectores sindicales y políticos.

 

 

Segundo, había que comprometer las utilidades de Ecopetrol al Gobierno en muy buena parte para financiar la Refinería, era muy difícil por el estado precario de las finanzas públicas, sin embargo, lo hicimos.

 

 

Tomada la decisión, implementada la separación de Reficar de Ecopetrol, entonces había que buscar el socio y se hizo una subasta, la ganó Glencore a la Petrobras de Brasil. Yo he preguntado en estos días: ¿la subasta tuvo un componente que es el examen de idoneidad de los proponentes? y me dijeron por supuesto, porque en la parte económica podían participar quienes hubieran tenido aprobación de la propuesta técnica, del examen de idoneidad, etcétera.

 

 

Ganó Glencore y dicen ¿y por qué no la adjudicó a Petrobras? porque la otra ganó en franca lid, y a propósito, ustedes saben los problemas que ha tenido Petrobras, cómo ha involucrado al Gobierno de Brasil en el escándalo de corrupción, etcétera.

 

 

Y algo que es bueno contárselo a Colombia: Petrobras está construyendo en Brasil una refinería, se estimó inicialmente que costaría 6 mil millones de dólares y está llegando a los 20 mil.

 

 

Empezó Glencore, con el 51 por ciento  de la refinería, contrató a la firma norteamericana para la construcción y un día me dicen a mí los ministros, ‘Glencore parece que no va a cumplir, tienen serias dificultades financieras por la crisis de 2008’.

 

Viví este episodio en Davos, Suiza, me reuní con el presidente de Glencore, había varios compañeros de gobierno, esas reuniones no me gusta hacerlas sin testigos, le dije, vea señor presidente, yo apoyo al sector privado porque lo considero una necesidad social para Colombia, pero no a los negociados, usted tiene dos opciones: o indemniza a Ecopetrol o se va de Colombia, pero se va de Colombia es con todo, incluidos los contratos de carbón; no le dije más nada. Corrió y se vino e hizo el acuerdo con Ecopetrol, el cual yo simplemente le di confianza a lo que hacía adelante, Ecopetrol le recompró y ellos perdieron 100, 119 millones de dólares, los de Glencore.

 

 

Enseguida se tomaron unas decisiones que costaron mil millones de dólares más, la decisión de armonizar la Refinería de Cartagena con la de Barrancabermeja, lo que implicaba hacer unas inversiones más grandes aquí y de producir materia prima de mejor calidad y en más cantidad para la industria de derivados del petróleo, incluso vinimos aquí y en esa época a mí me dijeron, gracias a la refinería se van a instalar 14 fábricas de derivados del petróleo, se van a recibir materia prima de la refinería, y dije yo: qué bueno, qué bueno para Cartagena. Y creamos todas las condiciones de estímulos tributarios, etcétera, y además porque el país necesitaba, queridos amigos, producir más combustible con menos azufre, con los niveles máximos internacionalmente aceptables de azufre.

 

 

¿Cuánto cuesta todo esto? más o menos 3 mil 900 millones de dólares, cuando se va nuestro gobierno, llega el nuevo y empieza la ejecución.

 

 

La verdad es que a mí no me mencionan sino cuando hay algún escándalo. Al gobierno mío le tocó hacer el primer puente de Mompox, construimos 100 kilómetros de la carretera Troncal a El Banco, el puente sobre el río Cesar en El Banco y el puente del Magdalena a la isla de Mompox en Botón de Leyva. Eso lo terminó nuestro gobierno y dejamos contratado el otro que lo acaban de inaugurar, el de Talaigua a Santana, con la carretera de Santana a La Gloria, hace tres meses inauguraron eso, yo pasé por allá fui, a tomarle unas fotos a ese puente la semana pasada y puse un Twitter donde digo: gracias al ministro Andrés Uriel contrató este puente, el Gobierno Nacional lo inauguró, el actual, y como no ha habido escándalo no me han mencionado.

 

 

El Gobierno Nacional recibe lo de la Refinería en 2010, la ejecuta. El año pasado es un año de festividades, que la inauguraron, ¡qué fiesta! que el país se iba a ahorrar mil 800 millones de dólares al año, etcétera, todo estaban felices.

 

 

Yo le dije a Fernando Nicolás, senador, bregue a recordar que esa fue una respuesta nuestra a Cartagena, muy difícil con una cuentecita de Twitter competir con los medios de comunicación, pero lo hacemos. No hay peor esfuerzo que el que no se hace, cuando ahora parece este escándalo de los sobrecostos.

 

 

Yo ya les dije hasta donde llegó nuestro gobierno. Yo opino lo siguiente: Óscar Iván le ha hablado al país  sobre el tema, el ministro Hernán Martínez, que fue nuestro último Ministro de Minas, también habló, hace dos días le habló al país.

 

 

Los integrantes de nuestro gobierno están dispuestos a dar todas las explicaciones a la opinión pública y a las autoridades.

 

 

Yo quiero pedir desde Cartagena muy respetuosamente que personas como el doctor Cabrales, Orlando Cabrales, que fue presidente de la Refinería y el doctor Javier Gutiérrez, que lo trajimos a Ecopetrol por su buena reputación en ISA, que fue presidente de Ecopetrol al final de nuestro gobierno y en este gobierno hasta el año pasado, le den la cara a la opinión pública, que le hablen claramente al país.

 

 

Yo creo mucho en el estado de opinión, en el derecho de la opinión pública en el estado democrático. Si algunos de mis malquerientes lo confunden con un estado plebiscitario, superior a la Constitución, todo lo contrario, el estado de opinión es la expresión del respeto a la  participación de la comunidad, pero con total sometimiento a la Constitución.

 

 

Como lo declaré aquella noche cuando la Corte Constitucional declaró inexequible la ley que permitía convocar a un referendo, a ver si el presidente de Colombia reelegido podía aspirar nuevamente, esa noche hice un recorderis del Estado de opinión.

 

 

Aquí hay dos jurisdicciones: la de la jurisdicción de la justicia, propiamente, y la jurisdicción de opinión, y no necesariamente tienen que  ir de la mano, y la dos tiene que actuar.

 

 

Que actúen los organismos de control, los fiscales y los jueces, pero que los funcionarios le den la cara al país, no solamente a los jueces, no solamente a los fiscales, no solamente a la Contraloría o a la Procuraduría, sino a la opinión pública, porque en un Estado de derecho, cuya parte superior es el estado de opinión, todos los funcionarios o servidores públicos tenemos que estar rindiendo cuentas a la opinión.

 

(FIN)