Renglones a los compatriotas

Renglones a los compatriotas 

Mi nombre está ausente en las listas de candidatos pero mi preocupación por la Patria siempre está presente.

Pido respetuosamente todo el apoyo al Centro Democrático. Lo hago con gratitud a quienes en ocasiones anteriores nos han acompañado con su voto, con humildad a quienes no lo han hecho y con compromiso a los jóvenes que por primera vez votan.

Comprendo las ansiedades de los jóvenes por más educación, más empleo, más emprendimiento, más innovación, más protección al medio ambiente, más cultura, más deporte. En Colombia estos avances son posibles, pero en las tiranías o en las democracias restringidas son irrealizables. Alcanzar meta tras meta, en un horizonte de progreso permanente, requiere democracia, estímulo a la creatividad del emprendimiento privado en compañía simultánea de la inversión social sostenible. Se necesita una masiva ampliación del crédito popular y del capital semilla para los emprendimientos, con énfasis en los proyectos de los jóvenes. Se necesita la extensión de Ingreso Solidario a todos los ciudadanos pobres para superar dicha situación. Debemos pensar en algún ajuste a la  cotización pensional por parte del empleador para garantizar pensiones razonables en el largo plazo. Todo requiere seguridad que es “un valor democrático y una fuente de recursos”.

Hay logros muy importantes del Presidente Duque y problemas graves que subsisten y que debemos enfrentar. Entre otros logros resaltamos el presupuesto educativo que pasó de 33 a 49 billones de pesos, casi 700 mil jóvenes tienen universidad gratuita. El País se consagra en instalaciones de energías solares y eólicas. Es palpable el desatraso en infraestructura y existen los recursos para mantener un presupuesto anual de no menos de un billón de pesos para vias terciarias. Ya destacan a Colombia por el manejo de la pandemia y la vacunación. La pobreza sería mayor de no ser por las medidas sociales como Ingreso Solidario, Familias en Acción, Adultos Mayores, Jóvenes en Acción, Subsidio para apoyar el empleo de 4 millones de personas y de 500 mil jóvenes, la vivienda, la devolución del IVA y los 3 días sin cobrar este tributo. El aumento del salario en 10.7% y el crecimiento espectacular de la economía nos dan luces para mantener este sendero, superar el alto  desempleo, la pobreza, construir oportunidades y equidad. Evitemos que las decisiones políticas lo trunquen. 

El doctor Óscar Iván Zuluaga es un candidato de credibilidad, de trayectoria transparente en sus posiciones públicas y privadas y es un gran arquitecto de soluciones económicas y sociales que le merecieron el título de mejor ministro de Hacienda del Continente, durante la crisis de 2008-2010.

Con la tarea de las Fuerzas Armadas, de mis compañeros de Gobierno y mi única virtud, mi devoción a la Patria, entre 2002 y 2010 Colombia avanzó en seguridad, economía y política social. Fue un Gobierno austero. Pusimos cimientos, no dejamos ruinas.

No tememos a lo “políticamente incorrecto”, por ejemplo:

-Pensamos que el avance educativo está interferido por el monopolio de Fecode, que adoctrina al niño, lo resiente y le anula potencial de imaginación y convivencia; 

-Pensamos que es dañina la herencia del Acuerdo de La Habana. Insistimos en reformar la JEP para dar un tratamiento imparcial y diferente a los integrantes de las Fuerzas Armadas. Repetimos el rechazo a que los violadores de niños estén en el Congreso. Para apoyar a los municipios pobres y a los reinsertados no se necesita la impunidad total se ese Acuerdo.

-Creemos en la economía fraterna contraria al odio de clases, por eso apoyamos menos impuestos para las empresas y mejores condiciones para los trabajadores, por eso nos empeñamos en que se aprobara la ley de reducción de jornada de trabajo, de 48 a 42 horas semanales, sin afectar los ingresos laborales; 

-Siempre respetamos la protesta pero pedimos, sin cálculo, la militarización disuasiva de la violencia;

-Somos partidarios de reducir el

-Estado Burocrático y expandir el Social. Hay muchas nóminas y entidades innecesarias que se deben eliminar y trasladar los recursos a programas sociales;

-No dudamos sobre la necesidad de destruir el narcotráfico que financia la violencia, destruye el medio ambiente e interfiere al Estado Democrático. Nos oponemos a la legalización del consumo recreativo de drogas que idiotiza al ser humano y por ende le quita la libertad. El daño social del microtráfico es inmenso. No a la droga que mata las sonrisas y las alegrías de los jóvenes. Se deben ampliar los cultivos sustitutivos, las Familias Guardabosques. Y fumigar con todos los cuidados para complementar la erradicación manual y la eliminación rápida de laboratorios. 

Con la fe intacta, el corazón con latidos de ilusiones, desenvainada la espada de los argumentos, seguimos la lucha por un país que, como lo define el Centro Democrático, busque la seguridad sin titubeos, la creatividad privada sin timideces y el avance social con convicción.

Confieso que dialogar y escuchar a mis compatriotas ha sido aprendizaje de la vida.  Añoro poder hacerlo de nuevo a pesar de esta injusta situación judicial que me arruga el alma. 

He manejado los recursos del Estado con transparencia, por eso siento rabia con la corrupción. 

Ayúdenos con el Centro Democrático. Defendamos la democracia sin complejos.


Álvaro Uribe Vélez