Sitio oficial
 

SE ACABAN CRÉDITOS A MUNICIPIOS ENDEUDADOS

Bogotá, 14 Jul. (CNE).- Se acabó el chorro de los créditos que la Nación o algún tipo de establecimiento financiero concedían a municipios o gobernaciones altamente endeudados y que no se comprometen con un estricto plan de ajuste económico para mejorar.

Así lo ordena la Ley 819 o de responsabilidad fiscal sancionada por el presidente de la República, Alvaro Uribe Vélez, norma que va a ordenar la forma como se gasta el presupuesto y la rendición de cuentas que deben dar a los ciudadanos.

"Se acaba el chorro de los créditos que se concedían a las gobernaciones y municipios que no se comprometían a un estricto programa de ajuste. Usted le puede prestar a quien está cumpliendo, esté haciendo acuerdos de pago y esté juicioso. A quien no está siendo muy juicioso no. A alguien moroso cómo se le va a dar plata. No se le puede prestar a alguien que está incumpliendo contratos sin tener acuerdos. Eso es malo", indicó el viceministro de Hacienda, Juan Ricardo Ortega.

La Ley les prohibe a alcaldes y gobernadores hacer contratos con base en vigencias futuras, es decir, comprometer recursos que vayan a recibirse en un futuro cuando ellos ya no estén en las administraciones.

Las únicas vigencias futuras que pueden comprometerse serán las de proyectos grandes de infraestructura que se justifiquen plenamente.

La Ley de responsabilidad fiscal obliga tanto a la Nación como a gobernaciones y municipios a dar explicaciones a la ciudadanía sobre cómo está gastando los recursos, por qué no se cumplieron las metas propuestas o en qué se gastaron los recursos públicos.

Como la gente no confía en el manejo del gasto público, esta ley será fundamental para crear mecanismos de manejo fiscal. La norma permite que si se entra en una crisis económica, las administraciones tengan opciones para recortar gastos en vez de optar por la salida de cobrar más impuestos para aumentar los ingresos.

El viceministro de Hacienda dijo que tanto las gobernaciones como las alcaldías y la Nación tienen que ser más responsables en el manejo de los recursos. Hoy día, la gente no sabe cuánto gasta la Nación, por ejemplo si invierte 5 billones de pesos en darle acceso al régimen subsidiado de salud a millones de colombianos, por qué unos reciben subsidios y no otros.

En relación con el compromiso de vigencias futuras indicó que hay vigencias como las de contratos de arrendamiento o compras de papel, que se pueden dar solo por la vigencia de una administración.Ortega agregó que las únicas vigencias futuras que pueden ir de un gobierno a otro son cosas de interés nacional como grandes obras de infraestructura que se justifican, como un transmilenio."Todo lo demás, que son cosas normales de funcionamiento y que se estaban volviendo una forma de amarrar contratos solo se pueden hacer por el término de una administración. Eso es para que haya más transparencia", agregó.La meta es trancar que alcaldes y gobernadores, ya próximos a terminar su período, pidan permiso a los concejos municipales para contratar créditos adicionales a sus cupos de endeudamiento."Es no es sano. No es sano que uno decida que va a hacer todo lo importante que no hizo el último día de su administración. No suena muy coherente. Si algo es importante debe hacerlo desde el primer día y con sus recursos", enfatizó.

Sobre los créditos de tesorería aclaró que el objetivo es que la gente no camufle créditos. Había forma de pedir créditos que no hacen parte de la deuda pues se registran como de tesorería, pero que si los repite una y otra vez resulta con más deuda de la que en realidad registraba.