‘Yo era Antiuribista’

Muchos políticos y militantes de los partidos progresistas de izquierda y centro izquierda han afirmado con total vehemencia que ese es el conglomerado de los jóvenes, los que supuestamente quieren un mejor país, que con sus ideales se logrará cambiar a Colombia.

Como joven que soy, debo decir que no me siento representado ni por los políticos de esos partidos ni por los ideales que pregonan, toda vez que solo existe un medio escalón entre sus ideales y la izquierda radical, aunque aseguren ser de “centro”. No obstante, debo hacer una confesión personal sobre mis ideas hace 4 o 5 años cuando era aún más joven.

En esa época, yo era “antiuribista” sin saber por qué, criticaba al ex presidente Uribe y lo tildaba con diferentes adjetivos, puesto que me parecía que había sido lo peor que le había pasado al país -sin tener fundamentos-, alababa la paz de Juan Manuel Santos y me identificaba con ideas izquierdistas, porque la izquierda tiene esa capacidad de pintar todo color de rosas con el fin de atraer más adeptos.

Mi pensamiento anterior radicó, muy probablemente, por la falta de educación política tanto en el colegio como en la universidad. Tuve profesores que eran críticos del Gobierno Uribe y lo que se veía en las redes eran solo noticias de odio, repudio y difamación en contra del hoy senador. En otras palabras, mi educación nunca se ciñó a un apoyo al ex presidente sino únicamente a críticas sin propósito.

A medida que fue pasando el tiempo, que me gradúe y di mis primeros pasos en la vida profesional, me propuse investigar y leer más sobre la política, sobre lo que era Colombia antes y después del ex presidente Uribe y descubrí que ese niño de años atrás no tenía la menor idea de lo que pensaba ni mucho menos de lo que trinaba. Lo que encontré, me hizo cambiar de parecer, en razón a lo siguiente:

En materia de seguridad, en el Gobierno de Uribe se incrementó el pie de fuerza para combatir a la guerrilla, los atentados terroristas cayeron un 85% y los homicidios se redujeron en un 74%;
Se profirió la Ley de Justicia y Paz, donde se desmovilizaron los paramilitares y sus principales lideres aún están privados de la libertad en Estados Unidos;
La tasa de secuestros pasó de 2.882 casos en 2002 a 282 en 2010;
Se disminuyó la voladura de oleoductos de 86 a 31 entre 2002 a 2010 y las voladuras de torres de energía cayeron de 483 a 39;
Aumentó el volumen de tráfico por carretera, puesto que las voladuras de vías se redujeron de 248 a 45 y las voladuras de puentes bajaron de 100 a 0, porque el Gobierno de la seguridad democrática nos dio esto;
En materia de desempleo, Uribe recibió un país que en 2002 tenía una tasa de desempleo del 15.8% a nivel nacional y entregó el mismo a manos de Santos con una tasa del 11.2%;
La inversión extranjera se incrementó en un 164%, se crearon cerca de 150.000 nuevas compañías, el crecimiento económico del país superó el umbral del 4% anual y se generaron cerca de 3.668.000 nuevos puestos de trabajo.
En fin, podría seguir aburriendo al lector con cifras reales de lo que fue el Gobierno del presidente Álvaro Uribe Vélez, pero lo que quiero decir en esta columna es que a mi no me enseñaron eso, sino únicamente me contaron lo supuestamente malo que era y había hecho el ex mandatario, me desinformaron, igual que lo pretende hacer cada día Gustavo Petro con sus seguidores difamando el nombre del hoy senador sin tener ningún tipo de prueba, cuando el único criminal siempre ha sido el ex guerrillero del M-19.

Recuerdo que mis papás me decían: “tu no sabes lo que era este país antes de que ese señor llegara a la presidencia, eras muy niño”. En efecto, era muy niño y siento que eso es lo que sucede hoy en día con varios seguidores de los incendiarios de izquierda, dado que los jóvenes son un blanco fácil de adoctrinamiento, los llenan de ideas irreales sobre la labor del ex presidente Uribe con el fin de tener más adeptos que tengan capacidad de poner su voto en las urnas.

A estas personas que tildan que el senador Uribe fue lo peor que le pudo pasar al país, ahora muchos que lo tildan de “Matarife” por la supuesta “serie” del intento de periodista de Daniel Mendoza, les pido únicamente que constaten y confirmen más a fondo lo que era Colombia cuando éramos unos niños y lo que entregó Álvaro Uribe en el año 2010. No les pido que se conviertan y sean del Centro Democrático, les pido es que seamos más juiciosos al momento de criticar la labor de un hombre que solo ha vivido al servicio de este país, al servicio de nosotros los colombianos.

¡Gracias ex presidente Uribe!